February 12, 2022
De parte de SAS Madrid
187 puntos de vista

El profesor de farmacolog铆a ha generado revuelo por una intervenci贸n en el Congreso en que critic贸 duramente la gesti贸n de la vacunaci贸n, a Pfizer, la EMA y la agencia espa帽ola de medicamentos.

Joan-Ramon Laporte inici贸 la farmacovigilancia en Espa帽a. Este profesor em茅rito de farmacolog铆a de la Universitat Aut貌noma de Barcelona (UAB) intervino el lunes en el Congreso de los Diputados, como uno de los expertos invitados a una comisi贸n de investigaci贸n de la vacunaci贸n de la covid. Fue muy cr铆tico y algunos lo han considerado el nuevo ap贸stol de los antivacunas.

Laporte organiz贸 hace casi medio siglo el sistema espa帽ol de farmacovigilancia, que funcion贸 hasta la creaci贸n de la Agencia Espa帽ola de Medicamentos (AEMPS), organismo del que ha formado parte y a煤n asesora. Lo mismo con la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS). Hoy, a los 74 a帽os, sigue trabajando como consultor y asesor de diversas agencias, como la francesa.

A quienes conocen su trayectoria, su intervenci贸n en la comisi贸n del Congreso no depara sorpresas: Laporte nunca ha tenido pelos en la lengua, ha sido muy claro y contundente, para criticar “el mercantilismo” de la industria farmac茅utica, sus triqui帽uelas para lograr la aprobaci贸n y la m谩xima venta de medicamentos. 

Enfrente de esto, precisamente, est谩 la farmacovigilancia, para hacer un seguimiento de los ensayos, de los f谩rmacos que se aprueban, de que aporten mejoras, que se haga un buen uso.

En el Congreso, Laporte critic贸 duramente y a partir de datos a la industria, personalizada en la vacuna contra la covid de Pfizer, el principal productor, as铆 como a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y hasta a la AEMPS. Tambi茅n cuestion贸 la gesti贸n de la vacunaci贸n.

Dijo que es habitual que, en los ensayos, las farmac茅uticas hagan “fraude” y sean “tendenciosas” en la presentaci贸n de los resultados o en la catalogaci贸n de efectos adversos, para as铆 lograr que las agencias reguladoras les aprueben sus f谩rmacos. Que hay que ser conscientes de que los ensayos pueden ser limitados, por cuestiones de presupuesto, de tiempo… y que “m谩s que evidencias, aportan indicios”. Por lo que, hay que exigir a los laboratorios los datos completos de los ensayos, estudiarlos y, cuando se aprueba un f谩rmaco, hacer farmacovigilancia, un seguimiento con datos reales en pacientes, no la compa帽铆a, sino organismos independientes.

Ensayos enga帽osos

Apunt贸 que en el caso de las vacunas de la covid en los ensayos no se vio que evitaran la mortalidad, aparte que apenas incluyeron a poblaci贸n de m谩s edad, en teor铆a la m谩s vulnerable. Tambi茅n tild贸 la campa帽a de vacunaci贸n como un “experimento masivo y global”, explic贸 que se han notificado miles de efectos adversos de las vacunas, dado que se han inyectado millones de dosis, que las vacunas pierden eficacia, que no evitan la transmisi贸n del virus.

Todos estos aspectos han sido recibidos por los antivacunas como argumentos que sostienen su rechazo de las inyecciones y Laporte ha sido calificado por ello, desde otros sectores, como otro antivacunas o como alguien con ansias de protagonismo.  En Twitter se ha dicho que YouTube ha censurado un v铆deo de su comparecencia, debates en los que el profesor no ha entrado.

“No hice una proclama antivacunas”, ha puntualizado Laporte a La Vanguardia. “Solo dije que la farmacovigilancia ha de ser muy potente ante este experimento global, que hay que vigilar los efectos, ser transparentes”, dice. Lo de que la vacunaci贸n es un experimento lo dice porque no tiene precedentes algo tan masivo. Igual que avisa que nunca antes se hab铆a usado para vacunas la tecnolog铆a de ARNm, por lo que ve obligado hacer un seguimiento, no dar por sentado nada.

“Yo ya dije hace m谩s de un a帽o que vacunar era como tirarse a una piscina que no sabes cu谩nta agua tiene, pero que deb铆amos tirarnos. Yo era partidario de tirarme y ahora lo seguir铆a siendo, pero eso no quiere decir que renuncie al conocimiento”, explica.

La AEMPS y la EMA no hacen estudios de seguimiento

驴Es Laporte contrario a las vacunas? No. Lo suyo es el conocimiento cr铆tico. “No estoy en contra de las vacunas -aclara- pero tenemos vac铆os de conocimiento y hay que hacer farmacovigilancia. En Estados Unidos hay miles de notificaciones en su registro de efectos adversos, nadie se extra帽a, se han hecho estudios de los datos…”

En el Congreso, Laporte critic贸 a la AEMPS y la EMA porque considera que no hacen este trabajo, que no se hacen an谩lisis de los datos de vacunaci贸n. O si se hacen, no se dan a conocer. Cree que no se genera suficiente conocimiento desde el sistema sanitario p煤blico y que el seguimiento de las vacunas no debe dejarse solo en manos de las compa帽铆as.

La agencia espa帽ola porque lo deja en manos de la europea y de esta Laporte dice que “ha reaccionado tarde y de manera paquid茅rmica”, por ejemplo, ante la alerta que la vacuna de AstraZeneca aumentaba el riesgo de trombos. O ante que las de  ARNm aumentaban el riesgo de miocarditis entre los j贸venes. Considera que la EMA “est谩 m谩s concebida para proteger a las compa帽铆as que a los ciudadanos”.

Y asegura que, dado el debate antivacunas, el miedo, genera m谩s desconfianza no mantener debates abiertos. “Si le dijeras a la gente, nos la estamos jugando porque esto no se ha hecho antes, creo que lo entender铆a”, declara. Pero piensa que se imponen las pol铆ticas sin dar explicaciones.

La tercera dosis para todos, algo cuestionable

Laporte discrepa de la pol铆tica de vacunaci贸n: “Hay quien dice ‘no queremos vacunas’. Otros, como yo, pensamos que hay que vacunar, pero empezando por los grupos poblacionales con mayor riesgo (personas de m谩s edad, inmunodeprimidos…) y, a partir de aqu铆, podr铆amos decir lo que la OMS, que lo importante es que todos los seres humanos lleven una dosis y si puede ser dos. Las terceras para todos no vemos claro que sean necesarias”.

Entonces, 驴hay sobrevacunaci贸n? Cree que s铆. “La vacunaci贸n era un instrumento contra la epidemia. Primero no hab铆a  suficientes vacunas, ahora quiz谩s nos pasamos”, dice Laporte. Cree que habr铆a que estudiar grupo por grupo poblacional la necesidad de qu茅 vacunas y cu谩ntas dosis. Que faltan an谩lisis,  por ejemplo, sobre la poblaci贸n m谩s joven, los diab茅ticos, c贸mo han funcionado las inyecciones en los inmunodeprimidos… Pero los estudios llevan tiempo. Y para los pol铆ticos, la estrategia global es m谩s c贸moda.

Laporte afirma que, como m铆nimo, no se explic贸 bien por qu茅 se decidi贸 poner la tercera dosis a todos los mayores de 18 a帽os. 

En la misma l铆nea van sus cr铆ticas al pasaporte vacunal para acceder a diversos negocios o actividades, cuando se sab铆a que no garantizaba que esa persona no transmitiera la enfermedad. O critica los bandazos en la pol铆tica vacunal, como que se dijera que si has pasado la covid te puedes poner la tercera dosis en un mes, pese a que pasar la infecci贸n ya deja inmunidad para cierto tiempo (ahora se ha ampliado el plazo).

El profesor denuncia que aprovechando, por ejemplo, la oleada  de vacunaci贸n, en Catalunya se haya incluido en el calendario vacunal infantil la inyecci贸n contra la meningits B, muy cuestionada en diversos 谩mbitos cient铆ficos.

La intervenci贸n de Laporte en el Congreso, sacada del contexto del cient铆fico que va a exponer su conocimiento, se la apropian los antivacunas en los aspectos que les interesan, aunque no en todos. Se ha prestado tambi茅n menos o铆dos a otros puntos que mencion贸, como que considera que hay una sobremedicaci贸n de un elevado porcentaje de personas de la tercera edad, como las que viven en residencias.

Enlace relacionado LaVanguardia.com 10/02/2022.

Para ver v铆deo PINCHAR SOBRE LA IMAGEN




Fuente: Sasmadrid.org