September 24, 2021
De parte de SAS Madrid
190 puntos de vista


El Servicio Galego de Saúde (Sergas) ha citado para diciembre del 2022 a una mujer de noventa años a la que debe retirar la escayola que le pusieron a principios de este mes tras sufrir una fractura de muñeca de la que fue tratada en un hospital de León.

La mujer está adscrita al hospital de O Barco de Valdeorras, (Ourense), donde médicos, pacientes, familias, sindicatos y partidos de la oposición al PP llevan años denunciando la precariedad de los medios humanos y materiales en los que Xunta de Alberto Núñez Feijóo ha dejado a la sanidad pública de la comarca.

De hecho, el PSOE acaba de presentar una proposición no de ley en el Parlamento de Galicia en la que urge al Gobierno autonómico a reforzar urgentemente el servicio de traumatología del Área Sanitaria de Ourense para eliminar “unas listas de espera insoportables e intolerables”.

La paciente sufrió una caída fortuita el pasado 1 de septiembre mientras pasaba sus vacaciones en León. Acudió al servicio de urgencias del Complejo Asisitencial Universitario de esa ciudad, donde le diagnosticaron una fractura de radio y la enyesaron, y donde una semana después le hicieron una primera revisión.

Tras esa visita, el médico que firmó su informe le recomendó que, a la vuelta de las vacaciones, acudiera a su centro de referencia en Galicia para que el día 24, es decir este mismo viernes, procedieran a comprobar que la fractura ya se había soldado para, en su caso, retirarle la escayola.

Una vez en O Barco, el pasado día 17, el médico de atención primaria le extendió un volante para el especialista con este texto: “Ruego citación de paciente que según informe oficial del hospital de León debe ser valorada por trauma el 24 de este mes”. Cuando lo llevó al servicio de citas, el Sergas la emplazó a volver a los quince meses: el 19 de diciembre de 2022 a las 11.20 de la mañana.

“Sería para reírse si no fuera porque se trata de una persona de 90 años”, explican sus familiares, que añaden que la situación no puede atribuirse a un error administrativo, sino a la lamentable situación en la que los recortes de la Xunta han dejado a la sanidad pública gallega y en particular a los pequeños hospitales comarcales.

“Hace unos años había cuatro traumatólogos, pero ahora sólo hay uno, que está desbordado”, apuntan. “Afortunadamente nosotros estamos pendientes de ella y podemos ayudarla, pero no queremos ni pensar lo que podría pasar si se tratara de anciana que viva sola y no tenga quien la apoye”, añaden.

Público ha acudido a la Xunta para pedirle que explique las causas de la demora en citar a la paciente. Fuentes del Área Sanitaria de Ourense indicaron que al Servizo Galego de Saúde “no le consta” la situación de la mujer e indicaron que, en cualquier caso, se trataría “de un error”.

La portavoz de Sanidad del PSOE en el Parlamento de Galicia, la ex diputada en el Congreso Marina Ortega, ha exigido a la Xunta que ponga el problema “en el centro de su gestión para darle una solución efectiva cuanto antes”, teniendo en cuenta que Ourense “es una de las provincias más envejecidas del país y por lo tanto con más población susceptible” de ser usuaria de los servicios de traumatología.

El pasado día 20, la junta de personal del hospital comarcal de Valdeorras, adscrito al área sanitaria de Ourense, acordó convocar una manifestación en protesta por las carencias del centro, que se encuentra, a su juicio, en una situación “crítica” debido a la “dramática falta de profesionales y a la desaparición o mengua de servicios clínicos”.

Esa descapitalización provoca, según denuncian los profesionales, “inaceptables listas de espera con tiempos de catorce meses de demora para consultas” como la que, por ejemplo, precisa la mujer de noventa años para que le retiren la escayola. La Junta de Personal asegura que en el distrito sanitario de Valdeorras se dan numerosas “situaciones de descubierto de profesionales, de centros de salud indignos y de faltas de respecto a los derechos de los pacientes y de los profesionales”.

También denuncian que la falta de facultativos en el hospital comarcal impide en muchas ocasiones trasladar en ambulancias medicalizadas desde O Barco a Ourense a enfermos críticos que deben ser tratados en ese centro, que cuenta con más medios, ya que tienen que ir acompañados de un médico que, a su vez, debe dejar desatendido el hospital de Valdeorras durante el tiempo de ida y vuelta del traslado.

Eso ha provocado que el Sergas esté contratando ad hoc a facultativos por horas para viajar a O Barco en ambulancia cuando surge una urgencia que no se puede atender por falta de medios en el centro de la localidad, con la demora y el riesgo que eso supone cuando se trata de pacientes críticos. Al menos dos personas habrían fallecido en esos traslados, una por un infarto de miocardio y otra por un accidente cerebrovascular.

Enlace relacionado Publico.es (23/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org