November 5, 2020
De parte de El Libertario
300 puntos de vista


Jos茅 A. Mart铆n
 
El Apoyo Mutuo de Kropotkin, publicado por primera vez en 1907, es uno de los grandes libros del mundo. La raz贸n de esto, seg煤n se explicaba en el pr贸logo a su edici贸n norteamericana, era que el libro estaba siendo continuamente reeditado y tambi茅n constantemente se encuentraba agotado. Kropotkin era un hombre de ciencia y un pensador anarquista. Era a la vez bi贸logo y fil贸sofo social; historiador e ide贸logo. Por eso, su libro, seg煤n nos explica Angel J. Cappelletti en el pr贸logo a la edici贸n espa帽ola, era 鈥渦n ensayo enciclop茅dico, de un g茅nero cuyos 煤ltimos cultores fueron positivistas y evolucionistas. Abarca casi todas las ramas del saber humano, desde la zoolog铆a a la historia social, desde la geograf铆a a la sociolog铆a del arte, puestas al servicio de una tesis cient铆fico-filos贸fica que constituye, a su vez, una particular interpretaci贸n del evolucionismo darwiniano鈥.

El origen de este estudio, seg煤n se nos explica en el pr贸logo, est谩 en el viaje de Kropotkin de 1862 a 1866 a la Siberia, donde busc贸 evidencias sobre 鈥渆sa amarga lucha por la subsistencia entre animales de la misma especia鈥, que era la caracter铆stica considerada mayoritariamente por los Darwinistas. Pero, lo que Kropotkin vio con sus ojos no fue esta amarga lucha, sino la evidencia de algo distinto, que le llev贸 a replantearse la teor铆a de Darwin sobre el origen de las especies. 鈥淟a sociabilidad es tanto una ley de la naturaleza, como lo es la lucha mutua,..los animales que adquirieron las costumbres de ayuda mutua resultan, sin duda alguna, son los m谩s aptos. Tienen m谩s posibilidades de sobrevivir como individuos y como especie, y alcanzan en sus correspondientes clases el m谩s alto desarrollo mental y organizaci贸n f铆sica鈥︹, nos dec铆a.

Analiz贸 el comportamiento de muchas especies. Sobre las hormigas, por ejemplo, nos dec铆a que ocupaban la cima de una clase entera de insectos por su capacidad mental y bravura. De las abejas, que trabajando en com煤n multiplicaban en proporciones inveros铆miles sus esfuerzos individuales, y recurriendo a una divisi贸n temporal del trabajo, cada abeja conservaba su aptitud para cumplir cuando es necesario cualquier clase de trabajo, alcanzando tal grado de bienestar y seguridad que no tiene ning煤n animal, por fuerte que sea o bien armado que est茅. Pero tambi茅n nos advert铆a de que la sociabilidad de las abejas era tanto m谩s instructiva cuanto m谩s los instintos de rapi帽a y de pereza continuaban existiendo entre ellas. As铆, 鈥渃uando la recolecci贸n est谩 terminada y en nuestros campos y praderas queda poco material para la elaboraci贸n de la miel, las abejas ladronas aparecen en gran n煤mero鈥, pero la selecci贸n natural debe aniquilar incesantemente a las ladronas, dando lugar a individuos que comprenden las ventajas de la vida social y del apoyo mutuo鈥︹.

Despu茅s de este an谩lisis nos dec铆a que 鈥溾e ve, por todo lo que precede, que la guerra de todos contra cada uno no es, de ning煤n modo, la ley dominante de la naturaleza. La ayuda mutua es ley de la naturaleza tanto como la guerra mutua y esta ley se hace para nosotros m谩s exigente cuando observamos algunas otras asociaciones de aves y observamos la vida social de los mam铆feros鈥︹.

Sin embargo, reconoc铆a que Darwin, en su obra 鈥渆l origen del hombre鈥 explic贸 el verdadero sentido de la 鈥渓ucha por la existencia鈥, mostrando c贸mo en innumerables sociedades animales, la lucha por la existencia entre los individuos desaparec铆a completamente y, en lugar de la lucha, aparec铆a la cooperaci贸n que conduc铆a al desarrollo de las facultades intelectuales y de las cualidades morales que aseguraban a tal especie las mejores oportunidades de vivir y propagarse.

En este sentido, el libro de El Apoyo Mutuo, no es, como algunos han pretendido ver, una contradicci贸n de la teor铆a de la selecci贸n natural de Darwin. Muy al contrario, Kropotkin part铆a del reconocimiento de la importancia adaptable de la cooperaci贸n y el socorro mutuo, que en absoluto contradice la teor铆a de la selecci贸n natural. Lo que s铆 consider贸 inaceptable fue el extremismo evolucionista representado por autores como Huxley, o en sentido opuesto, el concepto de la vida de Rousseau. As铆, en la introducci贸n de su obra, Kropotkin nos dice: 芦El amor, la simpat铆a y el sacrificio de s铆 mismos, naturalmente, desempe帽an un papel enorme en el desarrollo progresivo de nuestros sentimientos morales. Pero la sociedad, en la humanidad, de ning煤n modo se ha creado sobre el amor ni tampoco sobre la simpat铆a. Se ha creado sobre la conciencia -aunque sea instintiva- de la solidaridad humana y de la dependencia rec铆proca de los hombres. Se ha creado sobre el reconocimiento inconsciente semiconsciente de la fuerza que la pr谩ctica com煤n de dependencia estrecha de la felicidad de cada individuo de la felicidad de todos, y sobre los sentimientos de justicia o de equidad, que obligan al individuo a considerar los derechos de cada uno de los otros como iguales a sus propios derechos.禄

A lo largo de sus algo m谩s de doscientas p谩ginas, Kropotkin nos muestra una investigaci贸n rigurosa sobre el comportamiento de las especies animales y el hombre primitivo, corroboradas por cantidad de trabajos de ec贸logos y antrop贸logos posteriores, que apoyan cient铆ficamente la principal conclusi贸n de este pensador anarquista de que 鈥溾n el progreso 茅tico del hombre, el apoyo mutuo -y no la lucha mutua- ha constituido la parte determinante鈥.

Resulta de inter茅s su referencia a la evoluci贸n del concepto de apoyo mutuo en las ciudades de la Edad Media, relacionado a su vez con la evoluci贸n de importantes conceptos del Derecho Penal. Lo describ铆a as铆: 鈥淐uando las instituciones de ayuda mutua es decir, la organizaci贸n tribal, la comuna aldeana, las guildas, la ciudad de la edad media empezaron a perder en el transcurso del proceso hist贸rico su car谩cter primitivo, cuando comenzaron a aparecer en ellas las excrecencias parasitarias que les eran extra帽as, debido a lo cual estas mismas instituciones se transformaron en obst谩culo para el progreso, entonces la rebeli贸n de los individuos en contra de estas instituciones tomaba siempre un car谩cter doble. Una parte de los rebeldes se empe帽aba en purificar las viejas instituciones de los elementos extra帽os a ella, o en elaborar formas superiores de libre convivencia, basadas una vez m谩s en los principios de ayuda mutua; trataron de introducir, por ejemplo, en el derecho penal, el principio de compensaci贸n (multa), en lugar de la ley del Tali贸n, y m谩s tarde, proclamaron el “perd贸n de las ofensas”, es decir, un ideal a煤n m谩s elevado de igualdad ante la conciencia humana, en lugar de la “compensaci贸n” que se pagaba seg煤n el valor de clase del damnificado. Pero al mismo tiempo, la otra parte de esos individuos, que se rebelaron contra la organizaci贸n que se hab铆a consolidado, intentaban simplemente destruir las instituciones protectoras de apoyo mutuo a fin de imponer, en lugar de 茅stas, su propia arbitrariedad, acrecentar de este modo sus riquezas propias y fortificar su propio poder. En esta triple lucha entre las dos categor铆as de individuos, los que se hab铆an rebelado y los protectores de lo existente, consiste toda la verdadera tragedia de la historia… 鈥.

D铆as atr谩s compart铆a con mi profesora de ingl茅s estas reflexiones y le hablaba de la necesidad de intentar adaptar este viejo concepto de la ayuda mutua a los tiempos actuales, como medicina para combatir los grandes males que nos aquejan, empezando por la actual pandemia que vuelve a tenernos confinados, y el cambio clim谩tico, que no deja de sorprendernos con nuevas cat谩strofes a diario. Aunque ella se mostraba muy esc茅ptica al respecto, yo segu铆a insistiendo en la necesidad de actualizar el concepto.

Como nos dec铆a Ashley Montagu en el pr贸logo de la obra, respecto a la Ayuda Mutua: 鈥溾n su amplia extensi贸n, incluso en los tiempos actuales, vemos tambi茅n la mejor garant铆a de una evoluci贸n a煤n m谩s sublime de nuestra raza鈥. Afirmaci贸n que comparto plenamente y que considero de total actualidad y vigencia.

[Tomado de https://elfarodeceuta.es/apoyo-mutuo.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com