August 18, 2022
De parte de ANRed
200 puntos de vista

Foto: Coordinadora por el Cambio Social.

Los movimientos sociales que integran la Unidad Piquetera denuncian que «la parcialidad en las auditorías del Potenciar Trabajo, organizadas por Desarrollo Social, está al servicio de un ajuste», con el objetivo de dar de baja a 400 mil personas del programa, y que es muestra de sus primeros pasos en el «marco del ajuste que impone el cumplimiento de las metas acordadas con el FMI». «Según la propia resolución ministerial publicada en el Boletín Oficial, ya no son solo las universidades quienes van a realizar las entrevistas, sino que se habilita a las oficinas de Desarrollo Social (manejadas por las organizaciones oficialistas) a auto-auditarse. Es evidente que, lejos de buscar transparentar los recursos, buscan reafirmar el poder de los punteros de los municipios y de las organizaciones oficialistas, en el marco de un ajuste salvaje. No es casualidad que se permita a sus Unidades de Gestión hacer las auditorías. Las convocatorias de los municipios de Alderetes en Tucumán y de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires, son muestra de ello», denuncian. Por ANRed.


Así se expresaron las organizaciones sociales que integran el armado piquetero, en un comunicado de prensa fechado emitido el martes 16 de agosto: «la Unidad Piquetera denuncia que la parcialidad en las auditorías del Potenciar Trabajo, organizadas por Desarrollo Social, está al servicio de un ajuste. El objetivo de ‘dar de baja’ a 400 mil personas del Programa Potenciar Trabajo, en el marco del ajuste que impone el cumplimiento de las metas acordadas con el FMI, va dando sus primeros pasos», remarcan.

«Según la propia resolución ministerial publicada en el Boletín Oficial, ya no son solo las universidades quienes van a realizar las entrevistas, sino que se habilita a las oficinas de Desarrollo Social (manejadas por las organizaciones oficialistas) a auto-auditarse. Es evidente que, lejos de buscar transparentar los recursos, buscan reafirmar el poder de los punteros de los municipios y de las organizaciones oficialistas, en el marco de un ajuste salvaje. No es casualidad que se permita a sus Unidades de Gestión hacer las auditorias. Las convocatorias de los municipios de Alderetes en Tucumán y de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires, son muestra de ello. Nos quieren sacar de las calles, pero no de la pobreza», sentencian las organizaciones que la semana pasada llevaron adelante un acampe en Plaza de Mayo reclamando ser recibidas por el flamante ministro de Economía, Producción y Agricultura, Sergio Masa, al cual pretender hacerle llegar sus demandas y propuestas.

Entre varias demandas del sector figura el pago de un Salario Mínimo Vital y Móvil de $105.000 y un bono de $20000 para jubilados y monotributistas. Además, reclaman respuesta a la propuesta que ya presentaron hace meses atrás a este gobierno de creación de trabajo genuino a partir de un plan de obras públicas.

Unidad Piquetera está integrada por el Polo Obrero, el MTR Votamos Luchar, C.U.Ba. MTR/Mido, MAR, M29, el Bloque Piquetero Nacional (T.Or.Re, Agrupación Armando Conciencia, RUO, y O.T.L.), el MTR 12 de Abril, el FDU, BUEL, A Trabajar, la Organización 17 de Noviembre (M.D.L. Mujeres en Lucha), el MTL Rebelde, M.B.T. y el Frente de la Resistencia, La William Cooke, el R.U.P., Barrios de Pie-Libres del Sur, el MST Teresa Vive, y la Coordinadora por el Cambio Social (Frente de Organizaciones en Lucha-FOL, el Movimiento de los Pueblos (Frente Popular Darío Santillán Corriente Plurinacional, el Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social-MULCS, el Movimiento 8 de Abril, Igualdad Social), FAR y COPA en Marabunta, la Federación de Organizaciones de Base (FOB) Autónoma, y la OLP y Resistir y Luchar.





Fuente: Anred.org