February 25, 2021
De parte de Amor Y Rabia
206 puntos de vista



por Andrew Montford
(subdirector del Global Warming Policy Forum)

21 de febrero de 2021

Mientras caer veo la nieve ante mi ventana, es difícil no burlarme de la idea de la “emergencia climática”. Sin embargo, probablemente yo sea una minoría. La idea de que actualmente estamos experimentando un deterioro peligroso de nuestro clima se ha impulsado tanto y durante tanto tiempo, que el hombre de la calle ahora está completamente convencido de ello.

“Impactos del cambio climático. Percepción y realidad”, por Indur M. Goklan(FUENTE)

Aquellos de nosotros que tenemos el tiempo y la inclinación para mirar la evidencia de tales afirmaciones, por otro lado, nos damos cuenta de que son en gran medida exageradas. La Global Warming Policy Foundation, donde trabajo, acaba de publicar una revisión de los impactos del cambio climático y es un valioso antídoto contra el alarmismo implacable impulsado por algunos académicos. El informe está escrito por Indur Goklany, un estadounidense cuya participación en el campo del clima se remonta a 30 años atrás, cuando participó en la primera revisión del clima mundial del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU. Así que sabe de lo que está hablando, y la historia que cuenta es una de buenas noticias, casi sin paliativos. Existe una gran cantidad de pruebas de que la humanidad puede hacer frente a los efectos del cambio climático con calma.

Aumento de la vegetación en la Tierra en el periodo 1982-2015

Tomemos como ejemplo el clima extremo. Durante 30 años, todo el mundo, desde la Met Office hasta Al Gore, nos ha estado diciendo que el calentamiento global empeorará las cosas. Pero como muestra Goklany, esto simplemente no ha sucedido; tres décadas de rasgarse las vestiduras, lágrimas y lamentos sobre el tema apenas han cambiado las cosas. En la mayoría de las áreas, esto no debería ser algo controvertido: el IPCC dijo en 2013 que tenía ‘poca confianza’ en que las sequías y los huracanes hayan empeorado a nivel mundial, y lo mejor que puede decir de las lluvias extremas es que cree que ha habido más áreas con aumentos que disminuciones. Sobre las olas de calor va más allá, diciendo que tiene una “mediana confianza” en un aumento global. Pero si bien no deberíamos rehuir las discusiones sobre cómo abordar estos problemas, no es la catástrofe inminente que algunos podrían pensar que es.

Número de personas muertas debido a sucesos climáticos extremos (=catástrofes) entre 1900 y 2018.

El informe de Goklany no trata solo de refutar la afirmación simplista de que el clima extremo ha empeorado en todos los ámbitos. También se ocupa de la sugerencia más amplia de que el empeoramiento del tiempo afectará negativamente al bienestar humano. Y nos muestra que la mortalidad por fenómenos meteorológicos extremos es casi una cosa del pasado, habiendo caído en un 99% durante el último siglo. Del mismo modo, la humanidad parece estar ahora mucho mejor equipada para hacer frente al impacto del tiempo y el clima. Tras ajustar los registros de daños climáticos al aumento de la población y al aumento de la riqueza, estos muestran también, en todo caso, una disminución a largo plazo.

Encontrados los restos de un muro para protegerse contra el mar en el Neolítico, hace 7.000 años (FUENTE)

Cuando miras los impactos más amplios del cambio climático, es la misma historia. Tomemos como ejemplo el aumento del nivel del mar. Si bien es posible discutir sobre la rapidez con la que está sucediendo y los méritos relativos de los satélites y los mareógrafos para medir dicha velocidad, Goklany apunta a un estudio reciente que mostró que la sedimentación y la recuperación están creando nuevas tierras alrededor de nuestras costas más rápido de lo que el aumento de nivel las elimina. En otras palabras, estamos adaptando el aumento del nivel del mar a nuestro paso, algo que tal vez no sea sorprendente ya que hemos estado construyendo defensas contra el mar durante los últimos 7.000 años. De manera similar, hace unos años, nos asaltaban regularmente historias sobre la desaparición de atolones de coral, pero la emoción parece haber desaparecido, sin duda impulsada por una serie de estudios que muestran que la mayoría de los atolones son estables o están creciendo. Curiosamente, de la misma forma en que antes se decía que el calentamiento global hacía desaparecer los atolones, ahora se dice que es la causa de su crecimiento. Cualquiera que sea la verdad, seguramente es difícil para cualquier persona razonable presentar el crecimiento de los atolones como una emergencia.

Los atolones de islas pequeñas no se hundirán por el aumento del nivel del mar, sino que crecerán (FUENTE)

Y todo es similar. Las tasas de muerte por enfermedades relacionadas con el clima -otro de los temas favoritos de los buscadores de catástrofes- no solo han mejorado, sino que se han desplomado, con caídas asombrosas en casi todas las categorías durante los últimos 30 años. Por ejemplo, el número de muertos por malaria y diarrea se ha reducido aproximadamente a la mitad. Por supuesto, esto no se debe al cambio climático; es debido a una mejor atención médica y al despliegue de simples medidas preventivas, como redes contra mosquitos tratadas con insecticidas. La conclusión es difícil de evitar: las enfermedades relacionadas con el clima se pueden hacer frente con poco dinero y menos alboroto. Al igual que el aumento del nivel del mar, simplemente no es una emergencia.

El calentamiento global tampoco parece haber dañado los cultivos. El suministro de alimentos sigue creciendo, con fertilizantes derivados de combustibles fósiles y los efectos beneficiosos de los niveles más altos de dióxido de carbono que generan nuevos rendimientos récord en todo el mundo casi todos los años. Esto no quiere decir que el clima no se haya vuelto más cálido, sino simplemente que los efectos nocivos se han visto superados por los beneficios del dióxido de carbono y por los avances tecnológicos que ha desplegado la humanidad.

Las sequías por todo el planeta se han mantenido estables entre 1950 y 2018.

Los fertilizantes -tanto artificiales como naturales- también han tenido el efecto secundario beneficioso de reducir la presión sobre el mundo natural. Desde la década de 1960, la población mundial se ha más que duplicado, pero la superficie dedicada a las tierras agrícolas tan sólo ha aumentado un 8%. De hecho, si no fuera por los ecologistas que persuaden a los gobiernos de que los biocombustibles son una buena idea, podríamos haber visto cómo se devolvían a la naturaleza incontables miles de hectáreas.

Por supuesto, el hecho de que el Dr. Goklany señale esto no hará la menor diferencia para los científicos, cuyo sustento depende de mantener firmes a los políticos en la creencia de que estamos cerca del fin del mundo. Es bastante fácil para ellos proponer nuevas medidas que parecen estar empeorando. “¿Ha aumentado el rendimiento de los cultivos? ¡Bah, eche un vistazo a la caída del potencial de rendimiento de los cultivos!”, dicen. “¿Que ya no se mueren millones de personas de malaria? Pues miren a los… eh… los miles de personas que mueren de dengue!”.

El aumento de la productividad agrícola ha permitido dejar de cultivar 8.000 millones de hectáreas en todo el planeta desde la década de los 60, mientras que la población pasaba de 3.000 millones de personas a casi 8.000 en la actualidad.

O pueden predecir que las cosas empeorarán -o más a menudo, que estarán mucho peor- en el futuro. Nos dicen que los suelos se degradarán, que surgirán nuevas enfermedades y, por supuesto, que el clima extremo también empeorará. Dicen que debemos ir a lo seguro y, por tanto, modificar las economías y las prácticas industriales del mundo para aliviar las emisiones de carbono, en caso de que sean una amenaza para la estabilidad climática global. Pero, a medida que avanzamos hacia nuestro futuro de emisiones netas cero, hay indicios de que los costos de lo que se propone no solo revertirán muchas de las ganancias que hemos logrado en el último medio siglo, sino que empeorarán las cosas mucho más que si simplemente se llevase a cabo una política de adaptación a lo que nos depara el clima. Como muestra Goklany, somos buenos en adaptarnos; lo hemos estado haciendo durante mucho tiempo.

Y con el gobierno (británico, AyR) que se niega obstinadamente a publicar una serie de cifras financieras que respaldan sus planes de descarbonización, hay fuertes indicios de que saben que el rumbo que han iniciado es insoportable desde el punto de vista racional. Por lo tanto, es probable que sus planes para ‘reconstruir mejor’ sean un martillazo para una economía que ya se está recuperando de la pandemia. Entonces, si en unos años usted descubre que está preocupado por pagar la factura de calefacción, o no puede vender su casa porque no puede pagar las medidas de aislamiento exigidas por el gobierno, es posible que desee volver a echar un vistazo al informe del Dr. Goklany, y preguntarse por qué emprendimos el curso que tomamos.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com