October 25, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
153 puntos de vista


Esta semana fui invitada a un encuentro entre dos grupos de mujeres: representantes del movimiento zapatista de México y una delegación de activistas políticas kurdas que viven en Europa. Lo que me conmovió particularmente, además de la calidez y la solidaridad, fue que la lucha armada es importante en la historia de ambos movimientos, pero no se basan en eso solamente.

Al comienzo de la reunión, que tuvo lugar en el Museo Van Abbe, en Eindhoven, en los Países Bajos, recibimos un folleto envuelto en un paño rojo. Con bolígrafo o tiza, se nos pidió que escribiéramos el nombre de una mujer que, de alguna manera, influyó en nuestras vidas, después de lo cual se nos invitó a hablar sobre esta mujer con la persona sentada a nuestro lado. De esta forma, no solo conoceríamos un poco mejor a la persona sentada a nuestro lado, sino que también ampliaríamos el grupo de mujeres presentes en la sala. Escribí Pakize. Pakize Kaplan es la viuda de Osman Kaplan, quien fue asesinado por el Estado turco en la masacre de Roboski, en diciembre de 2011, y madre de cinco hijos. La familia se volvió querida para mí porque pasé mucho tiempo en su casa mientras investigaba la masacre de Roboski. Fue bueno tener a Pakize allí, con nosotras.

Ejército

Nilüfer Koç, del Congreso Nacional de Kurdistán (KNK), explicó cómo los levantamientos de principios de la década de 1990 en Bakur (Kurdistán del Norte, la parte de Kurdistán ocupada por Turquía) fueron liderados por mujeres, y cómo las mujeres en Kurdistán no solo son colonizadas por Turquía sino también por hombres. En 1993, se fundó el movimiento de mujeres armadas, pero nunca se lo llamó “ejército” de mujeres, porque era principalmente una fuerza de autodefensa y se centraba en que las mujeres conocieran su propia historia, su propia identidad. Una de las ideas que compartió fue que el Estado-nación es una estructura opresiva y partiarcal, y que históricamente los kurdos nunca han vivido realmente en estructuras centralizadas, por lo que la democracia de abajo hacia arriba, como propone el movimiento, encaja muy bien con la cultura y la historia kurdas.

Me encantó su descripción de cómo las mujeres kurdas han convertido la división de Kurdistán en cuatro estados-nación, en una ventaja: podrían llegar e influir con relativa facilidad en las mujeres de otros grupos étnicos en los países donde viven, con su práctica e ideología antipatriarcal. No solo se benefician las mujeres kurdas, sino también las mujeres árabes, turcas y persas, y las mujeres de todos los demás grupos étnicos que viven en la región, como baluches, armenias, turcomanas y otras. Nilüfer dijo: “No solo podemos culpar a nuestros opresores por nuestra represión, también tenemos que mirar críticamente a nuestras propias sociedades para identificar las estructuras de dominación”.

Principios

La lucha del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) fue fundada en 1983, por lo que tiene sus raíces en la misma época del movimiento kurdo armado y desarmado. No sabía que las mujeres también tienen una gran presencia en el EZLN (alrededor de un tercio) y que las asambleas deben tener un 50% de representación femenina. Es hermoso cómo esto concuerda con los siete principios del gobierno de sus municipios. Las expresó una de las mujeres de la delegación zapatista, cuyo nombre no les puedo dar porque no dieron sus nombres, no solo por razones de seguridad, sino también porque para ellas no importa quién esté hablando. Los principios son muy básicos y profundos al mismo tiempo.

Representar, no suplantar. Servir, no ser servido. Convencer, no dictar. Obedecer, no mandar. Construir, no destruir. Proponer, no imponer. Trabajar desde abajo y no buscar elevarse. De esta manera, la voluntad del pueblo se convierte en el fundamento de todas las decisiones, pero la mujer que habló dijo que era mucho más grande que eso: “Estos principios son nuestros brazos de lucha”.

Fue un privilegio presenciar esta reunión y aprender de estas mujeres extraordinarias. Ver la solidaridad entre dos grupos diferentes que hicieron análisis similares sobre su represión y tratar de construir estructuras para liberarse. Quienes consideran no a las armas de su movimiento como sus herramientas de combate más importantes, sino sus ideas. Y tanto sus principios como la modestia que se desprende de ellas seguramente también inspiran mi trabajo como periodista.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org