January 9, 2021
De parte de La Haine
181 puntos de vista
09/01/2021 :: Madrid
x Sara Plaza Casares
Con 72 a帽os, sin casa y una pensi贸n que no llega a los 400 euros, Esperanza P茅rez Mart铆nez se ha 鈥渆scapado de su residencia

Con 72 a帽os, sin casa y una pensi贸n que no llega a los 400 euros, Esperanza P茅rez Mart铆nez se ha 鈥渆scapado鈥 de su residencia, un centro 100% p煤blico gestionado por la Comunidad de Madrid. 鈥淯na vez dentro de un geri谩trico ya no eres nadie鈥, asegura.

Esperanza P茅rez Mart铆nez tiene 72 a帽os y ha estado esperando que se juntaran dos factores para poder 鈥渆scapar鈥 de la residencia: la paga extra y que por fin se abrieran las puertas del centro. Lo segundo se consigui贸 en junio con la desescalada鈥 aunque apenas una hora al d铆a鈥, pero lo primero no ha llegado hasta noviembre. Una vez conjugados los dos ingredientes, pidi贸 ayuda para encontrar una habitaci贸n, cogi贸 un taxi y se march贸. Sin casa y con una pensi贸n que no llega a los 400 euros ha dado el salto porque no est谩 dispuesta a volver. 鈥淧refiero vivir en la calle que volver a la residencia鈥, asegura firme. Y es que describe su a帽o y cuatro meses en el centro para personas mayores Santiago Rusi帽ol, de Aranjuez, con mucha angustia. Los meses m谩s duros de la pandemia los pas贸 en aislamiento, con covid 鈥渆n soledad y con visitas m茅dicas cada cinco d铆as鈥. Hoy ya lejos, se siente con fuerzas para relatar lo que ha pasado. Y confiesa que no sabe ni por d贸nde empezar.

鈥淯na vez dentro de un geri谩trico ya no eres nadie鈥, asegura. Y es que, despu茅s de quedarse sin casa y que la Comunidad de Madrid le ofreciera una plaza en este centro de gesti贸n p煤blica, sinti贸 como si ya no pudiera manejar su destino. Un centro al que dedicaba el 86% de su pensi贸n y en el que nunca tuvo una habitaci贸n para ella sola. Siempre comparti贸 hueco con personas que se encontraban en peores condiciones cognitivas que ella. 鈥淐uando yo llegu茅 pregunt茅 si se pod铆a llegar tarde 驴Es que yo no puedo ir a tomarme algo? Se les pusieron los ojos como platos 驴A mis a帽os yo ya no tengo derecho a nada? Habl茅 con una trabajadora social del Ayuntamiento de Aranjuez, y me dijo algo que no olvidar茅: ‘T煤 ya est谩s en una residencia y ya olv铆date de todo’. No vives, no te dejan vivir. Eres un n煤mero, menos que un n煤mero鈥, sentencia.

Luego lleg贸 la pandemia, cuyos primeros coletazos en este lugar se notaron mucho antes del estado de alarma. 鈥淣osotros la primera ola la pasamos en diciembre de 2019. Ya llev谩bamos muchos muertos y no sab铆amos por qu茅. Est谩bamos todos con bronquitis y el m茅dico no sab铆a lo que era. Cuando ya se empez贸 a hablar de covid le pusieron nombre鈥, explica una trabajadora de este centro que prefiere guardar su nombre en el anonimato. 鈥淭en铆amos m谩s de 400 residentes 鈥 el centro cuenta con 460 plazas鈥 hoy hay 331鈥, asegura.

Seg煤n los datos del INE en la Comunidad de Madrid fallecieron 8.839 residentes durante la primera ola. Hay un total de 490 residencias y s贸lo 25 de ellas son de gesti贸n totalmente p煤blica, como la de Aranjuez. Seg煤n los datos del estudio de seroprevalencia del gobierno regional, esta residencia tiene una inmunidad del 78,69%, lo que la sit煤a entre los primeros lugares de la enorme tabla e indica que la gran mayor铆a de residentes han pasado el virus.

Esperanza corrobora las cifras de fallecidos aportadas por la trabajadora para este centro. 鈥淗a habido muchas muertes y nadie lo ha publicado. Yo esto lo s茅 porque mi mente est谩 bien. Yo ve铆a pasar cajas y cajas. A m铆 me atac贸 al aparato digestivo y ten铆a mucha fiebre pero no me llevaron a ning煤n hospital. Fue algo brutal鈥, sentencia.

鈥淵o tuve los primeros s铆ntomas la 煤ltima semana de marzo. Estuve vomitando y vomitando, postrada en la cama sin poderme mover. Nos ten铆an solos. Nos llevaban el desayuno y se iban. No pod铆as llamar a nadie porque no hab铆a nadie. Ten铆amos dos pasillos invadidos de gente con s铆ntomas鈥

Enfermar en soledad

La asociaci贸n el Defensor del Paciente ha elevado cuatro denuncias a Fiscal铆a en relaci贸n a la gesti贸n de la pandemia en este centro, seg煤n confirman a El Salto. Marcelino Ortiz es uno de los familiares que ha decidido dar este paso. Denuncia que su suegra enferm贸 de covid y hasta el quinto d铆a de fiebre no la vio la doctora. 鈥淭en铆a debilidad en las piernas y movilidad reducida. Se cay贸 una noche que se intent贸 levantar y ese d铆a le bajaron a enfermer铆a por fin. Cinco d铆as despu茅s la llevaban al hospital. Falleci贸 el segundo d铆a de ingreso鈥, relata. Tras casi 10 d铆as sin tratamiento hospitalario su cuerpo no resisti贸. Ortiz sospecha que deb铆a de haber directrices para no enviar a la gente mayor al hospital. Sospechas que han sido confirmadas por los documentos que destaparon los medios, firmados por la Comunidad de Madrid, que condicionaban la derivaci贸n de pacientes en funci贸n de sus situaci贸n f铆sica o cognitiva. Del 18 al 25 de marzo se firmaron cuatro protocolos por un responsable del Gobierno de Isabel D铆az Ayuso.

鈥淵o tuve los primeros s铆ntomas la 煤ltima semana de marzo. Estuve vomitando y vomitando, postrada en la cama sin poderme mover. Nos ten铆an solos. Nos llevaban el desayuno y se iban. No pod铆as llamar a nadie porque no hab铆a nadie 驴Eso es cuidar a una persona? Ten铆amos dos pasillos invadidos de gente con s铆ntomas鈥, explica Esperanza. 鈥淐on el covid me cambiaron de habitaci贸n y estuve un mes y una semana sin salir de ella. El m茅dico me visitaba una vez cada cinco o seis d铆as. Ven铆an a cambiar a mi compa帽era de al lado, que estaba peor que yo, pero a m铆 nadie me ayudaba para ducharme. Me levantaba yo arrastr谩ndome. Estaba sin comer y sin beber porque no me admit铆a nada el est贸mago鈥, relata.

鈥淎qu铆 las ratios no se cumplen. Cada TCAE atiende a unas 20-30 personas. Y la noche es demencial, hay una enfermera para m谩s de 300 residentes鈥

La trabajadora del centro confirma la falta de personal como una constante que suced铆a ya antes de la pandemia. 鈥淎qu铆 las ratios no se cumplen. Cada TCAE (T茅cnica de Cuidados Auxiliares de Enfermer铆a) atiende a unas 20-30 personas. Y la noche es demencial, hay una enfermera para 300 residentes鈥, avisa quien tambi茅n se contagi贸 de covid y fue baja, como muchas de sus compa帽eras. 鈥淓stuvimos todo el mes de marzo sin Equipo de Protecci贸n Integral (EPI)鈥, alerta.

Esperanza hoy se siente m谩s libre, pero la mochila sentimental de todo lo que ha visto y ha vivido dentro del geri谩trico no le deja descansar. 鈥淎hora que estoy en libertad ya no s茅 vivir en libertad. Es algo horroroso, no se lo deseo ni a mi peor enemigo. Para qu茅 son esos sitios 驴para ir all铆 a morir? Prefiero morirme en la calle. Cuando no me d茅 el dinero para pagarme la habitaci贸n me voy a la calle鈥, reitera antes de dar las gracias por haber sido escuchada y expresar un 煤ltimo deseo con este reportaje: 鈥淨uisiera con esto ayudar a mucha gente que est谩 ah铆 abandonada. Nadie deber铆a pasar por esto鈥, sentencia.

https://www.elsaltodiario.com/residencias-mayores/vida-dentro-fuera-geriatrico-prefiero-vivir-calle-que-residencia




Fuente: Madrid.lahaine.org