July 15, 2021
De parte de SAS Madrid
187 puntos de vista


Pese a que siguen siendo n煤meros moderados, los ingresos de personas entre 20-29 a帽os ya superan los que se registraron en otras olas. Los especialistas recuerdan: nadie es inmune.

– El 22 de marzo de 2020, d铆a de mayores admisiones en la pandemia, fueron 70 j贸venes los que ingresaron. Esta semana se han alcanzado las 47 en un solo d铆a y a煤n no se ve el final de esta ola.

– “En un contexto de desinhibici贸n social, el n煤mero de contactos que se pueden generar es inabarcable. La instituci贸n tiene que arremangarse”, asegura el epidemi贸logo Javier Padilla

La quinta ola, por gravedad e impacto en el sistema sanitario, no se puede comparar a ninguna previa en general dado el avance del proceso de vacunaci贸n. La presi贸n hospitalaria est谩 en n煤meros a煤n bajos, la mortalidad tambi茅n y faltan pocas semanas hasta la inmunidad de grupo. Sin embargo, las consecuencias de la pandemia entre los j贸venes est谩n siendo peores ahora que en casi todas las olas previas, debido al alto n煤mero de contagios por la casi total ausencia de restricciones y la relajaci贸n social. Pese a que los n煤meros siguen siendo bajos por la inmunidad natural de los menos mayores ante el covid, los ingresos est谩n en cifras similares o superiores a la segunda, tercera y cuarta ola (de octubre de 2020 a abril de 2021) y amenazan con alcanzar en este tramo etario los registros del peor momento que ha vivido nuestro pa铆s en d茅cadas: marzo de 2020. 

La incidencia de los j贸venes sigue creciendo. A煤n no se ve el pico, aunque en los 煤ltimos d铆as el crecimiento est谩 frenando, por lo que podr铆a llegar la semana que viene o la pr贸xima. La incidencia (casos/100.000 habitantes) en los 煤ltimos 14 d铆as del tramo entre 20 y 29 a帽os se sit煤a en un preocupante 1.421,40, liderando Catalu帽a (3.311 casos), Castilla y Le贸n (3.296) y Asturias (2.464). Si esas cifras se registraran en otras edades, volver铆amos a hablar de colapso sanitario. Afortunadamente, no es el caso. Pero nadie es invulnerable al covid, menos un segmento que solo ha sido vacunado con la pauta completa en un 11,7%. Contraen covid grave con menos posibilidades, pero lo contraen. Y m谩s que antes. 

Cuantos m谩s contagios, m谩s hospitalizados. La relaci贸n entre positivos e ingresos se ha mantenido pr谩cticamente inalterada desde la segunda ola, cuando ya empezaron a registrarse la mayor铆a de los casos. Existen sospechas de que la variante delta, aparte de su mayor potencial de escape vacunal, genera una peor enfermedad: pero a煤n no hay evidencia s贸lida. El virus est谩 campando a sus anchas entre los veintea帽eros y muchos son asintom谩ticos, pero centenares de ellos corren riesgo de muerte: concretamente, los 215 que entraron en un hospital espa帽ol entre el 5 y el 11 de julio. Esta pasada semana ha habido picos de 47 ingresos. Durante los picos de nuevas admisiones en otras olas no se lleg贸 a esa cifra: fueron 22 veintea帽eros los que ingresaron el 1 de noviembre, 24 el 17 de enero y 23 el 11 de abril de 2021. 

La quinta ola a煤n no ha terminado y seguir谩 avanzando, por lo que la cifra de hospitalizados entre personas de 20 a 29 a帽os podr铆a alcanzar el m谩ximo registrado, durante la primera ola. El 22 de marzo de 2020, 70 veintea帽eros fueron ingresados en un hospital espa帽ol. Sigue sin ser un n煤mero elevado, y m谩s si lo comparamos con los que ingresaron mayores de 40 a帽os; pero s铆 suficiente para entender que no es, ni mucho menos, imposible sufrir covid grave a estas edades y que, cuanto m谩s descontrolada la pandemia en este tramo, m谩s papeletas. Adem谩s, las organizaciones de pacientes y los especialistas que investigan el covid persistente (la aparici贸n de s铆ntomas durante meses despu茅s a la infecci贸n, sin causa ni cura conocida) recuerdan que el s铆ndrome suele aparecer entre personas menores de 40 a帽os que han pasado por un cuadro severo.

 “Javi vino a la urgencia hace dos semanas, subi贸 a planta y estuvo tres o cuatro d铆as, con una evoluci贸n que le oblig贸 a bajar a la UCI”, relata Rita Garc铆a, facultativa del Hospital Gregorio Mara帽贸n que ha atendido a un paciente cr铆tico de 17 a帽os. El soporte que se le dio en un primer momento fue innecesario: necesit贸 ventilaci贸n mec谩nica a pesar de ser una persona sana, muy joven y sin antecedentes. “Las medidas de prevenci贸n hay que mantenerlas. Una cosa que nos tiene un poco inquietos es que es dif铆cil predecir qu茅 enfermo se libra de la UCI y qu茅 enfermo no. Es importante tener presente de que la seguridad absoluta de que uno no va a estar malo no puede tenerla nadie“. 

驴Qu茅 hacer?

Los datos son preocupantes, pero no son motivo de alerta general: es la ola m谩s benigna en cuanto a hospitalizaciones y muertes de la poblaci贸n general y tiene un fin seguro y conocido, el del proceso de vacunaci贸n. En todo caso, todos los especialistas llaman a, sin estridencias ni sirenas de emergencia, tomar medidas para reducir la transmisi贸n que no sean solo vacunar y que tampoco se basen 煤nicamente en recordar a los j贸venes lo irresponsables que son. El epidemi贸logo Javier Padilla, sin embargo, ya no cree en la lecci贸n. “No va a ser efectivo”, sentencia. “Estamos pidiendo a la poblaci贸n joven una retracci贸n en sus actividades que sea exclusiva para ellos pero no para el resto de la poblaci贸n. A nivel de conducta es imposible. No nos queda otra que identificar los lugares que m谩s nos la pueden liar y cerrarlos. Y estoy hablando del ocio nocturno”, asegura, siempre acompa帽ado de compensaciones a empresarios y trabajadores que muchas veces brillan por su ausencia.

Las administraciones sanitarias pueden hacer un esfuerzo por dividir mensajes por canales y, aunque las recomendaciones sean las mismas, usar un tono en Tik Tok y otro muy distinto en un anuncio televisado. Pero 鈥搃nsiste鈥揳 estas alturas, en la que muchos j贸venes “mueren en la orilla” 鈥搒e contagian a d铆as de vacunarse o poco despu茅s de recibir la segunda dosis鈥, lo 煤nico realmente efectivo, desgraciadamente, es la restricci贸n. “Creo que hemos gastado esas balas”. “En un contexto de desinhibici贸n social, el n煤mero de contactos que se pueden generar es inabarcable. La instituci贸n tiene que arremangarse” y tomar decisiones que pueden no ser demasiado populares a las puertas del fin de la pandemia.

No solo cerrar las discotecas o reducir los comensales por mesa. Tambi茅n pueden vigilar que medidas “intermedias”, como el control del CO2 en interiores o el registro de los clientes, verdaderamente se cumplan, y que se mantengan las distancias de seguridad y el uso de mascarilla en determinados locales o eventos donde se tiende a la laxitud, como discotecas de madrugada o festivales. Sin ir m谩s lejos, el festival Vida, en Barcelona, ha sufrido un gran brote por un uso negligente del test de ant铆genos 鈥搇os bastoncillos no eran los adecuados鈥 y la pr谩ctica ausencia del tapabocas, seg煤n testimonian artistas y trabajadores. Rechaza volver a los mensajes apocal铆pticos y al se帽alamiento directo: “Tiene mas sentido sacrificar algo de capital pol铆tico que spots que se parapeten detr谩s del supuesto 茅xito de los spots de la DGT”, en referencia a la crudeza que Tr谩fico suele mostrar en sus anuncios y que recuerda a la iniciativa del Gobierno australiano, que ha publicado un corto chocante en televisi贸n sobre las consecuencias de un covid grave

El epidemi贸logo recuerda que puede haber un aumento “mediano” de las hospitalizaciones en otros segmentos que a煤n no ha sido vacunados del todo, como el de 40 a 49 a帽os (52%) o el de 60 a 69 (72,2%), con m谩s peligro de fallecer, a lo que se suma que la variante delta escapa mejor de la inmunizaci贸n parcial. Ya se est谩 notando un crecimiento, aunque por ahora es leve. “Cuanto mayor es la incidencia, mayor va a ser el n煤mero de escapes vacunales. Nos vamos a encontrar con un aumento generalizado de los ingresos“, vaticina. Sin llegar al colapso pero con cuadros graves y cr铆ticos que quiz谩 habr铆an sido evitables. Durante la primera ola, recuerda, se puso mucho el foco en evitar la saturaci贸n hospitalaria, pero el objetivo de la Salud P煤blica debe ir m谩s all谩: nadie est谩 a salvo hasta que no estamos todos a salvo. 

Enlace relacionado  InfoLibre.es 14/07/2021.




Fuente: Sasmadrid.org