en / fr / es / pt / de / it / ca / el

Federación Anarquista 🏴

🔴 Noticias anarquistas y informaciones libertarias de más de 400 colectivos Ⓐ


Las noticias de 443 colectivos anarquistas se publican automáticamente aquí
Fuente de noticias actualizado cada 5 minutos

La revuelta de las putas


October 1, 2021
De parte de Nodo50
182 puntos de vista


01/10/202101/10/2021

Mujeres en el polígono Marconi de Madrid.- JAIRO VARGAS

Amelia Tiganus ha escrito y publicado un libro: La revuelta de las putas en el que  se define a sí misma como activista feminista, formadora,  escritora en busca de una identidad que no sea aquella identidad impuesta a los 17 años de “puta feliz” y que no sea tampoco la de “exprostituta” porque como ella dice: una mujer que ha sido maltratada no es para siempre una “exmaltratada” y una mujer que ha sido prostituta no es para siempre una exprostituta. Hay un momento en que esa mujer tiene derecho a habitar otras identidades elegidas y Amelia está en ese  proceso de desvestirse de esa identidad de víctima, también impuesta, para pasar a ser lo que quiera ser, en este caso una activista feminista. Y ha escrito un libro que pienso que va a ser fundamental para el abolicionismo en este país.

Hace muchos años que la conozco y lo que Amelia tiene, además de su experiencia insustituible a la hora de hablar sobre la prostitución, es su inteligencia, la capacidad de transformar su experiencia en acto político, en teoría plenamente encarnada, abierta a las otras y abierta al futuro. Siempre lo ha hecho con sus talleres y cursos y ahora lo hace con su libro. A las abolicionistas siempre se nos dice que no debemos hablar por las putas como si el sistema prostitucional no nos afectara a todas, como si no educara a los hombres en una determinada relación con las mujeres y como si la existencia de dicha institución no abriera un espacio posible para todas las mujeres, un espacio señalado con la marca indeleble de la desigualdad. Como dice la propia Amelia, nadie debería hablar por todas pero todas deberían poder hablar. Porque es cierto que no todas somos putas, pero todas somos mujeres; unas somos la otra  y algunas son la otra de la otra.

Amelia ha escrito un libro en el que su propia trayectoria vital se entrelaza con la teoría feminista abolicionista de una manera natural. Su experiencia de mujer que ha ejercido la prostitución durante más de 5 años en 40 clubs por toda España, resuena desde una autoconciencia privilegiada, desde el reconocimiento de las zonas oscuras que van surgiendo y que no evita, desde la dureza y esa seguridad tierna que es, junto al humor, una de sus marcas personales. Desde la niñez en una Rumania comunista y poscomunista hasta los puticlubs que pueblan la geografía española; desde los malos tratos familiares, el abuso sexual a manos de su tío, la violación múltiple que sufrió con trece años, pasando por las múltiples violaciones sufridas a manos de los puteros, hasta llegar a ser una mujer a quien el feminismo la ayuda no sólo a reconstruirse, a entender lo que le ha pasado desde el prisma político,  sino también a rechazar el lugar de la eterna víctima construida desde fuera y que se revuelve contra esa categorización.  Con esa historia que yo he resumido en cinco líneas parecería imposible no centrarse en el propio dolor y en la queja, parecería imposible apartar la vista de eso y fijarla en otras cosas. Pues ella nos obliga a hacerlo.  Y hace falta valor y mucha convicción política para renunciar a centrarlo todo sobre una historia como la suya y buscar convertirla en feminismo.

Hace falta valor para no centrarlo todo en la narración de aquello con lo que sabe que la mayoría empatizará para explicar qué significa la institución de la prostitución para todas las mujeres, pero especialmente para las más vulnerables. Creo que lo más importante del libro de Amelia es que no usa su experiencia dolorosa para dar pena o para intentar que su mensaje resuene con más fuerza. Ella lo politiza todo, desde el principio y nos muestra que el cuerpo de la puta es el campo de batalla, aun socialmente permitido, en donde se disputa la batalla real y simbólica del machismo y la misoginia. Ella dice que pudo despertar de la sensación de estar muerta cuando descubrió que su historia no era algo personal (aunque lo sea) sino que era la historia de muchas mujeres y eso comenzó el día en que llevo a su primer burdel, en España, a miles de kilómetros de su casa y descubrió allí a decenas de mujeres que venían de la misma ciudad de la que procede ella. ¿Qué redes comerciales, criminales, que universo económico y simbólico teje la realidad en la que vivimos para que cientos de mujeres de una ciudad llamada Galati, en Rumanía, acaben chupando pollas en un prostíbulo de Valencia sin más futuro que seguir haciéndolo hasta que sean sustituidas por otras recién llegadas y que puedan ofrecer como “nuevas” a los puteros?

A pesar de esto, Tiganus no te deja recrearte en el dolor porque ella tampoco lo hace, te obliga a pensar incluso aunque te rompa los esquemas previos porque hay cosas que desconocíamos o sobre las que teníamos otra idea previa; nos discute a las teóricas abolicionistas algunas cuestiones, abre puertas, pero también pide empatía. Nos advierte del nivel de desconexión empática y ética que ejercemos cuando banalizamos con lo que significa el sistema prostitucional en las vidas de millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Y añade que no habla de una ética cristiana o conservadora, sino de una ética igualitarista y democrática, es decir, feminista.

Puedo suponer que escribir La revuelta de las putas habrá sido terapeútico para ella, pero me parece intuir que con este libro ella quiere poner punto final a la exhibición de su propia vida en el pasado para lanzarla hacia adelante, hacia el futuro, hacia todas las activistas que están acercándose a este movimiento. Amelia se ha transformado en un sujeto político y se ha negado a ser un engranaje del mercado y del sistema prostitucional para contarnos su transformación desde la activista que es hoy. Su lectura del pasado, de su pasado, está ya narrada desde ese activismo que es capaz de reinterpretar lo que ha vivido y darle un nuevo sentido, pero no excluye las sombras, que se reconoce. Y así, también, se permite sanar sus heridas. Pero sus heridas son las de todas, y eso es también lo que su libro transmite. La mayoría no hemos vivido experiencias tan duras pero todas podemos conocer esas heridas porque son heridas patriarcales y, de una forma u otra, nos hablan de la desigualdad que padecemos todas aunque se clave especialmente en la carne de algunas. Su libro acaba con una cita de Catherine MacKinnon “Privilegiar la libertad sobre la igualdad, la libertad sobre la justicia, no es sino liberar aun más el poder de los poderosos”. Es una cita que se aplica al sistema de desigualdad económico y al sistema de desigualdad sexual.

  • Tras la tormenta, la calma: el consumo de internet vuelve a ritmos prepandémicos
    por David Bollero




  • Fuente: Blogs.publico.es
    Comentar En El Foro


    SíGUENOS
    EN TWITTER
    SíGUENOS
    EN MASTODON
    SíGUENOS
    EN TUMBLR


    Camisetas anarquistas ★ Envío mundial gratuito


    No borders no nations
    Fuck the law squat the world
    Run, nazi, run!
    Antifascist action
    Antifascist action
    Liberté égalité solidarité
    When the rich rob the poor it's called business - When the poor fight back it's called violence
    Housing is a human right
    Freedoms are not given, they are taken (Kropotkin)
    Génocide culturel

    Esta plataforma está totalmente financiada por Cooperativa Ni Dios Ni Amo.
    Las ventas también contribuir a la recaudación de fondos para donaciones a diversas organizaciones anarquistas y organizaciones benéficas activistas.



    Anarchist news | Noticias anarquistas | Actualité anarchiste | Anarchistische Nachrichten | Notícias Anarquistas | Notizie anarchiche | Notícies anarquistes | Αναρχική Ομοσπονδία

    Las opiniones son las de los colaboradores y no necesariamente están respaldadas por Federacionanarquista.net [Descargo de responsabilidad]