September 16, 2021
De parte de CGT Banco Santander
175 puntos de vista


Empezamos las vacaciones al límite de nuestras fuerzas porque el último semestre del curso no pudo ser más estresante. Pendientes de una llamada, correo o teams de RRHH, citándonos para acudir a su despacho, donde podíamos escuchar un: “no contamos contigo” o “te externalizamos a Santander Customer Voice o a Santander Tecnología y Operaciones”. Pendientes del cierre de la oficina que automáticamente provoca un traslado hasta a 100km o el cambio a la clase de Santander Personal que a estas alturas ya todas y todos sabemos lo que eso significa. Así que nunca un 30 de junio fue tan ansiado.

Como lo bueno por desgracia dura poco, ya estamos otra vez en Septiembre y su vuelta al cole. Hay quienes estrenamos el curso como Técnico comercial de Red, o “Chic@ para todo”, porque en este nuevo puesto tenemos que continuar atendiendo todo el trabajo operativo, con el que teníamos más que ocupada la jornada, y ahora nos obligan a cursar un segundo grado en: tareas comerciales, que según los profes es lo más importante del curso.

Por supuesto nos hemos enterado como siempre de un día para otro porque “esto es para ya”, sin tener en cuenta nuestras capacidades o intereses, que ya sabemos que el Plus de polivalencia funcional lo soporta todo. Y por supuesto nadie ha recibido la formación previa necesaria, porque no podemos obviar que para este nuevo puesto hay que tener las certificaciones correspondientes (MIFID, LCI, y seguros).

Una formación extensa y muy específica, a recibir por personas que en muchos casos no han sido nunca comerciales y por tanto no tienen conocimientos previos en las materias. Una formación que debe ser considerada tiempo efectivo de trabajo y por tanto impartirse dentro del horario laboral y si, por algún motivo se convoca fuera de nuestro horario, deberá ser considerada como tiempo extraordinario sujeto a las correspondientes compensaciones.

Por tanto, trasmitiendo las instrucciones que el banco ha dado a las correspondientes direcciones territoriales de RRHH, cuando tengamos que realizar un curso de formación o certificación, deberemos acordar con nuestro supervisor/a el momento adecuado dentro de nuestro horario laboral, aparcamos lo que estemos haciendo y a estudiar. O barremos o fregamos, lo que digan, pero dentro de nuestra jornada.

Y por si a alguien le dicen que haga los deberes en casa, recordando el acuerdo de fusión Santander-Popular, es cierto que aquí se establece una bolsa de 35 horas anuales para formación fuera del horario laboral, pero ¡ni una hora más!. Ya sabemos que lo que nos piden supera con creces ese tiempo, pero este es un problema que deberán solucionar desde el equipo directivo de este cole a la deriva. El alumnado a apuntarnos en la agenda cuando hacemos lo que hacemos y atención al contador de tiempo que tienen todos los cursos y que podemos y debemos ir consultando.

¡Ah! y no vale que nos insten a engaños con el registro de jornada. Empezamos a ver como una práctica normalizada, marcar las horas que se supone que tenemos que trabajar ese día, y no la realidad que casi siempre supera ese tiempo. Marcar la verdad es nuestro derecho y obligación, lo contrario es hacernos trampas al solitario.




Fuente: Cgtbsan.fesibac.org