August 19, 2021
De parte de SAS Madrid
816 puntos de vista

Un a帽o despu茅s de que arrancara la expansi贸n del covid-19 y se declarara el Estado de Alarma, lejos de mejorar, la salud de la poblaci贸n trabajadora ha empeorado. Tanto la salud general como la salud mental. La gente siente m谩s o menos el mismo miedo a perder el trabajo o a no encontrar uno nuevo en caso de hacerlo que el que sent铆a durante la pandemia. Los problemas de sue帽o entre la poblaci贸n empleada siguen siendo frecuentes y se contin煤a recurriendo al consumo de tranquilizantes y somn铆feros o de analg茅sicos opioides. La alta tensi贸n 鈥攖ener muchas exigencias y poco control en el puesto de trabajo鈥 se acent煤a hasta llegar a niveles preocupantes, cerca de la mitad de la poblaci贸n asalariada. Y todos estos par谩metros tienen algo en com煤n: se intensifican cuando se trata de personas con sueldos que no cubren sus necesidades b谩sicas. As铆 lo concluye la nueva edici贸n de la encuesta Condiciones de Trabajo y Salud (COTS), realizada por el grupo de investigaci贸n POWAH de la Universitat Aut貌noma de Barcelona (UAB) en colaboraci贸n con el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) de Comisiones Obreras (CC OO).

Salario y salud, una relaci贸n directa

Para Albert Navarro, miembro del grupo de investigaci贸n POWAH-UAB y coautor del informe, la cuesti贸n de los salarios es fundamental y trasciende de un tema de justicia social: 鈥淟os salarios bajos generan enfermedad. Los sueldos que no permiten llegar a fin de mes, los alquileres altos; mantener eso en el tiempo y con intensidad genera problemas de salud鈥, asevera. Los resultados de la encuesta COTS lo demuestran: mientras entre la poblaci贸n trabajadora general un 53% percib铆a que su salud general hab铆a empeorado con respecto al inicio de la pandemia, el porcentaje sub铆a al 63% entre aquellas personas cuyos salarios no cubr铆an las necesidades b谩sicas, un 14% m谩s que entre las y los participantes cuyo sueldo era suficiente. Lo mismo sucede con el riesgo de mala salud mental: en el grupo de quienes pueden cubrir lo b谩sico, este riesgo pas贸 del 49 al 52% de un a帽o a otro, pero en el grupo de personas con sueldos bajos el porcentaje se ha incrementado de un ya preocupante 67% al 74% en 2021.

Un 74% de las personas cuyo salario no cubre sus necesidades b谩sicas tiene riesgo de padecer mala salud mental frente al 52% entre quienes tienen un sueldo suficiente

A Sara Gonz谩lvez le cuadra el dato. 鈥淒esde 2018 mi salud mental ha empeorado much铆simo y s茅 que el 90% de la culpa es por el tipo de trabajos que he tenido鈥, asegura. Lleva cinco a帽os, desde los 18, encadenando trabajos temporales, y donde m谩s experiencia tiene es en la hosteler铆a. El empleo m谩s estable que ha tenido hasta ahora, de nueve meses, se lo tuvo que dejar hace dos a帽os cuando experiment贸, 鈥減or primera vez鈥, la ansiedad y los ataques de p谩nico. 鈥淭rabajaba en un bar c茅ntrico de Alicante y estaba yo sola para 25 mesas, contratada unas 30 horas y haciendo siempre m谩s de 45, llegu茅 a hacer 70 la semana de las fiestas de Hogueras鈥, narra. 鈥淓l sueldo no llegaba a los seis euros, al hacer tantas horas ganaba bastante, pero, 驴para qu茅 me serv铆a si no ten铆a vida m谩s all谩 del trabajo? Estir茅 lo que pude porque al final eres joven y ves dinero, lo necesitas y sabes que no tienes otras oportunidades si no consigues experiencia, pero se llev贸 mi salud mental y f铆sica, adelgac茅 much铆simo y estuve con anemia, adem谩s de que volv铆 a los atracones y se agrav贸 el Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) que tuve鈥. 

Sergio Salas, tambi茅n miembro de POWAH y coautor del informe, se帽ala un aspecto de la encuesta que apunta en la misma direcci贸n que el testimonio de Sara: la inseguridad laboral 鈥攎iedo a perder el trabajo, a no encontrar otro o a empeorar sus condiciones鈥 tambi茅n es mayor entre aquellas personas con sueldos bajos. 鈥淨uienes est谩n en una situaci贸n m谩s precaria tienen mayor incertidumbre de partida, as铆 que es al grupo que de mayor forma le puede afectar una bajada de salario o un despido鈥. 鈥淓stamos hablando de que ya hay un 13% de trabajadores en riesgo de pobreza en el pa铆s, cualquier disminuci贸n de salario les mete m谩s en esa espiral鈥, a帽ade Navarro. 

鈥淣o llegaba a seis euros la hora pero estir茅 lo que pude trabajando en el bar porque al final eres joven, necesitas dinero y sabes que no tienes otras oportunidades si no consigues experiencia, pero experiment茅 por primera vez la ansiedad y los ataques de p谩nico, adelgac茅 much铆simo y tuve anemia鈥, cuenta Sara

El testimonio de May va en la misma direcci贸n. Tiene 21 a帽os y suele trabajar en hosteler铆a en verano para poder pagarse la carrera. Pese a lo bien que le van los estudios, dice que este a帽o le va a ser econ贸micamente imposible matricularse y que tendr谩 que esperar al siguiente. Generalmente trabaja en un chiringuito de X脿bia, pero este verano est谩 en un restaurante de un pueblo de Lugo. Dentro de las desventajas de trabajar en hosteler铆a 鈥攈orarios nocturnos, muchas exigencias, sueldos bajos, etc茅tera鈥 en Alicante no le iba mal 鈥攃obraba las horas que hac铆a, hab铆a buen ambiente鈥 y su trabajo le permit铆a hacer otras cosas 鈥斺渜uedar con mis amigos, leer, hacer ejercicio鈥濃, pero en Galiza le est谩 resultando un infierno. 鈥淢e dijeron que en julio me pagar铆an 30 horas seg煤n convenio y 100 euros m谩s por las horas extra, y en agosto 40 horas seg煤n convenio y 100 por extras鈥, cuenta. La semana pasada hizo 60 horas 鈥攅n horarios partidos鈥 y ha visto en el parte de la empresa que solo tiene apuntadas 28: est谩 cotizando menos de la mitad de lo que trabaja. En julio cobr贸 650 euros por todo el mes. 鈥淭engo un sueldo de mierda, es que un sueldo de mierda, pero no tengo otra cosa鈥.

Como Sara, May tambi茅n vincula un empeoramiento en su salud con las condiciones de trabajo. Se nota m谩s cansada: 鈥淭odos los veranos que he trabajado en hosteler铆a sol铆a aguantaba muchas horas de pie, pero este a帽o ha sido demasiado para m铆, y adem谩s tienes que tener muchas m谩s cosas en cuenta como los protocolos de desinfecci贸n鈥. Sin embargo, sobre todo lo ha notado en su salud mental: 鈥淓ste a帽o me est谩 pasando que sue帽o que trabajo, no me hab铆a sucedido en mi vida. Me despierto y es como que no dejo de trabajar en ning煤n momento, y tampoco tengo m谩s vida que el trabajo: mis horarios son diferentes a los de mi novio y mis amigos, esta semana he echado muchas horas… Psicol贸gicamente me ha afectado bastante, y no sabr铆a como explicarlo pero siento que hago todo mal, llego a casa sinti茅ndome una mierda, pensando que no soy buena para nada鈥 En los estudios me va muy bien, pero en el trabajo este a帽o me siento fatal鈥.

鈥淪ue帽o que trabajo, es algo que no me hab铆a sucedido en mi vida. Me despierto y es como que no dejo de trabajar en ning煤n momento. Psicol贸gicamente me ha afectado bastante: siento que hago todo mal, llego a casa pensando que no soy buena para nada鈥, cuenta May

Las otras variables: edad, sexo y sector

Sara y May tienen varias cosas en com煤n: son mujeres, j贸venes y los trabajos que han encontrado han sido en hosteler铆a, un sector que alberga una enorme precariedad y que al mismo tiempo ha demostrado ser fundamental en una econom铆a como la espa帽ola, que mantiene una gran dependencia del turismo. Edad, sexo y ocupaci贸n son variables importantes en lo que a riesgos laborales se refiere. Seg煤n la encuesta COTS, entre las profesiones m谩s comunes, colectivos como camareros y camareras o ayudantes de cocina o preparadores de comida r谩pida son los que m谩s acudieron a trabajar con s铆ntomas compatibles con el covid-19; tambi茅n han visto empeorar su salud notablemente 鈥70% as铆 lo afirma鈥 y se encuentran entre los grupos que m谩s riesgo de mala salud mental presentan 鈥攖ambi茅n siete de cada diez鈥, junto a trabajadores en tiendas de alimentaci贸n, gerocultoras y celadores, entre otros.

鈥淓l promedio del 44% entre la poblaci贸n trabajadora ya es una locura, pero estamos hablando de que hay un grupo ocupacional en la hosteler铆a donde siete de cada diez empleados est谩n expuestos a la alta tensi贸n, que es un predictor muy fuertes de mala salud鈥, se帽ala Navarro

Adem谩s, ocupan los primeros puestos en la alta tensi贸n, un concepto que vincula las exigencias del empleo con el control que se tiene sobre el mismo y que multiplica el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o mala salud mental: 鈥淓l promedio del 44% y eso ya es una locura, pero estamos hablando de que hay un grupo ocupacional donde siete de cada diez empleados est谩n expuestos a la alta tensi贸n鈥, se帽ala Navarro, que recuerda que todos estos indicadores son 鈥減redictores muy fuertes de mala salud鈥.

Sin embargo, matiza Navarro, no hace falta acudir a ocupaciones espec铆ficas para que las cifras se disparen: basta comparar por grupos de edad y por sexo. Desglosa los datos: el 46% de los menores de 35 afirma que su salario no le permite llegar a fin de mes; mientras que esta cifra disminuye al 34% entre los que tienen de 35 a 49 a帽os y al 29% en los mayores de 50. Las inseguridades laborales, a帽ade, tambi茅n son m谩s acentuadas entre j贸venes: 55% de los menores de 35 a帽os temen perder su empleo (frente al 43% del siguiente grupo de edad y el 29% de los mayores de 50 a帽os). Un 66,5% de personas de entre 17 a 34 a帽os tiene miedo de ver reducido su salario.

El 46% de los menores de 35 a帽os afirma que su sueldo no le permite llegar a fin de mes, una cifra que disminuye al 34% entre los que tienen de 35 a 49 a帽os y al 29% en el caso de los mayores de 50. El 55% de los j贸venes temen perder su empleo y el 66% ver reducido su salario

鈥淟os j贸venes est谩n m谩s expuestos a la inseguridad laboral y las mujeres asumen una doble carga de trabajo o suelen tener empleos peor pagados鈥, argumenta Salas para explicar el motivo de que j贸venes y mujeres salgan peor parados en varias secciones de la encuesta, como la mala salud mental y general o el consumo de psicof谩rmacos. F谩tima M., activista en Orgullo Loco Madrid, apunta en la misma direcci贸n: 鈥淎fecta a j贸venes y mujeres porque son quienes tienen m谩s dificultades para encontrar trabajo; cuantas m谩s opresiones tienes, menos posibilidades de tener un trabajo digno鈥. En cuanto a los niveles de indicadores de mala salud en profesiones de hosteler铆a, lo ve l贸gico: 鈥淓l sistema econ贸mico de este pa铆s, sostenido por empleos precarios y basado en el turismo de masas, favorece unas condiciones de trabajo que no cumplen el m铆nimo que deber铆an tener las personas trabajadoras鈥.

Adem谩s de su nefasta experiencia en aquel bar, Sara pas贸 por otro establecimiento justo antes del estallido de la pandemia 鈥攎omento en el que la echaron鈥, estuvo unos meses en una franquicia, trabaj贸 en un chiringuito 鈥攄onde sufri贸 un ataque de p谩nico que acab贸, narra, con ella siendo llevada por una ambulancia a urgencias por el mal trato que recibi贸 por parte de sus empleadores鈥 y encaden贸 otros contratos como dependienta en tiendas de ropa, de los que conserva mejor recuerdo. Ahora, por fin, ha encontrado un trabajo como librera 鈥攖odav铆a no indefinido, as铆 que la incertidumbre permanece鈥 en el que se siente bien. En cuanto a May, solo desea acabar en el restaurante, no ve nada positivo en su trabajo; quiere dejarlo pero necesita el dinero y no tiene ninguna alternativa.

鈥淓l sistema econ贸mico de este pa铆s, sostenido por empleos precarios y basado en el turismo de masas, favorece unas condiciones de trabajo que no cumplen el m铆nimo que deber铆an tener las personas trabajadoras鈥, expone F谩tima M., de Orgullo Loco Madrid

Los datos de COTS reafirman que este miedo es generalizado en el sector de la hosteler铆a: 鈥淓n estas ocupaciones de camarero y ayudante de cocina, el 57% de los encuestados est谩n preocupados de perder el trabajo (frente al 42% de la media), el 84% temen no encontrar un nuevo trabajo en caso de perder el actual (la media es de 65%) y al 79% le asusta que disminuya su salario (frente al 62% de media)鈥, enumera Navarro. 鈥淓n la hosteler铆a buscan aprovecharse de j贸venes que est谩n desesperados y por eso hacen contratos de mierda con sueldos bajos, hay gente m谩s mayor que est谩 en esa situaci贸n, pero creo que los j贸venes estamos m谩s expuestos鈥, resume Sara. La hermana de May, de 17 a帽os, tambi茅n trabaja de camarera y sus padres a menudo tienen que pedir ayuda a May para pagar facturas. En este contexto, es dif铆cil anteponer la salud a la supervivencia.  

Pol铆ticas para evitar pastillas

鈥淪i hubiera unas condiciones de trabajo dignas para todas las trabajadoras, disminuir铆an mucho los niveles de malestares psicol贸gicos鈥, resume F谩tima M., que se muestra preocupada por el aumento de consumo de diazepinas que muestra la encuesta COTS, un f谩rmaco recurrente entre mujeres y con un acusado aumento entre j贸venes durante la pandemia. 鈥淪on drogas legales y parece que al ser legales no son problem谩ticas, pero son drogas que permiten trabajar y seguir siendo productiva, por eso las mujeres las consumen tanto, porque puedes seguir cuidando de personas dependientes puesta hasta arriba de orfidales que les han recetado sus m茅dicos de cabecera鈥.

La activista de Orgullo Loco Madrid reconoce que s铆 parece haber un intento de acercamiento por parte del gobierno a la cuesti贸n de la salud mental aunque, considera, 鈥渟iguen sin llegar a la ra铆z del problema, que son unos trabajos precarios, unos precios de alquileres alt铆simos, etc茅tera鈥. Se refiere a las declaraciones de Yolanda D铆az en materia de salud mental. 鈥淟a ministra dijo que iba a crear una comisi贸n, eso es un punto de partida, pero a ver qu茅 pasa鈥, expone Navarro. 鈥淟a mala salud mental se previene, entre otras cosas, cambiando las condiciones de trabajo y vida: habr谩 que ver si esa comisi贸n est谩 pensada para atacar el fondo de la cuesti贸n, que es c贸mo cambiamos estas exposiciones nocivas, es decir, c贸mo hacemos que la gente, entre otras muchas cosas, tenga mejores salarios鈥. 

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (19/08/2021).




Fuente: Sasmadrid.org