en / fr / es / pt / de / it / ca / el

Federaci贸n Anarquista 馃彺

馃敶 Noticias anarquistas y informaciones libertarias de m谩s de 400 colectivos 鈷


Las noticias de 443 colectivos anarquistas se publican autom谩ticamente aqu铆
Fuente de noticias actualizado cada 5 minutos

La ue sanciona a empresas de mercenarios鈥ero s脫lo si son rusas


January 8, 2022
De parte de Asociacion Germinal
375 puntos de vista


La UE sanciona a empresas de mercenarios... pero s贸lo si son rusas

I

El pasado 13 de diciembre, la Uni贸n Europea hizo un anuncio nada usual en ella; tuvo amplia cobertura medi谩tica no solo en sus pa铆ses miembros, sino tambi茅n mucho m谩s all谩 de sus fronteras: denunci贸 las crueldades cometidas en Ucrania y varios pa铆ses africanos por una organizaci贸n militar privada, el llamado Grupo Wagner, y sancion贸 a varios de sus m谩s notorios miembros.

La UE decidi贸 incluir a esos mercenarios en su selectiva lista negra, que implica la prohibici贸n de invertir o tener relaciones comerciales o financieras con cualquiera de los 27 pa铆ses miembros del club europeo.

驴Por qu茅 se tom贸 esa decisi贸n particularmente con Wagner y no con las otras decenas de corporaciones privadas militares, que operan en el mundo desde hace d茅cadas, estadounidenses, brit谩nicas, israel铆es, sudafricanas, canadienses?

Parece evidente, esta no responde a los intereses europeos ni a los de EEUU. Es rusa y, seg煤n la UE, tiene una estrecha relaci贸n con el Kremlin y defiende los intereses de Rusia en el exterior, ya sea protegiendo personalidades o infraestructuras estrat茅gicas, proporcionando entrenamiento militar a milicias o fuerzas armadas de pa铆ses aliados, o sea participando directamente en los combates contra el enemigo de turno. La ideolog铆a cuenta poco.

La UE asegura que esa poderosa organizaci贸n de mercenarios que desde hace a帽os ha intervenido con cientos -y hasta con miles- de hombres en conflictos b茅licos como el de Ucrania, Libia, Mali, Siria, Sud谩n o Rep煤blica Centroafricana, es responsable de torturas y cr铆menes de guerra en los frentes que ha actuado.

En el BOE del pasado 13 de diciembre y bajo la firma de Josep Borrell -en nombre del Consejo de Europa-, se publicaban las fichas de esos miembros de Wagner sancionados.

Un ej茅rcito privado al servicio del Kremlin

El primer nombre de la lista es el de Dimitry Valerievich Utkin, a quien se describe como 鈥渇undador y comandante del Grupo Wagner鈥, 鈥渆x agente del Servicio de Informaci贸n Militar (GRU) ruso鈥 y 鈥渞esponsable de la coordinaci贸n y planificaci贸n de operaciones para el despliegue de mercenarios del Grupo Wagner en Ucrania鈥.

Otro de los incluidos en la lista de la UE es Denis Yurievich, 鈥渏efe adjunto regional de la secci贸n de Astrac谩n de la 鈥楿ni贸n de Voluntarios de Domb谩s’鈥, de quien se asegura que combati贸 como mercenario en el batall贸n separatista Steppe, derribando un helic贸ptero ucraniano y dos aviones Su-25, y que fue condecorado con la orden de la Federaci贸n de Rusia a los 鈥楽ervicios prestados a la Madre Patria鈥.

Junto a 茅l aparece tambi茅n Sergey Vladimirovich, 鈥渢rabajador independiente del GRU ruso鈥 que tambi茅n habr铆a combatido en Domb谩s 鈥減ara las fuerzas separatistas prorrusas como miembro de una unidad militar del sistema de misiles antia茅reos port谩tiles, integrado tambi茅n en el batall贸n separatista prorruso Steppe鈥.

Otro de los altos cargos del Grupo Wagner incluidos en la lista negra de la UE es Sergeevich Kuznetsov, de quien se dice que es 鈥渃omandante de la 1陋 Compa帽铆a de Ataque y Reconocimiento del Grupo Wagner鈥, y a quien se acusa de ser m谩ximo responsable en Libia de los mercenarios de ese grupo que apoyan al Ej茅rcito de Liberaci贸n Nacional Libio. Seg煤n la UE, 鈥淜uznetsov es responsable de las actividades del Grupo Wagner que amenazan la paz, la estabilidad y la seguridad de Libia鈥.

Vladimir Putin ha negado cualquier relaci贸n del gobierno ruso con el Grupo Wagner, a pesar de que todo parece indicar lo contrario, tanto por el origen de varios de los jefes del grupo -ex miembros de la Inteligencia Militar rusa-, como por las condecoraciones recibidas posteriormente de manos de la Federaci贸n Rusa por sus actuaciones en car谩cter de 鈥渧oluntarios鈥 junto a los separatistas ucranianos prorrusos. En esos y otros frentes b茅licos act煤an defendiendo inequ铆vocamente los intereses del Kremlin.

Papel clave en la anexi贸n de Crimea

La presencia de cientos de mercenarios de Wagner se hizo especialmente notoria en el conflicto de Ucrania en 2014, cuando cientos de aquellos misteriosos 鈥渉ombres de verde鈥, fuertemente armados y respaldados por decenas de blindados y helic贸pteros sin identificaci贸n ni bandera alguna, hicieron irrupci贸n en la pen铆nsula de Crimea en apoyo a los separatistas prorrusos, present谩ndose simplemente como 鈥渧oluntarios鈥.

Oficialmente las fuerzas armadas rusas no participaron en aquella ins贸lita operaci贸n, que se convertir铆a en una pieza clave de apoyo a los referendos celebrados por los separatistas prorrusos y que terminar铆a posteriormente con la anexi贸n de Crimea a la Federaci贸n de Rusia.

Fue en realidad la peculiar e inesperada forma con la que Mosc煤 respondi贸 a ese burdo e irresponsable plan de EEUU, la OTAN y la UE para derrocar con el violento Euromaidan de fines de 2013 y 2014 al prorruso gobierno del oligarca Viktor Yanuk贸vich.

El detonante fue que Yanuk贸vich, por presi贸n de Mosc煤, anunci贸 en noviembre de 2013 su decisi贸n de no firmar el Acuerdo de Adhesi贸n a la UE previsto para una semana despu茅s y negociado desde hac铆a mucho tiempo. Supon铆a un golpe duro para los planes estrat茅gicos econ贸micos y militares de la UE, EEUU y la OTAN, y una victoria para Putin y su plan de convertir la Uni贸n Econ贸mica Euroasi谩tica -con varias ex rep煤blicas sovi茅ticas- en una seria competidora de la UE.

Occidente alent贸 irresponsablemente las protestas callejeras pro europeas que adquirieron cada vez m谩s y m谩s violencia, donde asumieron un papel protag贸nico milicias ultranacionalistas y neonazis ucranianas impregnando la revuelta de rasgos abiertamente xen贸fobos contra la poblaci贸n oriental rusoparlante. As铆 se pudo aupar al poder a otro oligarga, el d贸cil Petro Poroshenko, tan corrupto como su predecesor, pero pro occidental.

La acci贸n del Euromaidan supuso esta vez un sorpresivo golpe para Rusia. Con su golpe de mano en Ucrania Occidente se apunt贸 sin duda un tanto importante; pretend铆a empujar sus fronteras hasta las puertas mismas de la Federaci贸n Rusa, complementando el plan que ya se ven铆a llevando a cabo desde 1997, con el ingreso en la OTAN de Polonia, Rep煤blica Checa y Hungr铆a, a los que seguir铆a un goteo de otros once pa铆ses de la ex Europa del Este y los Balcanes. Ucrania alberga adem谩s en la Pen铆nsula de Crimea la importante base militar de la Flota del Mar Negro rusa, la 煤nica base de la Federaci贸n Rusa en el exterior. El golpe era completo.

Los ucranianos pro occidentales ya se ve铆an a corto plazo dentro de la UE y de la OTAN. Pero las cosas no salieron tal como estaban previstas.

Las regiones del este y sur de Ucrania fronterizas con Rusia, con una poblaci贸n de 15 millones de habitantes rusoparlantes -el 30% de la poblaci贸n ucraniana- se rebelaron y se autoproclamaron rep煤blicas independientes, pidiendo apoyo a Rusia. La violencia estall贸, se desencaden贸 la guerra. La agresividad de esa operaci贸n de Occidente y la implicaci贸n de la OTAN, con la instalaci贸n de plataformas de misiles y otras infraestructuras militares y el despliegue de miles de soldados en la frontera con la Federaci贸n Rusa, pusieron en m谩xima alerta a Mosc煤.

Treinta a帽os despu茅s de la atomizaci贸n de la Uni贸n Sovi茅tica, Putin se esfuerza por contener esa ampliaci贸n pol铆tica, econ贸mica y militar de la OTAN y la UE e intenta recuperar 谩reas de influencia en la regi贸n y tambi茅n en otras zonas del mundo, en Siria y otros pa铆ses de Oriente Medio, 脕frica y Am茅rica Latina.

Mosc煤 ya no pretende exportar su modelo de Estado y de sociedad como en 茅pocas de la URSS, o como sigue haciendo EEUU en tantos pa铆ses; hoy Rusia es un pa铆s capitalista que defiende f茅rreamente los intereses de la oligarqu铆a rusa, y que busca recuperar su rol como potencia mundial, ampliar sus inversiones y v铆nculos comerciales, energ茅ticos, pol铆ticos y militares en distintas zonas del mundo.

El Kremlin ha exigido este mes a la OTAN garant铆as jur铆dicas claras de que Ucrania en ning煤n caso se incorporar谩 a esa alianza militar, que ya cuenta con treinta miembros, buena parte de ellos ex miembros del Pacto de Varsovia.

Condiciona tambi茅n la retirada de los casi 100.000 soldados rusos y la maquinaria b茅lica pesada que mantiene en la frontera con Ucrania a que la OTAN haga lo propio con la infraestructura militar y las tropas que tiene desplegadas en la zona.

La UE, preocupada por la presencia de Wagner en conflictos que le afectan

El hecho de que la UE haya decidido sancionar precisamente ahora a altos cargos del Grupo Wagner es tambi茅n una advertencia a Mosc煤 de que conoce su juego y que se enfrentar谩 con contundencia a ese ej茅rcito privado que sirve a sus intereses y es utilizado cuando se quiere evitar una presencia oficial de las fuerzas armadas rusas.

La UE es el principal inversor en 脕frica, muy por delante de EEUU y de China, un continente en el que desde enero pasado cuenta con el Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano, que re煤ne a m谩s de 50 pa铆ses y 1.200 millones de habitantes. Es un mercado apetitoso por lo que la 鈥渋njerencia鈥 rusa, china o de cualquier otro actor, es motivo de preocupaci贸n y competencia.

Las sanciones a Wagner por parte de la UE no se limitan a su presencia militar en el este de Ucrania, sino tambi茅n a pa铆ses como Libia, donde esta fuerza apoya al Ej茅rcito Nacional Libio (ENL) del mariscal Jalifa Haftar -respaldado por Rusia, Egipto y Emiratos 脕rabes- quien desde 2014 libr贸 una guerra contra el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN) encabezado por Fayez al Sarraj, apoyado a su vez por la ONU, Turqu铆a y Qatar.

Diez a帽os despu茅s de la intervenci贸n militar occidental que acab贸 con el r茅gimen del coronel Muamar el Gadafi y con su linchamiento, convirtiendo a Libia en el estado fallido que es hoy, en octubre pasado se alcanz贸 un alto el fuego.

La 煤ltima Conferencia de Berl铆n sobre Libia reclam贸 en 2021 la salida de ese pa铆s de los 20.000 combatientes y mercenarios extranjeros presentes, entre ellos los miembros del Grupo Wagner. Ante las dudas sobre la solidez del alto el fuego alcanzado, el mariscal Haftar se ha mostrado reacio a prescindir de su colaboraci贸n, aunque no la reconoce oficialmente.

Haftar, formado en los a帽os 70 y 80 en instituciones militares de la URSS, visit贸 Mosc煤 en 2018 y se entrevist贸 con el ministro de Defensa ruso, Serg茅i Shoig煤 y con Yevgeni Prigozhin.

A Prigozhin, conocido como 鈥渆l chef de Putin鈥 se le considera uno de los m谩ximos directivos del Grupo Wagner y es acusado por la CIA y la Justicia estadounidense desde hace a帽os de ser uno de los jefes del grupo de trolls y hackers que intervinieron en las redes sociales a favor de Trump en las elecciones presidenciales de 2016 que le dieron el triunfo al magnate republicano.

Los mercenarios de Wagner est谩n tambi茅n presentes en Rep煤blica Centroafricana. El 15 de diciembre pasado, dos d铆as despu茅s de la publicaci贸n en el BOE de la resoluci贸n de la UE sancionando a altos cargos de Wagner, la Misi贸n EUTM RCA de la Uni贸n Europea -destinada a entrenar a las fuerzas armadas de la Rep煤blica Centroafricana- anunci贸 la congelaci贸n 鈥渢emporal鈥 de su trabajo al constatar que esas fuerzas recib铆an tambi茅n apoyo de los mercenarios rusos. 鈥淟a presencia de mercenarios de Wagner en la Rep煤blica Centroafricana es motivo de grave preocupaci贸n para la UE, en particular para la EUTM鈥, dec铆a el comunicado.

Pero, aunque le pese a la UE, los servicios de este ej茅rcito privado son muy solicitados. Es el caso de Mali, cuyo primer ministro, Choguel Kokalla Maiga, acus贸 a Francia durante la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado de haber abandonado a su pa铆s, acosado por el terrorismo yihadista, tras decidir de forma unilateral reducir ostensiblemente el n煤mero de militares franceses en Mali. Por eso, seg煤n el primer ministro maliense, se vieron obligados a recurrir a 鈥渙tros socios鈥, solicitando al Grupo Wagner que env铆e unidades de combate a su pa铆s.

En esa misma Asamblea de la ONU el ministro de Exteriores ruso, Sergu茅i Lavrov, justific贸 la decisi贸n de Mali 鈥渁nte el fracaso de Francia鈥 para combatir a los yihadistas, aunque -asegur贸- Mosc煤 no tiene nada que ver con los negocios de esa empresa privada rusa.

Limbo jur铆dico que preserva la impunidad de los mercenarios

La Uni贸n Europea lo tiene dif铆cil. Ese tipo de corporaciones militares privadas -las llamadas eufem铆sticamente 鈥渃ontratistas鈥- que facturan miles de millones de euros al a帽o, juegan con sus mismas reglas, las del sacrosanto libre mercado, de oferta y demanda, y hay mucha demanda de sus servicios.

La UE, como EEUU, se est谩n mordiendo la cola como una pescadilla. Ni la UE, ni EEUU ni la ONU han llegado nunca a consensuar de forma clara las leyes por las cuales se deben regir a nivel mundial estos ej茅rcitos privados; nadie parece querer pillarse los dedos y se ha mantenido una gran  ambig眉edad jur铆dica sobre el tema. A pesar de que existe numerosa legislaci贸n al respecto, sigue habiendo muchas zonas grises que permiten a los mercenarios preservar su impunidad.

Supuestamente son fuerzas 鈥渁uxiliares鈥 que colaboran en temas de seguridad, en protecci贸n de personalidades e infraestructuras de valor estrat茅gico, oleoductos, gaseoductos, minas, centrales hidroel茅ctricas, sedes diplom谩ticas, convoyes, que dan formaci贸n y entrenamiento para operaciones especiales a fuerzas militares -muchos de sus miembros son ex militares- y un sinf铆n de tareas m谩s, pero no son fuerzas de combate.

Sin embargo, en la pr谩ctica, sus tareas van mucho m谩s all谩 que las descritas, tanto pueden cumplir el rol de carceleros como de interrogadores-torturadores, como francotiradores o fuerzas que combaten en primera l铆nea de frente. La l铆nea que divide una funci贸n y otra para una de estas empresas es muy difusa.

Para el Derecho Internacional Humanitario el mercenario no cumple las condiciones para ser considerado con el estatus de un combatiente en un escenario de guerra, y tampoco puede llegar a ser reconocido como prisionero de guerra seg煤n las Convenciones de Ginebra de ser capturado por su enemigo.

La figura del mercenario se remonta a la Antig眉edad y el debate sobre el papel que cumplen las Empresas Militares y de Seguridad Privadas (EMSP) tiene tambi茅n una larga historia. Una de las principales referencias que se toma en las 煤ltimas d茅cadas es el art铆culo 47 del Protocolo Adicional I de las Convenciones de Ginebra, en relaci贸n a la protecci贸n de las v铆ctimas de los conflictos armados, aprobado el 8 de junio de 1977. Desde entonces ha habido m谩s de un centenar de resoluciones de la ONU sobre el tema, tanto de la Asamblea General como de su Consejo de Seguridad, el Consejo Econ贸mico y Social y la Comisi贸n de Derechos Humanos.

En 1987 la comisi贸n de Derechos Humanos nombr贸 por primera -y 煤nica vez- un Relator Especial sobre Mercenarios, el peruano Enrique Bernales Ballesteros. El 4 de diciembre de 1989, tras nueve a帽os de debates la Asamblea General de la ONU aprob贸 -sin votaci贸n- la Convenci贸n Internacional contra el reclutamiento, la utilizaci贸n, la financiaci贸n y el entrenamiento de mercenarios.

Sin embargo, hasta la fecha la han ratificado menos de 40 pa铆ses, entre los cuales no se encuentra Rusia, pero tampoco EEUU o Reino Unido, dos de los pa铆ses que tienen m谩s empresas privadas militares y que m谩s mercenarios han utilizado en los frentes b茅licos en los que han estado involucrados como pa铆ses. Muy pocos de los pa铆ses que han ratificado la Convenci贸n son europeos.

La UE debati贸 en numerosas ocasiones el tema de estas compa帽铆as. En mayo de 2017 la Comisi贸n de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo emiti贸 un proyecto de resoluci贸n en el que se suger铆a a la Comisi贸n Europea que se contratase 鈥溍簄icamente aquellas empresas de seguridad privadas que tengan su base en Estados miembros de la UE鈥, y que hubiera una supervisi贸n sobre su actuaci贸n; se ped铆a que hubiese normas m谩s estrictas para contratarlas, 鈥渜ue podr铆an basarse, por ejemplo, en las normas estadounidenses鈥 y se ped铆a que hubiese un criterio com煤n y vinculante en el seno de la UE. Tal criterio com煤n y vinculante a煤n no existe.

Ese mismo a帽o 2017 ten铆a lugar un debate tambi茅n en la 36潞 sesi贸n del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el que la UE y EEUU, con justificaciones burocr谩ticas similares votaron en contra de una resoluci贸n sobre el tema en la que se denunciaba la utilizaci贸n de mercenarios como medio de violaci贸n de los derechos humanos y obstaculizaci贸n del derecho de los pueblos a la libre determinaci贸n, que fue aprobada finalmente por 32 votos a favor y 15 en contra.

Seg煤n la organizaci贸n defensora de los Derechos Humanos suiza R茅seau Internacional des Droits Humains (RIDH) precisamente Estados Unidos y la Uni贸n Europea ocupaban ese mismo a帽o el primer puesto y el segundo respectivamente en el mercado global de este tipo de empresas militares privadas y de seguridad. En sus territorios se encuentras las sedes del 70 por ciento de esas corporaciones, seg煤n RIDH.

Muchas de ellas, llamadas gen茅ricamente Empresas Militares y de Seguridad Privadas (EMSP), operan -como veremos en la segunda parte de este an谩lisis- incluso desde mucho antes de que se fundara el Grupo Wagner, la 煤nica organizaci贸n que parece preocupar seriamente a la UE y contra la que ha decidido ahora tomar medidas punitivas.

Roberto Montoya. Periodista y escritor. Forma parte del Consejo Asesor de viento sur

29/12/2021

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/55105/la-ue-sanciona-a-empresas-de-mercenarios-pero-solo-si-son-rusas-i/

************************************

II

En octubre pasado, el actor Sylvester Stallone anunciaba entristecido que ya no participar谩 en la saga de Los Mercenarios, que se inici贸 en 2010 y cuya cuarta pel铆cula llegar谩 a los cines en 2022.

El actor y coguionista de las tres primeras pel铆culas, en las que interpret贸 el papel de Barney Ross, jefe del grupo y, c贸mo no, veterano de la Guerra de Vietnam -al igual que en el papel que interpret贸 en las cinco pel铆culas de Rambo-, dijo al anunciar su retirada: 鈥淪iempre he intentado transmitir en mis pel铆culas m谩s exitosas ese toque humano. No es tanto la acci贸n, que es evidente por s铆 misma, sino m谩s bien la idea de ofrecerle al p煤blico una forma en la que puedan identificarse, en la misi贸n que sea, con los personajes que aparecen鈥.

Con Los mercenarios, como antes con Rambo, se pretende por tanto 鈥渉umanizar鈥, provocar empat铆a de los espectadores y que se identifiquen con esos Soldiers of Fortune, esos hombres rudos, musculosos, valientes, dispuestos siempre a aceptar encargos riesgosos, a derrocar dictadores latinoamericanos o 谩rabes o aniquilar peligrosos terroristas, en aras, siempre, de defender, donde sea, los valores de democracia y libertad de EEUU y el mundo occidental y cristiano.

La vieja escuela de Hollywood en estado puro. Esa es la imagen del mercenario que a煤n permanece en el imaginario de muchos. No hace falta m谩s que bucear en Internet para ver en los foros cu谩ntos espa帽oles preguntan qu茅 suma se puede llegar a ganar como mercenario y c贸mo hacer para sortear la legislaci贸n espa帽ola, mucho menos permisiva que la de otros pa铆ses sobre el tema.

Tras el fin de la II Guerra Mundial, en la d茅cada de los 50 y 60 del siglo XX, 脕frica fue escenario de importantes procesos de liberaci贸n nacional y los imperios europeos utilizaron a menudo a mercenarios brit谩nicos, franceses, belgas y de otras nacionalidades para llevar a cabo guerras sucias para aplastarlos.

Muchos de ellos contar铆an luego sus haza帽as, c贸mo conoc铆an mundo con la adrenalina y la testosterona a tope, mucho alcohol, drogas, prostitutas y los bolsillos llenos. Despu茅s, a relajarse en alg煤n paraje paradis铆aco, y a esperar la nueva misi贸n.

Los servicios de los mercenarios siguieron siendo requeridos por distintos gobiernos para determinadas operaciones de alto riesgo en las que hab铆a que camuflar la autor铆a de asesinatos y matanzas o para saltarse las prohibiciones de molestos parlamentos.

As铆 se los vio actuar tanto en la guerra de Afganist谩n (1979-1989) contra las tropas sovi茅ticas, como en las guerras de los Balcanes; contra el primer gobierno sandinista en Nicaragua; contra las guerrillas de izquierda en Colombia por medio de empresas como la israel铆 Spearhead Ltd del ex teniente coronel Yair Klein; o en la propia Espa帽a de Felipe Gonz谩lez a trav茅s de los GAL en los a帽os 80 para combatir a ETA.

En los 90s el Gobierno angole帽o contrat贸 tambi茅n a la poderosa Executive Outcomes, una ESMP sudafricana, para combatir a los rebeldes de UNITA, y tambi茅n utiliz贸 los servicios de mercenariado de esta empresa el Gobierno de Sierra Leona para luchar contra el RUF.

Las propias Naciones Unidas han subcontratado a partir de los a帽os 90 a algunas de estas empresas para servicios de seguridad -no de combate-, como algunas grandes ONGs.

La 鈥淕uerra contra el Terror鈥 fue la 茅poca de oro para los mercenarios

A pesar de los numerosos precedentes que existen, no ser铆a hasta despu茅s de los atentados del 11-S de 2001 en EEUU y el comienzo de la mal llamada Guerra contra el Terror cuando la 鈥減rofesi贸n鈥 del mercenario dar铆a un salto cuantitativo y cualitativo y pasar铆a a llamarse 鈥渃ontratista鈥 gen茅ricamente a todo aquel que trabajara para una ESMP, ejerciera como transportista, guardia jurado, traductor, interrogador, carcelero, torturador o combatiente.

El ex Relator de Naciones Unidas sobre Mercenarios de la ONU, Enrique Bernales Ballesteros, dec铆a airado ante la impotencia que sent铆a: 鈥淒onde hay mercenarios hay violaciones de derechos humanos. Se trata de agentes que torturan y asesinan pero adem谩s tienen detr谩s un engranaje maldito donde el respeto a la vida no interesa鈥.

No le faltaba raz贸n, pero a煤n as铆 en este siglo XXI la figura del mercenario volvi贸 a experimentar un gran auge. El concepto de mercenario desapareci贸 en realidad del lenguaje oficial y su figura qued贸 difuminada detr谩s del ambiguo y ampl铆simo concepto de 鈥渃ontratista鈥.

Privatizaci贸n de la guerra y puertas giratorias

El fin de la Guerra Fr铆a, con la consiguiente reducci贸n de los ej茅rcitos; la eliminaci贸n del servicio militar obligatorio en EEUU, Europa y muchos otros pa铆ses; las dificultades de reclutamiento y la creciente privatizaci贸n de la guerra, dieron lugar a la recuperaci贸n y potenciaci贸n de la figura del mercenario -perd贸n, contratista- como nunca antes.

El mastod贸ntico presupuesto militar que logr贸 sacar adelante Bush en el Congreso estadounidense para impulsar su guerra del Bien contra el Mal a nivel planetario -con apoyo del Partido Dem贸crata- le permiti贸 entre otras cosas al Pent谩gono subcontratar a importantes corporaciones militares privadas (EMSP, o PMC en ingl茅s) para complementar su despliegue militar, en Afganist谩n primero, tras la invasi贸n de octubre de 2001, en Irak tras la invasi贸n de 2003, y luego en otros pa铆ses de Oriente Medio y 脕frica.

Fueron decenas de miles de hombres los contratados para participar como combatientes de la cruzada de Bush, Blair y Aznar. La gran mayor铆a de las corporaciones que intervinieron estaban dirigidas por ex altos oficiales de las fuerzas armadas estadounidenses y brit谩nicas o de sus servicios de Inteligencia. Son las puertas giratorias de los guerreros.

Con fuertes lazos con los cuerpos de seguridad a los que pertenecieron, muchos de sus miembros formados en fuerzas especiales con un alto grado de especializaci贸n -como las SEAL y Delta Force estadounidenses o las SAS brit谩nicas-, se pasan a la empresa privada donde pueden ganar varias veces m谩s que en las instituciones estatales donde adquirieron su experiencia. Un negocio redondo.

En 2004, los principales medios de comunicaci贸n mundiales informaron sobre algunos hechos que pusieron en evidencia el protagonismo que estaban teniendo estos personajes en algunos de los episodios m谩s siniestros de la Guerra contra el Terror.

En abril de ese a帽o se filtraron decenas de fotograf铆as y v铆deos de los abusos, humillaciones, violaciones, torturas y asesinatos de prisioneros de EEUU cometidos desde un a帽o antes en la c谩rcel iraqu铆 de Abu Grahib y en la base Camp Bucca por parte de miembros de la 800陋 Brigada de la Polic铆a Militar y la 205陋 Brigada de Inteligencia Militar de Estados Unidos respectivamente, cometidos desde el comienzo de la invasi贸n a Irak un a帽o antes.

Las investigaciones que se vio obligada a realizar la propia Justicia Militar de EEUU ante la conmoci贸n que provoc贸 en la opini贸n p煤blica y los testimonios posteriores de supervivientes confirmaron que en esas prisiones actuaron adem谩s de ese personal militar agentes de la CIA y decenas de 鈥渃ontratistas鈥.

Varios de los interrogadores eran personal de CACI International (California Analysis Center, Inc.) contratados por el Pent谩gono, una empresa creada en los a帽os 60 que ya en la 茅poca de la invasi贸n de Irak contaba con 10.000 empleados y 100 oficinas en EEUU y Reino Unido.

Al menos dos de sus interrogadores, Stephen Stephanowicz y Torin Nelson, fueron denunciados a帽os despu茅s por una decena de sus v铆ctimas iraqu铆es ante los tribunales de California, al igual que fueron denunciados por malos tratos los traductores Adel L. Nakhla y John B. Israel, pertenecientes estos a otra gran Empresa Militar y de Seguridad Privada (EMSP), la TITAN Corporation, fundada en 1981, que en 2003 ten铆a ya 12.000 empleados.

Seg煤n la investigaci贸n militar interna, que se plasm贸 en el informe del general Taguba, s贸lo en Abu Ghraib hubo 31 interrogadores de CACI trabajando para la Inteligencia militar estadounidense.

La utilizaci贸n de mercenarios fue masiva en Irak. Se calcula que hubo m谩s de 50.000, recibiendo una paga promedio en aquel momento de entre 500 y 2.000 d贸lares diarios, dependiendo de su experiencia, especializaci贸n y muchas veces tambi茅n de su origen. Un estadounidense, brit谩nico, canadiense, neozeland茅s, australiano o franc茅s se cotiza normalmente m谩s que un ex soldado colombiano que combati贸 contra las FARC, o un ex militar pinochetista, un represor argentino, peruano, un gurka de Nepal o uno procedente de la ex Europa del Este.

Adem谩s de CACI y TITAN otras empresas fueron contratadas para aportar interrogadores en Irak, Afganist谩n y Guant谩namo, como la Design Staffing, LLC, con sede en Maryland, o la United Placements (UP), otra empresa militar privada que ten铆a entre sus 鈥渟ocios industriales鈥 nada menos que al tristemente famoso Oliver North, ex miembro del Consejo Nacional de Seguridad del Gobierno de Ronald Reagan y pieza clave del Ir谩n-Contra en los a帽os 80.

El n煤mero de mercenarios de corporaciones brit谩nicas como Ronin Concept, Control Risk Group (CRG) o la super poderosa G4S Secure Solutions lleg贸 a superar incluso al de los soldados enviados a Irak por Reino Unido.

Como las leyes brit谩nicas impiden el uso de armas autom谩ticas por parte de civiles -a diferencia de EEUU- el personal contratado por las empresas militares privadas que no ten铆a una experiencia militar previa recib铆a formaci贸n te贸rica en Reino Unido, pero el entrenamiento militar se hac铆a en la Rep煤blica Checa, m谩s permisiva. Un curso de cuatro semanas costaba 5.500 euros a cada candidato.

Otra de las ESMP que tuvo gran protagonismo en Irak y que fue analizada en numerosos libros, entre ellos alguno de este autor, fue Blackwater Security Consulting (actualmente llamada Academi), fundada en 1997 por Erik Dean Prince y Al Clarck con el objetivo central de entrenar a los Marines, tarea que posteriormente se ampli贸 a much铆simos otros campos.

Cientos de sus mercenarios fueron contratados por el Pent谩gono para operar en Yemen en el a帽o 2000 tras el atentado contra el buque militar estadounidense USS Cole y un a帽o despu茅s para apoyar la invasi贸n de Afganist谩n.

A partir de marzo de 2003 desplegaron miles de hombres en Irak para combatir a las milicias que resist铆an la invasi贸n, y pronto se conocer铆an los brutales m茅todos que utilizaban con esos milicianos o con los sospechosos de serlo, y los asesinatos de civiles que comet铆an.

En 2004 una multitud reconoci贸 a un convoy de veh铆culos todoterreno de Blackwater en la ciudad de Faluya, lo intercept贸, linch贸 a cuatro de sus agentes, mutil贸 y colg贸 sus cuerpos de gr煤as.

El Gobierno iraqu铆 de Nuri al Maliki, apoyado por EEUU, termin贸 vi茅ndose obligado en 2007 a expulsar de Irak a Blackwater ante la ira popular que provoc贸 una matanza protagonizada por personal de la compa帽铆a en el que murieron once personas.

Un proyectil de mortero cay贸 cerca de una c茅ntrica plaza de Bagdad, en el barrio de Al Mansur, en el momento que pasaba un convoy de veh铆culos de Blackwater, y estos no dudaron en bajarse, desplegarse y disparar sus fusiles de asalto indiscriminadamente matando as铆 a los once inocentes civiles.

Como compensaci贸n por las p茅rdidas que supon铆a para Blackwater su retirada de Irak poco despu茅s el Pent谩gono le conced铆a una contrata de m谩s de 40 millones de d贸lares para entrenar a cerca de 10.000 nuevos reclutas del Ej茅rcito.

El Pent谩gono reparte contratas con distintas compa帽铆as militares privadas seg煤n la especialidad que necesitan. Junto a Blackwater participaban de ese reparto empresas como Armor Group o Betac, Vinnel -entrenadora de la Guardia Nacional de Arabia Saud铆-; SAIC, MPRI, O鈥橤ara Protective Services, Kroll Security o Dyn Corp.

DynCorp, creada en 1946 por pilotos militares estadounidenses veteranos de la II Guerra Mundial, con cuarteles generales en Virginia e ingresos superiores a los 2.000 millones de d贸lares anuales, hizo un gran despliegue de hombres en Afganist谩n tras la invasi贸n de este pa铆s en octubre de 2001.

El Pent谩gono les asign贸 un voluminoso contrato para hacerse cargo de la seguridad del presidente Hamid Karzai -ex ejecutivo de la gran empresa energ茅tica estadounidense UNOCAL- y del complejo de edificaciones estatales y embajadas de la zona verde.

DynCorp tambi茅n se ha ocupado de proporcionar entrenamiento a la Polic铆a iraqu铆, de la seguridad del Air Force One presidencial, de probar el alcance de armas del Pent谩gono, de controlar la frontera con EEUU o de tareas de defoliaci贸n de campos de coca en Colombia y otros pa铆ses.

Una buena parte del presupuesto militar estadounidense est谩 destinado a pagar los subcontratos con este tipo de 鈥渆j茅rcitos de alquiler鈥 que proliferan en Estados Unidos, que dan trabajo a cientos miles de hombres y tienen estrecha relaci贸n no solo con las fuerzas armadas y la comunidad de Inteligencia, sino tambi茅n con el influyente lobby industrial.

Los pa铆ses miembros de la UE y los aliados de EEUU en la OTAN conocen bien las actuaciones de estas empresas estadounidenses, brit谩nicas y canadienses -como la Garda World, presente en el cerco a Gadafi en Libia en 2011-; han coincidido con ellas en varios de los frentes en los que operan o han operado -en Irak, Afganist谩n, Libia, 脕frica-.

Sin embargo, y a diferencia del tratamiento que actualmente le est谩 dispensando la UE al Grupo Wagner ruso, como dec铆amos en el primero de estos art铆culos, han sido muy contadas las ocasiones en las que se ha denunciado -suavemente- las formas de actuaci贸n, abusos, crueldades y cr铆menes cometidos por mercenarios de esas otras corporaciones citadas.

En esos casos sus cr铆menes, tanto o m谩s graves que los que puedan cometer los mercenarios de Wagner, rige una vez m谩s el doble rasero; son calificados de simples 鈥渆xcesos鈥, de 鈥渃asos aislados鈥, que no los hace merecedores de sanci贸n alguna ni justifica denunciar a los gobiernos que los han contratado.

2/1/2022

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/55243/la-ue-sanciona-a-empresas-de-mercenarios-solo-si-son-rusas-ii/

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org
Comentar En El Foro


S铆GUENOS
EN TWITTER
S铆GUENOS
EN MASTODON
S铆GUENOS
EN TUMBLR


Camisetas anarquistas ★ Env铆o mundial gratuito


Respect existence or expect resistance
The people united will never be defeated
Libert茅 茅galit茅 solidarit茅
Rise-up resist revolt
Your ignorance is their power
Anti-racist action, since 1988
Makhnovtchina - Death to all who stand in the way of obtaining the freedom of working people!
Your ignorance is their power
MAKHNOVTCHINA - Avec les oppresseurs, jamais. Avec les opprim茅s, toujours! (Nestor Makhno)

Esta plataforma est谩 totalmente financiada por Cooperativa Ni Dios Ni Amo.
Las ventas tambi茅n contribuir a la recaudaci贸n de fondos para donaciones a diversas organizaciones anarquistas y organizaciones ben茅ficas activistas.



Anarchist news | Noticias anarquistas | Actualit茅 anarchiste | Anarchistische Nachrichten | Not铆cias Anarquistas | Notizie anarchiche | Not铆cies anarquistes | 螒谓伪蟻蠂喂魏萎 螣渭慰蟽蟺慰谓未委伪

Las opiniones son las de los colaboradores y no necesariamente est谩n respaldadas por Federacionanarquista.net [Descargo de responsabilidad]