July 18, 2021
De parte de Nodo50
206 puntos de vista


Articulos publicados en Mrafundazioa.eus y Ela.eus

Publicaci贸n Ferrovial Araia

Han sido necesarios 40 d铆as de huelga, pero lo han conseguido. La plantilla del almac茅n de Ferrovial en Araia 鈥揷ompuesta por 90 trabajadores y trabajadoras鈥, que realiza labores log铆sticas para Michelin, ha forzado a la direcci贸n a firmar un convenio de empresa (2020-2024) que supone un salto adelante en la mejora de sus condiciones laborales, despu茅s de que en el anterior lograran acabar con la doble escala salarial que sufr铆an. Paso a paso, convenio a convenio, los trabajadores y trabajadoras de esta subcontrata se van acercando a las condiciones laborales de sus compa帽eros de la empresa principal. Roberto Pardo, responsable de Industria eta Eraikuntza en Araba, destaca una lucha que ha demostrado que 鈥渁 pesar de la precariedad, una plantilla unida y organizada en un sindicato con caja de resistencia puede lograr algo tan dif铆cil, a priori, como vencer a dos multinacionales鈥. No es casualidad, tampoco, que los 5 delegados sindicales de esta empresa sean de ELA.

En primer lugar, enhorabuena. 驴En tiempos tan duros para la clase trabajadora c贸mo sabe una victoria sindical como la de Ferrovial?

鈥 Tanto la plantilla de Ferrovial como el sindicato estamos muy contentos. Han sido 40 d铆as de huelga, con todo lo que eso supone, pero hemos conseguido los puntos m谩s importantes de nuestra plataforma reivindicativa.

Tambi茅n damos mucho valor a c贸mo se ha llevado a cabo el proceso que ha terminado en la convocatoria de huelga: la movilizaci贸n de la plantilla a la hora de revindicar mejores condiciones de las subcontratas pone de manifiesto que una plantilla, a煤n siendo precaria, si est谩 organizada, afiliada y unida puede plantar cara a dos grandes multinacionales como Michelin y Ferrovial y lograr objetivos que, en principio, pod铆an parecer imposibles.

Tampoco quiero olvidar el aspecto humano del conflicto: se han reforzado los lazos entre los tres colectivos 鈥揼ente de la comarca, subsaharianos y magreb铆es鈥 que componen la plantilla. La lucha codo con codo ha forjado relaciones de confianza que van a permitir seguir dando pasos importantes a nivel sindical en el futuro.

驴Cu谩les son los puntos fundamentales del convenio conseguido?

-La plataforma de convenio de ELA era muy ilusionante; no s贸lo revindic谩bamos mejoras salariales, sino que pon铆amos el foco en erradicar la precariedad tanto a nivel de contrataci贸n como de seguridad y salud laboral.

En este sentido, destacar que el convenio logrado recoge incrementos lineales en el salario base de m谩s de 3.600 euros en los cinco a帽os de vigencia (2020-2024). Asimismo, se ha logrado un plus para el sistema de trabajo 5脳8 (dos semanas de ma帽ana, dos de tarde y dos de noche, librando 4 d铆as) de 220 euros mensuales y de 170 para el 4脳8 (6 semanas de ma帽ana, 5 de tarde y 6 de noche, librando 1 semana), cuando antes no se retribu铆a por trabajar fin de semana, domingo y festivos.

En jornada, se han logrado 14 horas anuales de libre disposici贸n remuneradas. El acuerdo recoge, tambi茅n, la creaci贸n de una bolsa de trabajo que rija de manera objetiva la llamada de personal eventual y que el personal de ETTs tenga las mismas condiciones laborales que el directo de Ferrovial.

Asimismo, las bajas laborales, independientemente de su grado, se cobrar谩n al 100%.

40 d铆as de huelga son muchos d铆as. 驴Cu谩les han sido las razones de la larga duraci贸n de este conflicto?

-Nosotros ya preve铆amos que la huelga iba a ser larga. En las reuniones y asambleas preparatorias ya adelantamos a la plantilla que ten铆amos que prepararnos para un conflicto largo porque el enemigo, entre comillas, no era f谩cil: dos multinacionales, Ferrovial y Michel铆n, ni m谩s ni menos. Y a pesar de ello, la asamblea, de manera abrumadora, decidi贸 ir a la huelga indefinida. Cre铆an en ellos y en el sindicato.

Y el conflicto se ha alargado en el tiempo, tambi茅n, porque una vez m谩s las empresas han jugado sucio y han conculcado el derecho de huelga de la plantilla: Michelin ha desviado producci贸n a otros almacenes, se han dado casos de sustituci贸n ilegal de trabajadores, ha habido transportistas que han realizado tareas propias de Ferrovial鈥 Han intentado, por todos los medios, minimizar los efectos de la huelga, pero la plantilla se ha mantenido firme hasta el final. Sin duda, se han ganado el convenio.

Dec铆as antes que la plantilla de Ferrovial est谩 compuesta por distintos colectivos. 驴Esta diversidad ha sido una ventaja o una desventaja para el desarrollo del conflicto?

-En ELA estamos convencidos de que la diversidad es enriquecedora y la entendemos en clave de suma, aunque es cierto que muchas veces es utilizada para dividir. Como sindicato y como clase trabajadora debemos evitar caer en esa trampa.

La plantilla de Ferrovial se compone de tres grandes grupos de trabajadores y trabajadoras: un colectivo de gente de la comarca, otro grupo de trabajadores subsaharianos y otro de magreb铆es. Independientemente de su origen, durante los meses previos a la huelga y durante la misma han luchado codo con codo y de manera solidaria para acabar con la precariedad que sufr铆an.

Yo destacar铆a, en este sentido, el esfuerzo colectivo tanto de los trabajadores y trabajadoras como de incluso gente de la zona de Agurain (Salvatierra) para ayudar a las personas emigrantes que hablan castellano justo justo (y nada de euskera), o c贸mo se han hecho responsables de traducir lo que se dec铆a en las asambleas y en el resto de movidas. El idioma no ha sido una barrera ni elemento de divisi贸n gracias a esa solidaridad.

Finalmente, 驴y ahora qu茅?

-Pues seguir trabajando como hasta ahora. Los miembros de la secci贸n sindical de ELA en Ferrovial est谩n haciendo un gran trabajo, se han ganado la confianza de la plantilla, tienen una gran credibilidad, y van a seguir en esa l铆nea. Sabiendo que el primer reto es velar por el cumplimiento de lo firmado y estar vigilantes para que la direcci贸n no adopte ning煤n tipo de represalia contra los trabajadores m谩s activos sindicalmente.

Cuando David vence a Goliat

Mirari Ullibarri, responsable de Acci贸n Social en Araba

El 11 de marzo, tras 40 d铆as de huelga, la plantilla de Ferrovial Araia consigui贸 uno de los mejores acuerdos de la industria alavesa. Bajo el lema 鈥楲as mulas de carga han dicho basta鈥 se ha logrado aunar las reclamaciones de la plantilla; el acuerdo no solo obtiene mejoras para todos los grupos, tambi茅n erradica las diferencias entre los mismos, alcanzado as铆 tanto beneficios como igualdad. La planificaci贸n estrat茅gica de la negociaci贸n colectiva materializada en un arduo trabajo de asambleas, reuniones, notas informativas y planfletadas, ha dado lugar a la uni贸n y la fuerza que ha conseguido doblegar a Goliat. Ferrovial Araia es una de las subcontratas de la multinacional francesa Michelin que se ha visto obligada a seguir el ritmo que marcaban los y las trabajadoras.

La huelga no hubiese sido posible si no existieran herramientas de contrapoder. En primer lugar, herramientas como la caja de resistencia, que hace posible realizar huelgas resolutivas y eficaces. En segundo lugar, una mayor铆a sindical que facilite tanto la toma de decisi贸n como de movimiento. Por 煤ltimo, una plantilla unida dispuesta a llegar hasta el final.

La Pasionaria dijo una vez: 鈥淓l mejor guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve sin miedo a la batalla鈥. Eso es lo que no ten铆an las y los trabajadores de Ferrovial: miedo. Una plantilla, compuesta tanto por personal de ETT como por personal interno, que politiz贸 e inform贸 a toda su estructura. Muchas de esas personas apenas hablaban castellano, pero pusieron en jaque tanto el sistema tradicional de lucha como a los magnates de la industria francesa.

鈥淣unca lo hubiera imaginado, pero despu茅s de este proceso de huelga, hab茅is pasado a ser mi familia鈥, dijo uno de los trabajadores de Ferrovial tras la 煤ltima asamblea. Las movilizaciones, llenas de contrastes culturales, a veces con pastas, otras con almuerzos comunitarios (en los que se ten铆a en cuenta a toda la plantilla), han conseguido que las mulas de carga sean m谩s fuertes que nunca y logren un pacto digno donde se escucha a todas las personas de la plantilla.

Dice el refr谩n, 鈥榪ui茅n la sigue, la consigue鈥. Esto es lo conseguido: conversi贸n de todos los contratos parciales a tiempo completo; 14 horas remuneradas anuales de libre disposici贸n; mejoras en los pluses; que se abone el cuarto y quinto equipo; que las bajas laborales independientemente de su grado se paguen al 100%; mejoras a partir del cuarto d铆a en las bajas comunes; una bolsa reglada para las personas eventuales; igualdad de condiciones sociolaborales para las personas de la ETT; que el plazo para reclamar cantidades aumente a 24 meses; que la empresa otorgue un veh铆culo a disposici贸n cuando esta tenga que ir a la mutua; que se aborde el problema de g茅nero en el centro de trabajo; garant铆a contra el despido en caso de ser declarada persona No Apta tras un reconocimiento m茅dico鈥

Por si fuera poco, no solo se han logrado mejoras para la plantilla de Ferrovial, tambi茅n se ha conseguido que a las trabajadoras de la limpieza de la empresa subcontratada se les aplique el convenio de la limpieza de 脕lava. Esta lucha, adem谩s de interseccional, tambi茅n ha sido solidaria. A trav茅s de esta batalla se ha conseguido poner la vida en el centro, otorg谩ndoles valor a todas las personas de la plantilla, estableciendo no solo mejoras monetarias, sino tambi茅n socio-laborales. Gracias por recordarnos que la organizaci贸n y la constancia traen sus frutos, que por muchos palos que nos pongan en las ruedas, seguiremos adelante. Sois ejemplo.

Reuni贸n con los trabajadores

Publicaci贸n Ferrovial ARAIA

Trabajadores de la empresa Ferrovial de Araia reunidos
en la plaza de Agura铆n.

Nos reunimos con once trabajadores y trabajadoras de la empresa Ferrovial de Araia una ma帽ana, a principios de mayo, al abrigo de los arcos de la plaza de Agurain (Salvatierra). El fresco ma帽anero contrastaba con el c谩lido ambiente del corro que formamos. Era manifiesta la proximidad existente entre las personas reunidas y la estrecha relaci贸n que manten铆an. Nos hab铆amos reunido para hablar de la huelga que protagonizaron durante 37 d铆as, una protesta que finaliz贸 con una importante victoria. La distancia de seguridad no consegu铆a reducir la proximidad que nos un铆a a los all铆 presentes.

Fue una conversaci贸n animada, en la que adem谩s de los testimonios y los relatos se escucharon frecuentes risas y aplausos. Compartimos las vicisitudes de la huelga, la situaci贸n anterior a 茅sta, as铆 como los detalles del conflicto y de su soluci贸n. Las emociones 鈥揷on sus altibajos鈥 tambi茅n tuvieron su propio espacio y protagonismo durante todo el proceso, y muchas salieron a la luz aquel d铆a, bajo los arcos de la plaza.

El encuentro comenz贸 con palabras de agradecimiento y de admiraci贸n. Sentimiento que  queremos trasladar a las personas que protagonizaron la huelga, especialmente a aquellos que vinieron aquella ma帽ana a hablar con nosotros. La victoria alcanzada no solamente fue importante para quienes protagonizaron la lucha, sino para toda la clase trabajadora, y tambi茅n para el sindicalismo. Mostraremos a continuaci贸n la magnitud y la importancia de 茅ste conflicto, dando la palabra a quienes participaron en 茅l.

Voces de los/las huelguistas

Karim: 鈥淪ali贸 a la huelga gente que no domina el castellano, que no sabe lo que es una caja de resistencia. 驴Que por qu茅? Porque ten铆an plena confianza en la secci贸n sindical. Y porque les explicamos, hasta en franc茅s y en 谩rabe, que si no sal铆amos a la huelga no 铆bamos a conseguir nada鈥. Y, orgulloso, a帽ade: 鈥淎dmiro a quienes salieron a la huelga sin tan siquiera entender castellano, a los que tienen muchos hijos y poco dinero. Han venido aqu铆 a trabajar, a mejorar sus vidas y, de repente, se preguntan: 鈥溌縉o vamos a trabajar? 驴Vamos a hacer huelga? La mitad de la plantilla son migrantes, y la actitud de la mayor铆a ha sido ejemplar. Impresionante. No ten铆an dinero para comer, pero no han abandonado la huelga鈥.

Joseba: 鈥淢e percat茅 de que era vulnerable, d茅bil. Cre铆a que estaba fuerte, pero me vine abajo el primer s谩bado de la huelga. 驴Est谩bamos pidiendo demasiado? Menos mal que ten铆a cerca a los compa帽eros y compa帽eras, que me animaron. Hicimos una parrillada aquel mismo d铆a鈥.

Roberto Pardo: 鈥淟a mayor铆a de las personas en huelga recib铆an el 100% de la caja de resistencia, aunque algunas personas 鈥搑ecientemente afiliadas鈥 solamente el 60%. Dicha situaci贸n era preocupante, ya que esos compa帽eros dif铆cilmente iban a poder llegar a fin de mes. Nos pidieron que dise帽谩ramos alg煤n sistema para que todos los huelguistas cobraran lo mismo. La secci贸n sindical analiz贸 el asunto, hizo los c谩lculos pertinentes y propuso lo siguiente: si quienes ten铆an derecho a cobrar el 100% renunciaban a 90 euros mensuales, todas las personas en huelga podr铆an cobrar lo mismo鈥

Samiou: 鈥淭enemos mucho que mejorar todav铆a, tanto nosotros como los compa帽eros y compa帽eras de otros centros de trabajo. Todos estamos puteados. Como venimos de pa铆ses pobres, se creen que nos vamos a conformar con lo que nos ofrezcan. S铆, venimos de pa铆ses pobres, pero llegamos aqu铆 con la esperanza de mejorar nuestras vidas. y para mejorar, no miramos a 脕frica. Si queremos mejorar, debemos fijarnos en los pa铆ses que est谩n en mejor situaci贸n que el nuestro. Algunos quieren quitarnos la palabra, pero tenemos mucho que contar. Siempre hay cosas que mejorar, y nuestra labor no ha terminado a煤n鈥.

Las claves de la victoria

La victoria se ha erigido sobre cinco pilares que se refuerzan mutuamente: la solidaridad y la estrecha relaci贸n entre las plantilla, la confianza para con la secci贸n sindical, el alto nivel de afiliaci贸n, la caja de resistencia que ELA pone a disposici贸n de los trabajadores y trabajadoras y, por 煤ltimo, la caja de solidaridad interna organizada por los propios trabajadores. Estos pilares est谩n estrechamente ligados entre s铆, y se apoyan unos en otros.

La solidaridad entre los trabajadores era palpable el d铆a de la entrevista, y ha estado presente a lo largo de todo el relato. 鈥淟a empresa no se esperaba que se produjera tan elevado nivel de solidaridad entre nosotras. Y al haber muchos trabajadores y trabajadoras de muy diversas procedencias, tampoco esperaban que la lucha durara tanto. Pero hemos luchado y aguantado todas y todos juntos鈥, afirma Bego. Han recordado numerosas muestras de solidaridad; los
谩nimos que se daban mutuamente, por ejemplo, o el caso del trabajador que quer铆a ir a la puerta del almac茅n los d铆as de huelga pero no ten铆a dinero para gasolina: 鈥淢e llevaba un compa帽ero todos los d铆as. No pod铆a permitirme gastar dinero en gasolina鈥 El esfuerzo ha merecido la pena鈥. Tienen claro, por otra parte, que aquello que la empresa ve铆a como un punto d茅bil 鈥搈uchos contratos temporales, muchos inmigrantes鈥 se convirti贸 en fortaleza.

La secci贸n sindical, que lleva muchos a帽os trabajando y en la que la plantilla conf铆a plenamente. Ser谩 porque ha hecho bien su trabajo durante todos estos a帽os. Adem谩s, la mayor铆a sindical de ELA refuerza dicha confianza (hay cinco representantes sindicales, y los cinco son de ELA). 鈥淪in la ayuda de ELA, no lo hubi茅ramos conseguido. Y Roberto Pardo ha sido un elemento clave; siempre ha estado ah铆, dispuesto a ayudar鈥, apunta Mikel. La plantilla se ha mantenido unida, en cierta medida, gracias a la secci贸n sindical: 鈥淟a secci贸n sindical ha hecho una gran labor ayudando a las personas migradas, intentando que los trabajos m谩s duros no fueran siempre para ellas, explic谩ndoles sus derechos鈥 Siempre hemos contado con el apoyo de la secci贸n sindical y, sin su ayuda, hubi茅ramos estado divididos, que es lo que quer铆a la empresa鈥, recuerda Txino.

La tasa de afiliaci贸n era elevada antes de la huelga (un 80%, aproximadamente); con el impulso de la huelga, se super贸 el 90%. Evidentemente, una tasa de afiliaci贸n alta es fundamental para que la huelga prospere; adem谩s, fortalece a la secci贸n sindical, puede reforzar la solidaridad entre las plantilla y, por supuesto, la caja de resistencia.

La Caja de Resistencia, por su parte, ha demostrado una vez m谩s ser un importante instrumento de contrapoder. Hay que darle el valor que se merece a esta herramienta solidaria de toda la afiliaci贸n de ELA. El modelo econ贸mico de ELA est谩 basado en la autofinanciaci贸n; m谩s del 93% de los presupuestos del sindicato se financia mediante cuotas de la afiliaci贸n. Por ello, en gran medida esta huelga ha sido posible, ya que el sindicato cuenta con m谩s de 100.000 afiliados y afiliadas, muchos de los cuales llevan a帽os apoyando a un sindicato que se autofinancia a trav茅s de la cuota y alimentando a la Caja de Resistencia. 鈥淪i no, es imposible mantener a la gente 40 d铆as en la calle. Muchos tienen que enviar dinero a sus pa铆ses de origen, a 脕frica. La solidaridad entre los trabajadores y trabajadoras ha sido fundamental, pero sin la Caja de Resistencia todo esto no hubiera sido posible鈥, afirma Pardo. Por otra parte, la caja de resistencia ha reducido las distancias entre las diferentes categor铆as profesionales, y la huelga ha 鈥渁cercado鈥 al personal administrativo y conductores 鈥損or ejemplo鈥 a peones de almac茅n.

No podemos obviar, por 煤ltimo, la caja de solidaridad interna creada por la propia plantilla. 鈥淟os que ten铆amos derecho a cobrar el 100% hicimos un esfuerzo para que todos cobr谩ramos lo mismo. Actuamos todos de acuerdo鈥, se帽ala Bego. Y Trini lo ratifica: 鈥淓ra algo que hab铆a que hacer鈥. Emociona saber que lo tuvieran tan claro, pero dicha actitud no suele ser la m谩s frecuente, y demuestra un elevado nivel de solidaridad, frente al individualismo que tanto fomenta el sistema capitalista.

ATTAC no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas en los art铆culos, que son responsabilidad de los autores de los mismos.




Fuente: Attac.es