April 3, 2021
De parte de La Haine
90 puntos de vista


Resulta curioso ver c贸mo avalan golpes de Estado y justifican gobiernos espurios, como sucedi贸 con Honduras, Paraguay o Bolivia

La Europa de los 27 ha perdido su autonom铆a en pol铆tica exterior. Tampoco tiene mucho margen de maniobra, si nos referimos a las propias de la seguridad geoestrat茅gica y militar. Sus 贸rganos, como el Parlamento, el Consejo, la Comisi贸n y el Servicio Europeo de Acci贸n Exterior, han decidido plegarse a EEUU cuando de Am茅rica Latina (AL) se habla.

Con esta decisi贸n, Europa ha perdido la oportunidad de convertirse en actor internacional con voz propia, yendo a rebufo de las pol铆ticas dise帽adas por el Departamento de Estado, el Pent谩gono y la Casa Blanca.

Da igual que sus estados miembros tengan gobiernos socialdem贸cratas, conservadores, liberales o en coalici贸n, las decisiones siempre caen del mismo lado de la balanza: rechazo y cuestionamiento de los proyectos emancipadores y antimperialistas nacidos en AL. En esta l贸gica, dos han sido los pa铆ses por excelencia donde la Uni贸n Europea (UE) ha centrado sus pol铆ticas injerencistas: Cuba y Venezuela.

Sin embargo, resulta curioso ver c贸mo avalan golpes de Estado y justifican gobiernos espurios, como sucedi贸 con Honduras, Paraguay o Bolivia. Hoy piden respeto y se preocupan por la salud de Jeanine 脕帽ez, ex presidenta de facto de Bolivia; eso s铆, miraron hacia otro lado cuando se violaban los derechos humanos de los militantes del MAS, torturados o linchados, tras el golpe de Estado contra Evo Morales. Josep Borrell, quien ostenta el pomposo t铆tulo de alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Pol铆tica de Seguridad, mira siempre al norte. Sus manifestaciones y decisiones est谩n precedidas de reuniones bilaterales con funcionarios del Departamento de Estado.

Por otro lado, los premios Andrei Sajarov que otorga el Parlamento Europeo para la libertad de conciencia, en el caso de AL, extra帽amente han reca铆do en disidentes cubanos y venezolanos, cuyos antecedentes poco tienen que ver con la defensa de los derechos humanos. S贸lo en una ocasi贸n, 1992, desde que se instituyeron en 1988, se concedi贸 a las Madres de la Plaza de Mayo.

Ten铆a sentido, el quinto centenario, el fin de las dictaduras c铆vico-militares, la ca铆da del muro de Berl铆n y los procesos de transici贸n al neoliberalismo ameritaban un gui帽o a las luchas populares en AL. Fue un espejismo. En 2002, el galardonado ser铆a el cubano Oswaldo Paya, quien contaba con la financiaci贸n de pa铆ses de la UE, entre otros del espa帽ol de Jose Mar铆a Aznar y EEUU para el proyecto Varela.

Dicha concesi贸n se hizo coincidir con el aumento del bloqueo de EEUU y las sanciones hacia Cuba. En 2005, el premio, fue concedido a las Damas de Blanco, tambi茅n cubanas, cuyas manifestaciones buscaban desestabilizar el pa铆s y de paso conseguir un mayor aislamiento de Cuba en el escenario internacional. El siguiente en la lista, seg煤n el Parlamento Europeo, merecedor del Premio Sajarov, en 2010, otro cubano: Guillermo Fari帽as, quien se ha definido como v铆ctima del comunismo.

Mismo que en 2015 recibi贸 la Medalla de la Libertad Truman-Reagan. Pero si el mensaje de la UE no queda claro a la hora de se帽alar a Cuba como su enemigo, en 2017, se otorg贸 el premio Sajarov a la oposici贸n venezolana, recayendo en Leopoldo L贸pez, Antonio Ledesma, Daniel Ceballos, Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea Gonz谩lez.

Los siete han urdido sabotajes, desestabilizaci贸n y magnicidios fallidos contra el presidente Hugo Ch谩vez y Nicol谩s Maduro. Personajes oscuros muy poco afectos a respetar los derechos humanos. A lo cual hay que sumar, en 2019, la decisi贸n de reconocer a Juan Guaid贸 como presidente encargado de Venezuela. En 2021, la UE ha reculado, dejando a Guaid贸 al pairo. Aun as铆, no reconoce validez a las 煤ltimas elecciones que dan el triunfo a la coalici贸n gubernamental en la Asamblea Nacional.

Nuevamente Borrell: 鈥淟a UE considera que aquellas elecciones no cumplieron con los est谩ndares internacionales para un proceso cre铆ble y para movilizar al pueblo venezolano a participar [鈥. La falta de pluralismo pol铆tico y la forma en que se planificaron y ejecutaron las elecciones, incluida la descalificaci贸n de los l铆deres de la oposici贸n, no permiten que la UE reconozca este proceso electoral como cre铆ble, inclusivo o transparente, ni permiten que su resultado sea considerado representativo de la voluntad democr谩tica del pueblo venezolano鈥.

No ha sido la 煤ltima acci贸n de un mat贸n con 铆nfulas. Una carta enviada a Joe Biden por el a煤n embajador de la UE en Cuba, Alberto Navarro, fechada el 21 de febrero de 2021, solicitando acabar con el bloqueo y el embargo, desat贸 la furia de eurodiputados que pidieron la destituci贸n inmediata del embajador. Borrell lo llam贸 a Bruselas y, tras exigirle que se disculpase, pidi贸 perd贸n, Navarro ser谩 cesado tras el verano. Si consideramos que la UE no apoya el bloqueo a Cuba, no se entiende la decisi贸n de Borrell. 驴Contradicci贸n o sumisi贸n a EEUU? El lector decida.

La Jornada




Fuente: Lahaine.org