January 25, 2022
De parte de ANRed
100 puntos de vista

Desde las Coordinadoras por la Libertad de Facundo Molares anunciaron que durante febrero en todo el país y del mundo lanzarán la campaña «1000 pintadas por Facundo», con el fin de visibilizar mediante pintadas en las calles la situación de Facundo Molares, y reclamar por su libertad y su no extradición para que sea juzgado por el gobierno de Colombia. El gobierno de Alberto Fernández mantiene preso al periodista y militante por un pedido realizado por la Interpol, con la intencionalidad de extraditarlo a Colombia. «En todo el país y en cualquier parte del mundo, que las paredes griten: ¡No a la extradición de Molares! ¡Libertad a Facundo Molares! Sumate con el aerosol, los pinceles y los crayones, los stencil y las afichetas», convocan desde la campaña, desde la cual llaman a enviar y difundir en redes las producciones. Por ANRed.


Los hashtags consigna de la campaña son #NoAlaExtradicióndeFacundoMolares, #PrisioneroPolítico y #LibertadaFacundoMolares. Además, convocan a enviar fotografías de las pintadas e intervenciones en las calles con los datos del lugar y fecha al WhatsApp del número 1131017714.

Asimismo, detallan que compartirán las pintadas e intervenciones en las redes de la campaña:

«Las organizaciones y personas abajo firmantes, integrantes de diversas organizaciones de derechos humanos, sociales, sindicales y políticas, expresamos nuestra preocupación ante la detención por parte de la Policía Federal el 7 de noviembre de 2021, de Facundo Molares, militante y comunicador popular. Según pudo saberse, la detención responde a un pedido realizado por la Interpol y tiene la intencionalidad de extraditarlo a Colombia», señalan desde la campaña en un comunicado.

«La vida de Facundo Molares está en riesgo. El estado colombiano no garantiza un juicio justo ni la integridad personal del compañero. Así lo demuestran las extremas violaciones a los derechos humanos que ese estado perpetra contra su propio pueblo», denuncian, y agregan: «a eso debe sumarse las secuelas de salud que Facundo padece como consecuencia del tratamiento inhumano durante su detención bajo la dictadura de Jeanine Añez en Bolivia en una causa fraguada por el golpismo. El hecho de que sea Guido Otranto el juez federal quien está a cargo de la causa por el pedido de extradición, cuyo accionar encubridor y cómplice en la causa de desaparición forzada de Santiago Maldonado fue escandaloso, no hace más que aumentar nuestro estado de alerta», remarcan.

Por todo lo señalado, exigen: «que el gobierno argentino, a través de la Cancillería, niegue el pedido de extradición de Facundo Molares. Hacemos responsable al gobierno de la integridad del compañero. Desde las diferentes perspectivas políticas de quienes firmamos este comunicado, hacemos un llamado a la máxima unidad para frenar esta injusticia en curso».

Asimismo, al cumplirse dos meses de su detención, desde la campaña en apoyo señalaron: «¡No a su Extradición a Colombia y al gobierno narcoterrorista de Duque! Acogido al tratado de paz vigente firmado en el 2016, entre el estado de Colombia y los ex miembros de las FARC, proceso del cual el compañero formara parte activa, no podemos permitir este atropello contra su vida por parte de un gobierno que ha sistemáticamente debilitado y socavado dicho proceso. Es de señalar que la propia Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), organismo especial creado durante el proceso de paz para investigar y juzgar a las partes del conflicto armado, reveló que desde 2016, a 5 años del acuerdo de Paz, han sido asesinados más de 300 ex miembros de las FARC que se acogieron al tratado de paz y 904 líderes y lideresas sociales. El contexto implica la existencia de amenazas, homicidios, desapariciones, secuestros, desplazamientos y otros ataques de los que han sido víctimas desde la firma del pacto», denuncian.

Los antecedentes del caso indican que el año pasado Facundo Molares estuvo preso y sin atención médica durante meses en Bolivia, durante el gobierno golpista de Jeanine Añez, acusado por el entonces gobierno de facto de «homicidio, asociación delictuosa e instigación pública a delinquir».

Tras un pedido realizado por la Interpol al gobierno de Alberto Fernández, con la intencionalidad de extraditarlo a Colombia, Molares fue detenido en Argentina el domingo 7 de noviembre, cuando llegaba a la casa de su familia en Esquel junto con su padre.

El 11 de noviembre, por orden del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, a cargo de Martin Soria, y obedeciendo a supuestas «razones de seguridad», trasladaron al periodista Facundo Molares al Penal de Rawson.

Tras dos meses de su detención, el foto-reportero y militante popular argentino fue trasladado el 7 de enero a la Cárcel de Ezeiza, por lo que se renovó la exigencia de su no extradición y el reclamo por el resguardo de su vida.





Fuente: Anred.org