September 25, 2021
De parte de La Haine
311 puntos de vista


Si quisi茅ramos identificar temas, entre los innumerables art铆culos que est谩n comentando los eventos afganos, no tendr铆amos dificultad en aislar dos en particular que emergen con fuerza por su significado: el declive de Occidente y el fin de la hegemon铆a estadounidense. Ambos son temas importantes que deben tratarse con la debida cautela. Sobre todo el primero, con el que se corre el riesgo de caer en ese contraste de civilizaci贸n que anhelaba Samuel Huntington o asumir que Occidente tiene licencia para difundir la democracia en el mundo, lo que ha resultado ser absolutamente falso.

Occidente no solo ha producido una divisi贸n en el mundo entre un Norte rico y un Sur dominado por las pol铆ticas colonialistas y neocolonialistas perpetradas desde el siglo XIX hasta la actualidad. Pero incluso la intervenci贸n estadounidense en Afganist谩n, en violaci贸n de una resoluci贸n de la ONU, no tuvo como objetivo exportar la democracia sino que fue una “respuesta” a los ataques sufridos en su territorio por EEUU el 11 de septiembre de 2001, sin los cuales no habr铆a sido motivo de preocupaci贸n de Occidente para restaurar los criterios democr谩ticos y, sobre todo, para rehabilitar la figura de la mujer en Afganist谩n.

驴C贸mo ha surgido la idea de intervenir en situaciones similares que se perpet煤an en pa铆ses no lejanos como Arabia Saudita, donde el destino de las mujeres no es distinto al de las afganas y la libertad de expresi贸n no gozan de buena salud o Egipto donde los casos de Giulio Regeni y Patrick Zaki pesan como piedras en las conciencias europeas?.

En todo caso, el declive de Occidente, en la cuesti贸n afgana, debe enmarcarse en simbiosis con el otro tema que ha surgido en los 煤ltimos d铆as: la p茅rdida de hegemon铆a por parte de EEUU. Podemos enmarcar el fen贸meno a trav茅s de la lente ofrecida por los te贸ricos del sistema-mundo, como Giovanni Arrighi, Immanuel Wallerstein, Samir Amin. Tomando la lecci贸n del historiador franc茅s Fernand Braudel, estos te贸ricos estudian los fen贸menos pol铆ticos, econ贸micos y sociales entrelaz谩ndolos e identificando sus interconexiones sist茅micas. Para Wallerstein (1), el sistema-mundo en el que vivimos se origina en el siglo XVI, cuando se limit贸 a Europa Occidental y luego se expandi贸 globalmente, despu茅s del descubrimiento de Am茅rica, para incluir gradualmente a todo el planeta (gracias sobre todo a la expansi贸n colonial de Inglaterra).

Giovanni Arrighi reconstruye las etapas del sistema-mundo del siglo XVI identificando cuatro fases, que 茅l define como siglos, caracterizados por la presencia de un poder hegem贸nico que gu铆a el sistema en un siglo dado (2). Cabe precisar que los diversos siglos de Arrighi no corresponden a un intervalo de cien a帽os, de hecho desde el primero (que dura unos trescientos a帽os) hasta el 煤ltimo (que comenz贸 en los a帽os treinta del siglo XX y ve su fase de crisis ya en 1970) hay una marcada contracci贸n en el tiempo. Cada siglo arrighiano coincide con un ciclo de acumulaci贸n acompa帽ado de la hegemon铆a de un estado. Cada ciclo se caracteriza entonces por una fase de expansi贸n, una de consolidaci贸n y otra de declive. Este 煤ltimo corresponde a la retirada de capital del sector financiero.

Arrighi retoma la lecci贸n de Braudel seg煤n la cual el auge de las finanzas representa la conclusi贸n de un ciclo y el inicio de la decadencia del pa铆s hasta ese momento hegem贸nico. Recuerde que para Braudel, y en consecuencia para Arrighi, el capitalismo depende en su surgimiento y expansi贸n del poder del Estado. Las potencias hegem贸nicas, identificadas por Arrighi a lo largo de los siglos, son G茅nova, Holanda, Inglaterra y, finalmente, EEUU. Estos 煤ltimos toman la batuta de la hegemon铆a de Inglaterra; la fase de transici贸n hegem贸nica estalla con el crack de 1929, que representa la c煤spide de la crisis en Inglaterra, y termina con el fin de la Segunda Guerra Mundial.

El historiador italiano, fallecido en 2009, observa la fase actual de expansi贸n financiera del sistema-mundo, s铆ntoma de una fase cr铆tica del sistema y, sobre todo, del poder hegem贸nico. En 2008 se public贸 su 煤ltimo libro, en el que se identific贸 una sinergia entre el fracaso del proyecto de un nuevo siglo americano (intentado con la guerra de Irak) y el ascenso de China como potencia econ贸mica global [3]. En Irak, los estadounidenses pensaron que se estaban aprovechando de las reservas de petr贸leo del pa铆s, pero, en realidad, cosecharon el fruto de un creciente endeudamiento en beneficio de Oriente y China en particular.

En las 煤ltimas d茅cadas se ha producido un marcado desplazamiento del eje productivo de Occidente a Oriente. China, observa Arrighi, se encuentra en una fase de expansi贸n productiva, es la f谩brica del mundo y es la realidad que m谩s se acerca a la intuici贸n de Adam Smith de una sociedad de mercado global basada en una mayor equidad entre las diferentes 谩reas de civilizaci贸n del mundo. Tambi茅n ha forjado una serie de relaciones con los estados del sur del mundo, sustituyendo a Europa y EEUU ofreciendo mejores condiciones y en algunos casos cancelando la deuda.

Para Arrighi, sin embargo, no se da por sentado un nuevo paso de hegemon铆a seg煤n el esquema visto hasta ahora. Y es que el poder econ贸mico y el poder militar siempre han convivido en un solo estado (salvo el caso genov茅s por el que fue Espa帽a, con el que G茅nova estaba en simbiosis, para constituir el poder militar) y el poder en decadencia ha visto un declive tanto militar como econ贸mico. En el presente caso, EEUU sigue manteniendo el poder militar a pesar de haber perdido el dominio econ贸mico. Arrighi no se molesta en hacer predicciones precisamente por esta separaci贸n de las esferas econ贸mica y militar que parece constituir la principal caracter铆stica del nuevo siglo. B谩sicamente, se cuida de decir el historiador italiano, ha descrito los hechos tal y como han sucedido hasta ahora, pero rehuye cualquier determinismo que pudiera hacerle imaginar desarrollos futuros.

No obstante, a la luz de la retirada estadounidense de Afganist谩n y de la tendencia de esa potencia a desvincularse, tambi茅n de cara al futuro, en empresas militares similares a las vividas en Afganist谩n e Irak, parece posible adivinar el final de la guerra estadounidense, el final del siglo estadounidense, seg煤n la definici贸n de Arrigh. Con el fin de la hegemon铆a estadounidense, la hegemon铆a de Occidente dentro del sistema mundial tambi茅n desaparece. No podemos saber si China tomar谩 el testigo, dada la presencia de otra potencia que tiene un poder militar sustancial como Rusia y los propios EEUU. Sin embargo, parece prevalecer la visi贸n china que, seg煤n Samir Amin, empuja hacia una nueva globalizaci贸n sin hegemon铆a [4].

En este punto, la decadencia no es la tradici贸n cultural de Occidente centrada en la libertad y la democracia, sino la hegemon铆a pol铆tico-econ贸mico-militar que Occidente ha ejercido sobre el sistema-mundo desde los albores de la era moderna. Por otro lado, esa tradici贸n cultural nunca ha sido hegem贸nica.

En la visi贸n braudeliana, el sistema-mundo se compone de tres 谩reas conc茅ntricas: un centro, un 谩rea intermedia que se desenvuelve alrededor del coraz贸n del sistema y recolecta parcialmente sus frutos positivos, y una periferia. Este 煤ltimo es el territorio m谩s extenso, compuesto por tierras que se encuentran en una posici贸n subordinada y dependiente, por debajo del nivel de participaci贸n real y cuya subordinaci贸n es fundamental para el desarrollo capitalista del centro. Un 谩mbito en el que esa cultura occidental centrada en los derechos individuales nunca ha llegado y que ha sufrido una expropiaci贸n de los productos primarios funcionales a la expansi贸n del centro. En esta zona perif茅rica, seg煤n una sugerente imagen braudeliana, la vida de los hombres recuerda a menudo al purgatorio o incluso al infierno [5].

脡sta es el 谩rea en la que se encuentra Afganist谩n y, a la luz del an谩lisis del sistema mundial, se debe enmarcar el fracaso de los estadounidenses y el declive de Occidente. Si la visi贸n china da lugar a un mundo en el que se aten煤a la divisi贸n centro-periferia, o a un policentrismo que reproduce, en varios 谩mbitos, la misma divisi贸n centro-periferia y explotaci贸n del sistema-mundo actual, lo veremos en los pr贸ximos a帽os.

—-

Notas

[1] Immanuel Wallerstein, Comprensi贸n del mundo. Introducci贸n al an谩lisis de sistemas mundiales , 2020, Asterios.

[2] Giovanni Arrighi, El largo siglo XX. Dinero, poder y los or铆genes de nuestro tiempo , 2014, Il Saggiatore

[3] Giovanni Arrighi, Adam Smith en Beijing. Genealog铆a del siglo XXI , 2008, Feltrinelli

[4] Samir Amin, La crisis. 驴Fuera de la crisis del capitalismo o fuera del capitalismo en crisis? , 2009, Punto Rosso.

[5] Fernand Braudel, La din谩mica del capitalismo , 1977, Il Mulino

La Fionda / www.nodo50.org/ceprid




Fuente: Lahaine.org