November 12, 2020
De parte de Kurdistan America Latina
250 puntos de vista


La familia de Ahin Hassan estaba enojada cuando decidi贸 conseguir un trabajo. Sus padres esperaban que la joven, de 22 a帽os, se quedara en casa y se concentrara en sus tareas dom茅sticas. Le advirtieron que la decisi贸n la arruinar铆a y 鈥渃orromper铆a su mente鈥.

Pero Ahin se mantuvo desafiante, porque sab铆a que su familia necesitaba el dinero extra. 鈥淓st谩bamos luchando por satisfacer nuestras necesidades materiales en casa, as铆 que quer铆a trabajar鈥, le dice a VICE News.

Ahin y su familia viven en Tirbespi, una aldea en el norte de Siria, que limita con la regi贸n aut贸noma de Rojava e Irak. En 2015, frente a la amenaza de ISIS y del gobierno de Bashar Al Assad, creci贸 un gran movimiento de mujeres, que finalmente form贸 sus propias unidades de combate para protegerse.

Este movimiento se ha convertido en una amplia gama de sistemas de apoyo, incluidas las cooperativas que se han creado para ayudar a las mujeres a asegurar su independencia financiera.

Ahin, junto con su amiga y colega Fatima, encontr贸 trabajo a trav茅s de Bax莽eya Demsal (El jard铆n de la temporada), una cooperativa agr铆cola que cultiva de manera sostenible verduras para vender en los mercados y en los pueblos de los alrededores. El grupo, que est谩 dirigido por mujeres de 20 a 50 a帽os, emplea actualmente a unas 40 de ella, pero buscan expandirse para satisfacer la creciente demanda.

Nueve a帽os de conflicto han devastado la regi贸n. Innumerables mujeres han quedado viudas, abandonadas para encontrar alguna forma de ganar dinero y mantener a su familia. El esposo de Fatima se fue a Irak hace cuatro a帽os. Ella no sabe d贸nde est谩 y 茅l no la mantiene econ贸micamente a ella ni a sus cuatro hijos. La cooperativa, dijo, le ha dado la oportunidad de mantener a su familia, e incluso enviar a su hija a la escuela.

A pesar de traer a casa m谩s dinero que nunca, Ahin y F谩tima todav铆a se encuentran con hostilidad en sus hogares, ya que los parientes mayores y m谩s conservadores luchan por comprender la importancia de la independencia financiera para las mujeres, lo que lleva a 鈥渄iscusiones diarias鈥, dijo Ahin.

Desde que las fuerzas estatales sirias se retiraron de esta regi贸n en 2012, el movimiento partido kurdo ha gobernado de una manera relativamente progresista. Por ley, todas las instituciones gubernamentales en la Siria controlada por los kurdos deben tener el mismo equilibrio de g茅nero; los matrimonios forzados y de menores ahora est谩n prohibidos; las mujeres tienen derecho al divorcio y tienen los mismos derechos sobre la propiedad familiar.

Por lo general, una mujer que trabaja como trabajadora ad hoc durante la temporada puede ganar 40.000 libras sirias (60 libras esterlinas). Con Bax莽eya Demsal, su salario podr铆a alcanzar las 100.000 libras sirias (150 liras esterlinas). Ese es un gran salto para las mujeres, particularmente en un pa铆s que est谩 luchando contra un conflicto continuo, la pobreza, una crisis econ贸mica y ahora la COVID-19.

El trabajo requiere capacitaci贸n en campos t铆picamente dominados por los hombres: realizaci贸n de facturas, reparaci贸n de maquinaria, entrega de verduras. Ahin lo ve como una oportunidad para mostrar a otras mujeres lo que es posible. 鈥淰endo verduras a mis vecinos y en la ciudad y les muestro, s铆, que las mujeres pueden hacer este trabajo鈥, dijo Ahin.

Los precios de los alimentos en Siria se encuentran en el nivel m谩s alto desde que comenz贸 el conflicto. Seg煤n el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, ha habido un aumento promedio de m谩s del 240 por ciento en el 煤ltimo a帽o, mientras que la libra siria ha perdido la mitad de su valor en los 煤ltimos dos meses.

鈥淟as mujeres que son jefas de familia se encuentran entre las m谩s vulnerables de Siria y es probable que est茅n entre las m谩s afectadas por esta 煤ltima crisis鈥, dijo a VICE News Danielle Moylan, portavoz de la ONU para Siria.

Rojava est谩 fuera del control del gobierno sirio, por lo que los residentes tendr谩n que luchar solos contra la COVID-19 si golpea gravemente el 谩rea. Hasta ahora, ha habido alrededor de 840 casos confirmados, pero ese n煤mero ha aumentado r谩pidamente tras un nuevo brote a principios de agosto.

Tampoco pueden contar con ninguna ayuda, lo que aumenta el desaf铆o. El Consejo de Seguridad decidi贸 en enero restringir el acceso de la ONU, luego de una amenaza de veto rusa. El embargo efectivo de Rusia y Turqu铆a ha dividido el flujo de ayuda. Con alrededor de 40 ventiladores para una poblaci贸n de unos pocos millones, existe el potencial de una cat谩strofe humanitaria. La crisis alimentaria es 鈥渙tro golpe m谩s para tantos millones de personas que viven en Siria que ya han sido objeto de dificultades y sufrimientos inimaginables鈥, agreg贸 Moylan.

Pero Ahin, Fatima y el resto de la cooperativa est谩n haciendo su parte para evitar la crisis. 鈥淟as verduras y otros productos b谩sicos se han vuelto muy caros y hay escasez. El proyecto Demsal ayudar谩 a llenar este vac铆o鈥, dijo Armanc Muhammad, copresidenta de la organizaci贸n Women鈥檚 Economy en el norte y este de Siria.

Bax莽eya Demsal se ha postulado recientemente a la iniciativa Ciudades Transformadoras del Atlas of Utopia, una 鈥済aler铆a global de colectivos liderados por la comunidad que trabajan en soluciones para garantizar el acceso al agua, los alimentos, la energ铆a y la vivienda鈥. Si reciben la financiaci贸n, permitir谩 que m谩s mujeres se unan al proyecto.

Tal como est谩n las cosas, Demsal vende verduras a un precio asequible, pero no lo suficiente para toda la ciudad. 鈥淣uestro objetivo es expandirnos, con otros 3000 dunams (300 hect谩reas) de producci贸n, para que podamos resolver este problema en un nivel m谩s amplio鈥, explic贸 Muhammad. 鈥淐on el tiempo, tambi茅n deber铆a haber un efecto domin贸 positivo en toda el 谩rea, ya que se espera que el proyecto ejerza presi贸n sobre el mercado local, que importa productos, para establecer precios m谩s equitativos鈥. Sus verduras son m谩s sostenibles, dependen de menos importaciones y utilizan poco o ning煤n fertilizante o pesticida.

Finalmente, Bax莽eya Demsal espera tener una tienda real en Tirbespi. 鈥淎 pesar de la crisis financiera, todav铆a estamos logrando pagar un salario a todas las mujeres鈥, dijo Ahin. 鈥淨ueremos que m谩s mujeres se unan al proyecto y ayuden a toda la comunidad鈥.

FUENTE: Rachel Hagan / Vice News / Fecha original de publicaci贸n: 18 de septiembre de 2020 / Traducci贸n y edici贸n: Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org