February 23, 2021
De parte de SAS Madrid
388 puntos de vista


Comunicado de la Plataforma de Centros de Salud de Madrid, de 22 de febrero de 2021.

Madrid ha oficializado la entrada de la sanidad privada en la vacunación, al menos hasta que el Gobierno de España declare la finalización de la situación de crisis sanitaria. Este sábado estableció el marco legal en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid

Una vez más, la Comunidad de Madrid no desaprovecha la ocasión para imponer su programa liberal y privatizador en Sanidad. El ámbito hospitalario ya hace años que lo tiene bajo control. En 2012/13, en Atención Primaria (AP), fracasó su intento de conseguirlo por la vía rápida (privatización de 27 CS). Desde entonces, la estrategia cambió y estamos viendo que han recurrido machaconamente a la vía lenta con resultados más que evidentes. 

Ahora, la pandemia les ha brindado la ocasión ideal para darle la puntilla, denostándola, desacreditándola, haciendo que la población la perciba como inservible e ineficaz

No contrataron rastreadores, cerraron Centros de Salud y todos los SUAP, no hicieron nada para evitar que la asistencia sanitaria presencial sea ya testimonial, tampoco para conseguir que al menos la comunicación telefónica funcione adecuadamente, las líneas son totalmente insuficientes, los administrativos también… Las colas en los Centros de Salud (CS) han devenido virtuales, están al otro lado de la línea telefónica, donde no se ven, donde ningún fotógrafo y ningún periodista puede llegar. El caso es que no estén en las puertas de los CS. 

Entre los objetivos está hacer ver que los CS y la AP pública, por si solas, no están capacitadas para esta importante tarea genuinamente comunitaria.

Da igual que los profesionales y los trabajadores sudemos sangre y que literalmente nos estemos jugando la vida (algunos hasta la han perdido). 

Da igual que sepamos que en esta pandemia se han salvado muchísimas vidas en AP gracias a una dedicación fuera de lo común y a pesar de las enormes y continuas negligencias de la coalición de Gobierno de la Comunidad de Madrid, de sus consejerías, sus Gerencias de AP y del SUMMA 112, y de sus siete Direcciones Asistenciales. 

Mientras terminábamos de escribir este artículo ha caído en nuestras manos una nota de prensa de la Marea Blanca de La Rioja de hoy mismo. Por ir exactamente en la misma línea argumental aprovechamos para extractar parte de su contenido:

La vacunación contra la Covid-19 debería abordarse desde la Atención Primaria utilizando la experiencia de los profesionales con la vacunación antigripal en el conocimiento y la cercanía con los pacientes y la población. 

Si utilizamos para la vacunación los centros de salud y los consultorios estaremos reforzando nuestro sistema sanitario público en Atención Primaria. Empodera a los profesionales y señala a los centros de salud como servicio eficaz que va a afrontar una grave situación con óptimos resultados. 

La pandemia es un claro ejemplo de salud comunitaria y como tal debe abordarse, sin necesidad de innovaciones. (…) 

Resolver los problemas derivados de la pandemia tiene que permitir en paralelo educar a la persona y a la comunidad en salud pública, (…) 

Lo más sencillo no es siempre la mejor solución. Aunque por cuestiones logísticas de las actuales vacunas lo más fácil sea vacunar en grandes espacios haciéndolo al margen de la salud comunitaria, la población debe tener un claro punto de referencia y ese es sin dudad su centro de salud y los sanitarios que le atienden habitualmente. 

El Ministerio de Sanidad siempre ha expresado que la vacunación ha de realizarse desde AP. (…)*

 La consejera de Salud (aquí, el Consejero de Sanidad) debiera explicar con qué base científica está acometiendo la vacunación en La Rioja (en Madrid) y si ha consultado con alguna organización científica. 

*¿Alguna vez, Madrid ha secundado / apoyado cualquier iniciativa que provenga del Ministerio y no se ha aprovechado para hacer oposición? 

Toda la introducción anterior nos llevó a plantearnos hacer un par de proyectos -para un centro de salud mediano y otro para uno grande- que demostrasen que es perfectamente posible VACUNAR A TODA LA POBLACIÓN DE CUALQUIER ZONA BÁSICA DE SALUD. En definitiva, unos proyectos que pudieran servir de modelo o de referencia para la mayoría de los Centros de Salud de Madrid

Uno de ellos no se centra en vacunar a un determinado grupo de población. Desde un principio, vimos que la cuestión no iba a estar en cómo vacunar a los distintos grupos, entre los que está, por ejemplo, el de los mayores de 80 años y los grandes dependientes.

Inicialmente, más o menos todo el mundo, por pura lógica, comprendíamos que a los mayores residentes y a los sanitarios se les iba a vacunar fuera de los Centros de Salud de Atención Primaria. El caso es que muy pocos intuían el papel que Madrid le tenía reservado a la campaña de vacunación, incluso antes de lograrse la primera vacuna. 

Como decimos, el problema no se sustentaba en cuándo o cómo vacunar a un determinado grupo. La cuestión era bien diferente; dilucidar quién se iba a hacer cargo de la campaña, si el sistema público sanitario o las empresas privadas; si fuera o dentro de la Atención Primaria y para toda la población 

Nuestra preocupación, entonces, no era cómo vacunar a los mayores de 80 años y dependientes. Siempre hemos dado por supuesto que precisamente ese grupo, en AP, lo teníamos asegurado por no ser rentable ni fácil de vacunar para cualquier empresa, y que lo haríamos bien. 

Claro que con los bandazos a los que nos tienen habituados en Madrid, cualquiera sabe. 

Aunque vacunar a ese grupo –que supone un importante problema logístico sanitariocarece de interés para los gobernantes madrileños por no ser atractivo y de provecho para ‘florentinianos’, encontraran la manera de desprestigiar la AP y de que la sanidad privada tenga un papel que no le corresponde con tal de abarcar mayores nichos de negocio, aunque perjudique a la población. 

También pudiera ocurrir que, de un día para otro, una vez más, nos dijeran que los centros se tienen que organizar (en peores plazas hemos tenido que torear) para vacunar a este grupo, el más complicado de todos. La improvisación y la falta de respeto a los profesionales y a los usuarios es el pan nuestro de cada día. Como durante toda la pandemia, volveremos a reinventarnos. 

Por ser el grupo más apetecible para hacer negocio y a la vez para dejar “señalada” a la AP, lo que importa es quién va a vacunar al gran grupo, el de 16 años en adelante. Toda “mordida” (policías, bomberos, docentes…) a este gran grupo -que constituye el grueso de la población-, es un brazo o una pierna que le quitan a la Atención Primaria. 

Mientras empiezan a vacunar en grandes espacios (Wanda, el Wizink, el hospital Zendal y Vistalegre), nos mantienen entretenidos con la vacunación de los dependientes y mayores de ochenta años. Para cuando nos den las instrucciones, los medios… y queramos terminar, ellos habrán finiquitado su plan. Solo nos quedará cantar un réquiem, más que merecido, por haberlo consentido.

No estamos en una batalla en la que se esté dilucidando un pelotazo puntual, más o menos grande para aseguradoras y empresas privadas (este en concreto no será de mucha envergadura). Es una guerra enfocada, pensada y planteada para derrotar para siempre, en Madrid, al primer nivel asistencial. Es haber conquistado un territorio para completar el gran imperio sanitario y sociosanitario que llevan años anhelando, las tres patas: el residencial, el hospitalario y los centros de salud. 

Para el Gobierno de Madrid, la vacunación anticovid no es un asunto de salud; se trata de implantar y aplicar un modelo sanitario liberal que les convenga y les rente

La decisión la tomaron en su día. No se vacuna de SARS-Cov-2 en los Centros de Salud, no porque no se pueda, sino porque no se quiere

Galicia ha empezado la vacunación a los mayores de ochenta años en sus centros de salud. En Andalucía, en Valencia, en Cataluña… también. EN TODOS LOS CASOS DESDE ATENCIÓN PRIMARIA. 

Para el Gobierno autonómico de Madrid, lo importante es aniquilar de una vez por todas la Atención Primaria, mercantilizar la atención sanitaria por cualquier vía y hacer oposición al Gobierno central. La salud de los ciudadanos…”ya tal”.

 En nuestras manos está ganar esta batalla, si no lo hacemos habremos perdido la guerra.

Comunicado en pdf.




Fuente: Sasmadrid.org