June 28, 2022
De parte de ANRed
1,669 puntos de vista

Foto: Roberto Durán

El cuarteto vocal Flores Negras presenta mañana en Bebop su nuevo trabajo Maldito Tango, realizado en 2020 durante la pandemia. Allí van a repasar un repertorio donde se destaca la presencia de Astor Piazzolla. Conversamos con las cuatro integrantes del grupo que nos cuentan el pasado y presente del conjunto, y anticipan algo de lo que se viene. Por Ramiro Giganti (ANRed).


Reunidas en 1996, cuatro mujeres decidieron nombrarse Flores Negras inspiradas en el título del tango de Francisco De Caro, abriendo a partir de allí un camino poco transitado en el país al reafirmar el lugar de la mujer como intérprete de tangos. Comienzan a desarrollar su propuesta en diferentes escenarios de Buenos Aires y de su país, llevando también su sonido a Uruguay, Portugal, España, Holanda y Francia en su recorrido internacional. En 1999 publicaron su primer CD Flores Negras, Cuatro Voces en Tango, que recibió halagos de figuras del Tango como Horacio Ferrer (que las definió  como “una de las más refinadas agrupaciones del tango actual”) , Ben Molar  y Rubén Juárez, quien las había apadrinado para la creación del mismo.

En Argentina han tenido presentaciones en Centros Culturales, Festivales y ciclos tales como Centro Cultural Gral. San Martín “Mujeres por Astor” (1997) Festival BA Tango de 1998 y 2012 en La Usina del Arte; presentación de su 1er. disco en el Margarita Xirgu; Bares Notables 2007; fueron invitadas por León Gieco y Víctor Heredia en el Teatro  Ópera; también fueron invitadas por Rubén Juarez.  Participaron del 3° Festival de Tango de Ranchos, Provincia de Buenos Aires en 2015; del 4to. Encuentro Cervantino de Grupos Vocales, Azul (2015); se presentaron en el XIII Encuentro Nacional de Músicos en Rosario (2016); el 7° Festival de Tango de Pehuajó ( 2017). Actuaron en el  Teatro de Cámara de City Bell y numerosos espacios emblemáticos de música de CABA: Café Homero, La Biblioteca Café; Café Tortoni; Los 36 Billares; Café Homero, entre otros lugares. Mañana sumarán una nueva presentación en Bebop acompañadas por Edgardo Acuña en guitarra. Conversamos con las cuatro integrantes: Cecilia Bonardi, Laura Esses, Alejandra Cañoni y Laura Hatton.

Flores Negras ya tiene 25 años. ¿Cómo fueron los orígenes del cuarteto?

Alejandra Cañoni: Los orígenes de Flores Negras se remontan al año 1996. Un año antes, junto a Oscar Laiguera, primer arreglador del cuarteto, comenzamos a pensar en la posibilidad de juntar cuatro voces femeninas en arreglos vocales. El primer tango que probamos fue Cafetín de Buenos Aires. En ese momento, con la tecnología bastante antigua (usábamos una porta estudio Tascam que permitía superponer sonidos), y utilizando el cassette, grabé las cuatro voces y comprobamos que podía ser muy buena idea. La voz más grave la modificamos, ya que excede a mi registro, con ayuda también de estas herramientas. Por suerte, al encontrar a las cantantes para cada voz, la experiencia se enriqueció, superó expectativas y fue creciendo a lo largo de los años. La primera formación estuvo integrada por Cecilia Bonardi, Laura Esses, Sara Galoppo y Alejandra Cañoni. A lo largo de los años, la intérprete de la voz más aguda (Sara) fue cambiando. Primero por Diana Molina y por último, y hasta la actualidad, por Laura Hatton.

Particularmente no conozco arreglos de cuartetos vocales femeninos anteriores a ustedes.  ¿Cómo organizan las armonías y los registros?

Alejandra Cañoni: Los arreglos vocales pertenecen a dos grandes músicos: Oscar Laiguera y Diego Vila. Ambos tienen mucha experiencia en el género del tango como intérpretes y arregladores. En el caso de Oscar, fue el primero que imaginó esta sonoridad vocal, y en muchos de sus arreglos (especialmente en los de Piazzolla), transcribió y adaptó partes de instrumentaciones originales a las voces, logrando un resultado que nos permitió una interpretación expresiva y armónicamente rica. Diego Vila sumó sus arreglos en este último tiempo, comprendiendo  el funcionamiento de nuestras voces en grupo, potenciando nuestro registro expresivo con armonías sutiles y delicadas y respetando la estética que buscamos como cuarteto femenino de tango.

En cuanto a los registros, contamos con la exquisita voz aguda de Laura Hatton, que con su experiencia en otros grupos vocales como Buenos Aires 8, sumó el color que necesitábamos. La voz de Cecilia Bonardi, soprano expresiva y dúctil que le imprime calidez a cada interpretación; la gran contralto, Laura Esses, que con su registro extenso y expresivo logra sostener con sus graves la armonía de cada canción y mi registro de mezzosoprano que con flexibilidad, va uniendo y encadenando los acordes y la melodía.

Astor Piazzolla está muy presente en el repertorio. El año pasado fue su centenario y en estos días se están cumpliendo 30 años de su partida. ¿Qué pueden contarnos en primera persona sobre su legado?

Laura Esses: Creo que estamos de acuerdo en que la mayoría de la gente -en todo el mundo- vibra con la música de Astor Piazzolla. Nosotras, por supuesto, somos parte de esa mayoría. Su obra nos atraviesa, y aún con su complejidad y el desafío en lo que se refiere a arreglos vocales, amamos interpretarla. Siempre fue relevante en nuestro repertorio, desde nuestros comienzos. Y a casi 30 años de su partida, sentimos que nunca se fue.

En la historia de “Flores Negras” parece conectarnos desde el día 1. Bautizamos así al cuarteto inspiradas en el título del hermosísimo tango de Francisco De Caro, y el nombre quedó instantáneamente ligado a lo femenino y seductor, a la noche, a lo trágico, a una de las acepciones de la mujer desde el lunfardo: la flor… Pero se dice también que Astor solía tocar con su bandoneón el tango Flores Negras, y que ese era el único tema que lo convocaba íntimamente fuera de su repertorio propio. ¿Mito urbano? Tal vez, pero nosotras lo adoptamos como una verdad categórica!

Nuestro primer viaje fuera del país, en 1997, fue a Montevideo, Uruguay. Invitadas por Laura Escalada de Piazzolla, entonces presidente de la Fundación Astor Piazzolla, tuvimos el honor de interpretar su música en un Festival de Tango como únicas artistas en el día dedicado especialmente a Astor.

En nuestros primeros años de formación, con grata sorpresa, fuimos recibidas con muchísimo afecto por parte de la gente de la Academia Nacional del Tango, representada, entre otros artistas de suma importancia, por Horacio Ferrer -gran letrista de Piazzolla-.

Como decía Alejandra, contamos con dos MAESTROS arregladores, dedicados y súper detallistas, que nos han dado una enorme mano para poder interpretar a Piazzolla en versiones cantadas o instrumentales, respetando la esencia y conmoviéndonos en cada ensayo y cada concierto.

Estamos presentando este año y en forma presencial nuestro último trabajo discográfico “Maldito Tango”, pero al mismo tiempo ya vamos proyectando nuestro homenaje a Astor, y con suerte se lanzará este mismo año. Ya en el escenario estamos -de a poco- adelantando lo que se viene. Agradecidas y entusiasmadas, pues Piazzolla tiene algo de padre protector para nosotras.

Hoy, en el siglo XXI hay una muy importante presencia femenina en el Tango, algo que quizás no era tan así en el siglo pasado. Si bien hubo exponentes como Eladia Blázquez, de algún modo ustedes dieron un paso más al salir con el cuarteto. ¿Cómo fueron los primeros años todavía en los 90? ¿Cómo ven el avance del feminismo en los últimos años más allá de lo musical? ¿Qué relación ven entre lo que sucede en la sociedad y lo que sucede en los escenarios?

Cecilia Bonardi: Tal como lo comentás, actualmente es muy numerosa la presencia femenina en el Tango, en formaciones instrumentales mixtas o exclusivamente de mujeres. También han surgido muchísimas cantantes, compositoras y letristas, que sin duda nutrieron también al género del tango. Cuando nació nuestro cuarteto quedaba mucho camino aún por recorrer en ese sentido. Creo que formamos parte de un tiempo bastante inaugural. Diría que en nuestro caso no fue desde un discurso sino desde el acto mismo de avanzar con esta propuesta novedosa en sí misma: cuatro mujeres interpretando el tango a voces…y debo agregar también, que en ese tiempo éramos MUY jóvenes. Teníamos muchas dudas sobre la recepción que podíamos tener, porque los espacios, instituciones y proyectos artísticos estaban esencialmente manejados por hombres. Debo decir con absoluta sinceridad que en nuestro caso fue muy sorpresivo el alojamiento que recibimos. Empezando por la Academia Nacional del Tango, figuras emblemáticas como Ben Molar, Horacio Ferrer, y también diferentes espacios de difusión, que nos abrieron las puertas y desde donde recibimos mucho apoyo. ¡Y siguió el Negro Juárez, apadrinándonos artísticamente! Quizá, mientras digo esto, puedo pensar que en ese tiempo podía ser desde una posición cuasi paternal hacia nosotras, pero sin duda partiendo de una gran valoración por el hecho artístico que presentábamos. No en vano Ferrer nos describió en un escrito como «una de las agrupaciones más refinadas del tango actual».

El feminismo es un movimiento decidido a dar batalla sostenida para instalar a las mujeres en un plano de igualdad de derechos con los hombres, y los logros alcanzados  van transformando sin duda a la sociedad y el lugar que las mujeres tomamos ya en forma espontánea. El camino recorrido es enorme, pero aún queda mucho por alcanzar. Sin duda los cambios que se han dado a lo largo de la historia se despliegan en todos los ámbitos de la vida, y el escenario es un espacio más.

¿Pueden comentar algo de lo que se viene para la presentación de Maldito Tango? ¿Qué planes tienen para después de la presentación en Bebop?

Laura Hatton: En esta fecha en Bebop, estaremos presentando nuestro nuevo disco “Maldito Tango” que terminamos de editar en el 2020, y que por la pandemia los lanzamos ese mismo año a través de un streaming.  Recién en este 2022 lo pudimos comenzar a presentar en vivo, ¡y disfrutarlo con el público cerca nuestro! Interpretamos un repertorio que abarca desde las propuestas más tradicionales hasta la música ciudadana de reciente creación a través de tangos, valses, milongas y candombes que en escena quedan entramados entre pinceladas de textos y humor . Los arreglos son de Oscar Laiguera y de Diego Vila (que también es el director artístico) y en guitarra Rodolfo Gorosito. En vivo nos acompaña actualmente Edgardo Acuña.

En esta presentación sumaremos un homenaje a Astor Piazzolla haciendo alguno de los nuevos arreglos de Diego Vila en los que estamos trabajando y que formarán parte de nuestro próximo proyecto. Nuestra idea es seguir mostrando nuestro nuevo disco todo este año, e ir avanzando con el nuevo material.

Flores Negras se presenta este miércoles 29 de junio BEBOP–Uriarte 1658, a las 20hs (Puntual). 





Fuente: Anred.org