September 10, 2021
De parte de Indymedia Argentina
169 puntos de vista


La campa帽a electoral de los diferentes partidos y frentes que se presentan a las elecciones se encuentra tan alejada de la crisis que atraviesa la sociedad y los problemas estructurales que hasta cuesta tener ganas de analizarla.

Imagen: Spot electoral apelando al incre铆ble Hulk bailando una reversi贸n de 鈥淓stoy verde (no me dejan salir)鈥 de Charly Garc铆a.

La campa帽a electoral de las diferentes fuerzas pol铆ticas electorales se encuentra ensimismada sobre sus propias necesidades, con propagandas electorales que van de las frases vac铆as a directamente spots bizarros que buscan un voto en base al humor, como si fuese un concurso de comediantes. Pareciera que estamos en una suerte de para铆so y no en un pa铆s donde el salario promedio es de 25000 pesos y la l铆nea de pobreza de 64000, donde el 40% trabaja en negro, donde la desocupaci贸n es del 10%.

El nivel de desconexi贸n de las masas que se exhibe es tal que la acci贸n de un grupo de carpinchos en un barrio privado aparece como la principal forma de identificarse con la resistencia a la minor铆a que hace lo que quiere con el pa铆s y lo est谩 destruyendo.

Los grandes partidos patronales plantean una campa帽a llena de esl贸ganes publicitarios, significantes vac铆os, porque son incapaces de dar una respuesta a la crisis del capitalismo argentino y a la crisis civilizatoria de la humanidad. Del futuro que queremos del Frente de Todos (驴cu谩l es ese futuro? 驴el del 19 de marzo del 2020 donde supuestamente los salarios y jubilaciones no paraban de aumentar?), a dar el paso de Manes (驴de d贸nde y hacia d贸nde?), pasando por la Santilineta (tratando de subirse a la Scaloneta de la selecci贸n nacional de f煤tbol masculino) y la madre de Randazzo (en lo que parece una parodia al tema de Wilfredo y la ganga 鈥淢i abuela鈥).

Nada se escucha sobre c贸mo van a revertir la crisis del capitalismo argentino, ya que no pueden decir abiertamente que lo 煤nico que pueden dar es m谩s ajuste y extractivismo. Ni mucho menos qu茅 hacer con problemas estructurales como el inminente colapso ecol贸gico, no digamos ya para evitarlo, al menos para mitigar los efectos del avance del mar sobre la provincia de Buenos Aires o la sequ铆a de los diferentes r铆os.

驴Y la izquierda electoral?

La izquierda se suma al ensimismamiento sobre sus propias necesidades que tienen el resto de las fuerzas pol铆ticas electorales. El FITU se plantea ser tercera fuerza de un r茅gimen podrido y le deja el lugar de antisistema a una derecha reaccionaria que se autodenomina 鈥渓ibertaria鈥. Ni por asomo hay intentos de usar lo que se gasta en campa帽a en intentar explicar qu茅 es el capitalismo o por qu茅 y con qu茅 hay que reemplazarlo. Parece haber m谩s preocupaci贸n por conservar los ingresos que implican los cargos parlamentarios para mantener las estructuras partidarias rentadas.

En el mejor de los casos aparecen consignas que podr铆an ser levantadas por el ala m谩s progresista del Frente de Todos -o que efectivamente lo est谩n siendo, como la reducci贸n de la jornada laboral- sin que quede claro c贸mo un diputade m谩s o menos las har铆a viables. Tampoco resulta evidente por qu茅 es necesario tener un diputade para denunciar el cajoneo de la ley de humedales.

El Nuevo MAS habla de 鈥渞enovar la izquierda鈥 sin siquiera explicar por qu茅 habr铆a que votar a la izquierda, o repite el consignismo 鈥100 mil pesos de jubilaci贸n鈥 sin dar ninguna explicaci贸n de c贸mo eso ser铆a posible en el actual orden social.

驴Y desde el resto de la izquierda qu茅 hacemos?

La izquierda no electoral no logra tomar una posici贸n coherente y cae en el malmenorismo de apoyar aquello que quiere reemplazar. Se parece al voto al kirchnerismo a sabiendas que nos lleva a un callej贸n sin salida.

Por un lado se hace hincapi茅 en la necesidad de reemplazar a una izquierda electoralista, oportunista, legalista, burocr谩tica en su organizaci贸n interna, pero a la vez a la hora de votar se llama a apoyar aquello que se quiere reemplazar, perpetuando el problema, porque ese voto implica un flujo de recursos e imagen p煤blica para aquello que no ir铆a m谩s.

Si el Congreso ha sido tribuna de debate en el 煤ltimo tiempo s贸lo lo ha sido cuando movimientos de masas, como la Campa帽a por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, llevaron hasta su puerta proyectos de ley que les impliquen un avance tangible. Ni siquiera en ese contexto fuimos testiges de un uso de la remanida t谩ctica de la 鈥渢ribuna鈥 acumulando para una estrategia revolucionaria. Lejos de denunciar los v铆nculos de las diferentes fuerzas burguesas con las iglesias, o el car谩cter feudal del Senado, se mantuvo desde la izquierda parlamentaria un discurso que no exced铆a los l铆mites burgueses ni se pon铆a a la vanguardia de quienes luchamos por el aborto legal. Un discurso que fue igualado por individuos oportunistas de fuerzas burguesas por cierto. En general sucede esto, se cuidan las formas ante las instituciones y los medios hegem贸nicos en nombre de cuidar la legalidad del partido, pero se llega a l铆mites que nos hacen pensar si lo que se cuida no es m谩s bien el ingreso que representan un par de decenas de militantes asesores rentados por el Estado. Porque a eso huele la aspiraci贸n, compartida con la derecha liberal, de ser tercera fuerza de un r茅gimen burgu茅s. Lamentablemente seguimos buscando en las p谩ginas de las prensas el debate program谩tico de calidad que nos haga avanzar como clase en conciencia y sobre todo, que justifique, m谩s all谩 de las disputas de aparato, la triste realidad de la fragmentaci贸n de listas.

No es nuestro rol decir que tiene que hacer cada persona en el cuarto oscuro, pero creemos que no se puede llamar a votar aquello que creemos que no va m谩s. Frente a una campa帽a pat茅tica, debemos sopesar a la hora de las elecciones cu谩l es la mejor forma de expresar nuestra bronca y poner en primer lugar la necesidad de pensar m谩s all谩 de una elecci贸n y abordar los grandes problemas que afrontamos como clase en Argentina y el mundo.

Es una buena ocasi贸n para romper con el mito por el cual no habr铆a mayor derecho democr谩tico que el voto. El derecho fundamental que conquistamos con la recuperaci贸n de la democracia formal es el de participar en pol铆tica, el de organizarnos en forma independiente de las estructuras burguesas en asambleas como lo hacemos en los lugares de trabajo, como lo hacen los ambientalistas que, como en Chubut o Mendoza, frenan el avance sobre los recursos naturales o como supimos hacerlo en el levantamiento popular de 2001. La 煤nica tarea urgente es organizarnos, para fortalecer aquellas experiencias que nos sirvan para construir poder obrero y popular. En ese contexto romper la reciente costumbre que la grieta inculc贸 a las masas de votar alg煤n mal 鈥渕enor鈥, y llamar a retomar el voto bronca, puede servir de expresi贸n pol铆tica de estos sectores de masas que necesitamos organizar.

Horizonte Comunista











Fuente: Argentina.indymedia.org