December 21, 2021
De parte de Portal Libertario OACA
248 puntos de vista


¿De qué me sirve que te comprometas a publicar mis textos, si después estás cogiendo las opciones que yo no siento como mías?

A la hora de publicar un artículo he comprendido que no hay que exacerbar los hechos que por si mismos ya son exacerbados.

Así como publico sobre un bicho raro en el monte, publico sobre como mejorar la calidad de los textos literarios a través de mis relatos.

No. Tengo estrategia. A mí no me importa que una persona pueda pensar más así o más asá. Lo que me importa es comulgar con lo que se está publicando y como se está publicando.

No: no me cambio de nombre. Mi nombre es el mismo… Y, si no, estudiad filología.

Igual yo soy el inculto que comete errores, igual yo soy el imbécil que promueve el fascismo, pero, por lo menos, sé que mi integridad está a salvo de exabruptos y podredumbre corrupción.

Mirando el barómetro del CIS del mes de noviembre he comprendido que hay un país que no quiere darle importancia a la corrupción. Ese país sigue envuelto en unos hales de cloacas y asesinatos, donde cierto comandante dijo que no se puede hacer más, y no se puede hacer más y yo me corrompo por ello y, cierto capitán, dice “yo no puedo hacer más y yo no puedo hacer más por ello”.

Si puede que me lo invente, si puede que me lo esté inventando todo, si puede que sea mi ficción y en mi ficción estoy y en mi ficción estaré. Pero es mi Realidad.

A mí tratadme de discapacitado: lo soy. A mí tratadme de loco: lo soy. A mí tratadme de inverso: lo soy. A mí tratadme de destructor de cierta idea: lo soy. Lo soy y con esto digo que no renuncio.

Digo que no renuncio porque soy lo que soy. Y, si soy lo que soy, el que quiera hacerme caso que me haga y el que no, que no.

¿Se comprende?

Pues se comprende que este es un manifiesto a medias, que esto es una propulsión de los sentidos hacia delante, que es una disconformidad hacia lo que hay y hacia lo que deja de ser. Lo es.

¿Y qué es?: mi idea básica de la locura llevada al extremo. La otra cara de la moneda donde no hay más que locos. Y loco soy y loco seré.

Existe un tal manifiesto donde se le cambian los puntos y las comas: probad con este a ver lo que pasa.

Yo sé lo que pasa. No se entiende. Y, si se entiende, se entiende de la manera más suspicaz y desesclarecedora posible.

¿Esto tiene sentido? En la mente de un loco sí.

Como estoy loco me dignaré a preguntar: ¿quién está cuerdo?; y alguien responderá: yo.

Pues yo responderé: pues, si estás cuerdo, demuéstrame tu cordura.

Y, si no lo entiendo… ¡Lo siento!: estoy loco.

¿Exacerbo?

Mi opinión es que en mi imaginación hay cosas mi duras que se ven dibujadas en un diagnóstico que, si queréis, os lo enseño.

¿Sabéis que por ejemplo hay un grado de discapacidad y que depende que grado de discapacidad tengas cobras una pensión pírrica o no? ¿He hecho daño a alguien?

No me llegan las respuestas.

Para mí que van a escondidas.

¿Lo sé?

Cómo está escondido…

Yo os digo que no os escondáis que seáis libres de hacer vuestras maniobras fuera del escondite.

Eso sí… Ya sabéis que si salís al exterior y os pillan que no os pillen cometiendo ningún delito.

Yo digo: estoy loco y digo locuras.

¿Hay críticos?:

Bien.

¿No los hay?:

También bien.

Todo depende del grado de invención que le de a esto. Si yo me siento una cosa, debo decir la contraria. Si yo debo haber sufrido algo por ahí, ¡no os preocupéis!: no os ha pasado a vosotros.

¿Existís?

Es que igual ni existís.

¡Ah, sí!: no tengo redes sociales.

¡Nos vemos!

Sueño Onírico




Fuente: Portaloaca.com