November 26, 2020
De parte de Labastida 1933
762 puntos de vista

脷ltima actualizaci贸n: 9 de enero de 2019


labastida5

En 1930 Araba ten铆a una poblaci贸n total de 104.176 habitantes, de ellos 40.641 habitantes viv铆an en Vitoria-Gasteiz y el resto 63.535 personas, lo hac铆an repartidas en el resto de localidades de la provincia.

La poblaci贸n activa que se dedicaba por ejemplo a la industria en la provincia entonces era de un 22,78% y al de la agricultura era de un 48%.

En los pueblos, el medio de vida principal era el agr铆cola y las herramientas de trabajo aun eran las antiguas. Se trabajaba con las manos, azadas, palas, zarcillos, hoces鈥 se labraba con el cl谩sico arado romano y en menor medida con arados brabantes los dos tirados por mulas, bueyes o yeguas. La maquinaria no llegaria al campo bastidarra hasta mediados de los a帽os 20.

Escasos eran los medios de comunicaci贸n entonces, numerosos pueblos s贸lo ten铆an caminos en varios kil贸metros, y todav铆a otros no dispon铆an de electricidad para tener radio o tel茅fono. 脷nicamente el cartero era el enlace con el exterior. La cultura y la educaci贸n les pod铆a llegar entonces a trav茅s de la figura del maestro, la Rep煤blica en ese sentido hizo una apuesta importante para que todos los pueblos, por peque帽os que ser铆an, dispusieran de un maestro y una escuela, o del sacerdote. La iglesia entonces contaba con una influencia enorme en Araba.

El ambiente ideol贸gico y pol铆tico mayoritario en los pueblos era el tradicionalista y con el estaba alineado el clero mayoritariamente. La conciencia de clase y capacidad de organizaci贸n en sindicatos era escasa entonces, con la mayor铆a de personas trabajadoras dispersas en el campo y casi el 80% de ellas con tierras de cultivo en propiedad, sin grandes centros de trabajo que facilitar铆a la organizaci贸n y toma de conciencia, y recluidas en las labores de casa, las mujeres, adem谩s tambi茅n de ayudar trabajando en el campo. Araba entonces no tuvo un grado alto de conflictibidad laboral muy grande en comparaci贸n con otros lugares. Entre 1931 y 1936 se produjeron apenas 20 huelgas, cas铆 todas en Gasteiz y el resto en la Rioja Alavesa (en esta comarca la cantidad de jornaleros sin tierra era mayor que en el resto).

El perfil de Labastida, municipio fundado en 1196, correspond铆a en aquellos a帽os plenamente a las caracter铆sticas propias de la comarca en la que est谩 ubicada. Su riqueza vit铆cola atra铆a en la 茅poca de la vendimia y de la cava a un buen n煤mero de jornaleros inmigrantes, que se un铆an a los que resid铆an habitualmente en el pueblo. Tamb铆en entonces se sembraba abundante cereal.

A principios del siglo XX, la plaga de la filoxera caus贸 unos da帽os irreparables en los vi帽edos de La Rioja y 脕lava y por ende, en su econom铆a. 2.340 hectareas de vi帽edos, s贸lo en Labastida, se vieron afectadas por esta plaga. En Labastida, la poblaci贸n descendi贸 un 32%, desde 1900, a帽o en que contaba con 1.583 habitantes, hasta los 1.072 habitantes censados en 1930. La constante emigraci贸n a las zonas industriales, en busca de trabajo, merm贸 la vitalidad del pueblo. As铆 pues, costo mucho esfuerzo y tiempo replantar los vi帽edos y que el sector levantara la cabeza. Adem谩s, la crisis econ贸mica mundial, que sigui贸 al crack burs谩til de Estados Unidos en 1929, hundi贸 el consumo de vino y sumi贸 al colectivo de viticultores alaveses en una larga crisis.

La vida pol铆tica y social del municipio se realizaba en torno a dos centros pol铆ticos: el tradicionalista y el republicano. Entonces existian locales como el del C铆rculo Liberal y el C铆rculo Jaimista y m谩s tarde el del C铆rculo Rep煤blicano en la planta de arriba del bar 鈥淭olo帽o鈥 en la plaza. Los republicanos bastidarras precisamente, hab铆an celebrado la proclamaci贸n de la Rep煤blica de 1931 con disparos de cohetes y una gran manifestaci贸n, acompa帽ados de banderas republicanas y socialistas, retratos de los militares Fermin Gal谩n Rodr铆guez y Angel Garc铆a Hern谩ndez, precursores de la llamada 鈥淪ublevaci贸n de Jaca鈥 y una banda de m煤sica. La marcha pas贸 junto a la casa del veterano republicano del pueblo, Ubaldo Mart铆nez 鈥淓l Chato鈥, de ochenta a帽os y testigo de la primera Rep煤blica de 1973, que asom谩ndose al balc贸n en el barrio de Larrazuria, pronunci贸 un discurso.

La prensa de la 茅poca recoge tambi茅n, como el 10 de agosto de 1931, los carlistas de la localidad, alineados entonces con Jaime de Borb贸n, protagonizaron un serio incidente cuando al grito de 芦隆Viva don Jaime!禄 salieron a la calle armados y pretendiendo atacar a varios vecinos rep煤blicanos y asaltar el Circulo Rep煤blicano, cosa que impidieron las personas que se encontraban en el local. La prensa recoge que el incidente de estos jaimistas fue importante y que la Guardia Civil tuvo que pedir refuerzos a Laguardia, que acudieron a caballo, para contenerles, produciendose varias detenciones.

C贸mo anecdota, tambi茅n cabe rese帽ar el paso fugaz por Labastida, camino de Laguardia, del entonces Presidente de la Rep煤blica, Alcal谩 Zamora, el 18 de abril de 1932 donde la prensa dice que fue aclamado.

Los resultados de las diversas convocatorias electorales muestran por lo general una victoria de las derechas, aunque con resultados importantes tambi茅n en las candidaturas de izquierda, el PNV obten铆a entonces una escasa cantidad de votos. Sin ir mas lejos, el Ayuntamiento de Labastida elegido por votaci贸n en abril de 1933 y que sustitu铆a al proclamado dos a帽os antes por el art铆culo 29 -es decir, sin proceso electoral, al no rebasar el numero de candidatos a elecci贸n al numero de concejales- arrojo un resultado de seis concejales tradicionalistas, uno de Acci贸n Republicana, un republicano independiente y un radical socialista que eligieron como alcalde a Lu铆s Mart铆nez Hidalgo, miembro de la Comuni贸n Tradicionalista. As铆 quedar铆a entonces el escrutinio: Alejandro Amurrio Moreno (276 votos), Francisco Mart铆nez Ayala (275 votos), Luis Mart铆nez Hidalgo (273 votos), Julio Garc铆a San Bartolom茅 (272 votos), Miguel Amurrio Ru铆z Del Portal (271 votos), V铆ctor Gonz谩lez P茅rez (271 votos), Ignacio Mart铆nez Amurrio (103 votos), Vicente Lobera Bartolom茅 (101 votos), Eloy Lanzos Garc铆a Muga (99 votos), Agust铆n Garc铆a Muga (96 votos), Mayorico Almarza Prestamero (94 votos) y Jer贸nimo Sa铆z Estella (87 votos).

Resultados similares arrojaron las elecciones a Diputados a Cortes, resueltas en segunda vuelta. Los resultados otorgar铆an 157 votos a los Tradicionalistas de Jos茅 Luis de Oriol y Urig眉en y a distancia como segunda fuerza, los 36 votos que recibi贸 el alav茅s F茅lix Susaeta, candidato de una coalici贸n formada por Acci贸n Republicana, PSOE, PRRSI y Partido Republicano Aut贸nomo de 脕lava. La CNT llamo entonces a la abstenci贸n. Previamente, el 5 de noviembre, tambi茅n tuvo lugar el plebiscito para la aprobaci贸n del Estatuto de Autonom铆a del Pa铆s Vasco, las primeras elecciones en las que mujeres podr铆an por fin votar, y que las que en 脕lava no consigui贸, por el influjo de la derecha como bien refleja el resultado en Labastida, la mayor铆a requerida. Los votos favorables en 脕lava no alcanzaron la mayor铆a del censo, y la oposici贸n de los carlistas y los vaivenes del contexto pol铆tico general hicieron que la tramitaci贸n de aquel estatuto quedar谩 suspendida.

estatuto1933

cortes19332vuelta

En marzo de 1936, unas nuevas elecciones generales, fruto del panorama pol铆tico convulso y las continuas crisis pol铆ticas, dejar贸n un resultado mas ajustado. Jos茅 Luis Oriol obtendria 228 votos, frente a los de Ram贸n Viguri y Ruiz de Olano, candidato de Izquierda Republicana dentro de la candidatura del Frente Popular, que obtuvo 205 votos.

Adem谩s de los partidos pol铆ticos, la vida pol铆tica de la localidad estaba vertebrada tambi茅n por tres sindicatos: La UGT, el Cat贸lico Agrario y el Sindicato 脷nico (anarquista), protagonistas de nuestra historia en esta web.

La prensa de la 茅poca da cuenta de algunos conflictos laborales como el del 5 de abril de 1934, cuando obreros de Labastida se declararon en huelga pidiendo el despido de tres obreros que no estaban asociados. Seg煤n 鈥淎BC鈥 dicho conflicto requiri贸 la presencia en el pueblo del Delegado de Trabajo de la provincia.

Tambi茅n se sabe de como se secundo en el pueblo la huelga general campesina de junio de 1934, promovida por la Federaci贸n Espa帽ola de Trabajadores de la Tierra (dentro de la UGT) como respuesta a las pol铆ticas contrarreformistas del gobierno de la CEDA. De esta huelga, iniciada el 5 de junio, la prensa da cuenta que en Araba, para el 10 de junio, la huelga se habia ido desvaneciendo, quedando como focos mas importantes las localidades de Villanueva y Labastida donde 鈥渉oy entraron al trabajo las dos terceras partes de los huelguistas鈥.

Los fondos documentales alaveses tienen registrado un expediente relativo a los gastos ocasionados por la realizacion de obras por el ayuntamiento de Labastida, entre marzo y junio, con cargo a los fondos de la Diputacion, para 鈥減aliar el paro obrero local鈥.

Con la llegada del golpe de estado de 1936, Labastida, donde la implantaci贸n de la ideolog铆a carlista estaba muy implantada, y en menor grado la falangista, hace que como el resto de 脕lava, a excepci贸n de Laudio y Aiara, las fuerzas se inclinen a favor del bando fascista sublevado. Del entusiasmo con que el conservadurismo espa帽ol en la localidad abrazo el golpe de 1936 y el grado de conflictividad pol铆tica de aquellos a帽os en Labastida hablan dos datos estad铆sticos importantes. El n煤mero de voluntarios para alistarse y tomar las armas contra la Rep煤blica fue de 77 personas (64 con los Requetes, 11 con la Falange y 2 m谩s al ejercito golpista) El 8,8% de la poblaci贸n entonces, de los m谩s altos de la provincia. M谩s que los que forzosamente fueron alistados en el ejercito o en aquel momento cumpl铆an el servicio militar (74 personas)2. El otro dato es el de la violencia de los golpistas, Labastida es el municipio con mayor 铆ndice de represi贸n f铆sica de la provincia. M谩s del 1% de sus vecinos fueron asesinados, paseados o ejecutados, mientras que la media provincial es del 0,185 %3.

italianos
Soldados italianos (en el medio) con gente de Labastida
Simbolog铆a fascista italiana que a煤n permanece en una pared de Labastida

Durante el periodo de la guerra civil adem谩s, se instal贸 en Labastida un destacamento del Corpo Truppe Volontarie, una fuerza italiana de combate, enviada por Benito Mussolini, que se instal贸 en el pueblo con tiendas de campa帽a y que habit贸 en varias casas, donde habitaban oficiales en unas y el resto de la tropa en otras. Algunas de estas casas fueron en la calle El Front铆n, a la altura de donde se encuentra actualmente el Bar Bastida麓s, en la calle Mayor frente a la pescaderia Maite, otra casa frente al Jatorrena o en una casa detr谩s de la fuente de El Cristo. La intervenci贸n del Corpo Truppe Volontarie fue fundamental en operaciones que se llevaron a cabo por ejemplo, en Haro o Miranda de Ebro.

En 脕lava, las tensiones entre carlistas y falangistas, que tuvieron tambi茅n una sede en el pueblo, por el reparto del poder fueron notables. Esto lo ejemplifica lo ocurrido en Labastida el 17 de julio de 19371, en la celebraci贸n del 1er aniversario de la sublevaci贸n, donde varios requet茅s se negaron a saludar brazo en alto a la manera fascista, tal y como se exig铆a por decreto desde abril de 1937, y se enfrentaron a los guardias civiles cuando quisieron obligarles a hacerlo.

Anarqu铆a en Labastida
Los impulsores de la CNT en Labastida fueron: Daniel Quintana Mart铆nez, Amos Madrid Villalonga, Felipe Barrio Maur铆n, Sixto Barr贸n Mart铆nez, Luis Gil S谩ez, Ponciano Quintana Mart铆nez y Agapito Vadillo Porres. En 1923 estos fundaron la organizaci贸n anarcosindicalista Sociedad Obrera. Al termino de la dictadura de Primo de Rivera, esta formaci贸n sindical se denomin贸 despu茅s Sindicato 脷nico y estaba adscrita a la CNT y se puso en marcha con una treintena de afiliados.

En plena reconstrucci贸n tras la dictadura, el Sindicato 脷nico ten铆a en Araba, en junio de 1931, 400 personas afiliadas (otras fuentes hablan de 750). En la Rioja Alavesa tuvo presencia, adem谩s de en Labastida, en Laguardia, Lapuebla de Labarca, y en Eltziego, donde estaba organizado un n煤cleo importante.

En 1932 est谩 rese帽ada tambien la aparici贸n en escena de una asociaci贸n anarquista de caracter divulgativo, algo muy extendido en la cultura libertaria de la 茅poca, denominada 鈥淎urora Nueva鈥 que se presentaba as铆 en el peri贸dico semanal 鈥淭ierra y Libertad鈥 y del que no tenemos m谩s datos.

La toma de conciencia de aquellos bastidarras en aquel contexto, se fue produciendo, entre mitines como el de Angel Pesta帽a Nu帽ez en el antiguo Front贸n Carrasco de Haro, leyendo la prensa anarquista 鈥淪olidaridad Obrera鈥, 鈥淭ierra y Libertad鈥 o la serie de relatos cortos 鈥淟a Novela ideal鈥, reflexionando en torno al pensamiento de figuras como Bakunin, Kropotkin, Federica Montseny o Isaac Puente. Y trav茅s de la convulsionada escena pol铆tica espa帽ola, y la observaci贸n de la propia realidad y de las desigualdades que se vivian en su propio pueblo.

En aquellos tiempos los anarcosindicalistas bastidarras eran vigilados muy de cerca por las autoridades locales y la Guardia Civil, siendo notoria la presi贸n de la benemerita cuando estos organizaban mitines o salian al campo, en los d铆as festivos, para reunirse y movilizar a los campesinos.

Fueron primero Esteban Manzanos y Sixto Barr贸n despu茅s, los que desempe帽aron entonces el cargo de secretario del sindicato hasta que en 1933, que cogi贸 el testigo del cargo un jovencisimo Jos茅 Gil C谩mara, de 16 a帽os, con una solida cultura general b谩sica y que hab铆a cursado estudios primarios, con excelentes notas, en el colegio religioso de San Viator de Vitoria. En aquellos a帽os, est谩n documentadas las visitas a casa de Barr贸n, del destacado militante anarquista Eugenio Sacrist谩n Carrasco. El propio Sixto daba conferencias tambi茅n en Casalarreina, Cenicero o Briones.

La situaci贸n pol铆tica en el estado espa帽ol hizo ponerse en guardia a los anarcosindicalistas de Labastida, que se comenzar贸n armar. Pronto se hicieron con algunas pistolas y con explosivos y mechas con las que confeccionar explosivos con tubos y tornillos de hierro. Esta labor la realizaban aprovechando las noches, en las cuevas propias dedicadas para la convesaci贸n del vino . En aquel tiempo las reuniones del sindicato eran casi diarias y se hacian por lo general, en la planta baja de la casa de Esteban Manzanos.

Para 1933 el Sindicato 脷nico de Labastida contaba entonces con unos 60 afiliados, de los que una amplia mayor铆a se ganaba el sustento trabajando en el campo a jornal; unos pocos estaban casados, algunos con hijos e hijas, y viv铆an con sus padres y madres o los de su pareja, peque帽os propietarios agr铆colas; los restantes eran j贸venes solteros que viv铆an con sus progenitores, modestos trabajadores del campo con tierras arrendadas o tambi茅n propias.

1 AIMNO. Fondo 脕lava. C. 60. Causa. 1143-37.
2 鈥淓l voluntariado alav茅s durante la Guerra Civil鈥 Tesis doctoral de Germ谩n Ruiz Llano. Universidad Compluetense de Madrid, 2016.
3 鈥淢atar, purgar, sanar鈥 Javier G贸mez Calvo (Tecnos, 2014)




Fuente: Labastida1933.wordpress.com