November 16, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
307 puntos de vista


Pablo San Jos茅

Grup Antimilitarista Tortuga

Imagine que un d铆a cualquiera acude usted a la consulta de su m茅dico de cabecera. En lugar del galeno, tras el ordenador de la mesa desde donde atiende hay un sargento uniformado de la Unidad Militar de Emergencias. No es m茅dico pero, 鈥渘o se preocupe鈥, dice, 鈥渉e seguido un cursillo de atenci贸n m茅dica primaria鈥. En la puerta del centro de salud le espera una unidad m贸vil de TVE para poderle entrevistar, para el telediario, cuando acabe de atender a todos sus pacientes.

Ha pedido cita a final de la ma帽ana, cuando va a recoger a sus hijas al cole, para hablar con la maestra. En su lugar le atiende un cabo uniformado de la UME. 鈥淔ormo parte de un despliegue de la Unidad en apoyo a la instrucci贸n escolar y, en estos momentos, sustituyo a la profesora de sus hijas鈥, le dice. 鈥淣o poseo la titulaci贸n de magisterio鈥, a帽ade respondiendo a su pregunta, 鈥減ero tengo la ESO y el bachiller, m谩s la preparaci贸n militar; suficiente para poder dar clase a unos ni帽os de nueve a帽os鈥. En la puerta del colegio esperan las c谩maras de los medios locales y alguno auton贸mico para hacerse eco de lo que se considera un meritorio compromiso de la Unidad Militar de Emergencias con la educaci贸n de los ni帽os espa帽oles.

Hay una inundaci贸n provocada por una DANA, o un incendio forestal de grandes proporciones. Trabajan con denuedo los bomberos, los servicios de emergencias, los voluntarios de protecci贸n civil. Algunas unidades de la UME, llegadas dos d铆as despu茅s del inicio de la emergencia, ayudan a la tarea, sobre todo en cuestiones log铆sticas, segundas l铆neas y retaguardia. El impacto medi谩tico es de primer orden. Todas las c谩maras tratan de mostrar al gran p煤blico la entrega y profesionalidad de quienes luchan contra la cat谩strofe con riesgo de sus propias vidas. Y por eso, sin excepci贸n, reflejan el trabajo de la UME y entrevistan a algunos de sus miembros.

Un volc谩n ha erupcionado en una isla canaria. Hay polvo en suspensi贸n, cenizas y destructivas coladas de lava. Usted ve la televisi贸n en su casa con inter茅s en informarse de la situaci贸n. Va cambiando de canal y la imagen invariable es una reportera con micr贸fono, con la imagen del humeante volc谩n a su espalda, y alg煤n veh铆culo de la UME en las proximidades. El volc谩n ha abierto nuevas bocas, la lava amenaza nuevas propiedades, pero todo est谩 bajo control: 鈥淟a Unidad Militar de Emergencias trabaja tomando muestras del aire鈥. Para mejor verificarlo e informar suficientemente a las personas televidentes 驴qui茅n necesita un vulcan贸logo o un bombero en primera l铆nea? Mucho mejor una entrevista con, por ejemplo, un cabo de la UME: 鈥渆l volc谩n est谩 muy activo, las coladas avanzan poco a poco, hay que tener cuidado, pueden caer piroclastos…鈥.


Fotograf铆a de Sahand Babali. Unsplash

Puestos estos ejemplos imaginarios, digamos ahora cinco cosas acerca de las verdaderas razones de ser de la Unidad Militar de Emergencias.

Uno.

Los ej茅rcitos est谩n para lo que est谩n. Es decir, para que haya guerras, industrias armament铆sticas y negocios vinculados a ambas cosas. Porque si lo que se quiere es apagar fuegos o socorrer v铆ctimas de cat谩strofes no se invierte en militares sino en cuerpos civiles especializados en dichas cuestiones. Un cuerpo militar dedicado a emergencias civiles no puede ser otra cosa que una cuesti贸n de propaganda, de enga帽o, de disimulo. De que, por distracci贸n, no se conozca lo que las unidades de las fuerzas armadas m谩s conspicuas est谩n haciendo en unos y otros escenarios de ocupaci贸n. Recordemos c贸mo antes de que el gobierno de Zapatero pariera el engendro de la UME, la propaganda militar televisada espa帽ola se enfocaba hacia el 鈥渉umanitarismo鈥 de nuestras tropas, que llevaban pan, cari帽o, libertad y atenci贸n m茅dica a las mujeres y ni帽os, por ejemplo, de Afganist谩n. Con la UME ese esfuerzo de creatividad l铆rica se hizo innecesario.

Dos.

Los militares de la UME son sobre todo militares. Como los alba帽iles son alba帽iles, los m茅dicos son m茅dicos, y los bomberos, bomberos. Y se preparan y entrenan, sobre todo, para ser soldados. Puede ser que tambi茅n aprendan algo sobre apagar fuegos, drenar inundaciones o dirigir el tr谩fico. Igual que si a un alba帽il, a un m茅dico o a un bombero se le da un fusil y se le hace practicar un poco: alg煤n disparo atinar谩. Pero, si queremos ser 贸ptimos, lo l贸gico y normal es que cada funci贸n sea atendida por qui茅n est谩 cualificado y especializado en ella. Por tal raz贸n, y a pesar de lo que trasluce la propaganda televisiva y de su enorme protagonismo medi谩tico, en las situaciones de emergencia la UME suele desempe帽ar m谩s bien tareas auxiliares y no es el principal organismo p煤blico que afronta cada situaci贸n.

Tres.

Aunque sea redundar: siendo la UME una instancia mayoritariamente auxiliar a otras fuerzas civiles a la hora de atender las emergencias, que, adem谩s, ni siquiera suele estar presente en los primeros compases de cada cat谩strofe, sino que es enviada, a veces, con d铆as de retraso al lugar en cuesti贸n, recibe una atenci贸n medi谩tica desmesurada, as铆 como reconocimientos, condecoraciones, homenajes… llegando a eclipsar a cualquiera de las otras instancias -civiles- presentes y actuantes en el lugar de los hechos. Tal incongruencia, tal absurdo, tal injusticia constituye una clamorosa evidencia de la verdadera raz贸n de ser de esta unidad del ej茅rcito espa帽ol: la pura y dura propaganda. Y, de hecho, no se pierde ocasi贸n de hacer desfilar a la UME en cuantos m谩s informativos mejor. Incluso la pandemia del coronavirus fue oportunamente aprovechada para mostrar a los efectivos de la unidad en la 铆mproba labor de desinfectar superficies de la v铆a p煤blica; como si no hubiese cuerpos civiles de limpieza en los municipios que, como cualquier otro servicio, no pudiesen ser reforzados en caso de necesidad.

Cuatro.

En el esfuerzo de publicitar el trabajo de la Unidad de Emergencias no solo se emplea la exageraci贸n, sino tambi茅n la demagogia. La sociedad espa帽ola ha llegado a creer la mentira de que cada vez que hay una situaci贸n de emergencia es la UME quien saca las casta帽as del fuego. Sin embargo, como se ha dicho antes, en dichos episodios, el esfuerzo principal corre a cargo de unidades civiles, cuyo esfuerzo queda pr谩cticamente ensombrecido por tan omnipresente propaganda militar. Gran parte del p煤blico ha llegado a creer que la UME ha mejorado -y abaratado su coste econ贸mico- la respuesta espa帽ola ante cat谩strofes, y que 茅stas campar铆an a sus anchas de no existir el cuerpo militar. Nada m谩s lejos de la realidad. De hecho, la Unidad Militar de Emergencias, empleando personal escasamente cualificado en relaci贸n a las tareas que acomete, est谩 usurpando puestos de trabajo, desplazando a parte de los operarios que tradicionalmente asum铆an esos trabajos, practicando intrusismo e impidiendo que personal debidamente formado y equipado se haga cargo de dichas tareas, lo cual, obviamente, acarrea una clara mengua de calidad en el servicio.

Cinco.

Lo que s铆 hay que reconocer es el 茅xito de la estrategia. Soy de quienes opinan que, en las 煤ltimas d茅cadas, los grandes avances del militarismo en el estado espa帽ol se han dado bajo gobiernos del partido socialista. El ejecutivo de Rodr铆guez Zapatero, el presidente que m谩s hizo por enviar tropas espa帽olas fuera de las fronteras estatales a participar en unas y otras invasiones imperiales, fue el inventor de la UME. Desde entonces, como decimos, con la incesante ayuda de los mass media, el prestigio social de esa unidad y, de su mano, del conjunto de las fuerzas armadas espa帽olas, no ha hecho sino ir a m谩s. Lo cual no dice mucho, en diferentes aspectos, del ciudadano espa帽ol medio actual. Hoy, el gobierno de Pedro S谩nchez y de sus socias de Unidas Podemos (en estos asuntos no hay disensos) insiste en profundizar la v铆a de la militarizaci贸n social y, por lo tanto, se apuesta y se seguir谩 apostando por la Unidad Militar de Emergencias como buque insignia de la propaganda militar. Es m谩s, en un alarde de originalidad, el presidente S谩nchez no ha querido ser menos que su antecesor Rodr铆guez Zapatero, y no ha dudado en proponer a los pa铆ses socios de la UE -con la habitual parafernalia medi谩tica para la puesta en escena- la creaci贸n de una Unidad Militar de Emergencias europea.

Si seguimos as铆, vamos a tener militares hasta en la sopa.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/plane…




Fuente: Grupotortuga.com