July 9, 2021
De parte de Noticias Y Anarquia
98 puntos de vista


Normal
0

21

false
false
false

ES-CL
X-NONE
X-NONE

Quiero
relatar aqu铆 un episodio contado no recuerdo ya en qu茅 peri贸dico, por el viejo
anarquista franc茅s L. Guerineau, de la 茅poca en que 茅ste se encontraba pr贸fugo en
Londres con Malatesta. Una vez, en un momento de crisis, los amigos aconsejaron
a Malatesta que tratase de ganar algo revendiendo pastas por las calles y las
plazas. As铆 lo hizo; se procur贸 un carrito de mano, se procur贸 dulces de poco precio de un
mayorista, y adelante… Pero el primer d铆a, mientras estaba en una
square de la ciudad densa de gente,
con sus pastas de muestra, se le acerc贸 un ni帽o mal vestido
que le pidi贸 una de regalo. Se la dio de inmediato, con una caricia afectuosa. 

Poco despu茅s se vio rodeado de una infinidad de ni帽os pobres de la vecindad, entre
los cuales se hab铆a esparcido en un instante la noticia de la generosidad
del vendedor de pastas, y distribuy贸 gratuitamente tantas que al fin toda la
mercader铆a qued贸 agotada. Naturalmente fue el principio y el fin de aquel g茅nero de
negocios…

Alg煤n d铆a
despu茅s Kropotkin, que no sab铆a nada del desenlace, pregunt贸 a Malatesta
c贸mo andaba con su nuevo comercio. 芦La clientela no me faltar铆a -鈥 respondi贸
茅ste sonriendo 鈥, pero me faltan los medios para procurarme mercader铆as.禄

Tanta bondad
鈥 no est谩 s贸lo, naturalmente 鈥 era para 茅l anarqu铆a. En una breve
discusi贸n que tuvo conmigo por carta
 a prop贸sito de
justicia y anarqu铆a, me escrib铆a:
芦El programa anarquista, bas谩ndose en la solidaridad y el amor, va m谩s all谩 de
la misma justicia… El amor da todo lo que puede y quisiera dar cada vez m谩s…
Hacer a los otros lo que se quisiera que los otros os hiciesen (es decir, el m谩ximo
bien), es lo que los cristianos llaman caridad y nosotros llamamos solidaridad:
en suma, es amor.禄

C贸mo sent铆a
茅l ese ideal de amor, todos sus compa帽eros de fe en especial lo saben, pues
para ellos el afecto de Malatesta era inmenso: una verdadera ternura, como no puede darla la familia
m谩s amorosa. De la enorme
familia anarquista, vasta como el mundo, hab铆a conocido 茅l una infinidad de
compa帽eros. Los recordaba a todos. reconoc铆a a todos, aun despu茅s de una
separaci贸n de decenas de a帽os. Tomaba parte en sus alegr铆as y en sus dolores. En
sus casas se sent铆a como en la propia, del mismo modo que todo compa帽ero
iba a su casa como a la propia, hasta que la continua vigilancia fascista le hizo el
vac铆o a su alrededor. Cuando ya estaba con un pie en la tumba, sabiendo bien que la
cosa hab铆a terminado para 茅l, m谩s que de s铆 se preocupaba de la enfermedad
de un compa帽ero lejano, y para estimularle y no apenarle, le escrib铆a que estaba
en v铆as de curaci贸n. Sintiendo pr贸xima la muerte, se conmov铆a ante el pensamiento
del dolor que experimentar铆an los compa帽eros m谩s queridos ; miraba las
fotograf铆as, como un amante alejado del amante, 驴Y qu茅 eran en realidad para 茅l
todos los compa帽eros dispersos y girando por el mundo sino su amada familia, representaci贸n
de la familia humana futura auspiciada con tanta fe en el transcurso de su vida?

 

Luigi Fabbri 

 

Fragmento tomado del libro “Luigi Fabbri: Vida de Malatesta”. Para acceder a la obra completa, clic aqu铆

 

 

 




Fuente: Noticiasyanarquia.blogspot.com