June 30, 2022
De parte de Asociacion Germinal
234 puntos de vista

LAS ESTRATEGIAS INHUMANAS ANTINATALISTAS DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL

“Ser o no ser” rezaba el dilema Shakespeariano y, en la actualidad, se presenta de actualidad enfrentando al ser humano de la Civilización cristiana con el transhumanismo del Nuevo Orden Mundial. El objetivo de los grandes magnates de nuestras sociedades atlantistas es el de reducir la población humana mundial por diversos medios secretos que intentaremos caracterizar remarcando su nota de inhumanidad totalitaria y liberticida.

El Nuevo Orden Mundial es la implantación de un poder supranacional mundial basándose en las organizaciones supranacionales creadas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, en concreto, a partir del Tratado Bretton Woods, del año 1944. Tenemos la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización de Naciones Unidas misma y todas sus subdivisiones. Busca implantar una nueva humanidad, un único mundo con un único gobierno, con una única religión y un único sistema económico. Pero para eso tienen que eliminar al ser humano anterior. Por ello tienen esos pilares fundamentales: relativismo moral, laicismo, ideología de género, entre otros tantos. También se añade la favorización del aborto y la eutanasia. Con el objetivo de desprogramar al ser humano que existía antes e implantar un nuevo código de valores y poder empezar a implantar el transhumanismo que es algo hacia lo que vamos(un nuevo ser humano fisico-bio-maquinal).

El Nuevo Orden Mundial va hacia la “Cuarta Revolución Industrial” que es la implantación de un sistema robótico basado en la llamada Inteligencia Artificial, que controle todo aquello que antes era, de alguna manera, esporádico en el ser humano. Para ello necesitan formatear y eliminar la antigua civilización, la cristiana y sus valores, e implantar una nueva serie de valores que permitan a las nuevas juventudes que entren en esa “nueva realidad”.

Para esto está la nueva “Agenda Global 2030” o Agenda del siglo XXI que no es otra cosa que implantar una nueva serie de valores, precisamente, desde esa descodificación. Obviamente esto no es homogéneo ni consecutivo. A veces hay tropiezos, pero estamos a las puertas de una nueva realidad. No es un cambio gradual como ha existido antes en la historia del ser humano sino que es algo completamente diseñado. Es decir, el mundo al que vamos es fruto de una ingeniería social, perfectamente planificada y perfectamente implantada.

El mundo de los globalistas que han ideado el Nuevo Orden Mundial surgió porque los magnates empezaron a actuar de determinadas maneras tanto en el Foro de Davos como en el Club Bilderberg como en otros ámbitos. Su poder dinerario lo querían traducir en influencia política, para la que se sentían legitimados por constituir la elite mundial responsable de la marcha del mundo. Ellos quieren cambiar el sistema de la Civilización atlantista. Los globalistas son un grupo de personajes que han conseguido a través de su unión con el sector privado llegar a controlar y a poner prácticamente de rodillas al sistema político democrático y a los políticos de los países. Una de las grandes características del globalismo y ello les hace totalitarios, es porque ha habido un deterioro de lo que es lo público, o de lo privado sobre lo que es la “res pública”. Las poblaciones están perdiendo el control sobre personajes que rigen nuestros destinos y que no tienen legitimidad democrática alguna y sobre los que no tenemos capacidad de responder. Y la primera razón es porque los políticos, precisamente, se han arrodillado ante sus premisas.

El dinero de los magnates ha invadido las organizaciones internacionales. Ha invadido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el Consejo de Europa, la propia Unión Europea, los europarlamentarios, etc. Numerosas instituciones están siendo compradas: un auténtico soborno a nivel internacional. Esto ha tergiversado los objetivos de la ONU. Hoy la ONU supone la lucha del hombre contra la mujer, la promoción de objetivos de cultura de la muerte, la promoción de toda una serie de incentivos que van en la línea de este nuevo catecismo globalista.

Cuando se infiltran los organismos internacionales a golpe de dinero se atenta contra su neutralidad. Y se pierde la esencia de la independencia del organismo en sí. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud la ha perdido.

La Pandemia del Covid-19 ha acelerado la Agenda del Nuevo Orden Mundial. Ya lo decía el magnate Rockefeller: “Hace falta una gran crisis para que el Nuevo Orden Mundial se haga realidad”. Se han perdido derechos fundamentales con la pandemia y lo que hay detrás del globalismo es la pérdida de la libertad y de la individualidad.

Desde 2008 en el Foro de Davos los políticos se han sometido a las grandes corporaciones económicas mundiales. Davos se ha convertido en el núcleo de la nueva dictadura globalista totalitaria. Es totalitaria porque es gente que la población no ha elegido cambiando la naturaleza del régimen democrático. Se están cambiando las reglas del juego. A través de la Agenda 2030 Davos es la mejor institución de este tipo de cambio. Davos es el portavoz de las grandes empresas tecnológicas por encima de la voluntad popular, y de la voluntad política. Davos sirve entonces tanto para lanzar el Gran Reseteo que es crear una nueva gobernanza global y, con ello, los negocios irán mejor, controlarán mejor el mundo y el Nuevo Orden Mundial será posible. El 70% de los participantes de Davos son de EEUU y Reino Unido. Sólo estos dos países controlan el 80-90% del capital a nivel global por lo que entendemos que Davos es un acuerdo entre los intereses de EEUU, Reino Unido y China en el marco de un reparto de lo que va a ser la competitividad global. La competitividad se planifica. Davos se ha transformado de un Foro a un lugar de planificación central global. Los grandes magnates van unidos a los intereses de países y de grandes empresas. Entonces esto es un conglomerado totalitario dictatorial dirigido. La receta de Davos, la Agenda 2030 y el Gran Reseteo es lo que debe seguir el resto del mundo. El que pone el dinero crea los conceptos y se los imbuye a la gente.

El famoso magnate de origen judeohúngaro George Soros gasta mil millones anuales en cerca de siete mil ONGs a nivel mundial. Cada una de esas siete mil ONGs además, luego lo invierten en unas de 20 a 200 ONGs. Al final tenemos decenas de miles de ONGs en el mundo financiadas por Soros anualmente. Y todas repiten lo mismo: una visión especial de la inmigración para desestabilizar los países; una utilización del odio para considerar que todo aquél que no está de acuerdo con ellos es fascista y es odioso. El odio como definición del que difiere de mí. Una utilización de la cultura de la muerte proaborto y proeutanasia además a niveles extremos. Los globalistas han secuestrado la sociedad civil del planeta. La sociedad civil ha sido comprada a través de todas estas ONGs y es la voz de su amo. Impone criterios, favorece la apropiación de recursos, mueve comunidades indígenas, mueve inmigración, mueve caravanas, etc.

A los globalistas enfrentados a los soberanistas les molesta la soberanía nacional. Una revolución de color es un invento de la organización de Soros Open Society. En el fondo , de EEUU y Reino Unido y los globalistas, para destruir gobiernos que les molestan. Lo decía la NED hace años: “Hoy día la NED hace de forma abierta lo que la CIA hacía antaño encubiertamente. Hoy se hace de manera descubierta”. Es que las guerras híbridas y las zonas grises, son movimientos en que se mueve la gente hoy, y lo dicen. Tiene que haber siempre un dictador que no respete los derechos humanos y contra el que va la propaganda atlantista. Los atlantistas son especialistas en desmembrar estados.

La Agenda Mundial trata de imponer un modelo de hombre y un modelo de sociedad ajeno a la realidad, en contra de la vida, en contra del derecho de los niños a nacer, en contra del matrimonio hombre-mujer, en contra de la familia como fórmula básica de la sociedad y en contra del pleno desarrollo de la libertad religiosa. Hay lobbys mundiales como la Open Society, la Fundación Rockefeller o como la Fundación Ford, muy bien financiados, con millones de dólares, que están tratando de imponer esos contravalores para destruir la civilización. La Agenda Mundial trata de implantar el aborto en todo el mundo. Hay intereses económicos en ello e ideológicamente la cultura de la muerte.

El Progresismo y la izquierda posmoderna tinen objetivos comunes con los globalizadores. Hasta los años 80, aproximadamente, la izquierda tenía, especialmente en Europa, pero también en Latinoamérica y en el resto del mundo, un proyecto para destruir la sociedad capitalista. Y un proyecto, real o irreal, ficticio o falso, para construir una sociedad alternativa. A partir de finales de los años 80 la izquierda posmoderna, que ya había constatado el fracaso del socialismo real, ese fracaso lo convierte simplemente en un proyecto de destrucción de la sociedad capitalista, pero no tiene un modelo de sociedad alternativa que quiera sustituírla. Con lo cual, realmente, donde se combinan los deseos y objetivos de los grandes magnates, de los riquísimos que quieren controlar el mundo, y ese progresismo, es en el odio a la sociedad humana y en el deseo de destruir esta sociedad, porque la voluntad de los pueblos termina siendo un obstáculo para los designios de los ultra poderosos. Y eso es lo que hay que liquidar. Y es ahí donde conectan con la izquierda posmoderna, precisamente, con el objetivo de liquidar.

Los globalizadores y la izquierda posmoderna progresista han apostado por la cultura de la muerte porque precisamente ellos no pretenden un mejor futuro para la humanidad sino que pretenden un mejor futuro para ellos. En este sentido, después de la caída del socialismo real, la izquierda estaba huérfana. Empiezan a buscar alternativas y una base de partida la encuentran precisamente en el odio y el resentimiento de la lucha de clases, pero otro trozo lo encuentran precisamente en toda esa cultura de la muerte en la que las sociedades tienen que destruirse. Y hay una cultura de la muerte también, entre otras cosas, por el deseo de romper, el creciente, el ingente crecimiento de la población mundial.

Otra pata del Nuevo Orden Mundial es que están usando el control tecnológico siguiendo el modelo chino de control social. El modelo chino es que cada persona es identificada, es calificada como buena o mala ciudadana en función de los intereses del partido, es decir, en función de los intereses de los poderosos y de los que controlan el poder en ese momento. Y se limitan sus derechos y sus libertades en función de ese control social y de la alienación de la persona con esos objetivos o su resistencia a los mismos. Este objetivo es al final: hacer una sociedad endeble, blandita, de individuos que no son capaces de enfrentarse a nada, en una sociedad, en una nación, destruída y, en consecuencia, mucho más maleable.

La elite globalista intenta conseguir una dictadura a nivel global. Pretende incrementar su control y sus beneficios a costa de menos prosperidad a nivel total, menos democracia y menos libertad. Los multimillonarios quieren tener más dinero, más poder y más control. Y tienen su plan con tres objetivos: destruir las naciones, debilitar las sociedades y destruir a los individuos. Es decir, romper toda la escala de valores, todo aquello que nos hace sentirnos humanos o enfrentarnos a la realidad. Su enemigo a batir es la voluntad popular, la voluntde de ser libres. Los objetivos de los entramados financiados por la elite de magnates son la reducción de la población mundial (aborto, eutanasia, etc) porque creen que son demasiado pobres; debilitar las naciones (separatismo…). Se debilitan las naciones y sociedades con la inmigración no integrada que produce enfrentamientos con los autóctonos. Esto debilita el conjunto. El modelo del foro de Davos es que la elite va a controlar los organismos supranacionales que a la vez van a controlar los organismos nacionales. El modelo de control social-y estamos en un proceso de transformación radical de la situación de la sociedad mundial-, es un modelo que va a combinar, por un lado, el capitalismo más salvaje, con los mayores beneficios para los grandes propietarios del capital financiero y especulativo, con un sistema de control basado sobre todo en las grandes tecnológicas de la opinión pública y de las sociedades siguiendo el modelo chino, en el que, realmente, la persona está controlada como ciudadano las 24 horas del día, con un control absoluto de lo que hace, con quien se ve y que dice.

Lo que pretende la gobernanza mundial es que desaparezcan las naciones, porque tienen una soberanía que les molesta. Las organizaciones supranacionales condicionan sus ayudas e inversión a que los países implanten la ideología de género, el aborto, al adoctrinamiento en los colegios, etc. Es para que todas las naciones pierdan su identidad, su cultura y haya un pensamiento único global. Así son ellos los que nos dicen que tenemos que pensar y cómo debemos vivir. El gran capital mundial, los fondos de inversión, tienen como obsesión disminuir la población mundial, porque piensan que somos muchos. No piensan de los seres humanos que somos individuos con una dignidad que debe ser respetada sino la humanidad como conjunto, como “ganado”. Entonces han decidido que sobra gente. Ellos no sobran, sobramos nosotros. Ellos deciden nuestras vidas porque nos consideran una masa. Todas estas ideologías están a su servicio como la de género, la nueva religión sincretista.

Recapitulando, el Nuevo Orden Mundial es una dictadura mundial y sin rostro. Terminará en un fracaso pues está contra la naturaleza, contra la razón, contra el hombre y contra Dios.

Los verdaderamente poderosos están en la sombra. Soros trabaja en la sociedad civil, es un experto en modificación de conciencias. Trabaja con la Ventana de Overton que transforma lo imposible en factible. Primero se trabaja la ideología, financiando think tanks, fundaciones, asociaciones, etc que generan supuestos documentos científicos oficiales, estudios, etc de los cuales, después, se hagan eco los medios de comunicación. Los medios de comunicación llegan a las masas. Las masas a base de repetición de estos estudios, de estos conceptos, estas ideologías, acaban, sino aceptando como propias esas ideologías y pensamientos, si aceptándolo, diciendo como algo que ya existe y lo ven por todas partes, es algo que hay que aceptar. Una vez esa es la tercera fase viene la cuarta fase que es la de los políticos. Los políticos, obviamente, con el interés partidista de continuar en el poder, se hacen un supuesto eco de esas reclamaciones supuestamente “sociales”. Y después el quinto, que es la transformación de leyes, la legislación. Entonces esos cinco pasos es lo que se ha seguido con muchas cosas. Tenemos el aborto, el matrimonio homosexual, la eutanasia y el siguiente paso es la pedofilia. Y esto es pura matemática, es ciencia política. Y siempre funciona.

La implantación, por lo tanto, primero es ideológica. La ideología sirve primero para desestabilizar a una nación. Ahora tenemos una fase de desmoralización que es volver a las naciones contra sí mismas, la endofobia, el odio a nuestra cultura cristiana, el odio a la misma biología, la misma realidad biológica hombre-mujer para hacer que la población esté completamente confundida y que sea mucho más fácil guiarla a un nuevo punto. Es la mentalidad de rebaño. Ahora bien, primero es la ideología. Segundo es lo demás: implantación social, económica, política, tecnológica, medioambiental, sanitaria, alimenticia, etc. Todo esto está perfectamente diseñado. Lo tienen así en el Foro Económico Mundial. Todo está perfectamente entrelazado y conectado. Porque si tocamos todos los puntos, la salud, la educación, la ciencia, etc, todo esto les va a permitir guiar todo de una forma paralela hacia un mismo punto. Aunque en la realidad, obviamente, hay gobiernos nacionales, en la práctica gran parte de ellos para nada están trabajando para el bien de sus pueblos, sino que trabajan, precisamente, para los intereses de estos globalistas.

El enemigo a batir por esta elite transnacional o globalista no es otra cosa que el ser humano. Es decir, hay un desprecio absoluto de la elite por el ser humano corriente. No solo en las elites supranacionales, también las tenemos en las elites nacionales. Y, obviamente, para destruir a esa parte de la población, no en sentido físico, sino en sentido psicológico, hay que atacar obviamente sus creencias, sus bases morales. Y así, primero es destruir las naciones y obviamente la religión. Hay un objetivo que es crear una religión única. Las religiones tradicionales son un escollo para el Nuevo Orden Mundial, para la consecución de este poder político. Si eliminamos la religión, estamos eliminando en consecuencia, una vía de escape muy humana que, de alguna manera, evita que llegues al control mental de las personas. Podremos controlarlas físicamente pero la religión permite que esas personas se puedan evadir a otro plano y, obviamente, también contiene principios etico-morales muy firmes que están completamente enfrentados ante los códigos morales que pretenden implantar. En este caso, la Iglesia Católica es la enemiga a batir desde hace siglos. No solo por la masonería sino por numerosas personas. Es decir, es necesario hacer caer esa civilización cristiana para poder implantar una nueva civilización. Puede ser una nueva religión de estado, o nuevas religiones “new age”, etc. Osea, este nuevo tipo de prácticas pseudoreligiosas que nos están implantando con el objetivo de que realmente no estemos pensando en lo importante. El objetivo general es el control absoluto de la población, pero no solo control policial, sino control de lo que se consume, de lo que se educa, de lo que se habla, de lo que se ve. Censuran redes sociales, medios de comunicación, en los colegios, etc. Y esto no es otra cosa que poner barreras. Entonces, necesitan acabar con todo eso para poder tener el control.

Hay en marcha en España un proyecto totalitario que censura temas de los que se puede hablar públicamente. Se está articulando a partir de la conformación de las mentalidades en un determinado molde: “Todo lo que no me gusta debe estar prohibido”. En cuanto a la censura los poderosos se han dado cuenta de que si dejan que ciertas ideas o debates circulen, opuestas a las suyas, en cuanto a debate, esas ideas ganan. Se ha demostrado que tienen más peso que otras. Por eso con el debate del aborto, ya no hay argumentos científicos, médicos, etc Ahora son argumentos puramente sentimentales: “del derecho de la mujer a elegir sobre su propio cuerpo”. Porque con ellos saben que los argumentos médicos no pueden vencerlos. Se trata de omitir cualquier discurso que pueda poner en peligro los pilares con los que sustentan este nuevo poder.

La globalización ideologiza un proceso tecnológico. Un proceso que exige la destrucción de todo aquello que representa identidad. La destrucción de la familia, la destrucción de la persona que no del individuo, y la destrucción de los estados nacionales. Hay una guerra entre globalismo y patriotismo. Para destruir el estado nación, objetivo de los globalistas, utilizan la división y fragmentación interna. No solo la desaparición de las fronteras. Hay vínculos entre magnates y separatistas de estados constituidos.

Por lo tanto, quieren romper las naciones. Como los casos de Perú y Bolivia, intentan segregar partes de ellas para que se enfrenten. Al romper la nación cada parte es menos firme, ofrece una resistencia menor que si fuese el conjunto unido. Con la fragmentación lingüística que iguala a lenguas minoritarias con comunes el objetivo es que los pobres no se entiendan en común y sean así incapaces de ponerse de acuerdo para luchar contra los verdaderos causantes de todos los horrores a los que estamos asistiendo. Por el contrario, cuando tienes una lengua común, eres capaz de entenderte. Se ensañan, en especial, con España, porque ha representado una forma de entender la civilización ajena o contraria a lo que tenemos hoy en día: una visión más protestante-anglosajona del mundo más utilitarista, más materialista. España supone algo más medieval, caballeresco, hidalgo, más espiritual, más de entrega, mucho más cristiano. Sin embargo, ya no hay soberanía nacional pues las polítivas esenciales las genera Bruselas. La democracia es una farsa. Es una liturgia de elección, entre unos grupos que obedecen todos a los que realmente tienen el poder(los Fondos de Inversión Blackrock y Vanguard).

El mayor enemigo del Nuevo Orden Mundial es el cristianismo. Hay una cristianofobia en los países islámicos y en Occidente. El cristianismo defiende valores que chocan contra esta religión laica y hay que destruirlo. Pero sin libertad religiosa no hay garantía de los derechos humanos. En los últimos tiempos, se han multiplicado los ataques a la libertad religiosa y, en concreto, a los católicos. La causa de la persecución es un proyecto beligerante, un proyecto laicista que trata de evitar la presencia de Dios en la vida pública. Otra causa es interna de los propios católicos que es la falta de una fe fuerte, que sea capaz de proponer un proyecto cultural. En España y el resto de Europa hay ataques a la libertad religiosa de los cristianos. Los cristianos son perseguidos hasta la cárcel y la muerte en Asia y en Africa. El 60% de la población vive en países donde no se respeta la libertad religiosa. En los últimos años los ataques van en aumento. Son especialmente preocupantes los ataques a templos: en 2014 teníamos 8 y en 2018 hemos tenido 53. Hay partidos políticos, especialmente de izquierdas, que no respetan la libertad religiosa. Ha habido pintadas, profanaciones a templos, especialmente a iglesias, firmadas por partidos. Hay grupos radicales que promueven estos ataques. Los delitos de odio y ataques a la libertad religiosa no son solo contra religiones minoritarias sino contra religiones mayoritarias. Los delitos de odio contra creyentes crean miedo en la comunidad. El Gran Capitalismo y los neomarxistas quieren destruir la Cristiandad que le da la dignidad al ser humano, enseña el valor de la vida, y eso lo quieren eliminar y demoler.

Otra estrategia es el adoctrinamiento religioso de los niños en las escuelas. Los hijos son resposabilidad de sus padres que han de autorizar el tipo de educación que reciben, religiosa y moral acorde con las convicciones de los padres. Hay lobbyes feministas, LGTBI, etc que pretenden adoctrinar a los menores cuando son más vulnerables. La escuela debe de ser neutra y las ideologías sobran.

Se promueven las restricciones de movilidad para hacer imposible conectar con gente y darse cuenta de que tienes los mismos objetivos y los mismos intereses. Eso da la posibilidad de que te unas y de que resistas. La limitación de movimientos que están intentando hacer, evita que se llegue rápido y lejos a otros núcleos de resistencia. Todo ello es un proceso de debilitamiento para que los poderosos lo sean aún más.

Por otro lado, el miedo al desastre climático se usa para controlar a las poblaciones. Igual que con el Covid-19. Al final ese miedo se va a extender también al desastre climático. El control de los medios de comunicación permite que ese miedo se expanda. Al estar la gente aterrorizada pueden inducir cambios sustanciales.

Están a favor de despenalizar las drogas y las adicciones(sexo, pornografía, alcohol…) porque los adictos no pueden decidir por si mismos. Son muñecos. Y un adicto, además, no se reproduce, pues no es capaz de tener relaciones sexuales. Al final toda la cultura de la muerte diseña una sociedad débil, con individuos perdidos y quebrados.

También controlan los medios de comunicación generalistas. En España los medios de comunicación se han comprado entre sí, hasta que hay un duopolio informativo, que conforma el 85% de la televisión o de los medios audiovisuales nacionales. En el 15% restante quedan la TVE 1, la TVE 2 y las Televisiones autonómicas que siguen a los políticos.

El control que pretenden implantar el Nuevo Orden Mundial está favorecido por los nuevos avances tecnológicos. El 5G es la vía de que los poderosos controlen todos los datos de la población. Las redes sociales también las vigilan.

Los objetivos de la Agenda 2030 es deshumanizar, demoler lo que existe. Quieren destruir la paternidad, la maternidad, la manipulación genética, la gestación primero subrogada y luego en incubadoras artificiales, el transhumanismo, etc.

También hay una voluntad de eliminar el dinero en efectivo. Sin embargo el experimento de eliminar el dinero en efectivo se hizo en la India y fracasó.

La izquierda postsocialismo real encontró la injusticia y la opresión dentro de la familia, siendo los oprimidos la mujer y los LGTBI. El capitalismo salvaje, buscando conservar su poder, también ataca la familia, porque quieren reducir la población mundial, controlar al individuo y que este no tenga el referente moral que le da la familia(transmisión de valores). Cuando se destruye la familia la experiencia individual queda cercenada y el individuo queda solo, a la intemperie, víctima de lo que el estado le quiera decir.

El principal dispositivo ideológico del Nuevo Orden Mundial es la llamada ideología de género. La ideología de género es la afirmación de que el hombre, la persona, carece de esencia, y es un derivado del existencialismo. No hay una esencia humana propiamente sino momentos de vida humana. La persona no está sometida a ninguna determinación objetiva, sino que cada ser humano puede construirse a si mismo como crea, en función de cómo se auto percibe. Por tanto no existiría una objetividad de las cosas, y no existiría ni siquiera una objetividad de uno mismo. Así que yo puedo auto percibirme como crea más oportuno, según mi voluntad me dicte. Nada es más grande que la voluntad de uno. Es innegable que ahí resuena un claro eco nietzscheano, en todo esto. El poder de la voluntad es todo sencillamente y con la ideología de género es así, frente a los datos objetivos.

La ciencia nos dice si una persona es hombre o mujer en función de su carga cromosomática, y eso se traduce en una determinada genitalidad y en una determinada anatomía. También en determinadas formas de pensar y en determinadas formas de percibir las cosas, puesto que hay una cierta dicotomía sexual humana, o eso creíamos hasta ahora. A partir de ahora cada uno podrá definirse como quiera y ya no hay ni hombres ni mujeres, ni nada que se le parezca. Así que la ideología de género evidentemente va contra toda constatación científica. Pero la ciencia queda, se pone al servicio, es subordinada, se somete a la ideología. Tampoco es la primera vez que pasa en la historia. Lo que pasa es que ahora está adquiriendo unos caracteres particularmente trágicos, pero en los totalitarismos del siglo XX hemos visto como efectivamente sucedía lo mismo, como la ciencia se subordinaba a la ideología.

La ideología de género es un constructo doctrinal que parte de que no hay hombres ni mujeres naturales sino que todos somos constructos sociales. La mujer es mujer porque le han enseñado a ser mujer, como decía Simone de Behauvoir, porque, si no me llegan a enseñar, no sería mujer: Esto no tiene ninguna base ni científica, ni ningún fundamento. Esta ideología niega que haya ninguna base biológica en el comportamiento humano. Es la aplicación de la lucha de clases a la lucha de sexos. El feminismo cree que el hombre es opresor y la mujer oprimida, incluso dentro de la familia, y ésta debe sustituir al otro para crear una sociedad nueva. La ideología de género ha resultado ser extraordinaria para reducir población. En las Cumbres poblacionales de la ONU se marcan las pautas, que luego se convierten en derechos LGTBI, reproductivos, etc.

El Grupo de Roma empezó a crear un neomalthusianismo en el que se creía que se estaba alcnzando el límite de población que podía soportar el planeta. Eso no ha sido cierto pero se han empeñado en reducir población. Crea una sociedad triste, solitaria y desarraigada pues destruye la pareja heterosexual, destruye la familia, el eje de la vida de muchísimas personas, de todos los seres humanos, destruye al ser humano ontológico. Esta ideología está consiguiendo el descenso poblacional y conduce a una distopía horrorosa. Es una ideología totalitaria por su grado de adoctrinamiento y porque mucha gente vive de ella. Los menores son un objetivo, fácilmente manipulables y sin bagaje cultural además de ser los llamados a reproducir el modelo.

La ideología de género tiene el claro objetivo de reducir la población mundial. Reducir el númnero de posibles protestantes ante los designios de estas elites globalitarias y debilitar las raíces de todas las personas que conforman las sociedades democráticas, como la familia, nuestras creencias y escala de valores, en los que la religión es una parte importante para una gran cantidad de la población mundial. La ideología de género y la LGTBI han fragmentado las sociedades. El odio y el resentimiento crea grupos fragmentados enfrentados entre si que tienden en grado creciente a recurrir a la violencia para resolver esas diferencias. Así nadie puede unirse al de al lado para enfrentarse al enemigo común.

La ideología de género es una herramienta del poder. Es una herramienta al servicio de un fin. El poder político la ha cogido como un instrumento a su servicio. El poder la subvenciona, la financia, la apoya y coacciona al disconforme, supone su vigencia. El estado la usa para hacer cirugía social e influir en un modelo de sociedad nuevo que quieren reproducir. Es una ideología para cambiar la sociedad a través de la educación. Con la educación el poder manipula integralmente a los súbditos. En la educación se aparta a la familia, que es transmisora de experiencias y valores, para que no influya en las nuevas generaciones ya, por la educación y la cultura, en manos del estado. Busca un individuo solitario, fácilmente manipulable, sin familia ni referentes morales, acaba de seguidor de los dictados del estado. En este sentido es una ideología totalitaria. Para destruir la familia emplea por ejemplo la lucha de sexos, enfrentar a los sexos. Busca, en realidad, la demolición o deconstrucción de la propia naturaleza humana(ni hombre ni mujer): una personalidad ambigüa y neutra. En las leyes de género se aparta a la familia y se elimina la patria potestad. La manipulación del lenguaje hace aceptar lo nuevo a la gente. Al emplear la palabra género(algo cultural) por sexo(algo biológico) se crea la impresión de que el sexo es algo cultural, como el género.

Como resultado, España, como sociedad, está en quiebra demográfica, se está suicidando. Cada vez hay menos matrimonios, hijos y más ancianos. La cultura, el trabajo, la vivienda y la falta de ayudas son hostiles al matrimonio. Esto se traduce en déficit de natalidad. España es el quinto país del mundo con peor índice de natalidad. La consecuencia de esto a largo plazo es que se está invirtiendo la pirámide poblacional: hay envejecimiento de la población. Y no hay población joven suficiente que trabaje y pueda, luego, permitir sostener, pues, las pensiones y el sistema sanitario de los mayores. Además de las consecuencias de tristeza y soledad de una sociedad sin hijos.

A las mujeres españolas les gustaría tener más hijos, el doble, de los que realmente están teniendo. Hay que dar libertad a las mujeres, a las familias, para poder tener el número de hijos que desean. Este desajuste entre el deseo de tener hijos y la realidad se explica por factores económicos pero los factores más culturales son importantísimos. Hay que valorar el tener hijos. El desarrollo profesional de las mujeres se opone a la crianza de hijos. Los hijos quitan tiempo, recursos económicos y es un sacrificio. Hay que poner el desarrollo humano antes del desarrollo económico. En España cada año nacen 250.000 niños menos de los necesarios para que se de el reemplazo generacional. El relativismo y la cultura de la muerte propician los abortos antidemográficos. Apoyar a las familias supone ayudarles materialmente también.

La baja natalidad está causada por problemas de conciliación, falta de ayudas económicas y fiscales, etc Un hijo puede costar anualmente unos 6 o 7.000 euros. La mayoría de las mujeres en España querrían tener más hijos de los que tienen. Y no es así porque la maternidad está penalizada. Desde el punto de vista laboral hay una “brecha maternal”. A la mujer no se la contrata, o se le dan contratos de peor calidad por el hecho de que pueda quedarse embarazada. Es discriminación laboral por el hecho de que pueda ser madre. Y desde el punto de vista social, a la mujer que decide ser madre y tener los hijos que verdaderaemnte quiere tener, se la discrimina y se la estigmatiza, fundamentalmente, por parte de colectivos feministas radicales, que la ridiculizan porque ha elegido, libre y voluntariamente, quedarse en su casa cuidando a sus hijos durante un tiempo, y trabajando en su casa por su familia en vez de haberlo hecho fuera. Y así se somete a la mujer que libremente decide optar por cuidar de sus hijos y su familia a un ataque feminista radical feroz. Sumado todo esto más el aborto, la sociedad española está abocada a la muerte, a la degeneración moral y a la destrucción. Al año el estado se gasta 50 millones de euros en abortos.

En la sociedad actual la principal exclusión que sufre la mujer es por el hecho de ser madre. Hay una violencia administrativa contra las madres. El mobbing maternal es la discriminación , acoso, abuso, exclusión, que sufre la mujer por el hecho de ser madre en el mundo laboral. La legislación está hecha para trabajadores sin cargas familiares. El sistema educativo las margina, las echa de la escuela. Los servicios sociales les invitan a abortar, a dar los hijos en adopción, etc. hay una relación directa entre el incremento de los abortos y la exclusión laboral. Las madres precisan ayudas materiales y de acceso al empleo.

Otra estrategia del Nuevo Orden Mundial para reducir la población es el aborto. En españa no se puede hablar del aborto porque es un tema cerrado. En España se producen 100.000 abortos anuales. El aborto pasó en España de delito, a ser despenalizado y, con la Ley Aído, se convirtió en un derecho: de ser algo malo se convirtió en algo bueno. Se ha trivializado tanto el aborto que parece lo normal cuando hay un embarazo. El aborto químico, al no ser un acto médico importante, ha trivializado aún más el aborto. No hay legislación del aborto que no continúe con una legislación de la eutanasia. Por que en el fondo, la cuestión es que la vida humana deja de tener un valor en sí mismo y, ese valor, en vez de tenerlo la vida, porque es vida humana, lo tiene la vida porque se lo doy desde fuera.

Los adalides del Nuevo Orden Mundial están promocionando y apoyando el aborto. En el año 1979 el secretario de estado norteamericano Kissinger desarrolló todo un estudio y un protocolo, lo que se llamó “El informe Kissinger” o “El programa Kissinger”, de, “vamos a necesitar en los próximos años”, como elite, en EEUU, el acceso a fuentes de recursos naturales, especialmente mineras. “La población autóctona de las zonas donde están esos minerales que nos interesan es una molestia. Luego vamos a incrementar nuestra ayuda a los países en desarrollo, exigiendo que esa ayuda tenga como contrapartida ineluctable políticas de reducción de la población, anticoncepción, aborto y similares”. Y eso se empieza a implementar desde finales de los años setenta a través de la ONU y otras organizaciones, a través de los departamentos y agencias de desarrollo de multitud de países desarrollados que imponen a los países sin desarrollo la liquidación de parte de su infancia. Es decir, la cantidad de países donde se está practicando ya el aborto libre y gratuito es creciente. Y sucede que eso debilita a la población y hace que sea menos numerosa. Y en consecuencia este nuevo imperialismo del capital financiero se impone sobre una base de mucha menor resistencia. Es decir, si tu necesitas en Ghana, o en Mozambique, o en Nigeria, o en Perú, acceso a las fuentes de recursos minerales, si tienes, en lugar de tener 10 millones, tienes 5, pues menos gente se te va a oponer, menos protestas vas a tener.

Los colectivos más débiles sufren más el aborto. De cada cuatro embarazos, uno termina en aborto. En las adolescentes de cada cinco embarazos, tres acaban en aborto. Las mujeres inmigrantes tienen el doble de abortos que las nativas.

El aborto está incrustado en la Agenda 2030 y está incrustado en el ADN de los globalistas. Lo quieren promocionar a todo coste. El aborto es una política de estado. Se fundamenta por Kissinger en 1974 afirmando que debido al auge demográfico de Africa y Asia se podían reducir los recursos naturales necesarios para el Imperio (EEUU) en muy corto tiempo. Esto no se puede vender así tal cual y se hace todo un marketing político. El aborto es interés del estado, geoestratégico. Todas las demás propuestas que tenemos hoy en día: ideología de género, ecología, o todo eso es lo mismo. Son políticas de estado que nos lo venden al gran público con un marketing político para que la gente lo acepte. Las políticas que tenemos hoy en día no son lo que parecen sino que son el resultado de un proyecto, de una implantación a nivel global, con el objetivo de desestabilizarnos para poder tener el control completo sobre nosotros. No hay nada más fácil de dominar que una población enfrentada entre sí.

Por su parte, la eutanasia es la medida capicúa del aborto en que el estado se impone sobre la naturaleza y la vida y su dignidad. Eutanasia significa “buena muerte” y es definida como un homicidio por compasión a un enfermo que lo pide en un contexto médico. Frente al suicidio asistido en que se proporcionan medicinas a un enfermo que sufre para que muera, por parte de un médico o de un tercero. La eutanasia activa es cuando un médico suministra fármacos a un enfermo para acelerarle la muerte. La eutanasia pasiva es cuando un médico retira los tratamientos que mantienen con vida al paciente, y le provoca irremisiblemente su muerte. La eutanasia es un tema complicado, con bastantes claroscuros. Los contrarios a la eutanasia están a favor de una muerte sin dolor ni sufrimiento. La ley española convierte la muerte en un derecho. Reconoce la objeción de conciencia médica pero creando listas negras. La eutanasia es para enfermos terminales y discapacitados. Toda vida es digna de ser vivida. La alternativa son los cuidados paliativos. Hoy en día se habla de la eutanasia por que es un debate que quiere abrir el poder del estado en España.

Con la eutanasia se consigue la cultura de la muerte: es decir, cuando tu estás matando niños, cuando tu estás liquidando tus hijos no nacidos, el siguiente paso es un paso de liquidar los mayores que te molestan. Hay una frase que lo ilustra muy bien: “en el caso del aborto los padres matan a sus hijos. En el caso de la eutanasia los hijos matan a sus padres”. Todo está, al final, lo que hace es reducir la población, debilitarnos, sobre la base de la compasión. Esto abre la puerta a que cada vez más esa “compasión” afecte a un mayor sector de la población. Por ejemplo, en Holanda, que ha tenido históricamente las primeras leyes de eutanasia y algunas de ellas más amplias, pasaron de tener la eutanasia para mayores de edad, a bajar la edad para aplicar la eutanasia a partir de los 16 años. Lo siguiente, ya lo tienen, a los mayores de 12 años. Y el siguiente paso legislativo: es pàra los mayores de 1 año. Significa que tus padres pueden matarte legalmente a partir de un año. Que te pueden matar, prácticamente, antes de que nazcas. Ahora ya, una vez nacido, si molestas te liquidan.

Hay enfermos incurables, pero no hay enfermos incuidables. Los cuidados paliativos lo son física, psiquica, social y espiritualmente y consiguen que el paciente no desee morir. Los cuidados paliativos son un derecho y un deber. En España la mitad de los enfermos terminales no recibe cuidados paliativos complejos. Es más barato matar a un enfermo que cuidarlo. Los enfermos atendidos adecuadamente con cuidados paliativos son más baratos que los que no lo son. El individualismo favorece la eutanasia pero el cuidado social integral la desactiva, al igual que valorar a ancianos y enfermos mentales.

La dignidad del ser humano se fundamenta en el hecho de ser persona independientemente de su autonomía(bebé, anciano, pobre…). Hay un convenio de Bioética firmado por muchos países occidentales que dispone que el bienestar del individuo está por encima del bienestar de la sociedad. No puedes matar a aun ser humano para investigar curar una enfermedad. En países donde se ha implantado la eutanasia se ha perdido el valor de la dignidad humana, el valor de la vida humana. Se han vendido casos extremos pero luego se aplica a cualquiera.

El Nuevo Orden Mundial quiere hacernos esclavos y que amemos esa esclavitud pero tomar conciencia de sus intenciones nos permitirá vivir con dignidad y libres dando la batalla antitotalitaria.

Alfredo Velasco

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org