October 5, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
378 puntos de vista


Javier Mart铆n-Arroyo

Omar Faruk se qued贸 de piedra cuando el pasado 11 de junio varios electricistas y polic铆as locales de Lucena del Puerto (Huelva) se incautaron de las seis placas solares que daban luz a su oscura chabola en mitad de un pinar. 鈥淓ran para poder ver por la noche sin velas y para cargar el m贸vil. Nadie me explic贸 qu茅 hab铆a pasado para retirarlas鈥, relata este inmigrante maliense de 39 a帽os y con tres hijos en su pa铆s. El Ayuntamiento estim贸 que las placas eran una construcci贸n permanente en un monte p煤blico, adem谩s de un riesgo potencial de incendio, y las requis贸 para guardarlas en el dep贸sito municipal, donde permanecen cuatro meses despu茅s.

La instalaci贸n se llev贸 a cabo tras la donaci贸n solidaria de 800 consumidores brit谩nicos, que dieron 30.000 euros en una colecta p煤blica realizada a trav茅s de la ONG Ethical Consumer, para mejorar las p茅simas condiciones de vida de los inmigrantes que recogen los frutos rojos vendidos y muy apreciados en los supermercados del Reino Unido.

Hace un a帽o y medio, el relator especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos de la ONU, Philip Alston, visit贸 en Lepe un campamento similar al de Faruk y puso el dedo en la llaga de la miseria que empapa estos refugios en Huelva y Almer铆a con miles de braceros que se desloman en los invernaderos por seis euros y medio la hora. 鈥淰iven como animales (鈥) Sus condiciones compiten con las peores que he visto en cualquier parte del mundo鈥, denunci贸 el relator.

Las seis placas se instalaron en junio de 2020 en el asentamiento chabolista de la Laguna del Rayo, a tres kil贸metros de Lucena del Puerto, y dieron luz a los braceros subsaharianos durante un a帽o, hasta que el Ayuntamiento las retir贸. Ahora que la campa帽a de recogida de bayas a煤n no ha empezado, la mayor铆a de chozas 鈥攈echas con pal茅s de madera y pl谩sticos de los invernaderos鈥 est谩n vac铆as y dos placas solares sobreviven en mitad del campamento, sin apenas vida.

鈥淟os gobiernos local y regional han fracasado al proporcionar condiciones de vida dignas a estas personas, y en vez de ayudarles de manera activa, el Ayuntamiento no muestra compasi贸n y retira derechos b谩sicos como la electricidad. Es dif铆cil de creer鈥, comenta por tel茅fono Jasmine Owens, redactora de la revista de la ONG brit谩nica. 鈥淓s evidente que las placas son mucho m谩s seguras que las velas como riesgo potencial para incendios鈥, a帽ade. Esta ONG transfiri贸 el dinero al Colectivo de Trabajadores Africanos y al sindicato andaluz SAT, en contacto con inmigrantes, que pag贸 6.185 euros por las placas a la empresa Geesol Renovables, adem谩s de comprar comida y productos de higiene.

El alcalde de Lucena del Puerto (3.126 habitantes) desde 2007, Manuel Mora (independiente), defiende que estaba obligado a retirar la instalaci贸n el茅ctrica con seis placas y 12 acumuladores de energ铆a, al estar en un monte p煤blico: 鈥淓st谩n en terrenos forestales y hay una legislaci贸n que nos ampara y nos obliga. 驴Qui茅n es el SAT para disponer de esos bienes p煤blicos o degradar el espacio natural? La labor humanitaria no puede sobrepasar la ley鈥. Y remacha: 鈥淵o aplico la ley, no me he inventado nada. 驴Es impopular? Claro鈥.

Antes de la decisi贸n del regidor, el Seprona de la Guardia Civil emiti贸 un atestado en el que denunciaba la construcci贸n de las placas sobre viguetas de hormig贸n y un cuarto anexo con las bater铆as. Meses despu茅s, los agentes medioambientales de la Junta censuraron tras su visita 鈥渆l riesgo de incendio provocado por dicha instalaci贸n, al igual que existe un mayor riesgo de incendios debido al propio asentamiento de inmigrantes que vive en esa zona de chabolas, en terrenos forestales del monte p煤blico Madrona y Valpajoso鈥, reza su informe. Todos los a帽os hay fuegos en los campamentos de Andaluc铆a, debido principalmente a chispas o descuidos con las hogueras para cocinar y las velas para alumbrar.

La Guardia Civil denunci贸 la instalaci贸n el茅ctrica ante el Juzgado de Instrucci贸n 2 de Moguer por un posible delito contra la ordenaci贸n del territorio, pero tanto la Fiscal铆a como el juez no le vieron entidad. 鈥淟a obra resulta f谩cilmente desmontable, en especial la caseta que alberga los acumuladores鈥, zanj贸 la magistrada 脕ngeles Lucena, que archiv贸 la causa. Sin embargo, la juez dej贸 la puerta abierta al Ayuntamiento y a la Junta andaluza para que 鈥渆n el ejercicio de sus competencias adopten las medidas para la restauraci贸n de la legalidad urban铆stica-ambiental y la seguridad en la zona鈥. Y el alcalde considera que al desmantelar las placas se ha limitado a recoger el guante lanzado por la justicia.

Tras la retirada de la instalaci贸n, el sindicato SAT se querell贸 contra el alcalde este verano por prevaricaci贸n y da帽os, al estimar que el regidor adopt贸 una medida arbitraria sin respetar los plazos y sin incoar el procedimiento administrativo estipulado por ley, pero el juez est谩 pendiente de resolver al respecto. 鈥淭ras instalar las placas, les hicimos el cableado y cada chabola ten铆a luz. Entendemos que es un robo porque no hubo aviso previo a la retirada desde el Ayuntamiento鈥, critica Jos茅 Caballero, secretario de organizaci贸n del SAT.


Placas solares colocadas en 2020 a las afueras de Lucena del Puerto.SAT

Mientras, ajenos a la pol茅mica urban铆stica, la ONG de consumidores brit谩nicos y el sindicato de campesinos Landworkers Alliance han pedido al regidor por carta y en Change.org que devuelva las seis placas solares a los inmigrantes, de momento, sin 茅xito. El pasado 19 de mayo un hombre y una mujer murieron en un incendio en el asentamiento El Bosque, uno de los 13 poblados de Lucena del Puerto, donde adem谩s se calcinaron 11 infraviviendas. La cuesti贸n que late de fondo es si el riesgo de incendios aumenta con la instalaci贸n de placas solares o con las velas que los temporeros utilizan para alumbrar de noche.

驴Una soluci贸n para paliar la miseria?

Miles de inmigrantes temporeros malviven desde hace d茅cadas en m谩s de un centenar de asentamientos chabolistas pegados a los invernaderos, donde recogen frutos rojos y hortalizas como mano de obra barata. 驴Tienen soluci贸n estos campamentos perpetuos en Andaluc铆a?

La Junta concedi贸 este verano un mill贸n en ayudas para levantar 16 albergues en pueblos de Huelva, Ja茅n y Almer铆a, entre ellos uno en Lucena del Puerto, al que destin贸 299.464 euros para construir antes de 2023 instalaciones con 60 plazas para temporeros en situaci贸n de extrema necesidad. Sobre el terreno, el pasado mi茅rcoles la entrada del asentamiento de la Laguna del Rayo estaba dominada por una enorme monta帽a de desechos. 鈥淐on tanta basura acumulada pican mucho los mosquitos y nadie se la lleva鈥, se lamenta Maru Traore, maliense de 30 a帽os y con dos hijos en su pa铆s. Traore pag贸 140 euros por dos placas solares de segunda mano que le dan luz cuando se pone el sol.

A pocos kil贸metros, el campamento de El Bosque esconde su vertedero al final, alejado unos 50 metros de las chozas, ubicado en una inmensa fosa con toneladas de desechos que los inmigrantes queman una vez al a帽o, antes de Navidad, seg煤n explican. El Ayuntamiento de Lucena del Puerto, con 3,5 millones de presupuesto anual, un precario equipo de limpieza y dos guardas rurales, reconoce su impotencia para recoger a tiempo la basura que generan las casi 3.000 personas que conviven en 13 campamentos dentro de su t茅rmino municipal en plena campa帽a de recogida de fresa.

El Ayuntamiento suele recoger la basura acumulada en cada asentamiento una vez al a帽o, por lo que el paisaje suele ser desolador. Ante estas monta帽as de pl谩sticos y residuos, desde 2016 los agentes medioambientales de la Junta han denunciado al Consistorio por vertidos incontrolados en el medio natural y ya han sido cobradas dos multas por 17.000 euros, aunque el total de sanciones impuestas supera los 100.000 euros, seg煤n el alcalde, una cifra muy alta para el exiguo presupuesto municipal. Paqui Mena, voluntaria de Cruz Roja, vive en el campamento El Bosque desde hace un a帽o y explica que hay temporeros civilizados y otros que se niegan a recoger las basuras que arrojan. 鈥淟es insisto, pero no siempre es f谩cil. El alcalde me ha dado su palabra de venir a limpiar pronto鈥, explica esperanzada.

Javier Mart铆n-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educaci贸n y sanidad). Comenz贸 en EL PA脥S en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y m谩s tarde en Sevilla cubri贸 informaci贸n de tribunales. Antes trabaj贸 en Cadena Ser y en la promoci贸n cinematogr谩fica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y m谩ster de EL PA脥S.

El Pa铆s




Fuente: Grupotortuga.com