April 20, 2021
De parte de Fundacion Aurora Intermitente
242 puntos de vista


La editorial Corazones Blindados, la fundaci贸n CEDCS (Centro Europeo para la Difusi贸n de las Ciencias Sociales), la Fundaci贸n Aurora Intermitente y la FAL (Fundaci贸n de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo) acabamos de coeditar el libro
Mother Earth

La voz del anarquismo en Norteam茅rica

Una revista dedicada a las ciencias sociales y la literatura
Emma Goldman y Alexander Berkman (eds.)

Con textos de: Emma Goldman, Helene St枚cker, Max Baginski, Lizzie M. Holmes, Voltairine de Cleyre, W. C. Owen, R. Thomas Breckenridge, Hyppolite Havel, Julia May Courtney, Rebecca Edelsohn, R.A.P., W. S.
Van Valkenburgh y Michael A. Cohn.

Publicada en Nueva York por Emma Gold man, con Alexander Berkman como editor, Mother Earth 鈥斅玼na revista dedicada a las ciencias sociales y la literatura禄鈥 apareci贸 en la calle en marzo de 1906, con una tirada de 3000 ejemplares. En poco tiempo la aumentar铆a hasta convertirse en el vocero del anarquismo norteamericano, reportando las giras de sus propagandistas, publicando comentarios de actualidad social y art铆culos extensos sobre diversos temas, como el movimiento obrero, la educaci贸n, la literatura y las artes, el control estatal y gubernamental, la represi贸n del anarquismo, la emancipaci贸n de las mujeres, la libertad sexual o el control de la natalidad. A trav茅s de ellos puede recorrerse la problem谩tica social que sacudi贸 el comienzo del siglo XX y apreciarse el esp铆ritu de lucha que anim贸 una publicaci贸n de propaganda anarquista tan importante como fue Mother Earth, cuya propaganda estuvo destinada a 鈥渧italizar la autoconciencia de las unidades y grupos sociales, para revolucionar la comprensi贸n y estimular la emoci贸n, para inspirar la audacia que traduce ideales en realidad y as铆 sirve para socavar lo aceptado, lo est谩tico y lo osificado. El prop贸sito de la propaganda anarquista es despertar a la humanidad a una autoconciencia continuamente mayor鈥.

La semilla esparcida por la Madre Tierra permanece a煤n en gran medida intacta, ahora por vez primera traducida al castellano 鈥攑or Federico Corriente鈥 en una selecci贸n de algunos de sus mejores textos 鈥攅ditada por el Grupo de Afinidad Quico Rivas鈥. Esperamos que haga brotar nuevamente la rebeld铆a que sembr贸 durante sus doce a帽os de infatigable existencia. Con textos de: Emma Goldman, Helene St枚cker, Max Baginski, Lizzie M. Holmes, Voltairine de Cleyre, W. C. Owen, R. Thomas Breckenridge, Hyppolite Havel, Julia May Courtney, Rebecca Edelsohn, R.A.P., W. S. Van Valkenburgh y Michael A. Cohn.

En 1882 lleg贸 a los Estados Unidos el agitador revolucionario Johann Most, trasladando desde Londres hasta Nueva York su peri贸dico Freiheit, que dio un impulso formidable al movimiento libertario. Entre estancias en prisi贸n debido a su labor propagand铆stica, en 1899 Most public贸 su folleto El Comunismo Libertario, de gran repercusi贸n. Emma Goldman lleg贸 a los EEUU procedente de Rusia en 1885, huyendo de la autoridad paterna y una boda de conveniencia, y se estableci贸 en Rochester con su hermana. Encontr贸 trabajo en una f谩brica y all铆 conoci贸 al tambi茅n inmigrante Jacob Kershner, con quien se uni贸 un tiempo y del que se divorci贸 al interesarse por el anarquismo. Este brind贸 a Emma una base te贸rica para desarrollar su pensamiento feminista, muy adelantado con respecto al sufragismo de la 茅poca. Se mud贸 a la ciudad de Nueva York y, tras su aprendizaje en el c铆rculo de Most, a los veinte a帽os inici贸 su larga y fruct铆fera trayectoria como propagandista del anarquismo y el amor libre. Pocos meses despu茅s de la Tragedia de Chicago, en 1888 lleg贸 al pa铆s otro revolucionario ruso, Alexander Berkman, de quien Emma Goldman se hizo amante.
Juntos proyectaron liquidar a H. C. Frick, el representante y socio del cacique feudal Andrew Carnegie, responsable de asesinar a once huelguistas durante la huelga de las acer铆as de Pensilvania en 1892. Relata Emma Goldman: 芦A trav茅s de todo el pa铆s los trabajadores protestaron en m铆tines. Pero hubo un hombre que tradujo la rabia de los proletarios en un acto heroico. Ese hombre fue Alejandro Berkman. El 22 de julio de 1892, penetr贸 en la oficina de H. C. Frick y atent贸 contra su vida. Tres balas se alojaron en el cuerpo de Frick, pero sobrevivi贸. Berkman fue condenado a 22 a帽os, aunque su acto 鈥搒eg煤n las leyes de Pensilvania鈥 solo era punible con una pena de 7 a帽os. Si pronunciaron semejante sentencia contra nuestro compa帽ero, a quien imputaron seis cargos, fue debido a que se atrevi贸 a golpear en el mismo coraz贸n de la plutocracia industrial del pa铆s禄. Berkman cumpli贸 catorce a帽os en la penitenciar铆a de Allegheny, Pensilvania, 芦enterrado vivo禄 en las erg谩stulas plut贸cratas del pa铆s. Cuando sali贸 de prisi贸n en mayo de 1906, se encontr贸 con una Emma Goldman transformada en una habil铆sima oradora y cada vez m谩s en una revolucionaria activa. Dos meses antes, junto a Max Baginski, hab铆a comenzado a editar la revista Mother Earth, a la que sigui贸 en 1908 The Wide Way, fundada por el anarquista John R. Coryell en Nueva York. Mientras los anarquistas de esta ciudad se reun铆an ese a帽o en una Anarchist Federation, Voltairine de Cleyre y Emma Goldman emprend铆an por separado giras de conferencias por todo el pa铆s.

En Chicago, Emma conoci贸 a Ben Reitman, m茅dico que ofrec铆a sus servicios a prostitutas, trabajadores temporeros y otros marginados, y hab铆a fundado un Colegio Hobo, asociaci贸n pol铆tica, educativa y de servicios sociales. Ambos intimaron y Reitman empez贸 a colaborar en Mother Earth. En junio de 1910, en Harlem, Nueva York, se organiz贸 una Francisco Ferrer Association entre cuyos consejeros estaban Jack London, Upton Sinclair y Charles Edward Russell; y en Chicago, un Francisco Ferrer Club. En marzo de 1912 se edit贸 en Nueva York el influyente folleto Acci贸n directa, de Voltairine de Cleyre, quien al poco fue asesinada por un demente durante una conferencia; Mother Earth le dedic贸 su n煤mero de julio de 1912. Tambi茅n apareci贸 ese a帽o el libro de Berkman Memorias de un anarquista en prisi贸n.
A causa de su activa propaganda antimilitarista, en 1919, Emma Goldman, Berkman y otros doscientos cuarenta y nueve anarquistas fueron deportados de los EE.UU.; la polic铆a confisc贸 todo el material de la revista Mother Earth, obligando a la cabecera a desaparecer, junto a decenas de otros peri贸dicos que se opon铆an a la guerra.




Fuente: Aurorafundacion.org