April 22, 2022
De parte de SAS Madrid
80 puntos de vista

El Servicio Galego de Saúde derivó al paciente, que vive en un pueblo de la provincia de Lugo, a un hospital privado del Grupo Ribera Salud en Vigo, al que tendrá que hacer varias visitas para que le operen.

El Servicio Galego de Saúde ha abonado 83,06 euros en concepto de “prestación de ayuda por gastos de desplazamiento” al paciente con discapacidad al que derivó a un hospital privado a 180 kilómetros de su domicilio, para curarse un tendón roto en un dedo. Entre visitas al especialista, al cirujano y al especialista, tendrá que hacer en total más de 1.400 kilómetros.

El hombre, de 39 años de edad y que ha pedido a Público que guarde su identidad en el anonimato, padece una discapacidad del 34% y vive en Sarria (Lugo), a 180 kilómetros de la clínica Povisa de Vigo, el hospital privado del gupo valenciano Ribera Salud al que el Sergas le derivó.

El paciente se lesionó hace cinco meses y, tras ser atendido en urgencias, acudió al Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo, donde el médico le diagnosticó “probable rotura del aparato flexor” del dedo y firmó su derivación a Povisa. Le dieron cita para el 18 de enero, y el cirujano que le examinó encargó una resonancia y una ecografía en Lugo. Pero no en el hospital público, sino en la clínica Polusa, que pertenece al mismo grupo que Povisa.

Con esas pruebas, el paciente volvió a viajar a Vigo el 8 de marzo, donde el cirujano le propuso operarse y le indicó que tendría que volver a Povisa para consultar con el anestesista. Le han dado cita para el próximo lunes 27. Una vez cumplido ese trámite, le darán definitivamente fecha para la intervención. Es decir más de cinco meses después de su primera visita al hospital público y, como mínimo, y si no tiene que volver a Vigo para el examen postoperatorio, más de 1.400 kilómetros.

En una carta fechada el pasado día 12, el gerente del Sergas para el área sanitaria de Lugo le anuncia que la Xunta ha resuelto “estimar la solicitud de prestación de ayuda por gastos de desplazamiento por la cantidad de 83,06 euros” por los viajes ya realizados en enero y marzo. El afectado, que no puede conducir dada su lesión y que depende de su familia para desplazarse, asegura que se ha gastado 150 euros en esos dos desplazamientos. Serán 450 si tiene que realizar otros tres. El paciente ha asegurado que reclamará por los viajes que le queden por hacer.

Galicia cuenta con catorce hospitales públicos, pero la Xunta asegura que la clínica Povisa es “el centro de referencia para cirugía compleja de mano”, y que envía allí “a algunos pacientes” en casos muy concretos. “Se trata de patologías muy específicas”, dicen fuentes del Sergas, que añaden que “obviamente el paciente no tiene que hacer ningún pago” por el tratamiento.

En referencia a la ayuda para desplazamientos, las mismas fuentes indican que la prestación “está contemplada en la normativa vigente, siempre que la derivación [a un hospital privado] esté justificada clínicamente y se cumplan, por tanto, esos requisitos”.

La Xunta paga a Povisa 90 millones de euros al año por un concierto que le encomienda la atención de 135.000 personas con cartilla de la sanidad pública en el área sanitaria de Vigo, cantidad a la que hay que sumar lo que la empresa factura por atender a enfermos de otras zonas, como sucede en este caso.

Ribera Salud, que gestiona ocho hospitales en España, es propiedad de la multinacional estadounidense Centene, que posee el 90% de sus acciones con una participación del 10% del Banco Sabadell. En el 2020, el grupo Ribera facturó 409,5 millones de euros, con unos beneficios antes de impuestos y amortizaciones de 16,9 millones. El paciente que el Sergas derivó a su clínica en Lugo y que le ha asignado 41,57 euros por cada desplazamiento vive con un subsidio por discapacidad de 680 euros.

Enlace relacionado Público.es 21/04/2022.




Fuente: Sasmadrid.org