September 29, 2021
De parte de SAS Madrid
158 puntos de vista


Un negocio privado con dinero público. Esa es quizá la mejor definición de lo que ocurre en España en el sector de las residencias de mayores, y es una realidad cada vez más evidente en el caso de la prestación de servicios de salud mental. De acuerdo con los datos recabados por infoLibre, las cuatro principales empresas privadas en este último sector facturaron en 2020 unos 140 millones de euros, que en su mayoría procedían de las arcas públicas.

Tres de las cuatro compañías –Grupo 5, Mentalia y Hestia Alliance– son claramente dependientes del dinero público. Su principal vía para conseguir los fondos son los conciertos, que consisten en cobrar a la Administración por cada plaza que ponen a su disposición para los pacientes que lo necesiten. En otros casos el pago se produce por gestionar centros tutelados o centros de rehabilitación. El único de los grandes grupos que no vive del dinero público es Ita Salud Mental, aunque parte de sus ingresos tengan su origen en las Administraciones.

infoLibre contactó con las cuatro empresas para que le confirmaran su cifra de facturación en 2020 correspondiente a salud mental, ya que la mayoría tienen además otras actividades. La única que respondió a esta pregunta fue Grupo 5. En los otros tres casos, este periódico realizó sus estimaciones basándose en las últimos cuentas presentadas por las sociedades en el Registro Mercantil.

De acuerdo con ello, la facturación de estas cuatro empresas en el área de salud mental fue la siguiente: 47 millones Ita, 35 millones Mentalia, 33 millones Grupo 5 y 25 millones Hestia Alliance y la Clínica López Ibor.

Tal y como desveló este lunes infoLibre, las cuatro principales compañías privadas de salud mental en España tienen como accionista mayoritario o significativo a un fondo de inversión, y tres de ellas pertenecen a grupos empresariales europeos cuya actividad principal es la gestión de geriátricos: Korian es el dueño de Ita Salud Mental, Orpea es la propietaria de Hestia Alliance y DomusVi controla Mentalia. El elenco se completa con Grupo 5, que pertenece al fondo español Corpfin.

A continuación se detallan las cifras más relevantes de estas cuatro firmas.

 GRUPO 5

Esta empresa pertenece desde 2017 al fondo de inversión Corpfin. Gestiona 68 centros –56 en la Comunidad de Madrid– en los que existen 2.106 plazas, distribuidas en residencias, centros de día, de rehabilitación laboral o psicosocial, pisos supervisados y equipos de apoyo comunitario.

La compañía facturó 67 millones en 2020, de los que “aproximadamente la mitad” corresponden a su división de salud mental, según indicó una portavoz de la empresa a este periódico.

En la Comunidad de Madrid tiene una posición hegemónica, conseguida gracias a las adjudicaciones para la gestión de los recursos de la red pública. La inmensa mayoría de sus ingresos son fondos que proceden del Gobierno regional. Por ejemplo, de las nueve residencias que explota, tres son públicas y cuatro tienen plazas concertadas. Y lo mismo ocurre con los centros de día y los centros de rehabilitación psicosocial o laboral. Ese dominio de Grupo 5 en Madrid se ha acrecentado aún más en 2021, puesto que ha recibido al menos siete adjudicaciones para gestionar centros de titularidad pública.

La sociedad matriz de Grupo 5 se llama CCFIV G5 Holding SL y en 2019 acordó repartir dividendos a sus socios por importe de 34,7 millones de euros, según consta en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Los datos de 2020 aún no son públicos.

MENTALIA

La marca comercial del grupo DomusVi en el área de salud mental dispone de 14 centros y 1.339 plazas. En doce de ellos, todas o parte de las plazas están financiadas mediante conciertos con las Administraciones públicas. Las únicas excepciones son los establecimientos de Pamplona y de Lleida, que son completamente privados.

En concreto, Mentalia recibe fondos al menos de los Gobiernos de Madrid, Andalucía, Asturias, Canarias y Euskadi. Y también ha firmado acuerdos con el Gobierno de Castilla-La Mancha, que financia plazas en centros situados en provincias limítrofes, ya que no hay ninguno de Mentalia en dicha comunidad autónoma.

DomusVi ingresó en España en 2020 más de 600 millones de euros, buena parte de ellos a través de sus 140 geriátricos, pero no quiso aclarar a infoLibre qué parte de la facturación correspondía a la división de salud mental. Así que este periódico revisó en cada caso las cuentas publicadas en los respectivos Registros Mercantiles por las cinco sociedades del grupo que se dedican a dicha actividad: Casta Salud y sus filiales Instituto Psiquiátrico Montreal, Quinta Médica Residencial, Sando Gestión Social y Sanatorio de Usurbil. Las cuentas de las cuatro primeras corresponden a 2019 y las de la última a 2018, lo que en este caso supone una irregularidad administrativa puesto que las empresas tienen la obligación de depositar anualmente sus cuentas en el Registro. El resultado es que entre las cinco facturaron 28,3 millones. Esta cifra se acercará fácilmente a los 35 millones en 2020, ya que Mentalia incorporó ese año nuevos centros en Madrid y Andalucía.

Al igual que ocurre con las residencias de mayores, parte de los beneficios de Mentalia terminan en el paraíso fiscal de la Isla de Jersey, en una sociedad del fondo Intermediate Capital Group (ICG), principal accionista del grupo DomusVi.

HESTIA ALLIANCE Y CLÍNICA LÓPEZ IBOR

El grupo Orpea adquirió hace tres meses los nueve centros de salud mental de Hestia Alliance y, desde 2017, es propietaria de la Clínica López Ibor. Segundo operador de residencias de mayores en Europa y en España, Orpea ya explota más de 50 clínicas psiquiátricas en Alemania, España, Francia, Italia y Suiza.

Hestia Alliance nació en Cataluña y allí sigue teniendo su principal fuente de ingresos. Al igual que ocurre con Grupo 5 y con Mentalia, se trata de una compañía que vive básicamente de los recursos públicos, a través de los conciertos.

Antes de la adquisición por parte de Orpea, la matriz del grupo era Bimpedi SL (anteriormente denominada con dudosa sensibilidad Inversiones Homeless SL), que a su vez tenía una decena de filiales dedicadas a la prestación de servicios sociosanitarios y de salud mental. La más importante por facturación era SSR Hestia, que ingreso 45,4 millones de euros el año pasado, con origen en su mayoría en las arcas de la Generalitat como reconoce la firma en sus cuentas: “En el 2020 la sociedad ha mantenido los ingresos del CatSalut respecto al 2019, que representan una parte relevante de los ingresos de la sociedad. El CatSalut ha realizado un incremento de tarifa que se compensa con un incremento en el convenio de los trabajadores”.

Pero no solo están concertados sus centros en Cataluña. La Comunidad de Madrid también paga, por ejemplo, por las plazas en la Residencias Hestia Esquerdo.

En total, todo el grupo Hestia Alliance facturó 71 millones de euros en 2020. A preguntas de este periódico, la empresa no ha querido aclarar cómo se divide la facturación entre su actividad sociosanitaria y de salud mental. El análisis de las plazas gestionadas en años anteriores en cada una de esas áreas permite concluir que en torno a un 30% de los ingresos son atribuibles a la división de salud mental.

En cuanto a la madrileña Clínica López Ibor, en 2019 declaró un importe neto de la cifra de negocios de 4,68 millones de euros.

ITA SALUD MENTAL

Esta compañía pertenece desde marzo de 2021 a Korian, líder europeo en el sector geriátrico y el tercero más importante en el campo de la salud mental. Los cinco años anteriores había formado parte de Magnum Capital, el fondo de private equity liderado por Ángel Corcóstegui, ex consejero delegado del Banco Santander.

La cifra de facturación de Ita Salud Mental ascendió a 46,9 millones en 2020. Cuando se produjo el último traspaso de propiedad, la empresa indicó que este año esperaba ingresar 50 millones.

El grupo, que es especialista en trastornos alimentarios y adicciones, dispone en total de 39 recursos dedicados a la salud mental (desde hospitales a consultas externas). Su principal centro de negocios está en Cataluña, seguido de Andalucía, Madrid y Comunitat Valenciana.

De las cuatro empresas principales, Ita Salud Mental es la que tiene una menor dependencia del dinero público. En diversas comunidades, no obstante, sus centros tienen plazas para personas derivadas desde la sanidad pública. Además, una de sus divisiones –llamada Consulting– se encarga de centros tutelados cuya gestión se adjudica mediante concursos públicos.

Para “facilitar la financiación” a los potenciales pacientes o sus familias, Ita Consulting firmó en enero de 2020 con CaixaBank una línea de microcréditos de hasta 25.000 euros por solicitante.

El tiempo que la empresa perteneció a Magnum Capital estuvo controlada desde dos sociedades con sede en Luxemburgo: Itacare Sàrl y Magnum Capital II (SCA) SICAR. Es una práctica habitual entre los fondos de private equity, que localizan en aquel país la matriz de sus compañías con el objetivo de pagar menos impuestos.

Enlace relacionado InfoLibre.es (28/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org