March 31, 2021
De parte de La Haine
207 puntos de vista


Las Kellys o Camareras de piso han sido uno de los sectores m谩s duramente golpeados por la pandemia en Espa帽a. Pero, ya antes de que el Coronavirus explotara y volviera todo patas arriba, su precariedad era de las m谩s altas. Con entre un 95% y 98% de mujeres en este trabajo no es de sorpresa que sus reivindicaciones est茅n tardando a帽os, en el mejor de los casos, en conseguirse.

驴Qui茅nes son las Kellys?

Las Kellys, acr贸nimo de 鈥渓as que limpian鈥, son el personal contratado para realizar la limpieza y mantenimiento de habitaciones, pasillos y espacios de uso com煤n de los hoteles, as铆 como la preparaci贸n recogida y transporte de productos de limpieza y atenci贸n a los clientes, adem谩s de lencer铆a y lavander铆a. Son las trabajadoras invisibles del gran negocio de Espa帽a, los hoteles. 

El trabajo que realizan es duro a nivel f铆sico, pero tambi茅n a nivel mental, y con una cantidad de riesgos asociados muy por encima de lo que cualquiera que no trabaje en el sector piensa. Sin embargo, esto no es lo 煤nico con lo que tienen que lidiar estas trabajadoras; desde la precariedad de la contrataci贸n hasta la externalizaci贸n de los servicios e incluso las plataformas estilo 鈥淕lovo鈥 con la contrataci贸n de falsos aut贸nomos.

En el a帽o 2008, se firma en el convenio colectivo la posibilidad de la externalizaci贸n de los servicios de limpieza de los hoteles, a lo que se unir谩 la modificaci贸n del art铆culo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores sobre contrataci贸n y subcontrataci贸n, derivado de la reforma laboral de 2012 del Gobierno de Mariano Rajoy. 驴Qu茅 es lo que esto significa para las trabajadoras? Un detrimento de los derechos laborales, la imposibilidad de pertenecer al convenio colectivo de hosteler铆a al ser ahora empleadas por una empresa externa de servicios, precariedad de los contratos y una reducci贸n del salario.

Desde la #precariedad de la contrataci贸n hasta la externalizaci贸n de los servicios e incluso las plataformas estilo 鈥淕lovo鈥 con la contrataci贸n de falsos aut贸nomos.

Cada habitaci贸n por 0.75鈧 a cambio del 27,2% de los accidentes

Los testimonios de algunas de las trabajadoras son desde repugnantes hasta rozar lo macabro. Condones por el suelo de las habitaciones, sangre en los objetos m谩s inesperados, excrementos humanos, basura de varios d铆as y un no parar de historias de abusos por parte de los empleadores y de las personas que utilizan las habitaciones de los hoteles.

Poca gente se ha parado a pensar en toda la limpieza que requiere una habitaci贸n de hotel, sin embargo, los riesgos asociados a ella son m煤ltiples y en muchos casos ni siquiera se consideran como accidentes de trabajo.

Los riesgos qu铆micos derivados de la utilizaci贸n de los productos de forma constante y en muchos casos sin los equipos de protecci贸n adecuados pueden provocar dermatitis, problemas respiratorios y otras afecciones que pueden ir desde una simple irritaci贸n a quemaduras profundas.

Las ca铆das y tropezones son algo com煤n que tiene m谩s que ver con las condiciones precarias del trabajo que con el trabajo en s铆. La rapidez exigida en el trabajo para cumplir las cuotas conlleva que, en muchas ocasiones, las trabajadoras tengan que elegir entre hacer y cobrar otra habitaci贸n y el mantener su seguridad; teniendo que trabajar encima de suelos mojados por ejemplo. Las consecuencias pueden ir desde un esguince hasta la fractura de varios huesos.

Los residuos biol贸gicos son algo en lo que casi nadie piensa, desde la manipulaci贸n de compresas o pa帽ales hasta jeringuillas y maquinillas de afeitar usadas. Cuando ellas limpian nadie piensa en que no se puede saber qui茅n ha estado en la habitaci贸n y que solo cuentan con unos guantes de goma como protecci贸n.

A pesar de todos los riesgos que podemos ver, uno de los m谩s ignorados son los musculoesquel茅ticos. Las rotaciones continuas, las posiciones forzadas, el uso de fuerza y los movimientos repetitivos ocasionan problemas de todo tipo y que se llevan ignorando a帽os en este tipo de trabajos. Sin embargo aqu铆 empezamos a ver cambios como el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que sanciona a una empresa y considera que el trabajo de las camareras de piso de los hoteles entra帽a una peligrosidad que debe ser atendida como tal en la prevenci贸n de riesgos laborales y debe hacerlo, adem谩s, con una perspectiva de g茅nero.

20 o 30 habitaciones

Una de las principales quejas y demandas es que la carga de trabajo a la que se ven sometidas est谩 por encima de lo que se podr铆a considerar como razonable. En jornadas de 8 horas, tienen que limpiar hasta 30 habitaciones, en ocasiones con ba帽os incluidos o 鈥渟alidas鈥 (cuando un hu茅sped deja el hotel), lo que incluye a煤n m谩s trabajo para ellas.

Estas condiciones no son en balde, las obliga a hacer su trabajo corriendo, suponiendo, como ya vimos antes, un riesgo para su salud y sin dar tiempo a manejar los equipos y las cargas de forma correcta. Esto no es algo desconocido por los hoteles o las subcontratas, de hecho, es una de las pr谩cticas m谩s comunes. Se sobrecarga a las trabajadoras intentando que de esta forma sientan que no llegan a lo que ser铆a normal y teniendo tambi茅n una excusa para despedirlas o no volver a contratarlas en caso de que estas se quejen o tengan cualquier tipo de problema.

Hoteles 鈥渃ovid-free鈥

Con la llegada de la pandemia, nos encontramos con dos casos opuestos pero que ejemplifican perfectamente los abusos a los que son sometidas las camareras de piso.

Por una parte, tenemos cientos de mujeres que se han tenido que ir 鈥渁l paro鈥 con el confinamiento por el cierre de la hosteler铆a sin derecho a ninguna ayuda ni ERTEs. Debido a que trabajaban para una empresa externa y esta las ten铆a contratadas con contratos de obra y servicio les ha salido gratis despedirlas. En muchos de los casos, esto supone no tener ni siquiera derecho a la ayuda al desempleo si no cumplen los requisitos establecidos. Una consecuencia m谩s de la externalizaci贸n de los servicios y el detrimento de sus condiciones.

Por otra parte, nos encontramos con que las que siguen trabajando lo hacen con condiciones incluso peores que antes del coronavirus. Si los precios de las habitaciones han subido por este servicio de limpieza m谩s exhaustivo, esto de ninguna manera ha repercutido en los salarios de las mujeres que lo hacen posible. Sus repercusiones han sido nuevos protocolos m谩s estrictos y una mayor sobrecarga de trabajo por tener que seguir haciendo el mismo n煤mero de camas con trabajo extra en el mismo tiempo.

El #feminismo no son los techos de cristal, las mujeres precarizadas somos el feminismo y por nuestros derechos lucharemos.

Conclusi贸n

La limpieza siempre ha sido una actividad ligada a las mujeres y esto no cambia cuando se trata de una actividad profesionalizada. Las condiciones que afrontan las mujeres que trabajan como camareras de piso son precarias y se han visto agravadas por el coronavirus en mayor medida que otras profesiones, debido a sus malas condiciones anteriores. Debemos ser conscientes del papel que juega, no solo los requerimientos f铆sicos de este trabajo, sino tambi茅n de la alta inestabilidad de los contratos y el poder que ejercen las subcontratas sobre ellas. La asociaci贸n de Las Kellys aglutina peticiones de todo el sector que, no solo son razonables, sino que los propios tribunales les est谩n dando la raz贸n antes de que la Pol铆tica decida dar un paso adelante y subsanar el garrafal error de la reforma laboral del 2012 y mejorar sus condiciones. El feminismo no son los techos de cristal, las mujeres precarizadas somos el feminismo y por nuestros derechos lucharemos.

https://rebelionfeminista.org/2021/03/30/las-kellys-una-de-las-profesiones-mas-castigadas-por-el-covid/




Fuente: Lahaine.org