May 18, 2021
De parte de SAS Madrid
292 puntos de vista


“Aqu铆 antes hab铆a una oficina de la Seguridad Social”. Esto que dicen ya en la localidad de M贸ra d’Ebre, en la provincia de Tarragona, puede multiplicarse por decenas en poco tiempo si no aumentan los trabajadores del organismo p煤blico. Es lo que denuncian desde hace a帽os los sindicatos y temen desde el propio Ministerio de la Seguridad Social, donde reconocen que la falta de personal tras a帽os de recortes y ante las numerosas jubilaciones ha puesto en jaque a una amplia red de oficinas del INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social). El Ministerio considera que un tercio del total, 137 centros que atienden a los ciudadanos en tr谩mites b谩sicos como la jubilaci贸n o las prestaciones de incapacidad, est谩 en “riesgo de cierre”.

As铆 lo indican datos del Ministerio a los que ha tenido acceso elDiario.es y que detectan dos tipos de oficinas con problemas dentro de la red p煤blica. Por un lado, los centros del INSS considerados en “riesgo de cierre”, 137 oficinas, que cuentan con “tres o menos trabajadores”. Suponen un tercio del total, el 33%. Por otro lado est谩n las oficinas de la Tesorer铆a General de la Seguridad Social (TGSS), que se encargan de gestiones referentes a la afiliaci贸n, cotizaci贸n, recaudaci贸n y aplazamientos, entre otras. El Ministerio detecta otro numeroso grupo de centros, 138 oficinas de la Tesorer铆a, que presentan “dificultades para funcionar” al disponer de seis o menos empleados. Aqu铆, el porcentaje de centros en peligro se sit煤a en el 29%.

En el Ministerio que dirige Jos茅 Luis Escriv谩 destacan la “funci贸n vertebradora” de la Seguridad Social, tanto en la vida de los ciudadanos, a los que acompa帽a a lo largo de los a帽os mediante distintas f贸rmulas de protecci贸n social, como en el conjunto del territorio. La “capilaridad” de las oficinas, enfatizan en el organismo, ha funcionado como un buen elemento contra la llamada Espa帽a Vac铆a, que ahora est谩 en peligro en varias zonas, como muestra el siguiente mapa.

Lo que de momento es una alarma preventiva para muchos municipios del Estado, que puede evitarse con el refuerzo del personal, en algunas oficinas ya es una realidad. Es el caso de M贸ra d’Ebre, donde la Seguridad Social ya ha anunciado que clausura de forma definitiva la oficina del INSS. El centro que daba servicio a la Ribera d’Ebre, el Priorat y la Terra Alta cerr贸 durante la pandemia en principio de manera temporal, pero ya no reabrir谩 debido a la falta de personal. Ahora sus ciudadanos deber谩n acudir a hacer sus tr谩mites a Reus o Tortosa. Tambi茅n se han cerrado de manera permanente las oficinas de Moratalaz y Manuel Becerra, en Madrid.

En total, los datos de la Seguridad Social indican que hay una treintena de oficinas del INSS cerradas, la gran mayor铆a de ellas “en 2020 y 2021”, seg煤n fuentes del organismo. Junto a las tres mencionadas que se han clausurado de manera definitiva, otros muchos centros 鈥14 de ellos鈥 por el momento cuentan con cierres “temporales”, como Amurrio, Xixona y Sig眉enza, entre otras localidades. Seis oficinas solo abren algunos d铆as, porque comparten ya tr谩mites con otros centros y, por 煤ltimo, siete oficinas est谩n cerradas a la atenci贸n presencial y atienden “telef贸nicamente”.

Jubilaciones constantes y muchas m谩s en breve

La 煤ltima gota que a veces motiva el cierre de una oficina es la jubilaci贸n de un solo empleado o empleada. Algo que ocurre con frecuencia en una plantilla con una edad media de 55 a帽os. Solo el 5% de los trabajadores tiene menos de 40 a帽os. La escasez de personal es tal, como muestra la amplia red de oficinas con tres o menos empleados, que algunos centros no pueden continuar ante la salida de un trabajador o se ven con serias dificultades para hacerlo, con mucha carga de trabajo para los compa帽eros que se quedan.

“En muchos centros las vacaciones o una cosa tan normal como una baja de un empleado son un problema, no se puede mantener el servicio”, explica Nacho Gal谩n, responsable de CCOO en la Seguridad Social. “La situaci贸n es ca贸tica y la gente est谩 muy quemada, lo llevamos advirtiendo mucho tiempo”, prosigue el responsable sindical.

Mart铆n Lanzas suele recibir siempre el mismo mensaje desesperado cuando visita gran parte de las oficinas del INSS. “驴Va a venir alguien? 驴Van a mandar a alguien?”, explica el responsable de UGT en la Seguridad Social. “La situaci贸n es desesperada”, lamenta.

Lanzas subraya que el envejecimiento de la plantilla es un factor conocido y su retiro un hecho previsible ante el que se puede orquestar f谩cilmente una respuesta planificada, al menos para mantener el personal del organismo, algo que no se ha hecho. De nuevo, los tambores avisan de numerosas salidas en un futuro inmediato: se prev茅 que un 10% de la plantilla se jubile en los pr贸ximos tres a帽os. En total, hay algo menos de 25.000 trabajadores en la Seguridad Social, despu茅s de que el personal haya perdido a un 20% de sus efectivos en la 煤ltima d茅cada. En 2011, la plantilla superaba las 30.000 personas.

Fuentes del Ministerio de la Seguridad Social reconocen la necesidad de reforzar el personal. Lo ideal ser铆a recuperar los niveles de trabajadores de hace una d茅cada, pero indican que los avances tecnol贸gicos y la digitalizaci贸n permitir铆an que el organismo funcionara “adecuadamente” con un n煤mero menor de trabajadores gracias a las ganancias de eficiencia alcanzadas mediante la tecnolog铆a y “siempre que se realicen cambios organizativos”.

Desde el Ministerio adelantan que “se est谩 trabajando en esta propuesta siguiendo las recomendaciones del Pacto de Toledo”, en las que el conjunto de partidos pol铆ticos han defendido que es necesaria una reorganizaci贸n de la Seguridad Social, compuesta hoy por varios organismos y estructuras diferenciadas, de manera que se cree una agencia 煤nica. EL Pacto de Toledo tambi茅n respald贸 la necesidad de ampliar la plantilla.

Un peor servicio al ciudadano

Los sindicatos urgen al Gobierno a pasar de las palabras a los hechos. CCOO y UGT piden que el Ejecutivo de coalici贸n muestre que no “deja caer” la Seguridad Social, como ha ocurrido en los 煤ltimos a帽os y se evidencia en estas cifras. Los representantes de los trabajadores reclaman medidas reales, como convocatorias suficientes para el ingreso de personal en las pr贸ximas ofertas de empleo p煤blico, as铆 como comenzar ya el proceso de reorganizaci贸n de la Seguridad Social para optimizar sus recursos.

La Seguridad Social ha aumentado adem谩s en 2020 sus funciones, con la inclusi贸n del ingreso m铆nimo vital (IMV) entre sus responsabilidades. El inicio de su tramitaci贸n ha mostrado el delicado estado de la plantilla, ya que el Ministerio tuvo que recurrir a un apoyo de personal externo a trav茅s de la empresa Tragsa y sumar un refuerzo de 1.050 interinos. Una medida temporal, ya que sus puestos no son estables, con una duraci贸n m谩xima de 36 meses.

“Si no aumentan las ofertas p煤blicas de empleo, vamos a tener que enterrar a la Seguridad Social de inanici贸n”, advierte Nacho Gal谩n. Los ciudadanos ya est谩n comprobando qu茅 ocurre cuando se vac铆a de personal el organismo. Qu茅 resulta de la merma del personal: los cierres de oficinas, los periodos cada vez m谩s largos para pedir una cita presencial, la imposibilidad ya de que te atiendan en muchos centros, las horas al tel茅fono intentando dar con un trabajador del organismo p煤blico…

“As铆 no se puede dar un buen servicio y no es algo que haya ocurrido solo por la pandemia. Ocurr铆a ya antes, donde en Madrid daban citas previas con mes y medio”, afirma Mart铆n Lanzas. Gustavo (nombre ficticio) cuenta a elDiario.es la “odisea” para conseguir una tarjeta sanitaria europea en los meses de enero y febrero de este a帽o en Lanzarote. La oficina del INSS de referencia no atend铆a de manera presencial, como recordaba una vigilante en el exterior del centro cerrado, que emplazaba a los ciudadanos a que llamaran por tel茅fono. “Por tel茅fono no atend铆an… Horas llamando y nada… Casi no conseguimos la tarjeta a tiempo”, explica.

“Tradicionalmente la Seguridad Social era una administraci贸n amable, la gente ha sido muy bien atendida y ahora lo que tenemos es un polic铆a en la puerta que no te deja entrar”, llama la atenci贸n Lanzas, como ejemplo del deterioro del organismo. El representante de UGT pide al Ministerio que, aunque apueste por la digitalizaci贸n, no conf铆e todo a un “futuro id铆lico tecnol贸gico”: “Hay que planificar c贸mo llegar a ese futuro, pero hay que atender al presente. Ahora a la gente no se la puede atender bien. Eso no podemos obviarlo”.

Enlace relacionado ElDiario.es (17/05/2021).




Fuente: Sasmadrid.org