February 28, 2023
De parte de SAS Madrid
834 puntos de vista

Un informe del centro de investigaci贸n SOMO demuestra que Pfizer, BioNTech, Moderna y Sinovac inflaron precios, mientras recib铆an dinero p煤blico para la investigaci贸n y para la compra anticipada por los pa铆ses ricos. Del otro lado, solo un 23% de los habitantes de pa铆ses con ingresos bajos tiene las dosis completas.

Hace dos a帽os el mundo comenzaba a vacunarse. Hoy, mientras el 74% de la poblaci贸n de los pa铆ses con ingresos altos ya tienen las dosis completas, solo un 23% en los pa铆ses de ingresos bajos han accedido a esta pauta. Al mismo tiempo, el Centro para la Investigaci贸n de las Corporaciones Multinacionales SOMO, con sede en Holanda, desvelaba este lunes en una reciente investigaci贸n que las siete principales empresas farmac茅uticas que han comercializado las vacunas han conseguido ingentes beneficios: 90.000 millones de d贸lares en 2021 y en 2022. Este estudio sit煤a a Pfizer/BioNTech (40.000 millones), Moderna (20.000 millones) y Sinovac (19.000 millones) como las compa帽铆as que m谩s dinero han ganado en el 煤ltimo ejercicio, lejos de Astraz茅neca (4.000), Johnson and Johnson (2.400 millones) y Novavax (1.100 millones). As铆 las cosas, las grandes farmac茅uticas, mientras recib铆an financiaci贸n p煤blica para la investigaci贸n y para la compra anticipada de vacunas por los pa铆ses del norte, han hecho caja ante la inequidad en el reparto de las dosis.

En medio de la pandemia, asegura el informe Pharma’s Pandemic Profits, los gobiernos gastaron miles de millones en fondos para apoyar la investigaci贸n y el desarrollo de vacunas. 鈥淪iete productores de vacunas recibieron 5.800 millones de d贸lares de fondos p煤blicos, siendo el gobierno de los Estados Unidos el mayor financiador, proporcionando 5.000 millones de euros鈥, destaca el estudio. Estos acuerdos alcanzados no inclu铆an cl谩usulas para la devoluci贸n del dinero una vez obtenidas ganancias, aunque estas fueran excesivas.

Pero donde encontraron el verdadero negocio fue en los Acuerdos de Compra Anticipada (APA), firmados con pa铆ses de ingresos altos para asegurarse dosis a trav茅s de la transferencia de fondos para el desarrollo y la producci贸n de las vacunas cuando estas a煤n no estaban en el mercado. Seg煤n este informe las compa帽铆as farmac茅uticas recibieron al menos 86.500 millones a trav茅s de estos APA.

鈥淟a financiaci贸n p煤blica tiene que servir al inter茅s p煤blico, lo que significa medicamentos asequibles y seguros que sean accesibles para todos, no superbeneficios para las grandes farmac茅uticas”鈥, asegura la investigadora de SOMOS Esther de Haan quien pide el establecimiento de reglas claras para evitar 鈥渁cuerdos perversos鈥. Acuerdos que, entre otras cosas, tampoco inclu铆an la congelaci贸n de precios de los medicamentos o su comercializaci贸n al precio de coste. Por lo que, tal y como se indica en este informe, los precios de las diferentes vacunas escalaron en el tiempo, de los 19 euros por unidad hasta los 30 en el caso de Pfizer/BioNtech, o desde los 16 euros a los 26 en el caso de Moderna. Al mismo tiempo que los m谩rgenes de beneficio fueron de entre un 49% hasta un 76%, ganancias 鈥渆normes鈥 para la industria farmac茅utica.

鈥淟as empresas han buscado descaradamente ganancias y han estado favoreciendo acuerdos con pa铆ses de altos ingresos, que pagar铆an un precio m谩s alto por dosis. Los gobiernos de los pa铆ses de altos ingresos tambi茅n han estado expulsando a los pa铆ses de bajos ingresos, haciendo tratos con todos los productores de vacunas y reclamando m谩s vacunas de las que necesitaban鈥, asegura de Han.

Muertes evitadas

Para Fernando Lamata, integrante de la Asociaci贸n Acceso Justo al Medicamento y experto en pol铆ticas de salud p煤blica, estamos ante unos beneficios 鈥渁busivos鈥. 鈥淣o es admisible que pusieran precios 10 veces por encima del coste lo que les ha permitido estas ganancias. El beneficio sobre ventas es m谩s del 50% cuando la media industrial es del 5%, es una barbaridad鈥, valora para quien estos 鈥減recios excesivos鈥 lo 煤nico que permiten es que las empresas recompren acciones, aumenten las retribuciones de sus ejecutivos, inviertan m谩s en marketing para seguir consiguiendo beneficios y comprar otras empresas.

De fondo, la inequidad en el acceso a la vacuna. Mientras el 74% y el 78% de las personas que viven en pa铆ses de ingresos altos y medios/altos tienen la pauta completa, s贸lo el 58% y el 23% de los que habitan en pa铆ses de ingresos medios /bajos e ingresos bajos cuenta con estas dosis, tal y como se recoge en la web elaborada en la universidad de Oxford, Our World In Data.

鈥淟a pandemia se prolong贸 porque no se vacun贸 a todo el mundo al mismo tiempo. Si se hubiera vacunado a todo el planeta al mismo ritmo que nos vacunamos en el Norte se habr铆an evitado unos 9 millones de muertos, seg煤n indican los informes鈥, expresa Lamata.

Acuerdos insuficientes

Y es que durante 20 meses pa铆ses del norte, de la mano de las multinacionales, presionaron para que no se llegara a un acuerdo para la exenci贸n de patentes de las vacunas, pruebas diagn贸sticas y otros tratamientos contra el covid-29 en el seno de la OMC. Una propuesta que lanzaban India y Sud谩frica el 2 de octubre de 2020 al Consejo de los Acuerdos sobre los Derechos de Propiedad Intelectual con el Comercio (ADPIC), formado por todos los pa铆ses integrantes de la OMC. Hasta el 7 de junio de 2022 no se alcanz贸 un acuerdo, que expertas y activistas calificaron como insuficiente.

El acuerdo habilita la posibilidad de que un pa铆s permita a una empresa utilizar una patente sin la autorizaci贸n del propietario durante cinco a帽os. Pero la propuesta era mucho m谩s ambiciosa ya que perd铆a que las farmac茅uticas no solo renunciaran temporalmente a la propiedad intelectual sobre las patentes, sino tambi茅n a los secretos comerciales, los derechos de autor y los dise帽os industriales. 鈥淓n la patente va incluida la descripci贸n para hacer ese medicamento y con esa informaci贸n una empresa no puede reproducirlo porque hay informaci贸n confidencial que no est谩 incluida鈥, explica Lamata.

Las esperanzas est谩n hoy depositadas en el Acuerdo sobre la Pandemia, un nuevo instrumento internacional que reconoce la necesidad de que los gobiernos impongan condiciones a la financiaci贸n p煤blica de la investigaci贸n y el desarrollo m茅dicos. Las negociaciones para este acuerdo arrancan esta semana en el seno de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, valoran desde SOMO, el borrador del texto publicado a principios de este mes est谩 muy lejos de hacer obligatorias las condiciones sobre precios, m谩rgenes de beneficio y acceso equitativo. 鈥淭enemos tiempo para que los pa铆ses recapaciten y decidan que ante una pandemia tiene que haber una suspensi贸n inmediata de patentes. Esto se debe de activar en cuanto aparezca una nueva pandemia y las subvenciones a la investigaci贸n de tratamientos deben ir condicionadas a que haya fijado un precio de coste y la transferencia de tecnolog铆as鈥, sentencia el experto en pol铆ticas p煤blicas.

Enlace relacionado y gr谩ficos interactivos ElsaltoDiario.com 28/02/2023.




Fuente: Sasmadrid.org