June 1, 2021
De parte de Briega
126 puntos de vista

El siguiente es un escrito an贸nimo remitido desde la Palestina Ocupada, que documenta y analiza los sucesos acaecidos el pasado mes en Haifa, Jerusal茅n y el 谩rea circundante. Para conocer algunos antecedentes sobre el anarquismo en la regi贸n, puedes consultar nuestra anterior entrevista sobre este tema.

Durante el 煤ltimo mes ha tenido lugar un levantamiento popular en todo el territorio de Palestina y en las comunidades de refugiadxs palestinxs en el extranjero. Estall贸 en Jerusal茅n, se extendi贸 a pueblos, ciudades y barrios palestinos de la 鈥淧alestina del 48鈥 (es decir, Israel) y, finalmente, a Cisjordania, Gaza, campos de refugiadxs en pa铆ses cercanos y consulados israel铆es en todas partes. Por primera vez en d茅cadas, lxs palestinxs demostraron que no solo siguen existiendo, sino que est谩n unidxs y dispuestos a resistir, a pesar de los intentos de Israel de dividirlxs y doblegar su esp铆ritu. Los primeros d铆as de la revuelta fueron liderados por lxs palestinxs del 48, lxs de los territorios ocupados en 1948. A veces tambi茅n se les llama 鈥溍abes israel铆es鈥 y tienen la ciudadan铆a israel铆. Las protestas se llevaron a cabo en muchas ciudades 谩rabes y mixtas a lo largo de la llamada Israel, hablar茅 especialmente de Haifa, la ciudad en la que vivo y desde la que soy testigo de los acontecimientos a medida que se desarrollan.

Este art铆culo se divide en varias partes. Es crucial para m铆 exponer algunos antecedentes, as铆 como tambi茅n contar algo sobre la historia de la Palestina del 48 y la resistencia que ha existido al apartheid y la ocupaci贸n israel铆es, para poner en contexto la situaci贸n actual. Solo puedo hacer un breve resumen, no soy un experto ni un historiador y ya existe suficiente material sobre el tema. Para entender el problema palestino, recomiendo encarecidamente el libro La Limpieza 脡tnica de Palestina de Ilan Papp茅, un excelente informe sobre la Nakba de 1948 y c贸mo surgi贸 el estado sionista. Despu茅s de exponer el trasfondo de lo que est谩 ocurriendo, presento informes sobre los hechos ocurridos en mi ciudad, Haifa, as铆 como en otros puntos de resistencia, contados por testigos presenciales, as铆 como sobre la contrainsurgencia fascista, la represi贸n y otros sucesos importantes que han tenido lugar durante este mes. Para concluir, compartir茅 algunas reflexiones sobre la situaci贸n actual. Al final: 隆una gu铆a sobre el fascismo israel铆! 隆Cosas divertidas! Quedaros.

Antecedentes

El mejor punto de partida para comenzar a hablar sobre la Palestina del 48 y Palestina en general es la Nakba (鈥渃at谩strofe鈥 en 谩rabe), en la que milicias de ocupaci贸n sionistas invadieron tierras palestinas en 1948, destruyeron pueblos, masacraron a la poblaci贸n local y provocaron expulsiones y desplazamientos masivos, que causaron una de las mayores crisis de refugiadxs de la historia. Aproximadamente 700.000 personas tuvieron que abandonar su tierra y nunca pudieron regresar. Muchxs de ellxs todav铆a aspiran a regresar a su tierra natal o a la de sus antepasadxs. No muy lejos de donde vivo en Haifa, en una carretera que va del barrio de Hadar al centro de la ciudad, comenz贸 el ataque contra la Haifa 谩rabe. Lxs militantes sionistas arrojaron bombas de barril por la carretera para bombardear barrios 谩rabes. La escarpada geograf铆a de la ciudad era una ventaja para ellxs, ya que desde lo alto de las colinas pod铆an atacar los barrios 谩rabes que se situaban bajo estas.

S贸lo recientemente, al comenzar a conocer realmente la historia no contada de esta ciudad, es cuando he podido descubrir todas las historias de terror. En el adoctrinamiento sionista que se recibe en la escuela, solo se ense帽an las valientes 鈥済uerras de liberaci贸n鈥 en las que los hombres jud铆os lucharon contra el terror; a veces incluso te ense帽an que esta tierra estaba completamente vac铆a. Descubr铆 la masacre ocurrida en la refiner铆a de petr贸leo, despu茅s de que Palmah, una milicia sionista, arrojara una bomba contra una reuni贸n de trabajadores 谩rabes que se celebraba al aire libre, matando a seis personas e hiriendo a 42, tras este ataque, los trabajadores irrumpieron en el edificio y mataron a 39 de sus compa帽eros jud铆os. Haifa siempre fue una ciudad de clase trabajadora con una fuerte solidaridad obrera, incluso en los momentos m谩s dif铆ciles, y esta agresi贸n da帽贸 gravemente esa relaci贸n. En un acto de venganza, lxs militantes de Palmah invadieron pueblos cercanos 鈥 Balad al-Sheikh y Hawasa 鈥 y masacraron a m谩s de 60 personas. Descubr铆 el bombardeo y el terror sionista en los barrios 谩rabes, especialmente en Wadi Salib, Wadi Nisnas, Halisa y en todo el centro de la ciudad. Descubr铆 que cuando la gente se reun铆a en el puerto para evacuar la ciudad, las milicias sionistas, apostadas en las laderas que dominaban la multitud, bombardeaban el 谩rea, provocando el p谩nico y el caos, para asegurarse de que la gente que se marchaba se lo pensara dos veces antes de volver.

Cerca de 61.000 palestinxs abandonaron la ciudad. Algunxs se fueron temporalmente, con la esperanza de regresar cuando la situaci贸n se hubiera calmado, solo para darse cuenta de que hab铆a nuevas fronteras y que nunca podr铆an regresar a sus hogares. Lxs 4.000 palestinxs que pudieron permanecer en Haifa, a pesar de la campa帽a de limpieza 茅tnica, se concentraron en el barrio de Wadi Nisnas, barrio palestino de Haifa hasta el d铆a de hoy. Esta guetizaci贸n fue necesaria para establecer la ciudad jud铆a.

La Ley de Propiedad de Ausentes, una de las primeras leyes del reci茅n nacido estado, permiti贸 a este declarar propiedad estatal la tierra y los hogares de lxs refugiadxs que huyeron a pa铆ses 鈥渉ostiles鈥 cercanos, y muchos de esos barrios fueron ocupados por nuevxs inmigrantes jud铆xs鈥攃omo Wadi Salib en Haifa, que se pobl贸 con jud铆xs marroqu铆es. En los primeros a帽os del estado, se impuso la ley marcial a la poblaci贸n palestina que sobrevivi贸 a la Nakba. El gobierno militar permiti贸 al estado imponer toques de queda, confiscar propiedades, demoler edificios, expulsar a residentes, expropiar sus tierras y restringir su movimiento. La idea era colonizar tanta tierra como fuera posible, maximizando los asentamientos jud铆os y restringiendo los de lxs palestinxs. La ley marcial termin贸 en 1966, y un a帽o despu茅s, en 1967, Israel ocup贸 Cisjordania, la Franja de Gaza, los Altos del Gol谩n y la Pen铆nsula del Sina铆. Cisjordania y la Franja de Gaza, a diferencia de los territorios ocupados en 1948, nunca se convirtieron oficialmente en parte de Israel, y se supon铆a que su ocupaci贸n ser铆a 鈥渢emporal鈥 hasta que se llegara a un futuro acuerdo entre Israel y representantes palestinxs. En estos territorios se estableci贸 un gobierno militar y se construyeron infinidad de asentamientos jud铆os, algunos de ellos poblados por lxs extremistas m谩s racistas de la extrema derecha israel铆.

La historia de resistencia de lxs palestinxs del 48 se caracteriza por la conmemoraci贸n anual de eventos que simbolizan momentos de valor y resistencia colectiva palestina. Adem谩s del d铆a de la Nakba, que se celebra cada a帽o el 15 de mayo, una de estas conmemoraciones es el D铆a de la Tierra. El 30 de marzo de 1976, lxs palestinxs de Galilea y el Negev se levantaron contra un plan de expropiaci贸n de tierras por parte de Israel, destinado a promover la judaizaci贸n de Galilea y robar tierras a lxs palestinxs. Se anunci贸 una huelga general y se produjeron disturbios en muchos pueblos y aldeas de la Palestina del 48 y el 67. La polic铆a no pudo gestionar los acontecimientos y el ej茅rcito entr贸. Murieron seis manifestantes, tres de ellos en la ciudad de Sakhnin. Desde entonces, los sucesos se conmemoran anualmente con marchas y actos en toda Palestina.

Otra secuencia importante en la historia de la resistencia popular se conoce como los acontecimientos de octubre de 2000. Durante la segunda intifada, las protestas que comenzaron en Umm al-Fahm se extendieron a muchas ciudades de todo el pa铆s, con disturbios masivos y feroces combates contra las fuerzas policiales. En Wadi Arra, Nazaret, Haifa, Jaffa, Galilea, Negev y muchos otros pueblos y ciudades 谩rabes y mixtos, lxs manifestantes bloquearon carreteras, arrojaron c贸cteles Molotov y piedras y atacaron comisar铆as de polic铆a. Esa fue una de las muchas veces, en las que lxs palestinxs mostraron unidad, con lxs palestinxs del 48 y el 67 luchando juntxs, como un solo pueblo, a pesar de todos los intentos de israelizaci贸n y divisi贸n. Pero tambi茅n hubo una movilizaci贸n masiva como reacci贸n. Multitud de jud铆xs israel铆es provocaron disturbios en ciudades jud铆as y mixtas, atacando a palestinxs y a sus negocios. Doce palestinxs y un jud铆o israel铆 murieron durante estos acontecimientos. A pesar de las investigaciones, nadie fue castigado por los asesinatos y se cerraron todos los casos contra lxs agentes de polic铆a sospechosxs de los homicidios.

Despu茅s de octubre de 2000, muchxs de lxs j贸venes de la Palestina del 48 recurrieron a la delincuencia y empezaron a aparecer armas en las aldeas, pueblos y barrios 谩rabes. La cuesti贸n de la actividad delictiva es muy dolorosa y destructiva en Palestina; est谩 literalmente matando a la sociedad desde dentro. En 2020, 113 palestinxs murieron en actividades relacionadas con bandas; las organizaciones criminales se han apoderado literalmente de ciudades y pueblos. Hace apenas unos meses, hubo protestas contra la violencia en las ciudades 谩rabes, y algunas de ellas fueron atacadas por la polic铆a. Hay una gran cantidad de armas en las ciudades palestinas y parece que el estado est谩 completamente feliz por ello. Intervendr谩n tan pronto como lxs jud铆xs sean amenazadxs y lo convertir谩n en un caso de terrorismo, pero, mientras tanto, permiten que lxs 谩rabes se maten entre s铆. Muchxs j贸venes sin futuro y sin ning煤n lugar adonde ir est谩n recurriendo al crimen, y el estilo de vida criminal se ha convertido en una especie de subcultura. El tema de las armas jugar谩 un papel importante en el levantamiento actual.

Este a帽o, en Jaffa, el 18 de abril de 2021, un rabino y el director de una ieshiv谩 jud铆a (centro de estudios de la Tor谩 y del Talmud) fueron atacados por palestinxs locales. Esta ieshiv谩 es lo que se conoce en Israel como 鈥渘煤cleo de la Tor谩鈥濃攕on grupos de colonxs y activistas de derechas, por lo general de Cisjordania, que vienen a los barrios palestinos y ciudades mixtas para establecer sinagogas y ieshiv谩 y construir comunidades jud铆as como parte de la campa帽a de colonizaci贸n y judaizaci贸n de la zona. Es importante mencionar que la ieshiv谩 se construy贸 en Ajami, uno de los 煤ltimos barrios palestinos que quedan en Jaffa. La historia de lxs palestinxs en Jaffa, como en cualquier otro lugar de Palestina, es una historia de despojo y exclusi贸n, y en Jaffa, esto se combin贸 con la gentrificaci贸n y el crimen. Los medios de comunicaci贸n presentaron el suceso como un ataque sin sentido contra un rabino jud铆o; estallaron disturbios en los que lxs palestinxs locales atacaron a la polic铆a y defendieron sus barrios.

Para comprender el estallido actual, unx debe comprender la importancia de Jerusal茅n para la conciencia colectiva palestina. La ciudad es un importante basti贸n de resistencia, considerado como un lugar que hay que defender a toda costa. En Jerusalem se han producido muchos levantamientos masivos, incluida la segunda intifada, que estall贸 despu茅s de que Ariel Sharon, entonces ministro de Defensa, visitara el complejo de Al-Aqsa, lo que fue considerado una grave provocaci贸n.

Entender Jerusal茅n es entender gran parte de la mentalidad sionista y de la resistencia palestina. Despu茅s de la ocupaci贸n de 1948, la ciudad se dividi贸 en la parte oeste, bajo control israel铆, y la parte este, bajo control jordano. Despu茅s de la ocupaci贸n de 1967, la ciudad se 鈥渞eunific贸鈥 y lxs palestinxs recibieron la residencia permanente. La 鈥渞eunificaci贸n鈥 de Jerusal茅n se celebra anualmente en Israel; la fecha hebrea de la ocupaci贸n es considerada fiesta nacional, y est谩 marcada por un 鈥渄esfile de banderas鈥 en el que muchxs israel铆es marchan desde el centro de la ciudad y lxs participantes de derechas entran en el barrio musulm谩n de la ciudad vieja, totalmente protegidxs por la polic铆a, ondeando banderas y gritando consignas racistas.

Jerusal茅n es un laboratorio para el apartheid y el asentamiento de colonxs. Los barrios palestinos de la parte este de la ciudad est谩n completamente descuidados. Los campos de refugiadxs, habitados por quienes huyeron en 1948 y tienen prohibido regresar a sus hogares, est谩n rodeados por muros y ubicados cerca de barrios 谩rabes pobres y asentamientos jud铆os. Son guetos densamente poblados y asolados por la pobreza; algunas partes ni siquiera disponen de sistema de alcantarillado. Los permisos de construcci贸n casi nunca se otorgan a lxs 谩rabes, por lo que la mayor parte de la construcci贸n es ilegal. En medio de todo esto, hay colonxs israel铆es racistas con un plan claro para judaizar el este de Jerusal茅n y hacer que sea como el oeste.

El complejo de Al-Aqsa, o Monte del Templo, es una de las regiones m谩s explosivas del mundo. La mezquita, uno de los lugares m谩s sagrados del Islam, es un basti贸n de la resistencia, un s铆mbolo nacional y un 谩rea de tensi贸n 茅tnica. Despu茅s de que la polic铆a israel铆 decidiera establecer barreras en Bab al鈥橝mud, una de las entradas, y restringir el n煤mero de fieles a 10.000, estallaron los disturbios, y muchxs de lxs manifestantes atacaron a la polic铆a, incendiaron calles y da帽aron c谩maras de seguridad. Las barreras fueron finalmente retiradas. Al mismo tiempo, unxs cuantxs palestinxs subieron a TikTok v铆deos de car谩cter nacionalista, en los que aparec铆an atacando a lxs jud铆xs de la ciudad, y se organizaron grupos de extrema derecha para atacar a lxs palestinxs en el mercado y el centro de la ciudad. Lehava, una organizaci贸n fascista de extrema derecha, encabez贸 una marcha racista desde el centro de la ciudad hasta Bab al鈥橝mud, cantando 鈥淢uerte a lxs 谩rabes鈥 y fueron bloqueadxs por la polic铆a cerca de su destino. Polic铆as antidisturbios entraron en la mezquita de Al-Aqsa el 9 y 10 de mayo, y en los intensos disturbios que estallaron, al menos 12 polic铆as y m谩s de 215 personas resultaron heridas.

En Sheikh Jarrah, un barrio palestino de Jerusal茅n este, lxs colonxs israel铆es han estado tratando de judaizar el 谩rea y desalojar a lxs palestinxs durante m谩s de una d茅cada. Existen asentamientos de extremistas jud铆xs en otros barrios palestinos de Jerusal茅n este, como Silwan y Abu Tor, que est谩n completamente protegidos por la polic铆a israel铆 y matones armados. Las organizaciones religiosas y nacionalistas de colonxs, respaldadas por donantes adineradxs del extranjero, principalmente jud铆xs estadounidenses, est谩n librando batallas legales contra las comunidades y propiedades palestinas a trav茅s del sistema judicial israel铆.

Sheikh Jarrah es un barrio muy antiguo de Jerusal茅n, que data del siglo XII. Durante la d茅cada de 1950, mientras el 谩rea estaba bajo el control de Jordania, el gobierno jordano aloj贸 all铆 a refugiadxs palestinxs que hab铆an huido de la ocupaci贸n de 1948 y la Nakba. La disputa actual comenz贸 en 2001, cuando colonxs israel铆es irrumpieron en una secci贸n sellada de la casa de la familia Al-Kurd y se negaron a irse, argumentando que la casa hab铆a sido propiedad de jud铆xs. El Tribunal de Distrito de Jerusal茅n fall贸 a su favor. El fallo de la corte se bas贸 en una factura de venta de la era otomana, cuya autenticidad fue impugnada en 2009 alegando que el edificio s贸lo hab铆a sido alquilado al Comit茅 de la Comunidad Sefard铆, el grupo jud铆o que supuestamente pose铆a la propiedad. Es m谩s, las familias palestinas y sus partidarixs sostuvieron que los documentos otomanos que la Corte Suprema de Israel hab铆a validado eran en realidad falsificaciones. Los Al-Kurd fueron desalojados en 2008.

En agosto de 2009, las familias al-Hanoun y al-Ghawi fueron desalojadas de dos casas en Sheikh Jarrah y familias jud铆as se mudaron all铆, bas谩ndose en un fallo de la Corte Suprema que afirmaba que la propiedad era de lxs jud铆xs. Esto provoc贸 la indignaci贸n de todo el mundo. Durante 2010, activistas de izquierda israel铆es y palestinxs locales llevaron a cabo manifestaciones semanales en el barrio. La reacci贸n global y la lucha pudieron evitar m谩s desalojos hasta 2017, momento en el que otra familia palestina fue desalojada鈥攍a familia Shamasna. Durante el final de 2020 y principios de 2021, los tribunales israel铆es dictaminaron que ocho familias, aproximadamente 500 personas, deben ser desalojadas. El veredicto ha sido recurrido y la audiencia judicial se ha pospuesto varias veces debido a la presi贸n internacional y a los disturbios que se est谩n produciendo en el barrio.

El terreno para la insurrecci贸n estaba abonado.

Cronolog铆a de la Revuelta

Esta l铆nea de tiempo se concentrar谩 principalmente en los sucesos acaecidos en Haifa, pero mencionar谩 otros sucesos importantes que han tenido lugar en otras ciudades, incluidas Jerusal茅n / Al-Quds, Lydd, Akko, Jaffa y Ramle y que fueron fundamentales para el levantamiento actual. Faltar谩n algunos, no soy periodista; y puede que esto no sea perfecto, pero estos son los sucesos tal y como los he vivido. Mientras escribo esto, la situaci贸n se ha 鈥calmado鈥, pero los acontecimientos siguen produci茅ndose, Gaza es un infierno, lxs fascistas siguen atacando a la gente en peque帽os grupos y las campa帽as de represi贸n estatal contin煤an.

9 de Mayo

Mientras me acercaba a la Colonia Alemana, ya se hab铆a reunido una gran multitud para protestar por la 煤ltima invasi贸n de Al-Aqsa y los desalojos previstos en Sheikh Jarrah. La Colonia Alemana es un gran barrio en el centro de la ciudad, en las proximidades de Wadi Nisnas, que recibi贸 su nombre por haber sido un asentamiento de templarios alemanes durante el Imperio Otomano en el siglo XIX. Se convirti贸 en una especie de centro bohemio para muchxs j贸venes palestinxs del norte de Israel, con muchos restaurantes, caf茅s y clubes. La calle principal, que sol铆a llamarse Carmel Boulevard y ahora se llama 鈥淏en Gurion鈥 Boulevard, conduce al templo Bahai, y la plaza que se sit煤a en el medio, conocida por lxs palestinxs como plaza Ha鈥檃sir, es un sitio habitual de concentraci贸n para manifestaciones pro-Palestina. El Hirak, que literalmente significa 鈥渕ovimiento鈥 en 谩rabe, es un grupo descentralizado de c茅lulas locales que se asemeja al modelo de los grupos de afinidad. Diferentes grupos de Hirak est谩n activos en muchas ciudades y se coordinan entre s铆. Hirak Haifa llam贸 a la gente a reunirse a las 8 pm y unos cientos de personas respondieron a la llamada.

Mientras nos mov铆amos de la plaza a la carretera, para bloquearla, la polic铆a se apresur贸 al frente para establecer un cord贸n que impidiera nuestra marcha. La gente se dio la vuelta y comenz贸 a marchar hacia el otro lado, lo que hizo que la polic铆a tambi茅n corriera hacia el otro lado, y luego la gente se volvi贸 r谩pidamente y comenz贸 a marchar en la direcci贸n inicialmente prevista. Al final, la polic铆a estableci贸 cordones en ambos lados para encapsular a lxs manifestantes. Lxs Shabab eran claramente visibles鈥攍a juventud palestina, conocida como la resistencia m谩s militante. El ambiente era muy tenso; la gente se par贸 frente al cord贸n policial, ondeando banderas y cantando canciones. Algunxs manifestantes intentaron atravesar la l铆nea policial y fueron arrestadxs violentamente. La situaci贸n se volvi贸 a煤n m谩s tensa cuando la gente comenz贸 a insultar a la polic铆a y a se帽alarles con el dedo. Entonces se volvi贸 ca贸tica.

Mientras se disparaban granadas aturdidoras directamente contra la multitud y la gente corr铆a para ponerse a cubierto, el sonido de los bombardeos se pod铆a escuchar a kil贸metros de distancia. Los patios de los restaurantes se convirtieron en un lugar de refugio, y se arrojaron piedras y botellas vac铆as a la polic铆a. Se prendi贸 fuego a un contenedor de basura. Quince personas fueron arrestadas ese d铆a. Para m铆, era zona de guerra, pero era solo una muestra de lo que vendr铆a en los d铆as siguientes.

TWITTER 9 MAYO JACK KHOURY

Al mismo tiempo, en Nazaret, se estaba llevando a cabo una protesta similar frente a una comisar铆a de polic铆a. Se quemaron neum谩ticos para que sirvieran de barricadas y los enfrentamientos con la polic铆a provocaron algunos arrestos.

10 de Mayo

Ese d铆a llegu茅 tarde a la Colonia Alemana, cuando los enfrentamientos estaban terminando, pero vi al Shabab tomar el Carmel Boulevard, arrojar piedras y poner barricadas en llamas en las calles cercanas. Ya se hab铆an realizado quince arrestos. Al mismo tiempo supe que, en todo el pa铆s, la situaci贸n se hab铆a agravado, comenzando a parecerse a un levantamiento popular de masas.

Era el d铆a de Jerusal茅n, la fiesta nacional que celebra la ocupaci贸n de la parte este de la ciudad en 1967 y la llamada 鈥渞eunificaci贸n鈥 de la ciudad, y se supon铆a que el desfile anual de banderas marchar铆a desde el centro de la ciudad en el oeste, a trav茅s del casco antiguo en el este, mientras se desarrollaban los disturbios en Bab al鈥橝mud y Sheikh Jarrah, y la invasi贸n policial de Al-Aqsa. La ciudad explot贸 por completo. Cientos de personas iniciaron revueltas en el complejo Al-Aqsa. Hubo intentos de linchamiento (en esta regi贸n, la palabra 鈥渓inchamiento鈥 describe a un grupo de personas que golpea a otra, a veces mat谩ndola, otras hiri茅ndola gravemente). Alrededor de las 5 de la tarde, Hamas anunci贸 desde Gaza que Israel ten铆a una hora para desalojar a todxs lxs polic铆as de Al-Aqsa y Sheikh Jarrah. Cuando pas贸 la hora, a las 6:02 pm, se escucharon sirenas en Jerusal茅n y se dispararon cohetes desde Gaza hacia la ciudad. Lxs participantes en el desfile de banderas corrieron a protegerse. La polic铆a, a diferencia de los 煤ltimos a帽os, anunci贸 que la entrada a la ciudad vieja estaba prohibida y bloque贸 a lxs manifestantes que intentaban entrar.

En respuesta al lanzamiento de cohetes, Israel anunci贸 una operaci贸n militar en Gaza y aviones militares comenzaron a bombardear la Franja de Gaza, causando destrucci贸n masiva, muertes y desplazamiento. Hamas, a cambio, lanz贸 cohetes contra otras ciudades israel铆es, causando principalmente da帽os a edificios, pero tambi茅n algunas muertes.

En Lod, tambi茅n conocida entre lxs palestinxs como Al-Lydd, una ciudad no muy lejos de Tel Aviv, hist贸ricamente palestina, ahora mixta en el centro, la situaci贸n alcanz贸 la escala de disturbios 茅tnicos en toda regla. Lxs palestinxs prendieron fuego a autom贸viles, sinagogas, edificios municipales y una escuela de instrucci贸n militar. Durante los disturbios, un residente jud铆o mat贸 a tiros a un palestino. Tambi茅n se produjeron disturbios fuera del hospital. En la cercana Ramle tambi茅n se quemaron sinagogas y un cementerio, se saquearon tiendas y se lanzaron piedras y fuegos artificiales contra polic铆as y personas al azar. Si bien es muy dif铆cil justificar algunas de las acciones del Shabab, que por desgracia tuvieron un car谩cter claramente nacionalista y religioso, es importante mencionar que muchas de las sinagogas que resultaron da帽adas al principio pertenec铆an a c茅lulas del n煤cleo derechista de la Tor谩, que tienen la clara misi贸n de judaizar ciudades mixtas. Tambi茅n es importante comprender el contexto en las ciudades de Lydd y Ramle, y lo guetizadas que est谩n all铆 las comunidades palestinas segregadas.

Tambi茅n se produjeron disturbios en Jaffa, con manifestantes que arrojaron piedras y dispararon fuegos artificiales a la polic铆a, y por todo el norte, en Galilea y el Negev. M谩s de 100 personas fueron arrestadas y las comisar铆as fueron incendiadas.

11 de Mayo

Comenz贸 la reacci贸n fascista. Mientras activistas de izquierda jud铆xs y 谩rabes se reun铆an en la plaza de la UNESCO en la Colonia Alemana que conduc铆a al templo de Bahai, para realizar una manifestaci贸n no violenta en favor de la paz, manifestantes de extrema derecha se reunieron frente a ellxs gritando 鈥溌uerte a lxs 谩rabes!鈥 y acus谩ndolxs de traidorxs. La polic铆a separ贸 a los dos grupos. Calle abajo, en la plaza Ha鈥檃sir, lxs palestinos ya se hab铆an reunido y la tensi贸n era alta. Un joven del Shabab se subi贸 al poste de una farola para izar una bandera palestina. La polic铆a antidisturbios trajo caballos y un ca帽贸n de agua para hacer frente a lxs manifestantes. Las granadas aturdidoras, como de costumbre, salieron de la nada y el barrio se convirti贸 en una zona de guerra.

Algunos restaurantes y comercios de la zona abrieron sus puertas en solidaridad con las personas que hu铆an de la polic铆a. El Shabab luch贸 valientemente contra la polic铆a esa noche. Se quemaron decenas de contenedores, se cerraron las calles con barricadas y durante varias horas la polic铆a perdi贸 el control. La calle Allenby, que conduce a Wadi Nisnas, estaba literalmente en llamas. El propio Wadi Nisnas estaba completamente rodeado de barricadas, y lxs j贸venes del Shabab estaban en la plaza que conduc铆a a la Colonia Alemana, protegi茅ndose contra la invasi贸n policial. Parec铆a un territorio liberado, una zona aut贸noma temporal, en la que el estado ten铆a que retirarse, aunque s贸lo fuera durante la noche. Definitivamente las nubes de gas lacrim贸geno se hicieron sentir, pero la gente mantuvo su posici贸n.

La calle Allenby que va de la Colonia Alemana a Wadi Nisnas, el 11 de mayo.

En la principal calle de la Colonia Alemana, la polic铆a permiti贸 que lxs fascistas de derechas, fuertemente protegidxs, desfilaran gritando insultos racistas. En el video que documenta el incidente, se muestra a la polic铆a persiguiendo a un manifestante e irrumpiendo violentamente en una casa en una calle cercana.

V脥DEO

En Lydd, durante el funeral del palestino asesinado el d铆a anterior por un residente jud铆o, continuaron los disturbios y un polic铆a result贸 herido por el impacto de una piedra que le arrojaron. M谩s autom贸viles y sinagogas resultaron da帽adxs, y algunxs residentes jud铆xs fueron evacuadxs por temor a la violencia. La patrulla fronteriza entr贸 en la ciudad y se habl贸 de traer al ej茅rcito. Se declar贸 una emergencia civil, dando m谩s autoridad a la polic铆a y las agencias de seguridad.

Polic铆a antidisturbios israel铆 en Lydd.

 

Manifestantes de derechas llegaron a la ciudad. En Ramle, lxs palestinxs quemaron partes del mercado local. Al mismo tiempo, los grupos fascistas se movilizaron para venir a la ciudad, con figuras destacadas como Itamar Ben-Gvir y la organizaci贸n kahanista de extrema derecha Lehava (para una explicaci贸n del kahanismo, ver el ap茅ndice). Lxs fascistas atacaron a personas sospechosas de ser 谩rabes, lincharon a un conductor 谩rabe, arrojaron piedras a coches 谩rabes e intentaron entrar en un barrio palestino. En Akko, lxs palestinxs causaron disturbios en la ciudad vieja, quemando negocios locales y una comisar铆a de polic铆a.

TWITTER 12 MAYO SEBASTIAN USHER

TWITTER 11 MAYO DAN COHEN

12 de Mayo

Lxs fascistas se reunieron en Kiryat Eliezer, un barrio mayoritariamente jud铆o cerca de la Colonia Alemana, para marchar hacia Wadi Nisnas y atacar a lxs palestinxs. Acudieron all铆 como parte de una movilizaci贸n anti-palestina a nivel nacional. Aparecieron grupos de extrema derecha en Telegram y WhatsApp, instando a la gente a traer pu帽os americanos, cuchillos, bates de b茅isbol y otras 鈥armas blancas鈥, y prepararse para la batalla. Se hizo un llamamiento para que la gente se reuniera en Wadi Nisnas para ayudar a defender el barrio, y lxs j贸venes se reunieron en sus entradas desde primera hora de la tarde. La polic铆a impidi贸 que lxs fascistas llegaran a Wadi Nisnas, pero en su camino causaron da帽os a negocios propiedad de 谩rabes, atacaron a conductores y transe煤ntes palestinxs, da帽aron coches, arrojaron piedras a casas 谩rabes y gritaron insultos racistas. La polic铆a atac贸 a las personas reunidas en Wadi Nisnas con gases lacrim贸genos y granadas aturdidoras. Me fue imposible entrar en el barrio, ya que llegu茅 demasiado tarde y toda la zona estaba completamente bloqueada por la polic铆a antidisturbios. Los enfrentamientos, como se hab铆a convertido en un hecho cotidiano, tambi茅n estallaron en la Colonia Alemana.

TWITTER 12 MAYO PALESTINE INFO CENTER

En Bat Yam, un grupo fascista que intent贸 llegar a Jaffa provoc贸 disturbios, rompi贸 las ventanas de un negocio propiedad de un 谩rabe y linch贸 brutalmente a un conductor 谩rabe, hecho que fue captado en directo por televisi贸n.

TWITTER 12 MAYO LOUIS FISHMAN

En Lydd, se anunci贸 un toque de queda a partir de las 8 pm; a nadie se le permiti贸 entrar a la ciudad ni salir de su casa. A pesar de esto, un gran n煤mero de grupos de extrema derecha, muchos de ellos de colonxs de Cisjordania, llegaron a la ciudad y se les permiti贸 caminar libremente y atacar a lxs palestinxs. Lxs palestinxs que se reunieron en la mezquita local fueron atacadxs por la polic铆a antidisturbios, la patrulla fronteriza y lxs fascistas. Se inform贸 de tiroteos durante la noche entre colonxs y palestinxs.

Un polic铆a recibi贸 un disparo y result贸 herido en Ramle. Tambi茅n se reportaron grupos y ataques fascistas anti谩rabes en Hadera, Natanya y otras ciudades jud铆as. Tres israel铆es fueron linchadxs por palestinxs en Akko.

Un coche de polic铆a en llamas en Haifa.

 

13 de Mayo

Grupos del Shabab en la Colonia Alemana, el centro de Wadi Nisnas y Hadar arrojaron piedras y c贸cteles molotov, destrozaron bancos y negocios, montaron barricadas, lucharon contra la polic铆a y da帽aron postes de alumbrado p煤blico, sem谩foros y autobuses. Una anciana israel铆 result贸 herida por las piedras arrojadas contra un autob煤s. Al mismo tiempo, la gente se reun铆a a diario en el juzgado para esperar la liberaci贸n de lxs detenidxs.

En Lydd, el toque de queda continu贸 una noche m谩s, y se produjeron peleas callejeras entre polic铆as, palestinxs y grupos fascistas. Lxs colonxs incendiaron una tienda 谩rabe, mientras que lxs palestinxs incendiaron un cami贸n y un centro comunitario. Un israel铆 fue apu帽alado. Se inform贸 de tiroteos entre palestinxs y colonxs. Los disturbios tambi茅n continuaron en Ramle.

TWITTER 13 MAYO REBECCA PIERCE

TWITTER 13 MAYO RADICAL HAIFA

TWITTER 13 MAYO OREN ZIV

 

Estos pueden considerarse los d铆as m谩s importantes en el desarrollo de los acontecimientos. Durante los siguientes d铆as, los disturbios en gran medida se extinguieron. Las protestas y los ataques continuaron a menor escala. La atenci贸n se centr贸 principalmente en los cohetes que volaban hacia las ciudades israel铆es y en la masacre de Gaza. Me he referido a los principales sucesos ocurridos en la Palestina del 48, pero apenas he mencionado el Negev y Galilea, que tambi茅n resistieron valientemente al estado, el levantamiento paralelo en Cisjordania y las protestas de lxs refugiadxs palestinxs en las fronteras israel铆es del L铆bano y Jordania y en las embajadas y consulados de todo el mundo.

Los siguientes d铆as se caracterizaron por una fuerte represi贸n, llevada a cabo por la polic铆a y el infame Shin Bet, la agencia de seguridad israel铆. La polic铆a realiz贸 redadas en las casas buscando cualquier persona involucrada en disturbios o incluso en protestas organizadas. Hicieron redadas en las casas de miembrxs del Hirak de Haifa y llevaron a cabo arrestos, mientras la gente pensaba en c贸mo conmemorar el pr贸ximo d铆a de la Nakba el 15 de mayo.

El d铆a de la Nakba tuvo lugar una gran protesta en Sakhnin, que termin贸 pac铆ficamente. Los grupos fascistas tambi茅n continuaron, pero despu茅s de este momento, todos pasaron a la clandestinidad. Algunas casas 谩rabes en Haifa estaban marcadas, lo que provoc贸 que algunxs residentes abandonaran la ciudad atemorizadxs. Para algunxs, esto recordaba las pr谩cticas realizadas durante la Nakba鈥攃ausando miedo y p谩nico entre la poblaci贸n aut贸ctona para obligarlxs a irse.

14 de Mayo

Lxs palestinxs estaban formando comit茅s de autodefensa aut贸nomos. De una declaraci贸n publicada en Facebook por Khulud Khamis, un palestino de Haifa:

Esta ma帽ana (viernes 14 de mayo de 2021) me he despertado con la noticia de que 38 j贸venes palestinxs fueron arrestadxs durante la noche en Haifa. Algunxs de ellxs eran menores, que fueron interrogadxs sin el acompa帽amiento de sus padres, mientras que a otrxs con lesiones se les neg贸 la atenci贸n m茅dica. Lxs abogadxs de Adalah, el Centro Legal para los Derechos de las Minor铆as 脕rabes en Israel, hab铆an estado esperando toda la noche para reunirse con ellxs, pero a partir de esa ma帽ana se les neg贸 la oportunidad de ofrecerles asistencia legal.

Estos 煤ltimos d铆as en Haifa han sido casi surrealistas. Nunca hab铆a sido testigo de sucesos as铆 en mi amada ciudad. Por segunda noche consecutiva, unxs 200 colonxs extremistas jud铆xs, que se hacen llamar 鈥El Ej茅rcito de lxs Ciudadanxs鈥, han asaltado los barrios palestinos de Haifa. Muchxs de ellxs ten铆an formaci贸n militar, estaban muy organizadxs, y portaban bates y otras armas. Por la tarde, peque帽os grupos han sido vistos entrando en los edificios y marcando las puertas de lxs residentes palestinxs con un rotulador rojo. Han destrozado decenas de coches, han atacado a palestinxs en las calles y han intentado irrumpir en las casas de lxs palestinxs. Se han llevado a cabo ataques similares en otras ciudades mixtas, como Lydd, Akka y Jerusal茅n.

Representantes de barrios y comunidades palestinxs se reunieron ayer para discutir t谩cticas de protecci贸n, porque hemos visto c贸mo la polic铆a no solo no ha intervenido para detener estos ataques, sino que los ha habilitado y respaldado. En lugar de detener los ataques de lxs colonxs, la polic铆a atac贸 a manifestantes palestinxs cuyo 煤nico delito fue defender sus hogares.

Despu茅s de la primera noche, en la que fuimos testigos de la falta de acci贸n policial, algunxs aliadxs israel铆es se reunieron tanto con el alcalde de Haifa como con la polic铆a. B谩sicamente les dijeron que no pod铆an hacer nada.

No estamos protegidxs en nuestros hogares, pueblos y ciudades, la violencia solo est谩 aumentando, Gaza est谩 siendo atacada, ni帽xs, mujeres y hombres est谩n siendo asesinadxs, lxs residentes de Sheikh Jarrah todav铆a se enfrentan a la expulsi贸n forzada y el mundo permanece en silencio haciendo la vista gorda ante estos hechos.

Por supuesto, los medios israel铆es est谩n presentando con 茅xito a lxs ciudadanxs palestinxs como lxs instigadores y alborotadorxs en esta ecuaci贸n, mientras ignoran casi por completo los ataques de lxs colonxs extremistas. Esto solo juega a favor de Netanyahu, quien en repetidas ocasiones no ha logrado formar un gobierno despu茅s de las cuatro elecciones celebradas durante el 煤ltimo a帽o y medio. Tal y como est谩 la situaci贸n en este momento, tiene una vez m谩s una gran posibilidad de formar un gobierno.

Lxs ciudadanxs palestinxs en Yaffa, Akka, Haifa, Lydd y otros lugares est谩n formando comit茅s de autoprotecci贸n. Abogadxs, m茅dicxs, psic贸logxs y personas que patrullen nuestros barrios para protegernos de los atroces ataques que estamos presenciando estos 煤ltimos d铆as (mi propio testimonio de lo que sucedi贸 en Haifa est谩 en mi anterior publicaci贸n.)

Pedimos una intervenci贸n internacional inmediata para detener esta locura. Nos han dejado a nuestra suerte, completamente desprotegidxs. Actuar ya.

Y como apunte m谩s personal:

Amigxs que alz谩is la voz, protest谩is, actu谩is, y resist铆s: vosotrxs est谩is en el lado correcto de la justicia.

鈥淎migxs鈥 que call谩is: vuestro silencio es ensordecedor.

Y no te atrevas a preguntarme qu茅 puedes hacer ni a decirme que te sientes impotente y no hay nada que puedas hacer. Siempre hay algo que puedes hacer. Si ignoras lo que est谩 sucediendo, inf贸rmate y comienza a tomar medidas. Eso es cosa tuya. No puedes decir que no lo sab铆as.

18 de Mayo

Se anunci贸 una huelga general en la Palestina del 48. En Haifa, durante el d铆a, se llevaron a cabo muchos actos en Wadi Nisnas para celebrar la cultura palestina, incluyendo canciones, espect谩culos en directo, dibujos y actividades para ni帽xs. A las 6 de la tarde se convoc贸 una protesta en Hadar, en la carretera que conduce a Wadi Nisnas. La polic铆a antidisturbios lleg贸 preparada. Cuando la gente comenz贸 a marchar, la polic铆a bloque贸 r谩pidamente la carretera, impidi茅ndoles marchar. La gente cantaba canciones y celebraba en la calle. A pesar de la tensi贸n, la reuni贸n termin贸 pac铆ficamente.

TWITTER 18 MAYO AMJAD IRAQI

La huelga general en Haifa, el 18 de mayo.

Por la noche, un palestino cerca de la Colonia Alemana inform贸 que racistas de derechas hab铆an marcado su edificio, arrojado piedras y c贸cteles molotov, gritado insultos racistas y luego se hab铆an escapado.

TWITTER 18 MAYO ANTOINE HOKAGE

En Jerusal茅n, durante una manifestaci贸n en apoyo a la huelga general, la polic铆a atac贸 a personas en Bab Al鈥橝mud y se produjeron disturbios en Sheikh Jarrah.

TWITTER 18 MAYO LOCAL FOCUS SECURITY ALERT

TWITTER 18 MAYO LOCAL FOCUS SECURITY ALERT

TWITTER 18 MAYO NATHAN THRALL

 

19 de Mayo

En Umm al-Fahm, Mohammad Kiwan, un palestino de 17 a帽os, herido durante las protestas de la semana anterior, fue declarado muerto. Los disturbios estallaron a la entrada de la ciudad.

Muhammad Kiwan, de 17 a帽os, muri贸 de heridas de bala que, seg煤n dijo, fueron infligidas por agentes de polic铆a.

TWITTER 19 MAYO LOCAL FOCUS SECURITY ALERT

TWITTER 19 MAYO LOCAL FOCUS SECURITY ALERT

20-23 de Mayo

El 21 de mayo, se anunci贸 un alto el fuego entre Israel y Hamas, poniendo fin a doce d铆as de operaciones militares en Gaza y lanzamiento de cohetes. Durante los disturbios en Jerusal茅n, la polic铆a volvi贸 a entrar en el complejo de Al-Aqsa, repitiendo la provocaci贸n que hab铆a agravado la situaci贸n en sus inicios.

El estado inici贸 una intensa campa帽a opresiva destinada a aterrorizar a quienes se atrevieran a resistir. Aproximadamente 2.000 personas fueron arrestadas. La noche del 23 de mayo, la polic铆a israel铆 anunci贸 la operaci贸n 鈥淟ey y orden鈥, con el objetivo de arrestar a 500 personas en 48 horas, adem谩s de las aproximadamente 1.500 personas que ya hab铆an sido arrestadas. En redadas realizadas por todo el pa铆s, las personas fueron arrestadas con cargos que iban desde se帽alar con el dedo a un polic铆a1 y publicaciones online, hasta disturbios. Los arrestos contin煤an hoy en d铆a.

La Juventud Avanza

Lxs palestinxs se sienten traicionadxs y abandonadxs por el mundo. La gente solo lxs recuerda cuando hay una campa帽a genocida en curso, e incluso entonces, todo el mundo est谩 ocupado hablando de lo 鈥渃omplicada鈥 que es la situaci贸n. No estoy seguro de si tienen alguien en quien confiar, incluidxs su propixs 鈥渓铆deres鈥.

Lxs Shabab, lxs j贸venes que luchan en las calles, lxs ni帽xs que levantan barricadas contra la polic铆a y prenden fuego a los contenedores de basura, est谩n completamente alejadxs de cualquier forma de fuerza pol铆tica; trabajan en peque帽os grupos informales, y a muchxs de ellxs les importa una mierda la pol铆tica. Vienen de los confines de la sociedad palestina del 48, consecuencia directa del intento sionista de reducir esta sociedad al caos interno. Son g谩nsteres, narcotraficantes, forajidxs de todo tipo, j贸venes sin futuro de los pueblos, ciudades y barrios m谩s pobres de Palestina, el lumpenproletariado y鈥攍o m谩s importante鈥攕on completamente incontrolables. La pol铆tica tradicional de organizaciones, partidos pol铆ticos, l铆deres religiosos respetables y ONG no significa nada para ellxs.

La nueva generaci贸n en Palestina no tiene nada que perder. Incluso seg煤n el infame Shin Bet de Israel, son realmente ingobernables. Siempre que una revuelta o un levantamiento se descontrola, las autoridades y los organismos de seguridad buscan adultos 鈥渞esponsables鈥, 鈥渓铆deres comunitarixs鈥 respetadxs que pacifiquen la situaci贸n. Pero cuando inviertes tanto poder en romper una sociedad desde dentro hasta este punto, creas un enemigo con el que no puedes negociar, porque no te tiene ning煤n miedo, ni nada que esperar o en lo que confiar. No hay vuelta a la normalidad.

Y est谩n siendo completamente vilipendiadxs. La maquinaria de propaganda medi谩tica lxs trata como meros criminales, terroristas, salvajes, pogromistas sedientxs de sangre, y no consiguen que se oiga su voz. Los disturbios se presentan como simples estallidos de violenta ira de algunxs alborotadorxs, con la idea de que nuestra fuerza policial, agencias de inteligencia y sistema penitenciario se encargar谩n de ellxs. Parece que todo el mundo ha decidido seguir empuj谩ndolxs lo m谩s abajo posible, para barrerlxs debajo de la alfombra, para tratarlxs como merxs asesinxs monstruosxs hasta que llegue el pr贸ximo estallido. El apartheid sionista tambi茅n es un sistema de clases, y a lxs que m谩s odian son a lxs palestinxs pobres.

El levantamiento es tambi茅n, por supuesto, una forma de lucha de clases, m谩s all谩 del alcance habitual del conflicto 茅tnico. Le铆 en alguna parte que, durante la primera intifada, en sus primeros d铆as, muchxs de lxs j贸venes que se rebelaron en Gaza y m谩s all谩 no eran muy pol铆ticxs y la mayor铆a de los ataques estaban dirigidos contra palestinxs m谩s ricxs. Esto se remonta a la gran revuelta 谩rabe de 1936, cuando muchos de los ataques inclu铆an a lxs falahis, la poblaci贸n campesina de Palestina, actuando contra la 茅lite urbana. Esta dimensi贸n de la lucha de clases dentro de la sociedad palestina siempre se borra de la historia, a favor de un conflicto 茅tnico m谩s simplificado de 谩rabes contra jud铆xs.

Esta lucha de clases siempre se deja de lado una vez que los grandes partidos, las facciones militaristas, logran tomar el mando; a la primera intifada, por ejemplo, le puso fin la Organizaci贸n de Liberaci贸n de Palestina (OLP). Se transform贸 r谩pidamente de una lucha popular de masas a una oposici贸n controlada de arriba hacia abajo en manos de unxs pocxs bur贸cratas corruptxs. Como todxs sabemos, una vez que las milicias y lxs revolucionarixs profesionales toman el poder, el pueblo se convierte en espectador de su propia 鈥渓iberaci贸n鈥 y se pierde el atractivo popular de la resistencia de masas. La OLP y Fatah acabaron con la intifada para poner en marcha los acuerdos de Oslo, que dividieron Cisjordania en peque帽os cantones e introdujeron la llamada Autoridad Palestina. Fatah se convirti贸 de facto en el brazo largo de Israel y la ocupaci贸n, gestionando el apartheid desde dentro. En mi opini贸n, un proceso similar (aunque no id茅ntico) est谩 teniendo lugar ahora con Ham谩s.

Mientras redactaba esto, la atenci贸n se ha centrado completamente en los cohetes que golpean ciudades israel铆es desde Gaza. Nueve personas en Israel murieron a causa de los cohetes de Hamas鈥攊ncluidxs palestinxs, como en la aldea de Dahamash cerca de Ramle. Algunos cohetes de Hamas llegaron hasta Cisjordania. Tambi茅n llegaron cohetes del L铆bano. Las protestas disminuyeron en gran medida y ya no vemos grandes disturbios. Unx no puede evitar sentir que Hamas y las facciones militaristas interrumpieron el nacimiento de un movimiento popular y de masas en las calles, en el interior de las ciudades de la ocupaci贸n, que podr铆a haber sido capaz de crear un da帽o real a la estabilidad del estado.

Podemos ver claramente qui茅n se beneficia de esto. La anarqu铆a dentro de las ciudades israel铆es ha terminado, e Israel puede vender la misma vieja historia al mundo sobre nosotrxs luchando contra terroristas yihadistas islamistas que est谩n disparando cohetes contra nuestras ciudades. Es una historia mucho m谩s conveniente y mucho m谩s f谩cil de manejar. Quiz谩s la estrategia de debilitar los frentes marxistas revolucionarios seculares de la d茅cada de 1980 y fortalecer a Hamas haya dado sus frutos. Las ideolog铆as reaccionarias son m谩s f谩ciles de controlar y, cuando sea necesario, pueden hacerse cargo de la lucha y acabar con los movimientos de masas.

En este sistema, todxs juegan su papel. La izquierda hace lo que hist贸ricamente siempre hace la izquierda en tiempos de convulsi贸n social: tratar de pacificar la resistencia y absorber su energ铆a para dirigirla hacia un terreno m谩s 鈥渁ceptable鈥 (es decir, ineficaz). Las mismas viejas t谩cticas obsoletas, aburridas y predecibles manifestaciones, est煤pidas acciones 鈥渘o violentas鈥 y charlas vac铆as sobre la 鈥渃oexistencia鈥 superficial, la paz y la democracia. Realmente no hay nada que esperar de lo que queda de la izquierda jud铆a israel铆, pero incluso los partidos pol铆ticos 谩rabes han demostrado estar completamente desconectados de lo que est谩 sucediendo en las calles.

El partido comunista 鈥渞adical izquierdista鈥 Hadash de la Lista 脕rabe Conjunta y el partido Ra鈥檃m entraron en la Knesset (el parlamento israel铆) en las elecciones del 23 de marzo. Instaron a la gente a protestar legalmente y abstenerse de la violencia. No es de extra帽ar que lxs j贸venes est茅n completamente alejadxs de ellxs. Para lxs palestinxs del 48, los partidos 谩rabes en la Knesset son lo mismo que Fatah y la Autoridad Palestina son para lxs palestinxs del 67 (Cisjordania): otra cara de la ocupaci贸n, vendidxs, colaboradorxs, gestorxs de conflictos, una herramienta de pacificaci贸n para el r茅gimen. Al igual que Syriza en Grecia o Podemos en Espa帽a, aparecen en movimientos de masas para apropiarse del lenguaje y la energ铆a del pueblo rebelde para canalizarlo todo de vuelta a actuar dentro del sistema鈥攜, por supuesto, cuando llegue el momento de la verdad, traicionar谩n completamente a la gente.

Casi se ha convertido en un clich茅 mencionar esto, pero el problema de lxs palestinxs no son solo lxs cabronxs de extrema derecha, sino el sionismo. Los grupos racistas israel铆es son la consecuencia directa de un pa铆s establecido sobre ra铆ces profundamente racistas鈥攗n proyecto de asentamiento de colonxs construido sobre las ruinas de pueblos y la expulsi贸n de la poblaci贸n aut贸ctona, de un estado supremacista jud铆o鈥攁 expensas de todos los dem谩s. Israel es probablemente uno de los peores ejemplos de estado-naci贸n establecido como forma de resolver los problemas de las personas oprimidas. Es mucho m谩s f谩cil para lxs israel铆es sentirse disgustadxs por lxs alborotadorxs de extrema derecha que atacan a un/a palestinx, mientras que la campa帽a genocida de las FDI en Gaza (y mucho menos el nacimiento violento de este estado) no se cuestiona o es completamente aceptada. La FDI es el 鈥渆j茅rcito popular鈥, y est谩 poniendo en pr谩ctica el programa de 鈥淢uerte a lxs 谩rabes鈥 de forma m谩s eficiente de lo que podr铆a hacerlo cualquier fascista de base.

En este momento, la Franja de Gaza est谩 completamente en ruinas. Aviones militares arrojan bombas sobre cl铆nicas, se derrib贸 una torre de medios, se borran del mapa barrios enteros. La situaci贸n es insoportable. Mientras escribo esto, unas 250 personas han muerto y miles est谩n desplazadas. Gaza ha estado sitiada desde 2007; era un infierno en la tierra antes de la masacre actual, la prisi贸n a cielo abierto m谩s grande de la tierra, y ahora ha llegado a una situaci贸n de cat谩strofe humana. Esto es sionismo tradicional, no extremistas radicales.

脷ltimamente escuchamos hablar mucho sobre la 鈥渃oexistencia鈥, especialmente en ciudades mixtas como Haifa鈥攕obre c贸mo los disturbios han da帽ado la 鈥渃oexistencia鈥 entre jud铆xs y 谩rabes. Esto es un mito. Esta coexistencia es una forma codificada de describir la vida bajo la supremac铆a jud铆a, lo que implica que lxs palestinxs deben guardar silencio y anularse a s铆 mismxs para encajar. La poblaci贸n israel铆 que celebr贸 el 鈥淒铆a de la Independencia鈥 apenas un mes antes, nunca ver谩 eso como una provocaci贸n en una ciudad hist贸ricamente palestina que sufri贸 uno de los ataques m谩s brutales durante la Nakba鈥攑ero si lxs palestinxs se atreven a demostrar que existen, lo pagar谩n con creces. La coexistencia es una operaci贸n de contrainsurgencia.

Es dif铆cil predecir lo que suceder谩 a continuaci贸n. El Shabab luch贸 con valent铆a contra la polic铆a y liber贸 algunos territorios, zonas aut贸nomas temporales en las que, aunque fuera durante una noche, el estado no estuvo presente y se pod铆a, m谩s all谩 de nubes de gases lacrim贸genos, caminar libremente e imaginar una realidad diferente. Pero no deben estar libres de cr铆ticas. Muchos de los ataques tuvieron un car谩cter nacionalista e hicieron algunas cosas que son dif铆ciles de defender. Atacar sinagogas, autobuses y personas al azar no fue el mejor enfoque para esta situaci贸n. Lo que necesitamos desesperadamente ahora es una insurrecci贸n conjunta, una co-resistencia, que involucre a jud铆xs y 谩rabes y a toda la gente de esta tierra, contra todas las autoridades que nos reprimen y nos impiden vernos como seres humanos. En los espacios de la revuelta, debemos crear territorios aut贸nomos liberados en los que podamos construir nuevas formas de vernos a nosotrxs mismxs y al mundo que nos rodea鈥攑ara reinventar la vida, compartiendo un espacio como iguales.

Desafortunadamente, por el momento, esto es una fantas铆a. Se ha derramado demasiada sangre para que las personas conf铆en las unas en las otras. Puedes sentir la tensi贸n en todas partes鈥攙ivimos juntxs en esta ciudad, pero fronteras mentales invisibles nos dividen constantemente.

La situaci贸n en los llamados Estados Unidos me inspira. La rebeli贸n de George Floyd fue una insurrecci贸n real y diversa. Lxs trabajadorxs blancxs y negrxs se encontraron en las calles y lucharon juntxs contra el sistema que lxs explota. Incluso he o铆do que el primero que prendi贸 fuego a la comisar铆a de polic铆a de Minneapolis era un tipo blanco. Esta es una gran mejora para un lugar como Estados Unidos, y las condiciones ahora est谩n maduras para una revuelta multirracial de diferentes personas que luchan como una sola.

As铆 que supongo que todo es posible. Pero es dif铆cil mantener la esperanza. Parece que nos queda un largo camino por recorrer. Aun as铆, algunas personas no est谩n esperando. Se est谩n formando conexiones cada segundo bajo la realidad cotidiana del apartheid, y las fronteras visibles e invisibles se est谩n rompiendo mientras hablamos. Tambi茅n es importante se帽alar que no tenemos mucho tiempo鈥 en vista de la crisis clim谩tica y el empeoramiento de la situaci贸n ecol贸gica, las futuras intifadas se luchar谩n por recursos, agua limpia y aire respirable, tanto como por la tierra.

Terminar茅 con una cita de Palestina, Mon Amour de Alfredo M. Bonnano:

No hay perspectivas de paz a la vista. La soluci贸n ideal, al menos hasta donde pueden ver todos aquellos que tienen la libertad de los pueblos en el coraz贸n, ser铆a la insurrecci贸n generalizada. En otras palabras, una intifada a partir del pueblo israel铆 que sea capaz de destruir las instituciones que los gobiernan y de proponer la paz basada en la colaboraci贸n y el respeto mutuo al pueblo palestino directamente, sin intermediarios. Pero por el momento esta perspectiva es solo un sue帽o. Debemos prepararnos para lo peor.

Ap茅ndice: Una Gu铆a de Campo para Principiantes sobre el Fascismo Israel铆

Al igual que la extrema derecha estadounidense y europea, lxs fascistas israel铆es se descentralizaron mucho m谩s en los 煤ltimos a帽os, pasando de grandes organizaciones a organizaciones informales, principalmente online y a trav茅s de aplicaciones como Telegram. Muchos de los grupos y movilizaciones destinados a atacar a lxs palestinxs durante las revueltas no tienen nombre, o los nombres cambian constantemente, ya que pasaron a la clandestinidad una vez que se vieron expuestos. En cualquier caso, mencionar茅 las organizaciones m谩s grandes y conocidas, ya que contin煤an siendo una importante fuerza en las movilizaciones, difundiendo la propaganda del odio y sirviendo como puerta de entrada a formas de organizaci贸n m谩s clandestinas. Creo que es importante que las personas en el extranjero est茅n familiarizadas con los grupos, organizaciones, s铆mbolos e ideolog铆as de extrema derecha israel铆es, porque operan en comunidades jud铆as en todas partes.

Kahanismo鈥 una ideolog铆a jud铆a extremista que lleva el nombre del rabino Meir Kahane, rabino estadounidense activo en Israel principalmente durante la d茅cada de 1980, y figura destacada en la pol铆tica de extrema derecha del pa铆s. Propuso principalmente expulsar a lxs 谩rabes y todxs lxs dem谩s no jud铆xs de Israel con el fin de 鈥減urificar鈥 la tierra y establecer una monarqu铆a halaj谩 (ley jud铆a) bajo las fronteras b铆blicas del gran Israel. Bajo el mandato de su partido pol铆tico, Kach, propuso leyes racistas que recordaban las Leyes de Nuremberg, hasta que el partido fue ilegalizado en 1985 por racista. Kahane fue finalmente asesinado en la ciudad de Nueva York por un egipcio-estadounidense, pero su pensamiento e ideolog铆a siguen vivos en el Israel de hoy en d铆a y se est谩n fortaleciendo.

Existen facciones kahanistas en los asentamientos jud铆os de Cisjordania, especialmente entre lxs colonxs extremistas de Hebr贸n y Kiryat Arba, y se las ha asociado con numerosos ataques terroristas y campa帽as violentas contra lxs palestinxs. Algunxs de los infames kahanistas m谩s famosxs incluyen a Baruch Goldstein, quien abri贸 fuego contra lxs fieles musulmanes en la Cueva de los Patriarcas en Hebr贸n en 1994, matando a 29 personas. Lxs terroristas y las milicias kahanistas contin煤an cometiendo actos violentos contra lxs palestinxs en Cisjordania, Israel y en el extranjero. Las organizaciones kahanistas de todo el mundo incluyen la Liga de Defensa Jud铆a y la Jewish Task Force.

Bandera kahanista.

Lehava鈥攅s una gran organizaci贸n kahanista. Acr贸nimo hebreo de 鈥淥rganizaci贸n para la Prevenci贸n de la Asimilaci贸n en Tierra Santa鈥. Conocida por atacar las relaciones mixtas, especialmente entre mujeres jud铆as y hombres 谩rabes, por enviar matones para amenazar y atacar a lxs palestinxs que salen con jud铆xs, y por atacar a lxs palestinxs en las calles de Jerusal茅n. Muchas de sus figuras destacadas viven en asentamientos jud铆os en Cisjordania. Lehava organiz贸 el 22 de abril la marcha racista 鈥淢uerte a lxs 谩rabes鈥 desde el oeste hasta el este de Jerusal茅n, y muchos de los grupos que buscaron palestinxs en Jerusal茅n para atacarlxs en los d铆as previos a la escalada est谩n conectados con esta organizaci贸n. Tienen algunas delegaciones en el extranjero.

A la izquierda, un logo de Im Tirzu; a la derecha, un logo de Lehava.

Otzma Yehudit鈥 partido pol铆tico kahanista y ultranacionalista de extrema derecha. Muchxs de sus miembrxs son estudiantes y seguidorxs del rabino Meir Kahane. Este partido generalmente no obtiene representaci贸n en la Knesset durante las elecciones, pero uno de sus miembrxs principales, Itamar Ben-Gvir, entr贸 en ella durante las 煤ltimas elecciones, postul谩ndose en la Lista Sionista Religiosa. Ben Gvir contribuy贸 a la escalada colocando su 鈥渙ficina鈥 en el barrio de Sheikh Jarrah y participando en la movilizaci贸n de los grupos de linchamiento en Ramle.

Hilltop Youth鈥 subcultura religiosa y nacionalista de j贸venes colonxs en Cisjordania. Apodada as铆 por su h谩bito de construir puestos de avanzada en la cima de las colinas de Cisjordania. Incluye a algunxs kahanistas, y a otros grupos fundamentalistas religiosos y ultranacionalistas, todos violentos y peligrosos. De estos grupos han surgido algunos terroristas clandestinxs extremadamente violentos, como Bat Ayin, que intent贸 bombardear una escuela de ni帽as palestinas en Jerusal茅n este. Lxs colonxs de Hilltop Youth fueron vistxs durante la actual movilizaci贸n de los grupos fascistas, especialmente en Lydd, donde estaban armadxs y atacaban a lxs palestinxs junto con la polic铆a, a pesar del 鈥渢oque de queda鈥.

Im Tirzu鈥 organizaci贸n fascista neo-sionista m谩s secular, construida alrededor de c茅lulas estudiantiles en los campus universitarios. Im Tirzu se centra en la actividad ultranacionalista, la negaci贸n de la Nakba y la difamaci贸n y realizaci贸n de campa帽as legales contra izquierdistas, refugiadxs, migrantes y organizaciones de derechos humanos. Despu茅s de que demandaran a un grupo de Facebook por llamarlxs fascistas, el tribunal israel铆 dijo que s铆 鈥渁puntan a ciertas similitudes con el fascismo鈥. De modo que son fascistas incluso seg煤n la versi贸n del sistema de justicia israel铆, lo cual es un gran logro.

隆Sigue lo que est谩 pasando en Palestina!

https://twitter.com/RadicalHaifa

https://twitter.com/m7mdkurd

https://twitter.com/BDSmovement

https://twitter.com/activestills

https://twitter.com/YASHebron

La polic铆a israel铆 es muy sensible. 鈫




Fuente: Briega.org