October 8, 2021
De parte de La Haine
332 puntos de vista


Que la actividad humana causa el cambio clim谩tico es muy 鈥巆uestionado en medios cient铆ficos. Ahora presentan la industria nuclear como “fuente de 鈥巈nerg铆a ecol贸gica”

El reloj del clima instalado por el ministro Roberto Cingolani en la fachada del ministerio italiano de la Transici贸n Ec贸logica est谩 en cuenta regresiva: al parecer estamos a menos de 7 a帽os de que se produzca la cat谩strofe clim谩tica causada por el efecto invernadero.

Ese reloj no se basa en las predicciones del GIEC -la comisi贸n sobre el cambio clim谩tico creada por la ONU [1]- sino en las afirmaciones del Mercator Research Institute on Global Commons and Climate Change (MCC) de Berl铆n [2].

As铆 que, bas谩ndose en lo que afirma el MCC de Berl铆n, ese “reloj” calcula que la temperatura media mundial, que aument贸 en alrededor de 1 grado cent铆grado desde la era preindustrial de 1750 (o sea, en 3 siglos), podr铆a elevarse en 2050 en 1,5 grados cent铆grados por causa del CO2 (di贸xido de carbono) lanzado a la atm贸sfera por la actividad humana que intensifica el “efecto invernadero”.

Pero seg煤n los cient铆ficos vinculados a la ONU lo que contribuye de manera secundaria al calentamiento clim谩tico es la intensificaci贸n de la actividad solar, factor que otros cient铆ficos ven como causa principal del tan llevado y tra铆do “cambio clim谩tico”.

En la PreCOP de Mil谩n, cuyo principal organizador fue el ministro Cingolani, el complejo marco cient铆fico del cambio clim谩tico y de sus consecuencias para el medioambiente fue representado con una serie de t茅cnicas que le daban la apariencia de un film del g茅nero “cat谩strofe”.

Despu茅s de ver la previsi贸n “cient铆fica” seg煤n la cual en 7 a帽os el planeta Tierra ser谩 devastado por la cat谩strofe clim谩tica, los 400 j贸venes que el ministro Cingolani hab铆a tra铆do de todo el mundo exigieron que la industria energ茅tica basada en las fuentes de energ铆as f贸siles se cierre antes de 2030, que los gobiernos cesen inmediatamente de financiarla y que la sustituyan con “energ铆a verde” exenta de emisiones de CO2, objetivo que el ministro Cingolani se comprometi贸 a cumplir.

El hecho es que ese objetivo ser铆a efectivamente alcanzable… si Italia contara con un plan estrat茅gico para crear un sistema energ茅tico integral basado en la explotaci贸n de la energ铆a solar fotovoltaica y, sobre todo, termodin谩mica -mediante el uso de espejos que concentran los rayos solares- y tambi茅n en la creaci贸n de grandes parques e贸licos, principalmente en el mar, con turbinas e贸licas flotantes o instaladas en aguas poco profundas.

Pero el innovador proyecto de instalaci贸n solar termodin谩mica concebido por el Premio Nobel [italiano] Carlo Rubbia -proyecto que habr铆a permitido satisfacer la tercera parte de las necesidades de Italia en energ铆a el茅ctrica con varias centrales solares y cero emisiones de CO2- fue deliberadamente enterrado y esa tecnolog铆a se utiliza ahora en China. Por otro lado, la creaci贸n de parques e贸licos en aguas costeras ha encontrado tantos obst谩culos que s贸lo ha podido instalarse uno, en Tarento.

La “soluci贸n” del ministro Cingolani es la energ铆a nuclear. As铆 lo dijo p煤blicamente el propio Cingolani cuando Matteo Renzi lo invit贸 a la escuela de formaci贸n pol铆tica de Italia Viva [3] y el ministro apadrin贸 un coloquio de apoyo a la industria nuclear.

No es casualidad que eso haya sucedido justo despu茅s del encuentro de Cingolani con John Kerry, hoy enviado especial del presidente de EEUU para el medioambiente. El propio Kerry se opon铆a antes a la energ铆a nuclear y ahora se ha convertido en su defensor.

Por supuesto, Matteo Salvini se puso de inmediato del lado de Cingolani, declarando: “驴Una central nuclear en Lombard铆a 驴Cu谩l es el problema” As铆 que se ha implantado en Italia el poderoso grupo de presi贸n favorable a la energ铆a nuclear, que ya obtuvo en la Uni贸n Europea un primer y fundamental resultado: el Centro Conjunto de Investigaci贸n, con mandato otorgado por la Comisi贸n Europea, ha incluido el sector nuclear entre las “fuentes energ茅ticas verdes” que cuentan con apoyo y financiamiento de la Uni贸n Europea para eliminar las emisiones de CO2 de aqu铆 al a帽o 2050.

La Uni贸n Europea reactiva as铆 la industria nuclear, precisamente en momentos en que ese sector se halla en una profunda crisis por causa de sus crecientes costos y problemas t茅cnicos y ambientales. Mientras que las centrales solares son capaces de producir m谩s electricidad, sin costos adicionales ni emisiones peligrosas, ya se prev茅, s贸lo para almacenar temporalmente la enorme cantidad de desechos radiactivos provenientes de las centrales nucleares de la Uni贸n Europea, un gasto de entre 420 000 y 570 000 millones de euros.

A eso hay que agregar el enorme gasto que representa el desmantelamiento de ese tipo de centrales, que ya han alcanzado o sobrepasan en su mayor铆a su tiempo l铆mite de explotaci贸n (35 a帽os), lo cual las hace m谩s costosas y peligrosas.

Mientras tanto, la Organizaci贸n Internacional de la Energ铆a At贸mica (OIEA) ha autorizado que se viertan en el mar m谩s de un mill贸n de toneladas de agua radioactiva acumuladas en la central nuclear de Fukushima desde el accidente de 2011. Por supuesto, el resultado ser谩 un incremento de los fallecimientos por c谩ncer causados por esta “fuente de energ铆a verde”

—-

Notas

[1] M谩s exactamente, el GIEC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Clim谩tico) es un 贸rgano de la Organizaci贸n Meteorol贸gica Mundial (OMM) pero est谩 patrocinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El GIEC fue creado por iniciativa de la primer ministro brit谩nica Margaret Thatcher, cuya intenci贸n era encontrar argumentos contra los sindicatos de los trabajadores brit谩nicos de las minas de carb贸n convenciendo a la opini贸n p煤blica de que era necesario desarrollar la industria nuclear como fuente de energ铆a “limpia”. Los cient铆ficos del GIEC conforman ese Grupo no como cient铆ficos sino como funcionarios representantes de sus gobiernos respectivos. El GIEC no est谩 capacitado para criticar esta o aquella teor铆a y su trabajo se limita a elaborar un “consenso” sobre la formulaci贸n cient铆fica de las pol铆ticas p煤blicas.

[2] A pesar de su nombre, el Mercator Research Institute on Global Commons and Climate Change (MCC) no es un instituto de investigaci贸n cient铆fica sino un think tank pol铆tico.

[3] Italia Viva es el partido pol铆tico creado por el ex primer ministro italiano Matteo Renzi.

il Manifesto




Fuente: Lahaine.org