July 5, 2022
De parte de Asociacion Germinal
59 puntos de vista

Deja que el amor de tu coraz贸n se muestre en tus ojos

Deja que tu alma bondadosa llene los labios de sonrisas

Como el sol, llena la tierra con tu luz

Devuelve la esperanza a la vida de las personas

Re煤ne todas las piezas que faltan

S茅 la canci贸n que todos escuchan

Zuhura Seng鈥檈nge

Una crisis alimentaria mundial parece ser inevitable. Las previsiones son horribles: el Programa Mundial de Alimentos (PMA) espera el n煤mero de personas afectadas por el hambre aguda se duplique para fin de a帽o鈥攄e 135 millones a alrededor de 270 millones de personas. (Y por cierto estamos hablando de estadios de hambre aguda) Hace pocos d铆as se declar贸 鈥淣os vemos obligados a tomar la decisi贸n desgarradora de reducir las raciones de alimentos para los refugiados que dependen de nosotros para su supervivencia鈥, dijo. David Beasley, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La situaci贸n actual ilustra la necesidad de un cambio de paradigma en la agricultura y para nuestro sistema alimentario mundial que garantice el derecho a la alimentaci贸n para todxs. En lugar de una sobreexplotaci贸n de la naturaleza, necesitamos agricultura diversificada y agroecol贸gica. Sistemas que concilien los aspectos econ贸micos, ambientales y sociales y est茅n enraizados en un enfoque basado en el territorio. Con la tarea com煤n de iniciar una transformaci贸n seria de nuestro sistema agr铆cola y alimentario con el fin de acabar con el hambre. Y sobre todo desechar formulaciones contrastadas que s铆 hemos comprobado que son un error y generan m谩s desarreglos en la seguridad alimentaria como el sistema y proyecto AGRA.

脕frica se convierte en el tablero donde se va a desarrollar la guerra contra la hambruna que ya est谩 aqu铆 y solo si utilizamos un modelo l贸gico que este enmarcado en acabar con el hambre podremos ofrecer una oportunidad primero en la zona y despu茅s al resto del planeta. La hambruna se extender谩 como una balsa de aceite, ya que es el modelo el que no se puede amoldar a la realidad clim谩tica y energ茅tica en la que ya estamos inmersos

AGRA fue iniciado en 2006 por Bill y Melinda Gates Foundation y la Fundaci贸n Rockefeller. Curiosamente cuando esta anunci贸 que abandonaba sus inversiones en el sector petrolero dado que ya no era negocio Y en este momento Bill Gates se embarc贸 en la compra de tierras en EEUU convirti茅ndose en el mayor terrateniente. El proyecto AGRA se desarrolla desde la mentalidad y desde las empresas que mantienen el monopolio del modelo agroindustrial con el objetivo de entregar el tipo de agricultura de alto rendimiento y uso intensivo de insumos en 脕frica. Si bien las tecnolog铆as pueden haber evolucionado, el enfoque b谩sico era el mismo: promover la adopci贸n de nuevas variedades de semillas de alto rendimiento alimentadas con abono sint茅tico y protegido con pesticidas.

AGRA y la Fundaci贸n Bill y Melinda Gates tambi茅n tuvieron amplios v铆nculos, incluidos los financieros, con la agroindustria con empresas como Bayer (incluida Monsanto despu茅s de la fusi贸n), BASF, Corteva Agriscience (una fusi贸n entre Dow y DuPont), Grupo OCP (anteriormente Office Ch茅rifien des Phosphates), Yara y Cargill

AGRA desarroll贸 un ambicioso conjunto de objetivos, en 2015 comprometi茅ndose duplicar la productividad y los ingresos de 30 millones de peque帽os productores de alimentos, nueve millones directamente y 21 millones indirectamente, para 2020.

AGRA centr贸 su trabajo en 18 pa铆ses (posteriormente reducidos a 13). Al trabajar con los gobiernos, AGRA busc贸 acelerar el desarrollo de semillas comerciales de alto rendimiento y facilitar la entrega de semillas, fertilizantes sint茅ticos y pesticidas a los agricultores a trav茅s de una red de 鈥渁gro-comerciantes鈥.  AGRA tambi茅n apoya el desarrollo de pol铆ticas y estructuras de mercado que faciliten la adopci贸n de tales tecnolog铆as de la Revoluci贸n Verde.

Y fundamentalmente se dedic贸 a que los 13 pa铆ses firmantes elaboraran una legislaci贸n que barriera con los fundamentos de la agricultura tradicional enfocada a la alimentaci贸n local y dejara como hegem贸nico, cuando no 煤nico,  al modelo agroindustrial que ellos propugnan, pol铆tica 茅sta muy dada en todos los pa铆ses donde se ha implantado la revoluci贸n verde, donde primero se habilita un margen del legislaci贸n que solo favorece a sus intereses y barre con la posibilidad de establecer modelos agr铆colas alternativos.

AGRA recibi贸 aportes de casi USD-$1 mil millones, AGRA otorg贸 subvenciones de m谩s de USD-500 millones para promover su visi贸n de una agricultura africana 鈥渕odernizada鈥. Adem谩s, grandes desembolsos de los gobiernos africanos reforzaron la campa帽a en la forma de programas de subsidios a los insumos (FISP) a los agricultores para comprar las semillas en su mayor铆a h铆bridos y fertilizantes sint茅ticos.

El Marketing de AGRA da por hecho que garantiza 鈥渦na seguridad alimentaria y un 脕frica pr贸spera a trav茅s de cambios r谩pidos, inclusivos y sostenibles.

AGRA m谩s bien sigue promoviendo lo unidimensional. Apostando por un sistema agr铆cola intensivo en insumos y recursos y cadenas de suministro globales que ya hicieron que muchos productores de alimentos a peque帽a escala dependieran de suministros externos de semilla h铆brida (en lugar de criar y multiplicar sus propios cultivares). Y sobre todo de fertilizantes y plaguicidas sint茅ticos que ahora mismo y debido a unos elevados precios que han venido para quedarse hacen imposible su utilizaci贸n. Al no existir rentabilidad sobre todo en la mayor铆a de peque帽os agricultores. Estos son los m谩s expuestos a la quiebra que ha generado la utilizaci贸n del modelo estructurado hacia el comercio global. Aunque lo m谩s seguro es que la misma estructura de AGRA, acabe qued谩ndose con las tierras de los agricultores arruinados.

Despu茅s de 14 a帽os en funcionamiento, AGRA, a pesar de la enorme financiaci贸n y los recursos involucrados, no ha publicado una evaluaci贸n global del impacto de sus programas. No presenta estimaciones fiables del n煤mero de hogares productores de alimentos a peque帽a escala que ha alcanzado, mejoras en sus rendimientos. Del mismo modo, la fundaci贸n Bill y Melinda Gates, que aport贸 m谩s de la mitad de los fondos de AGRA, permanece en silencio. Esta falta de responsabilidad y supervisi贸n es asombrosa para un programa que impuls贸 las pol铆ticas de desarrollo agr铆cola de la regi贸n con una inversi贸n hasta ahora nunca antes vista y con su narrativa de m茅todos intensivos en insumos impulsados por la tecnolog铆a durante tanto tiempo.

Seg煤n un estudio en los 13 principales pa铆ses objetivo de AGRA, se demostr贸 que el modelo de Revoluci贸n Verde de AGRA est谩 fallando. Los principales hallazgos son:

鈥 Poca evidencia de aumentos significativos en los ingresos o la seguridad alimentaria de los peque帽os productores de alimentos. Por el contrario, en los pa铆ses en los que opera AGRA, ha habido un aumento del 30 por ciento en el n煤mero de personas padecen hambre, una condici贸n que afecta a 130 millones personas en los 13 pa铆ses de enfoque de AGRA;

鈥 Poca evidencia de que la productividad haya aumentado en algo. Para los cultivos b谩sicos en su conjunto, los productores de alimentos no se beneficiaron: la pobreza y el hambre se mantuvieron asombrosamente altos

鈥 Mayor erosi贸n de la seguridad alimentaria y la nutrici贸n de los pobres. Los peque帽os productores de alimentos donde se incentivaron cultivos prioritarios impulsaron el uso de la tierra hacia el ma铆z y lejos de cultivos tradicionales m谩s nutritivos y resistentes al clima como el mijo y el sorgo. Las semillas para cultivos tradicionales antes eran f谩ciles y baratas para obtener a trav茅s del intercambio de agricultores, los agricultores ahora tienen que pagar por semillas de 鈥渃ultivos prioritarios鈥;

鈥 Fuerte evidencia de impactos ambientales negativos, incluyendo la acidificaci贸n de suelos bajo monocultivos con fertilizantes sint茅ticos basados en combustibles f贸siles. Ambos aspectos afectan negativamente a la mitigaci贸n y adaptaci贸n al cambio clim谩tico.

El enfoque AGRA no s贸lo no logra los efectos deseados, sino que tambi茅n empeora la situaci贸n de los peque帽os productores de alimentos.

La dependencia del mercado del enfoque de AGRA destruyo a los productores de alimentos a peque帽a escala. La din谩mica que se propugna es la del endeudamiento llevando a 茅ste a la mayor铆a de los agricultores  que despu茅s de la primera cosecha, ya no pueden pagar pr茅stamos para fertilizantes y semillas. Los agricultores se ven obligados a utilizar fertilizantes sint茅ticos, que estaban fuertemente subvencionados, no pudiendo elegir el tipo de ma铆z ni la semilla que obtienen, ni qu茅 fertilizantes o pesticidas. Esto pone en peligro los derechos de peque帽os productores de alimentos a la autodeterminaci贸n y a la soberan铆a.

Adem谩s, el enfoque de AGRA se mueve entre peque帽os productores de alimentos lejos del cultivo de comida tradicional hacia el cultivo espec铆fico, lo que ha llevado a una ca铆da en los cultivos de bajo costo, bajo riesgo y sistemas de intercambio de semillas de los agricultores que funcionen bien.

La evidencia emp铆rica debe hacer conscientes de las limitaciones de los insumos intensivos en los sistemas agr铆colas, particularmente cuando se trata de para combatir o adaptarse al cambio clim谩tico. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Clim谩tico (IPCC) de la ONU recientemente document贸 el impacto de la agricultura industrial en el clima y pidi贸 cambios profundos tanto para mitigar y ayudar a los agricultores a adaptarse a las perturbaciones clim谩ticas. Y eso pasa por apostar por modelos alimentarios m谩s resilientes y diversificados, en las ant铆podas del modelo que propugna AGRA

En su Evaluaci贸n Global sobre Biodiversidad y Ecosistemas Services, la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Pol铆tica sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) es a煤n m谩s expl铆cita e identifica a la agricultura industrial como un motor principal de la destrucci贸n de la naturaleza. En consecuencia, la intensificaci贸n de la agricultura est谩 provocando una contaminaci贸n acelerada de los suelos y las aguas.

Viendo el fracaso del Modelo AGRA y sobre todo su dependencia a Insumos y poca resiliencia a los impactos clim谩ticos que ya est谩n aqu铆 y que se van a agravar lo inteligente ser铆a dejar de apostar por este modelo y crear programas que ayudan a la alimentaci贸n a peque帽a escala, apoyar a productores particularmente mujeres y j贸venes, y desarrollar pr谩cticas agr铆colas ecol贸gicamente sostenibles resistentes al clima como la agroecolog铆a. Esta es una pr谩ctica cada vez m谩s reconocida y apoyada por el Comit茅 de Protecci贸n Mundial Seguridad Alimentaria (CFS), la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci贸n (FAO)

Retirarse de AGRA y otros Programas de la Revoluci贸n Verde, incluidos los insumos agr铆colas de programas de subsidios, y la transici贸n de su agricultura programas de desarrollo para apoyar m谩s las pol铆ticas que satisfacen las necesidades expresadas por los peque帽os productores de alimentos, hacer frente al hambre y la malnutrici贸n, y ser resilientes a los impactos del cambio clim谩tico.

El enfoque de AGRA se queda muy corto. Te贸ricamente, ya se est谩 produciendo suficiente comida para alimentar a todos y todas. Hay problemas de distribuci贸n, acceso y competencia por el uso (por ejemplo, agro combustibles y alimentos para animales versus comida primero), que tienen que ver principalmente con relaciones de poder desiguales y discriminaci贸n contra peque帽os productores de alimentos. Al mismo tiempo, el modelo agr铆cola industrial por el alto uso de recursos intensivos en energ铆a no es sostenible: no solo en los efectos sobre la biodiversidad y la fertilidad del, sino tambi茅n en las altas emisiones de efecto invernadero y el uso de fertilizantes sint茅ticos. Todos ellos dependientes de las energ铆as f贸siles y que debido a su aumento de precios imposibilita su utilizaci贸n. El proyecto AGRA adem谩s ha fracasado en sus objetivos, demostrando que no eran m谩s que mero Marketing, la implantaci贸n del modelo revoluci贸n verde solo ha enriquecido a las industrias monopolistas del Agronegocio abri茅ndoles mayores cotas de mercado en 脕frica y ha generado una tendencia a la acumulaci贸n de tierras africanas donde los eslabones medios de esta cadena y los grandes tenedores de tierras s铆 pueden acaparar los subsidios, El modelo enfocado hacia el mercado global, no ha podido parar la evoluci贸n hacia el hambre, sino que lo aumentado, m谩s que nada porque no era un modelo enfocado a acabar con el hambre, es un modelo dirigido a introducir al mercado africano dentro del mercado global y esto ha significado romper su estructura interna de car谩cter resiliente local

Notas: Los cambios porcentuales son entre el promedio de 3 a帽os de 2004-06 y el promedio de 3 a帽os de 2016-18; c谩lculo del autor.

脥ndice de productividad de cultivos b谩sicos: suma de los aumentos de rendimiento ponderados por 谩reas relativas de ma铆z, mijo, sorgo y ra铆ces/tub茅rculos. Para el total de AGRA, el 铆ndice de Etiop铆a, Nigeria y Tanzania es para cereales m谩s ra铆ces/tub茅rculos.

Muestra las dos medidas m谩s reveladoras de productividad y bienestar. las barras azules representan el 铆ndice de rendimiento b谩sico, con la l铆nea azul en 100%, el objetivo de AGRA de duplicar productividad. Las barras rojas indican el progreso en la reducci贸n del n煤mero de personas desnutrida, con reducciones porcentuales de la desnutrici贸n por encima del eje x y aumentos por debajo. Para los pa铆ses AGRA como grupo, el panorama es sombr铆o: peque帽os aumentos de rendimiento para cultivos b谩sicos (+18%) y crecientes niveles de hambre (+30%). Nueve de los 13 pa铆ses de AGRA muestran aumento de los niveles de hambre. En Ruanda, la supuesta historia de 茅xito de AGRA, el n煤mero de hambrientos aument贸 un 13% sobre mediocres aumentos de productividad del 24%.

AGRA siempre ha sido controvertido entre los agricultores de 脕frica. Muchos advirtieron sobre la imposici贸n de tecnolog铆as occidentales que no eran adecuadas para los suelos del continente, agricultores, y sistemas alimentarios. Preocupaciones adicionales incluyeron la p茅rdida de alimentos. soberan铆a y la capacidad de las comunidades y naciones para elegir libremente c贸mo quer铆an alimentarse. Las pol铆ticas se han generado 煤nicamente para que la Agricultura Africana fuera destinada al mercado global destruyendo los mercados locales y la agricultura de alimentaci贸n de cercan铆a.

Siempre fue pol茅mico adoptar un determinado conjunto de tecnolog铆as. Los cr铆ticos dijeron que el paquete de tecnolog铆a era insostenible, conducir铆a a una disminuci贸n a largo plazo en la fertilidad del suelo, agotar铆a y contaminar铆a los suministros de agua subterr谩nea y empobrecer铆a a muchos productores de alimentos a peque帽a escala que no pudieran mantener el rendimiento de los cultivos o las ganancias frente a los costos m谩s altos de las pr谩cticas agr铆colas intensivas en insumos. Esto ante un estadio donde la crisis energ茅tica todav铆a no se hab铆a hecho patente y donde los insumos todav铆a estaban a precios razonables, pero en la actualidad la carest铆a de 茅stos est谩 marcando la pauta de cultivos en todo el planeta. Ya no se cosecha lo que quiere, se cosecha lo que se puede pagar, todo esto a la par de unos impactos clim谩ticos que est谩n mermando las cosechas en un orden de hasta un 30% de media global. Y donde el sistema que propugna la revoluci贸n verde es mucho m谩s fr谩gil para afrontarlo por su escasa fuerza ecol贸gica y por su marcado car谩cter productivo que solo puede reproducirse en unos marcos clim谩ticos concretos que ya est谩n dejando de producirse.

Una breve historia de AGRA

El momento de la fundaci贸n de AGRA en 2006 no fue fortuito. Antes de que se lanzara AGRA, los precios de los alimentos se dispararon en los mercados internacionales, provocando disturbios por alimentos en m谩s de 20 pa铆ses de 脕frica.

AGRA cabildea para el desarrollo de pol铆ticas y estructuras de mercado que promuevan la adopci贸n de la Revoluci贸n Verde. En esto s铆 que se puede decir que las pol铆ticas de AGRA han sido todo un 茅xito, ha logrado generar todo un entramado legislativo donde pr谩cticamente se obliga a seguir los requisitos que favorecen al agro negocio, desterrando pr谩cticamente a la ilegalidad las pr谩cticas agr铆colas enfocadas a la soberan铆a alimentaria y lo que es m谩s peligroso a los modelos que sentaban las bases de la alimentaci贸n local

La Fundaci贸n Bill y Melinda Gates est谩n, entre otras cosas, activamente comprometidos con la difusi贸n de tecnolog铆as gen茅ticamente modificadas (GM).

AGRA est谩 influyendo en las pol铆ticas nacionales y regionales de semillas para promover productores comerciales de semillas y el desplazamiento de la pr谩ctica de usar semillas guardadas o criadas en granjas por los productores de alimentos a peque帽a escala.

Su estrategia actual impulsa activamente pol铆ticas que abren las puertas a los insumos de la Revoluci贸n Verde, incluidos los pesticidas, e impide enfoques alternativos como la agroecolog铆a de recibir apoyo. Su estrategia identifica tres principales prioridades de promoci贸n:

鈥 Pol铆ticas comerciales: El objetivo es aumentar los canales de mercado internacionales para integrar a los productores de alimentos a peque帽a escala en el suministro mundial cadenas y facilitar el comercio transfronterizo de productos b谩sicos, lo que puede crear nuevas vulnerabilidades para los peque帽os productores de alimentos.

鈥 Pol铆ticas de semillas鈥 Tales pol铆ticas han sido generalmente las promovidas por la Organizaci贸n Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO) que se centr贸 en ampliar los derechos de obtentores de cultivos comerciales para patentar y vender mientras se restringe el derecho del agricultor a ahorrar, intercambiar y vender semillas guardadas por los agricultores.

鈥 Pol铆ticas de fertilizantes鈥擡stos implican acelerar la concesi贸n de licencias y la organizaci贸n de redes de agro-distribuidores para dar a los agricultores un acceso m谩s r谩pido a fertilizantes sint茅ticos, pesticidas y otros insumos haci茅ndolos depender del acceso a estos costosos insumos que tienen que ser comprados cada temporada de siembra.

AGRA tambi茅n financi贸 el establecimiento de una red africana de cabildeo de fertilizantes y agro negocios bajo el nombre Africana Sociedad de Fertilizantes y Agro negocios (AFAP) con USD-$25 millones. AFAP representa los intereses de la industria de fertilizantes frente a los gobiernos africanos y organizaciones donantes. Uno de los objetivos de AFAP es aumentar el uso de fertilizantes en un 100 por ciento. Los socios de AFAP incluyen a Louis Dreyfus, uno de los comerciantes de granos m谩s grandes del mundo, e IRM, un importante comerciante de fertilizantes de EE.UU.

Lo verdaderamente preocupante, es que el Modelo AGRA se est谩 convirtiendo en hegem贸nico en todo 脕frica transformando los modelos econ贸micos existentes que aunque eran necesariamente mejorables, produc铆an seguridad alimentaria zonal. El modelo que esta propugnando AGRA actualmente est谩 sufriendo un alto fracaso de cosechas y ha puesto a la totalidad de los pa铆ses donde se produce contra las cuerdas ante un aumento de dependencia en los mercados globales especulativos y sobre todo ante su propia falta de autonom铆a para poder generar un sistema alimentario que se enfrente a la escasez global y  tener herramientas para propugnar un sistema resiliente ante la crisis clim谩tica y energ茅tica. Que va a hundirles m谩s si cabe en la pobreza y va a generar un desastre alimentario global. Nos encontramos ante varios problemas estructurales sist茅micos que hacen una pinza de presi贸n al modelo sist茅mico. La crisis clim谩tica y la energ茅tica, que imposibilitan la reproducci贸n del mismo y corroen varios subsistemas principales muy dependientes de ellos:  El Transporte, el industrial, el alimentario, en realidad el 80% de la energ铆a que sostiene el entramado complejo social global es conseguido de energ铆as f贸siles, ante el evidente descenso de disponibilidad de 茅ste. Un entramado basado en ellas y en el transporte a grandes distancias, se corroe de forma terminal, choca contra los l铆mites y en realidad es a eso a lo que estamos comenzando a asistir y veremos como se profundiza a la par del descenso de disponibilidad energ茅tico. Lo inteligente ser铆a apostar por modelos relocalizados y diversos, no tan dependientes de energ铆as menguantes, que, aunque no produzcan riqueza especulativa para unos pocos, ni venta de insumos contaminantes tambi茅n dependientes de energ铆as f贸siles, a beneficio de unas pocas multinacionales, si podr铆an estar enfocados a alimentar a la poblaci贸n del planeta.

No hay evidencia a partir de datos a nivel nacional de que una gran parte de los peque帽os agricultores est茅 directamente benefici谩ndose de AGRA. La evidencia sugerir铆a que los principales beneficiarios probablemente no sean los agricultores m谩s pobres o con mayor inseguridad alimentaria, sino m谩s bien un n煤mero creciente de agricultores de mediana escala que tienen acceso a m谩s tierra y ya est谩n integrados a las redes comerciales. Los agricultores son mucho m谩s propensos a ser hombres, lo que tambi茅n socava los impactos antipobreza previstos de AGRA dada la prevalencia de la pobreza entre las mujeres y su papel en asegurar la alimentaci贸n del hogar. La mayor铆a de los beneficiarios son nuevos inversionistas en agricultura de 茅lites urbanas. El modelo AGRA est谩 generando una disfunci贸n en el modelo local, endeudando a los peque帽os agricultores que son la mayor铆a e incluso a los estados que se est谩n gastando ingentes cantidades en los programas de apoyo a los insumos del paquete tecnol贸gico del ISFM, todo ello enfocado no hacia un modelo de producci贸n local, si no exportador que beneficia a los grandes tenedores de tierra y nuevos especuladores, poniendo en la encrucijada al peque帽o productor. Llevando la seguridad alimentaria m谩s al l铆mite. La realidad es que el modelo AGRA solo ha llegado a una peque帽a minor铆a de propietarios, y que existe muy poca evidencia de que incluso donde ha habido adopci贸n, gracias a los subsidios a los insumos, los rendimientos hayan logrado aumentar. M谩s bien los aumentos de rendimiento han sido peque帽os, y para muchos agricultores los ingresos adicionales de las ventas no cubren los costos de los insumos. Aparte de que los incentivos para abandonar sistemas de cultivo m谩s diversos pueden en realidad socavar su alimentaci贸n. Al disminuir la diversidad de la dieta y reducir la resiliencia clim谩tica. El hambre severa en los pa铆ses que han adoptado el sistema AGRA ha aumentado un 30%. Los aumentos temporales en el rendimiento de Los insumos de la Revoluci贸n Verde tienden a disminuir con el tiempo a medida que la fertilidad del suelo disminuye bajo monocultivos alimentados con fertilizantes sint茅ticos. Los agricultores se vuelven dependientes de los subsidios a los insumos, que est谩n disminuyendo l. Mientras tanto, corren el riesgo de endeudarse para pagar insumos m谩s caros. Totalmente dependientes de la alta subida de precios de estos derivados de la escasez de materias primas energ茅ticas y de la propia debilidad del modelo de monocultivos a los impactos clim谩ticos y sobre todo a la exigencia de estos mismos ante la ruptura de las bases ecol贸gicas de tener que introducir a los cultivos mayor cantidad de recursos a precios prohibitivos. Estos fracasos implican al modelo de la Revoluci贸n Verde como un camino insostenible e inasequible adelante para los peque帽os agricultores africanos. La evidencia nos indica que el modelo AGRA fracasa en un principio por su propia formulaci贸n, pero sobre todo porque es un modelo totalmente dependiente de la utilizaci贸n de energ铆as f贸siles que se encuentran en disponibilidad menguante, siendo evidente y ya imposible de ocultar que hemos empezado el proceso de declive y agotamiento de estas mismas, desde esta perspectiva seguir apostando por un modelo alimentario que depende totalmente de ellas es apostar por el desastre. Actualmente nos encontramos en un estadio global de anomia,  puesto que todas las estructuras est谩n formuladas para una realidad que ha dejado de existir, el mundo tal y como lo conocemos ya no se puede seguir reproduciendo: Es urgente reformular los sistemas sobre todo en los sectores b谩sicos que se amolden a una realidad de descenso de disponibilidad energ茅tica que se va a ir agudizando en el tiempo que ya est谩 aqu铆.

No hay evidencia de duplicar los ingresos o reducir a la mitad la inseguridad alimentaria

No hay evidencia de que los pa铆ses AGRA est茅n reduciendo la inseguridad alimentaria de manera generalizada. Los resultados son, de hecho, alarmantes. El n煤mero total de personas con desnutrici贸n severa en AGRA pa铆ses ha aumentado de 100,5 millones a 131,3 millones, un aumento del 30%, desde antes de AGRA Para el 脕frica subsahariana en su conjunto, el n煤mero de personas con desnutrici贸n grave aument贸 en m谩s de 50 millones, a 230 millones de personas,

Resultados de AGRA: falta de rendimiento, poco beneficio para los peque帽os agricultores

El auge del ma铆z y el arroz ha llegado a expensas de una agricultura a peque帽a escala m谩s nutritiva y diversa, y la Revoluci贸n Verde se ha impuesto con mano dura. Los datos muestran que, si bien los rendimientos del ma铆z aumentaron con los subsidios a los fertilizantes y las semillas, respaldados por medidas para hacer cumplir su uso, la mayor parte del crecimiento en la producci贸n de ma铆z provino de un 146% aumento de la tierra sembrada con ma铆z. De manera similar, la producci贸n de arroz se duplic贸, pero los rendimientos en realidad disminuyeron. Se prohibi贸 el cultivo en algunas zonas de sorgo, yuca, batata y otras ra铆ces y tub茅rculos fueron cultivos alimenticios m谩s importantes que el ma铆z antes de AGRA, proporcionando diversidad nutricional adem谩s a los beneficios para la tierra.

Este cambio en los patrones de cultivo fue en gran medida una intenci贸n de la Revoluci贸n Verde. Seg煤n reciente cuentas, impuso un estricto r茅gimen en el que los agricultores eran multados si no plantar ma铆z y otros cultivos aprobados del programa. Este r茅gimen de siembra obligatorio redujo dr谩sticamente en las pr谩cticas tradicionales de cultivos intercalados y de cultivo de una mayor diversidad de alimentos cultivos

La evidencia sugiere que AGRA est谩 fallando en sus propios t茅rminos. Su modelo de agricultura de altos insumos no est谩 llegando a un gran n煤mero de peque帽os agricultores. Cuando llega a los agricultores, est谩 fallando para aumentar significativamente su productividad, y los ingresos no est谩n aumentando de una manera que puedan reducir la pobreza y la inseguridad alimentaria.

Fuentes consultadas:

Imagen de portada:  PxHere | Detalles de la licencia

Por Jes煤s Mar铆a Veci de la Fuente para Kaosenlared

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org