May 19, 2022
De parte de Periodico Anarquia
271 puntos de vista

El sujeto “individualista liberal progre” ha colmado todos los estantes del supermercado que llaman militancia actual. Llorando por los pasillos se queja del egoísmo del que no piensa en él. Cuando se queja de que la gente escucha a lideres no lo hace por ser antiautoritario sino por no ser el escuchado. Lo más característico es su convencimiento de que el mundo le debe algo. Como un/a adolescente malcriadx espera que el mundo le dé su lugar gratuitamente merecido.
Pero la sociedad no es suya ni le debe nada. Los individuos crean, es toda una suerte de desobediencia el acto creativo, lo nuevo desobedece a lo viejo y establecido, pero aún quien desobedece se apoya en las desobediencias anteriores. El trabajo de nuestros abuelos piedra tras piedra, el trabajo de nuestras abuelas piedra tras piedra. Lxs explotadxs que han hecho el mundo, lxs oprmidxs que le han dado un sentido al mundo, los frutos que comemos en primavera gracias al árbol.
La sociedad no les debe nada ni es suya, es de todxs. Y ellxs llorando por los rincones no la componen, ni restituyen los robos, ni sinchan por el lugar de lxs sin lugar pataleando por el suyo. Una manga de esquivadorxs de los problemas y de las responsabilidades no pueden, porque no quieren, ayudar a equilibrar el mundo. No se atreven. No quieren atreverse.
Las campanadas están sonando para lxs compas, para lxs igualadores como se dijo en una época. Lxs que asumen los problemas y los enfrentan, lxs que añaden la responsabilidad a la libertad que respiramos y aspiramos. Las campanadas están sonando para poner piedra tras piedra en la barricada, pero de este lado de las piedras quedan quienes defienden la libertad de todxs, quienes se hacen cargo, quienes están, y no dicen un “yo” tibio medio para adentro para tener su libertad de abandonar. Para ellxs no están sonando…

R.M.




Fuente: Periodicoanarquia.wordpress.com