September 10, 2021
De parte de Terraindomite
243 puntos de vista

[鈥 El 11 de marzo de 2020, en un giro de 180 grados, signific贸 un momento culminante del terror capitalista, el cual ya hab铆a realizado una prueba similar en 1980 con el que entonces nombr贸 S铆ndrome de inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) atribuida a un supuesto virus: el Virus de inmunodeficiencia Humana (VIH), el culpable del cual dec铆an que era el 鈥渕ono verde鈥 de 脕frica. Del mismo modo que ahora el culpable es otro animalillo: el 鈥渕urci茅lago鈥 chino.

Desde el a帽o 1969 (1 de octubre) se acept贸 la comercializaci贸n de un potente antibi贸tico de nueva generaci贸n; el compuesto por Sulfametoxazol y Trimetoprima, de la multinacional Glaxo (1).

Los efectos adversos de este compuesto qu铆mico son: hiperpotasemia (nivel elevado de potasio). Tambi茅n candidiasis, dolor de cabeza, n谩useas, diarrea y erupciones cut谩neas. Pero adem谩s se han asociado un conjunto enorme de efectos secundarios de afectaci贸n de la medula 贸sea y las c茅lulas que aqu铆 se producen como leucopenia, trombocitopenia, agranulocitosis, anemia de varios tipos (megalobl谩stica, apl谩sica o hemol铆tica), metahemoglobinemia (incapacidad de la hemoglobina para transportar el ox铆geno), p煤rpura (manchas rojizas en la piel)鈥 Tambi茅n se ha asociado a la llamada enfermedad del suero que es una reacci贸n de hipersensibilidad parecida a una alergia y con anafilaxis en personas predispuestas. Miocarditis, angioedema, vasculitis al茅rgica, periarteritis nodosa o lupus eritematoso sist茅mico, hipoglucemia, hiponatremia, falta de apetito, as铆 como depresi贸n, alucinaciones, meningitis as茅ptica, convulsiones, neuritis perif茅rica, ataxia, v茅rtigo, ac煤fenos, mareos, tos, dificultad para respirar, infiltrados pulmonares, glositis y estomatitis, colitis pseudomembranosa o pancreatitis. Trastornos hepatobiliares y produce fotosensibilidad con dermatitis exfoliativa, erupci贸n fija medicamentosa que puede llegar a un eritema multiforme.

Por los datos disponibles, parece que el primer foco de este s铆ndrome surgi贸 en la ciudad de San Francisco en Estados Unidos, entre el colectivo de homosexuales, muy numeroso en esta ciudad. Por los datos recogidos, este colectivo era muy propenso al consumo de drogas al mismo tiempo que la ingesta continuada desde hac铆a a帽os de Septrin como 鈥減rofilaxis鈥 ante enfermedades de transmisi贸n sexual.

Las primeras fotograf铆as de supuestos enfermos por el SIDA, que llenaron los medios de comunicaci贸n, eran de personas drogadictas y homosexuales con el Sarcoma de Kaposi, una enfermedad cancerosa de la piel que llena de llagas el tejido cut谩neo. He aqu铆 uno de los primeros interrogantes sobre la relaci贸n de los efectos secundarios del sulfametoxazol y trimetoprima mencionados antes sobre el tejido cut谩neo y otras afecciones con el nombrado 鈥渟铆ndrome鈥, es decir un conjunto de s铆ntomas.

La operaci贸n posterior fue 鈥渋nventar鈥 en 1985 un test denominado Elisa para determinar si una persona estaba 鈥渋nfectada鈥 por un an贸nimo virus que nadie hab铆a aislado. Millones, miles de millones de test y autotest inundaron el mundo entero, y el p谩nico se convirti贸 en una 鈥渘ormalidad鈥. Pero la operaci贸n no estaba cerrada. A continuaci贸n una gran operaci贸n creada por los lobbies farmac茅uticos consigui贸 que 鈥渃ient铆ficos鈥 al servicio de los mismos hicieran de caja de resonancia de un producto que dec铆an 鈥渟alvar铆a la humanidad鈥: se trataba de un antirretroviral, el AZT (Azidothymidine) que era comercializado a帽os atr谩s por el laboratorio Sigma y que a un lado de la caja y con el dibujo de una calavera, indicaba 鈥淭贸xico por inhalaci贸n, en contacto con la piel o trag谩ndolo. 脫rganos objetivo: sangre, m茅dula 贸sea. Si se siente mal, busque consejo m茅dico (muestre el hashtag donde sea posible). Use ropa protectora adecuada鈥. Y debajo: 鈥淪olo para uso en laboratorio. No como medicamento u otros usos鈥 (2).

Y as铆, en 1987 junto a otro test, el Western Blot, la FDA y los CDC norteamericanos y a su lado los organismos de control de los medicamentos de todo el mundo aprobaron la prescripci贸n de AZT, con el nombre de Retrovir, para aquellas personas que hab铆an resultado 鈥減ositivas鈥 en los test. Y al cabo de poco tiempo se dio la paradoja que aumentaba la mortalidad. Mortalidad debida a 36 patolog铆as, pero con las 贸rdenes de los 鈥渆xpertos鈥 que si cualquier persona mor铆a habiendo sido etiquetada como 鈥減ositiva鈥 en los test, a nivel estad铆stico era catalogada de 鈥渕uerta a causa del virus VIH鈥. Desde aquel momento se van contabilizando millones de 鈥渃asos鈥 en todo el mundo, se van generando miles de millones de beneficios, y todav铆a es una inc贸gnita el aislamiento del famoso virus, despu茅s de cuarenta a帽os. Y las cifras que mueven las corporaciones que se hacen millonarias con este tema, hablan de 35 a 40 millones de infectados y m谩s de cuatro millones de muertes.

El microbi贸logo franc茅s Luc Montaigner, joven en aquel momento, y deslumbrado por los elogios de la 鈥渃omunidad cient铆fica鈥 francesa y europea dijo haber 鈥渄escubierto鈥 el VIH , lo que le vali贸 el premio Nobel. Despu茅s de muchos a帽os, en la actualidad, El mismo Luc Montaigner se desdice y afirma que nunca pudo aislar el virus y denuncia todo el entramado alrededor del SIDA. Y la misma 鈥渃omunidad cient铆fica鈥 que lo elev贸 a los altares en los a帽os 80, ahora dice que est谩 loco, pues afirma la existencia de un paralelismo cr铆tico entre la campa帽a del SIDA con la actual campa帽a del COVID.

En un art铆culo de 1989 en la revista Spin (3), la periodista de investigaci贸n Celia Farber entrevist贸 cient铆ficos que afirmaban que el AZT, el primer medicamento antirretroviral aprobado para el tratamiento del VIH, hab铆a sido impulsado precipitadamente a trav茅s del proceso de aprobaci贸n de la Administraci贸n de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos a causa de presiones pol铆ticas. En su art铆culo defend铆a la necesidad de 芦dar voz禄 a la peque帽a minor铆a de cient铆ficos que en aquel momento que afirmaban que el AZT era peligroso. Farber public贸 otro art铆culo sobre este tema en el 2006 que criticaba la 茅tica de la industria de los medicamentos antirretrovirales (4).

Unos extractos de las entrevistas de 1989: 鈥淓l 17 de agosto de 1989, los peri贸dicos de toda (Norte) Am茅rica publicaban en titulares sensacionalistas que el AZT hab铆a demostrado ser eficaz en portadores de anticuerpos del VIH, en pacientes asintom谩ticos y de ARCO (Complejo de s铆ntoma relacionado con el SIDA) en los primeros estadios. A pesar de que uno de los principales intereses del consejo FDA era que se utilizara exclusivamente en casos de personas cr铆ticamente enfermas de SIDA, a causa de la extrema toxicidad del f谩rmaco. El Doctor Anthony Fauci, director de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), estaba ahora presionando para extender el radio de las prescripciones.

El mismo d铆a, 17 de agosto de 1989 el gobierno anuncia que 1,4 millones de norteamericanos seropositivos sanos podr谩n 鈥渂eneficiarse鈥 del AZT, incluso los que no muestren s铆ntomas de la enfermedad. Nuevos estudios hab铆an 鈥減robado鈥 que el AZT era eficaz en la hora de frenar la progresi贸n del SIDA en casos asintom谩ticos. El Doctor Fauci, l铆der de la NAIAD, anunci贸 orgullosamente un experimento que se realizaba desde hac铆a 鈥渄os a帽os鈥 el cual hab铆a 鈥渕ostrado claramente鈥 que la temprana intervenci贸n manten铆a el SIDA a raya.

鈥淓l gobierno est谩 dando a conocer hechos cient铆ficos antes de que estos estado examinados! Es lo nunca visto鈥. Esto es incre铆ble, dice el Doctor Joseph Sonnabend (5), uno de los pioneros en la atenci贸n a enfermos de SIDA, con una voz te帽ida de desesperaci贸n. Ya no s茅 qu茅 hacer. Cada d铆a tengo que enfrentarme con una consulta llena de gente pidi茅ndome AZT. Estoy aterrorizado. Como m茅dico responsable no s茅 qu茅 hacer. El primer estudio fue rid铆culo. Es obvio que Margaret Fischl, (profesora de medicina de la Universidad de Miami) la persona que ha realizado los dos estudios, no tiene ni la m谩s vaga idea sobre experimentos cl铆nicos. No me f铆o de ella. Ni de los otros. Sencillamente, no son bastante competentes. Hemos sido tomados como rehenes por cient铆ficos de segunda clase. 鈥淭omar la decisi贸n de decirle a la gente -Si eres seropositivo y tienes menos de 500 c茅lulas T-4, empieza a tomar AZT- es algo de mucha trascendencia. 鈥淢e siento avergonzado de mis colegas鈥, se lamenta Sonnabend. 鈥淓stoy sofocado. Esta es una ciencia de pacotilla. Parece mentida que nadie proteste. Malditos cobardes. El juego se llama 鈥榩rotege tu subvenci贸n, no abras la boca鈥. Se trata de dinero鈥 el pretexto para seguir la l铆nea y no ser cr铆ticos, cuando es obvio que hay fuerzas pol铆ticas y econ贸micas dirigiendo todo esto鈥.

Cuando Peter Duesberg escuch贸 las noticias, se sorprendi贸 especialmente de la reacci贸n del presidente del Gay Men鈥檚 Health Crisis, Richard Dunne, qui茅n dijo que ahora la GMHC urg铆a a 鈥渢odo el mundo a hacerse pruebas鈥 y, por supuesto, todos aquellos que dieran positivo 鈥渢en铆an que empezar el tratamiento con AZT鈥. 鈥淓sta gente se est谩 precipitando en las c谩maras de gas鈥, dice Duesberg. 鈥淨u茅 feliz se habr铆a sentido Himmler si los jud铆os hubieran cooperado as铆鈥.

En aquella operaci贸n de ingenier铆a social, encontramos a un funesto personaje: Anthony Fauci, el corrupto i vil servidor de las multinacionales qu铆mico-farmac茅uticas, el mismo que actualmente es el palad铆n de la extensi贸n del terror pand茅mico y abanderado de las inoculaciones vacunales experimentales. Si en los a帽os 80 fue un emisario de la muerte para miles de personas 驴Qu茅 no ser谩 ahora con los mismos discursos e intereses? De todos modos deberemos esperar al pr贸ximo mes de Noviembre en que saldr谩 a la venta un libro de Robert Kennedy Jr. que lleva por t铆tulo 鈥淭he Real Anthony Fauci鈥, en el cual, seg煤n el autor 鈥渆ste libro puede desempe帽ar un papel transformador al exponer al Dr. Fauci como charlat谩n al mostrar al mundo que el Dr. Fauci, lejos de ser un sanador, es uno de los asesinos en masa m谩s notables de la historia de la humanidad鈥 (6).

Bajo el manto y colaboraci贸n cient铆fica鈥搒anitaria de los a帽os 80, fue paralelo un gran cambio de patr贸n tecnol贸gico con la incorporaci贸n masiva de los microprocesadores en toda la estructura industrial y de servicios. Para llevarlo a cabo, ante una resistencia social a un empeoramiento de las condiciones de trabajo y millones de despidos en todo el mundo, como medida profil谩ctica de prevenci贸n de posibles disturbios, se instrument贸, con anterioridad, una campa帽a de terror (en algunos casos f铆sico y en otros medi谩tico) que agrup贸 aspectos sanitarios, culturales, pol铆ticos y econ贸micos que dieron su fruto a 1979 en las elecciones brit谩nicas con la elecci贸n del programa neoliberal del Partido Conservador Brit谩nico y llevado a cabo por su representante Margaret Tatcher.

Una prueba piloto, en la periferia del sistema hab铆a tenido lugar en Chile desde 1973, donde por medio de un golpe de estado militar, en un pa铆s 鈥渙ccidentalizado鈥 de Am茅rica Latina se impusieron las recetas econ贸micas que ten铆an de ser paralelas al cambio de patr贸n tecnol贸gico, pero que en 鈥淥ccidente鈥 no pod铆an imponerse de la misma forma pues hab铆a que mantener una aparente democracia.

En 1981 este programa neoliberal fue asumido por la sociedad de Estados Unidos dando el triunfo electoral al programa del Partido Republicano llevando a la presidencia del pa铆s al mediocre actor de cine Ronald Reagan, mientras al frente de la ONU, como Secretario General hab铆a un ex-nazi: Kurt Waldheim, que hab铆a sido miembro de la Abwehr, la contrainteligencia militar alemana y corresponsable de cr铆menes de guerra durante la ocupaci贸n de Yugoslavia (7).

Pero este proceso no se dio solo en el 谩rea capitalista, sino que impregn贸 el llamado 鈥渂loque socialista鈥 que tuvo su punto de inflexi贸n cinco a帽os despu茅s, el 25 de febrero de 1986 en el XXVII Congreso del PCUS [鈥.

La relaci贸n entre la 鈥渃iencia鈥, los 鈥渆xpertos鈥, los 鈥渃onsejos de administraci贸n鈥 de las grandes corporaciones, el deleite de 鈥渃ontrol social鈥 por parte de los gobiernos, acompa帽ado por el entramado militar, forman un todo 煤nico en un contexto mundial en el que se concentran en pocas manos la administraci贸n global del capital: Fondos de inversi贸n, industria qu铆mica, farmac茅utica, militar, conglomerados de medios de comunicaci贸n鈥 contexto en el cual los gobiernos, desnudos de cualquier poder de decisi贸n, tan solo les queda el recurso de la represi贸n hacia aquellos que ponen en tela de juicio todo este entramado y se oponen al estado de las cosas.

Despu茅s de un ciclo de cuarenta a帽os, [鈥 a pesar de que los cambios constitucionales realizados en los pa铆ses del antiguo bloque socialista desde 1990 hasta hoy, [se] han incorporado conceptos, premisas, similares a los que se realizaron en 1975 en la extinta URSS y ponen un interrogante sobre la consistencia del socialismo, puesto que una parte cada vez mayor de su econom铆a est谩 en manos privadas y las pol铆ticas culturales cada vez m谩s alineadas a las modas del capitalismo occidental.

Las constituciones no son solo un referente jur铆dico-formal, son por encima de todo, un techo pol铆tico-ideol贸gico y un fen贸meno social objetivo. Las constituciones son una categor铆a clasista y expresan, por consiguiente, los intereses de la clase dominante, afianzando la supremac铆a de una clase sobre otra; y como son una categor铆a clasista expresan la correlaci贸n real de fuerzas [鈥 y constituyen, en el escenario de la creaci贸n jur铆dica una expresi贸n de esta lucha en un momento hist贸rico determinado y es por eso que generalmente responden a las relaciones sociales existentes y como tal vertebran y consagran los sistemas.

Todos estos cambios, renuncias,鈥 se han realizado utilizando el legado de Marx, Engels, Lenin, Mao, y tomando prestado un vocabulario lleno de conceptos como 鈥渕aterialismo hist贸rico鈥 鈥渕aterialismo dial茅ctico鈥 socialismo cient铆fico鈥濃, pero que ha aceptado acr铆ticamente los paradigmas de la 鈥渕odernidad鈥, madre ideol贸gica del capitalismo. Entre ellos el concepto de 鈥渃iencia鈥 y en consonancia con este, la aceptaci贸n de definiciones acordes con los intereses del capital mundial.

A medida que la utilizaci贸n de las redes de comunicaci贸n digitales se han extendido por todas partes, y mayormente controladas por los administradores del capital, quedan peque帽os resquicios en los cuales se expresan las voces discordantes, lo cual es considerado un grave peligro para dichos administradores y por ello una preocupaci贸n y una locura los embarga: el control y c贸mo hacerlo efectivo a nivel mundial para evitar cualquier impedimento en el nuevo cambio de patr贸n tecnol贸gico insertado en la Agenda 2030 aprobada por las Naciones Unidas, organismo representativo no de todos los pa铆ses del mundo, sino de las grandes corporaciones mundiales, sean estas norteamericanas, europeas o chinas.

Hace a帽os que la orientaci贸n pol铆tica 鈥 cultural expresada por los guiones cinematogr谩ficos de las grandes superproducciones (鈥淕attaca鈥 o 鈥淢inority Report鈥) y las series noveladas para adolescentes (ejemplo puede ser 鈥淟os juegos de la hambre鈥 o 鈥淏attle Royal鈥) han ido dibujando en el inconsciente de centenares de millones de espectadores y lectores un mundo futuro dist贸pico en el cual cada gesto, cada actividad, cada palabra de las personas pod铆a ser controlada por medio de sistemas digitales a gran distancia, los cuales pod铆an reconocer la cara de cualquiera y en cualquier lugar donde se encontraran. Y como fondo la sublimaci贸n y normalizaci贸n individualista de la supervivencia del m谩s apto. 隆Cualquiera puede convertirse en nuestro mortal enemigo!

驴C贸mo empieza este entrenamiento? En primer lugar maximizando el hedonismo y darwinismo, para velar por la 鈥渟eguridad personal鈥, dicen. Y as铆 sin prisa pero sin pausa, se incorpora a la vida cotidiana el concepto control. Sistemas de alarma dom茅sticos con videovigilancia para evitar robos, dicen; c谩maras en las calles, para hacerlas m谩s seguras, dicen; c谩maras a los bares, tiendas, restaurantes, trenes, autobuses, centros de trabajo, centros de estudio, centros de salud, centros de ocio鈥 Todo para velar por nuestra seguridad.

Ser constantemente vigilado, se va convirtiendo en una nueva normalidad, pues se produce un cambio en el cual se trastoca el papel de los polic铆as o voluntarios policiales, que tienen como funci贸n espiar las personas pero dentro de una limitaci贸n humana: no era posible poner un esp铆a para cada persona, ni un interventor a cada tel茅fono, o a cada mensaje de texto. Este problema queda resuelto con la utilizaci贸n de robots programados con algoritmos concretos y capacidad de almacenamiento de datos que escapa al cerebro m谩s fantasioso.

Hasta no hace mucho, el problema era la utilizaci贸n de estos datos puesto que el gran volumen de las mismas hac铆a necesario la parcelaci贸n por su utilizaci贸n. Ahora, este a帽o, hemos podido comprobar la existencia de una unidad de actuaci贸n a todos niveles: el mismo discurso, las mismas actuaciones, la censura de la disidencia, las mismas fotograf铆as, la misma represi贸n.

Tres ejes de un discurso para sembrar el terror: Un m谩s que discutible cambio clim谩tico. Un enemigo mortal llamado virus. Y que cualquier persona puede representar un peligro para las dem谩s. Por lo tanto, para podernos salvar individualmente hay que aceptar un cambio en el patr贸n tecnol贸gico (la industria 4.0) que lleve incorporada la previsi贸n de control digital de la poblaci贸n mundial, que nos defienda de un supuesto virus y que nos aleje de cualquier proyecto colectivo de transformaci贸n social.

Todo esto entra en la l贸gica del capital y sus sirvientes, pero lo que da escalofr铆os es el hecho de ver a organizaciones que se jactan de comunistas, defender sumisamente las consignas, propuestas y agresiones del que tendr铆a que ser el enemigo a batir.

Ins贸lito fue el espect谩culo de ver los militares, no solo en Espa帽a, sino en Francia, Alemania, Italia, Gran Breta帽a, en todo Europa, aparecer en los medios de comunicaci贸n para realizar proclamas de estado de excepci贸n, toques de queda y controles en las calles al estilo de la proclama firmada por el general Milans del Bosch el 23 de Febrero de 1981 en la ciudad de Valencia con los tanques en la calle. Dec铆a as铆: 鈥淎rt铆culo 5.潞- Quedan prohibidas todas las actividades p煤blicas y privadas de todos los partidos pol铆ticos, prohibi茅ndose igualmente las reuniones superioras a cuatro personas. Art铆culo 6.潞- Se establece lo Toco de Queda desde las veintiuna a las siete horas, pudiendo circular 煤nicamente dos personas como m谩ximo durante lo citado plazo de tiempo poro la v铆a p煤blica y pernoctando todos los grupos familiares en sus respectivos domicilios. Art铆culo 7.潞- S贸lo podr谩n circular los veh铆culos y transportas p煤blicos, as铆 como los particulares debidamente autorizados. Permanecer谩n abiertas 煤nicamente las Estacionas de Servicio y Suministro de Carburantes que diariamente se se帽alen. Art铆culo 8.潞- Quedan suspendidas la totalidad de las actividades p煤blicas y privadas de todos los partidos pol铆ticos. Por 煤ltimo se espera la colaboraci贸n activa de todas las personas patriotas amantes del orden y de la paz, respeto a las instrucciones anteriormente expuestas鈥 (8).

Por pueril que sea el paralelismo podemos afirmar que el objetivo en el a帽o 2020 no era velar por el 鈥渂ienestar鈥 de la poblaci贸n, sino un golpe de estado 鈥渆scondido鈥 con todos los ingredientes para crear una psicosis colectiva de p谩nico, al cual ni se le hizo frente, ni se cre贸 una l铆nea de resistencia. Al contrario, se acept贸 el 鈥渂ando鈥 militar efectuado por el General Villarroya a trav茅s de los medios de comunicaci贸n el 19 de Abril de 2020: 鈥淪铆, hoy se viernes en el calendario, pero en estos tiempos de guerra o crisis, todos los d铆as son lunes. El esfuerzo no cesa por el d铆a del calendario鈥 鈥淎yer habl茅 de disciplina en esta rueda de prensa; tengo que felicitar a todos los espa帽oles por la disciplina que est谩n mostrando, todos los ciudadanos comport谩ndose como soldados en este dif铆cil momento鈥 demostremos que somos soldados cada uno en el puesto que nos ha tocado vivir鈥 (9).

Por primera vez hemos podido contemplar, en multitud de pa铆ses, un despliegue inusitado de militares por las calles en 鈥渢iempos de paz鈥 con la excusa de luchar contra un virus. Ni es casualidad, ni los virus se 鈥渕atan鈥. Se trata de una puesta en escena de una futura 鈥渘ormalidad鈥 en la cual militares y paramilitares se convertir谩n en los garantes de la salud p煤blica, entendida esta, a tenor de este despliegue, como la disposici贸n de la poblaci贸n al acatamiento de cualquier medida por irracional que sea. Junto al ej茅rcito, la polic铆a nacional (65.000), guardia civil (78.000), polic铆as locales (81.000), auton贸micas (27.000), guardia forestal con funciones de polic铆a judicial (6.000), a su lado 1.400 empresas privadas de seguridad con unos 89.500 vigilantes, de los cuales 35.000 con permiso de armas de fuego y, miles de 鈥減olic铆as de balc贸n鈥, hombres y mujeres que tel茅fono en mano, estaban a punto de telefonear a la polic铆a si alg煤n vecino o vecina sal铆a de casa a horas prohibidas.

Y, las organizaciones de nombre comunistas, o similares [anarquistas, revolucionarias, etc], no dieron un paso hacia la clandestinidad para hacer frente a estos atentados contra la sociedad, sino que hicieron p煤blico su consentimiento, y en algunos casos incluso reclamando todav铆a m谩s rigor por lo que respecta a los arrestos domiciliarios.

Tal vez el problema radique en que [estas] organizaciones posmodernas han aceptado, sin decirlo, el fin de las ideolog铆as y la subordinaci贸n de la pol铆tica a las m谩s bestiales teor铆as de los 鈥渆xpertos鈥 dejando fuera del debate p煤blico cualquier referencia o disonancia a la opini贸n de ciertos cient铆ficos, todo y sabiendo que est谩n a sueldo y 贸rdenes de las grandes corporaciones. Pero, 驴Qu茅 connotaci贸n tiene poner toda la vida en manos 鈥渄e expertos鈥 desde el nacimiento hasta la muerte? Es la renuncia a la autonom铆a humana y la v铆a libre al autoritarismo.

La ciencia, no tiene ning煤n cimiento ontol贸gico en la naturaleza humana. No es la forma 鈥渟uperior鈥 de conocimiento humano. Es la forma de conocimiento que desarrolla hist贸ricamente la sociedad occidental en base a priorizar radicalmente los valores de la producci贸n, del trabajo y del control social. Y si la 鈥渃iencia鈥 ha aparecido como fuente 煤nica de la VERDAD, es consecuencia del hecho que los valores y mitos que incorpora impl铆citamente, son los valores y mitos DOMINANTES dentro de la sociedad en la cual la ciencia se ha desarrollado.

Cada d铆a, m谩s aspectos y dimensiones de nuestras vidas est谩n controlados, manejados, administrados a partir de un saber cient铆fico 鈥 t茅cnico desde el cual se determina, sin dejar margen a cualquier otra opci贸n, qu茅 tenemos que hacer y c贸mo lo tenemos que hacer.

Langdon Winner menciona el concepto de 鈥渁daptaci贸n inversa鈥 (10), es decir, la adaptaci贸n de los fines humanos a los medios disponibles. 鈥淟a gente llega a aceptar las normas de los procesos t茅cnicos como parte esencial de sus vidas. Se produce una alteraci贸n sutil, pero global, en la forma y contenido de su pensamiento y de su motivaci贸n鈥.

El paleont贸logo marxista Stephen Jay Gould habla de la 鈥渃iencia鈥 en estos t茅rminos: 鈥淓l destino de millones de hombres y mujeres ha sido determinado a partir de sucesivas demostraciones cient铆ficas鈥 Estas demostraciones han tenido a lo largo de los 煤ltimos siglos diferentes grados de sofisticaci贸n, desde las medidas de capacidad craneana (hoy desprestigiada como pr谩ctica), hasta la m谩s compleja y sofisticada pr谩ctica de la medici贸n de la inteligencia, con la cual se sigue midiendo, clasificando y jerarquizando a la poblaci贸n en el capitalismo avanzado鈥 (11).

Y hoy, desde tambi茅n pretendidas 鈥渄emostraciones cient铆ficas鈥 se quiere determinar el destino de miles de millones de personas en un capitalismo todav铆a m谩s avanzado que el descrito por Gould, tambi茅n midiendo, clasificando y jerarquizando la poblaci贸n en funci贸n de si se someten o no a irracionales test, inyecciones experimentales o arrestos domiciliarios.

Es por este conjunto de consideraciones que de cuando en cuando hay que volver la vista atr谩s, e intentar averiguar cu谩les son las interpretaciones te贸ricas que tienen como consecuencia este extra帽o comportamiento de los integrantes de las organizaciones que se llaman comunistas , [anarquistas, etc] que, como si fuera un escarnio a la historia, han pasado de luchar para modificar el estado de las cosas, a una defensa y una subordinaci贸n total al mismo.

Josep C贸nsola

Notas

(1) https://cima.aemps.es/cima/pdfs/es/ft/48671/48671_ft.pdf
(2) http://cleanhandss.blogspot.com/2011/03/influencias-los-intereses-economicos-en.html)
(3) Celia Farber. El nacimiento escandaloso del AZT. Spin, Nueva York. 1989
(4) Celia Farber. Fuera de control: SIDA y la corrupci贸n de la ciencia m茅dica
(5) https://www.globalresearch.ca/real-anthony-fauci/5753963
(6) Joseph Sonnabend en 2006 expres贸 su opini贸n que altas dosis de AZT hab铆an 鈥渕atado a miles鈥 durante finales de la d茅cada de 1980 y principios de la de 1990. Hasta finales de la d茅cada de 1990, Sonnabend continu贸 afirmando que el tema de las causas del SIDA 鈥減ermanec铆a abierto鈥 y que muchos factores podr铆an estar involucrados. Esto llev贸 a algunos investigadores y activistas a asociarlo con 鈥渘egacionistas del SIDA鈥
(7) https://adst.org/2015/06/the-long-arm-of-history-kurt-waldheim-banned-for-his-nazi-past/
(8) https://cadenaser.com/emisora/2016/02/23/radio_valencia/1456224371_385518.html
(9) https://www.lainformacion.com/asuntos-sociales/coronavirus-frases-miguel-villarroya-ejercito-jemad-soldados-espanoles-moncloa/6553414/
(10) Langdon Winner. Tecnologia aut贸noma. La t茅cnica incontrolada como objeto del pensamiento pol铆tico. 1979
(11) Jay Gould. The Mismeasure of Man, 1981.




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org