January 31, 2021
De parte de La Haine
1,515 puntos de vista

Este documento explica, con lenguaje divulgativo, c贸mo la enorme creaci贸n de dinero nuevo y fresco del BCE trata de apuntalar los negocios de la banca y de las grandes corporaciones europeas en la crisis pand茅mica. Esas pol铆ticas se concretan en la compra de deuda a las grandes inmobiliarias espa帽olas que, con la tesorer铆a bien llena, se pueden re铆r de las leyes de regulaci贸n de los alquileres de los Parlamentos o de la supuesta lucha contra el calentamiento global, mientras las petroleras y gasistas se llenan los bolsillos. Por lo tanto, con sus acciones, las autoridades monetarias europeas 鈥 EuroSistema- diluyen, como un azucarillo en caf茅 caliente, el teatro de la Soberan铆a popular parlamentaria.

El COVID justifica que inmobiliarias, socimis y petroleras sean privilegiadas con dinero fresco reci茅n creado por el BCE

Las compras de deuda del BCE apuntalan el mercado inmobiliario

Dos SOCIMIS espa帽olas Merl铆n Properties y Inmobiliaria Colonial han emitido deuda por valor de 4.250 millones de euros desde el 2016 para financiar sus planes de expansi贸n. Una cifra que supone casi 2 veces el presupuesto de una ciudad como Barcelona. A esa deuda la llaman renta fija pero de fija no tiene nada. Los inversores la compran en forma de bonos con un tipo de inter茅s inicial que varia seg煤n la demanda. Cuanta m谩s demanda menos rentabilidad. Como ocurre con los bonos soberanos alemanes, que tienen tanta demanda que los inversores pierden dinero.

Desde la crisis del 2007, la pol铆tica del Banco Central Europeo -BCE 鈥 se ha concentrado en el mismo objetivo, disfrazada con el discurso medi谩tico de luchar contra la crisis y crear inflaci贸n. Esa es la raz贸n por la que se ha convertido en un inversor privilegiado en la compra de bonos de las grandes corporaciones europeas con cuatro objetivosEl primero, como en el caso de nuestras SOCIMIS espa帽olas, reducir la rentabilidad de sus bonos de deuda (pagar menos hasta acercarlos a cero) al aumentar la demanda. El segundo, aumentar el prestigio de esas compa帽铆as como Merl铆n o Colonial, con lo que, el tercer objetivo, la mejora del rating hace tambi茅n que aumente la demanda de sus emisiones de deuda reduciendo a largo plazo su coste en un encadenamiento de refinanciaciones infinito. Y, por cuarto y 煤ltimo objetivo, la inundaci贸n de liquidez se destina al aberrante -seg煤n la teor铆a econ贸mica con mando en plaza- objetivo de recomprar sus propias acciones: al bajar la rentabilidad de los bonos con la inundaci贸n de liquidez, 茅sta se dirige a la renta variable y las corporaciones se forran recomprando sus propias acciones y repartiendo dividendos suculentos.

Para Christine Lagarde y los anteriores presidentes del BCE esa debe ser la pol铆tica de las autoridades monetarias europeas: la creaci贸n a espuertas de dinero nuevo de los bancos centrales puede mantener ese castillo de naipes del capitalismo con rasgos muy parasitarios y aplazar de momento la crisis de al menos esos actores:

Su plan: el rescate de las grandes corporaciones europeas

CONSEJO EJECUTIVO DEL BCE con Christine Lagarde en el centro

Todos los medios de comunicaci贸n usan el mismo discurso para disfrazar este 芦capitalismo de amiguetes芦, que socava los principios sagrados del sistema de la mercanc铆a al eliminar de un plumazo la igualdad de oportunidades en los negocios y potenciar el monopolio eliminando la competencia.

Merl铆n Properties, la 煤nica Socimi del IBEX35, tiene entre sus principales accionistas al Santander, con un 22%, que, seg煤n las 鈥渕alas lenguas鈥, es el caballo de Troya en Espa帽a de Blackrock, el gigantesco fondo de inversi贸n americano, que tambi茅n tiene una porci贸n de un 4% de las acciones. El entramado societario de esta Socimi 鈥 REIT- se entiende mejor observando la composici贸n del Consejo de Administraci贸n, con gente de Bankinter, Sabadell, Testa ( participada por Blackstone al 50%), Banif y consejeros de la SAREB, Metrovacesa y Sacyr: lo m谩s granado del gran capital rentista y parasitario de la piel de toro.

El gran potencial futuro de Merl铆n se encuentra como socio minoritario del desarrollo inmobiliario de Distrito Castellana Norte, empresa del BBVA que es propietaria de gran parte de los terrenos de la conocida como Operaci贸n Chamart铆n, revalidada desde la izquierda 芦mainstream禄 como Madrid Nuevo Norte por el equipo de Manuela CARMENA de Ahora Madrid (*1). Nuestra web Prouespeculaci贸 se hac铆a eco de este 芦capitalismo de amiguetes禄 en Operaci贸n Chamart铆n y Fira Barcelona: el mismo urbanismo con visi贸n EXTRACTIVISTA y DEPREDADORA de las 茅lites de Madrid y Barcelona:

{arquitecto Eduardo Mangada} Me atrevo a calificar la Operaci贸n Chamart铆n como uno de los mayores esc谩ndalos del urbanismo europeo: la entrega de 3 millones de metros cuadrados de suelo p煤blico a un banco para que d茅 cabida en 茅l a sus negocios financieros durante dos d茅cadas. No lo llamemos Operaci贸n Chamart铆n o Madrid Nuevo Norte, por favor, llam茅moslo por su nombre: Cortijo BBVA. Un 谩rea privilegiada de la ciudad donde ir colocando fondos de inversi贸n venidos de cualquier continente en beneficio de un banco.

隆隆Allanarse al TAMAYAZO!!

As铆 es como se expresa este arquitecto, que trabaj贸 para la alcald铆a de Tierno Galv谩n, ante este tinglado del Cortijo BBVA, inconcebible sin la colaboraci贸n pol铆tica activa de todos los partidos de la capital del Reino, que acaba en un proyecto que canaliza el dinero creado a espuertas por la banca central de la Reserva Federal de EE.UU y el BCE a trav茅s de fondos de inversi贸n venidos de cualquier continente: 3 millones de metros cuadrados de suelo p煤blico en la capital.

隆隆 llamemos a la OPERACI脫N CHAMART脥N por su nombre 鈥 CORTIJO BBVA !!

Fant谩stica maqueta de la operaci贸n Madrid Nuevo Norte

驴C贸mo se crea el dinero fresco y nuevo del BCE para estos negocios?

Madrid Nuevo Norte es un ejemplo m谩s donde las ingentes cantidades de dinero nuevo del BCE canalizadas a trav茅s de la banca privada se invierten en la promoci贸n inmobiliaria y la gesti贸n de viviendas, oficinas y servicios que le vienen como anillo al dedo a una SOCIMI como Merl铆n Properties.

Esa intervenci贸n del BCE en los mercados financieros se inici贸 en marzo del 2015, en un nuevo intento de atajar la crisis financiera del 2007, con el mayor programa de creaci贸n monetaria de la historia reciente- 5 billones de euros鈥 conocido con el eufemismo de Expansi贸n Cuantitativa. El otro peregrino argumento de este programa 鈥 QE1 鈥 consiste b谩sicamente en comprar deuda a los bancos privados para que rebosantes de liquidez- dinero 鈥 lo presten 鈥 cr茅ditos鈥 para reactivar una econom铆a sobreendeudada. La realidad es que se trataba, lisa y llanamente, de un plan de rescate financiero de la banca ampliado luego a las grandes corporaciones europeas.

A este programa 鈥 QE1- tras la reciente crisis pand茅mica se le ha unido otro, de iguales caracter铆sticas: el programa PEPP 鈥 Pandemic Emergency Purchase Programme 鈥 por valor de 1,85 billones de euros. El PEPP ser铆a una (QE2-corporativa) que se une al primero en paralelo con el objetivo declarado de potenciar la lucha contra la crisis pand茅mica.

pero qui茅n se queda con ese dinero nuevo emitido por el BCE salido de la nada?

La banca privada, a cambio de esa avalancha de dinero, vende al BCE las emisiones de deuda p煤blica 鈥 bonos soberanos- que compra a los Estados, la deuda hipotecaria titulizada, y la mir铆ada de t铆tulos de deuda colateralizada (CDO y CDS) que yacen en sus repletas 鈥渂贸vedas鈥. El BCE tambi茅n compra la deuda emitida por las grandes corporaciones europeas para engordar su tesoreria (*2). Y recientemente se le ha a帽adido asimismo un programa de compra de pagar茅s de empresa. La potente aspiradora de las pantallas electr贸nicas del supremo hacedor monetario inunda de liquidez los balances de la banca comercial y de las grandes corporaciones a mayor gloria de los mercados de activos donde se enriquecen mientras duermen los ufanos rentistas.

Todos los t铆tulos de deuda comprados por el BCE a trav茅s del Eurosistema 鈥 conjunto de instituciones financieras- se depositan en su balance general (que ya sobrepasa los 7 billones) generando a su vez reservas bancarias que les permite a los bancos privados tener liquidez, con el peregrino argumento ya explicado de dar cr茅dito a la econom铆a y a los Estados.

La pol铆tica monetaria de los 煤ltimos a帽os del EuroSistema muestra, en definitiva, que toda su arquitectura est谩 basada en ser la muletilla que mantiene el tambaleante capitalismo financiero europeo que, asociado a las grandes corporaciones, se distancia crecientemente del capitalismo productivo y de la satisfacci贸n de las necesidades de las clases populares. Este esquema infernal fue creado en torno al euro para apuntalar el poder financiero internacional de bancos y grandes corporaciones europeas en el choque imperialista de los bloques econ贸micos globales.

El Banco Central Europeo tiene prohibido financiar los Estados. Es la trampa del Tratado de Maastricht de creaci贸n del euro en el glorioso a帽o de 1992. La prohibici贸n de la financiaci贸n directa del BCE arroja a los desvalidos Estados nacionales en brazos de las volubles voluntades de los amos del cotarro en el casino financiero global: la banca privada y los grandes fondos de inversi贸n principalmente de Wall Street.

Aunque la ocultaci贸n de datos, el hermetismo y la ausencia de transparencia es la norma de la casa en el Eurosistemaen la prensa podemos encontrar los grandes datos de este verdadero man谩 monetario, que semeja el milagro de Jes煤s 芦de la creaci贸n de panes y peces del lago Tiberiades芦, derramado sobre los bancos y corporaciones europeas y espa帽olas. Tanto Draghi como Lagarde se permiten negar al Parlamento Europeo los datos pormenorizados de las emisiones de deuda que compra el BCE a la banca privada para apuntalar su contabilidad creativa. Ning煤n parlamentario europeo se atreve a toserle a uno de esos jerifaltes monetarios husmeando en las entra帽as de la bestia donde la soberan铆a popular se diluye. El mismo todopoderoso Ministro de Hacienda Cristobal Montoro se quejaba amargamente en la presentaci贸n de los presupuestos del 2017 en el Senado de su impotencia ante la pol铆tica monetaria, mientras su colega Luis de Guindos saltaba a una silla del BCE (*3). El diario de sesiones muestra la nula respuesta cr铆tica de los senadores sentados en sus poltronas doradas.

Target2-Securities del Eurosistema maquilla los actos delictivos de las 茅lites financieras con las hipotecas.

El dinero nuevo emitido por el BCE enriquece s贸lo a las 茅lites financieras

La pol铆tica de las autoridades monetarias europeas a煤n llega m谩s lejos para apuntalar la contabilidad bancaria en el casino global. El BCE tambi茅n administra las subastas de liquidez a la banca privada por las que les presta dinero -y encima paga por ello (-1% de inter茅s)鈥 en las llamadas longer-term refinancing operations o LTROs. Nos hac铆amos eco en nuestra web: El Banco Central Europeo inunda con dinero a la banca espa帽ola mientras el pa铆s se hunde en deudas impagables. Todos estos instrumentos monetarios fungen 煤nicamente de salvavidas de esos gigantes con pies de barro, actualizando el Too Big to Fail, en pos de evitar la irreversible p茅rdida de peso de las grandes corporciones europeas en el panorama mundial.

La banca privada es pues el aparato digestivo y circulatorio que alimenta este capitalismo desquiciado. Son los 煤nicos clientes de la 芦deuda soberana impagable y de los intereses que genera芦, a la que recurren los Estados arruinados para equilibrar sus ingresos fiscales, menguantes por la ofensiva neoliberal que en las 煤ltimas d茅cadas ha reducido dr谩sticamente la recaudaci贸n fiscal. La pol铆tica fiscal b谩sicamente confisca los ingresos menguantes de las clases populares mientras las clases propietarias, las grandes corporaciones y los bancos casi no pagan impuestos, a pesar de que se llevan casi todas las porciones de la tarta. Los para铆sos fiscales juegan ah铆 su papel neur谩lgico para esconder su bot铆n en la 芦isla pirata芦.

De este modo, es f谩cil entender que en el Estado espa帽ol el servicio de esa deuda 鈥 intereses a los bancos- ya es el tercer cap铆tulo m谩s importante de gasto p煤blico de una deuda cuyo principal ya no se paga. La rebosante liquidez bombeada por el BCE llega al 芦Gobierno del Reino de Espa帽a禄 a trav茅s del incremento de su deuda, subordin谩ndolo de este modo los volubles dictados de la banca privada. Los titulares de prensa de los 煤ltimos meses muestran a las claras la pelea de los sectores econ贸micos por llevarse una tajada de las eufem铆sticas 芦ayudas europeas contra la pandemia芦, en proyectos como Madrid Nuevo Norte, que dejan la soberan铆a popular del Congreso de la Carrera de San Jer贸nimo en rid铆culo. S铆, en la pandemia hay rescate financiero y corporativo, aunque s贸lo las paup茅rrimas migajas, reba帽adas a duras penas por los Estados, se presentan a bombo y platillo como un rescate social: 芦este Gobierno no va a dejar atr谩s a nadie禄 como dijo el ufano vicepresidente del Gobierno.

Y AUN AS脥, EL DINERO DE ESE PUSIL脕NIME RESCATE SOCIAL ni siquiera lo gestionan los servicios de las administraciones p煤blicas. Por poner un ejemplo, en el reparto de las ayudas de 1.200 millones para pagar alquileres a los propietarios de familias inquilinas afectadas por la crisis, gestionado por la banca del IBEX35, el Gobierno ha pagado a trav茅s del ICO 120 millones de intereses y gastos de gesti贸n a los bancos (el 10%), que rentabilizan, a trav茅s de esta v铆a segura, el dinero del PEPP del BCE: un win-win en toda regla. Otro bot贸n de muestra lo representan las ayudas a peque帽os empresarios y aut贸nomos, por las que la banca cobra intereses de hasta el 7% (Bankia), mientras se financia en el BCE al -1%.

El dinero del BCE al rescate de las grandes corporaciones europeas

El hermetismo del que hacen gala las autoridades monetarias europeas tambi茅n se observa en el Banco de Espa帽a 鈥 BdE鈥 que forma parte del EuroSistema (*4). Aunque el BdE publica semana a semana en su web la lista de emisiones de deuda corporativa 鈥 empresarial-, que desde julio del 2016 puede comprar con el permiso del capo di tutti capi de Frankfort, no es posible saber en qu茅 cantidad las grandes empresas espa帽olas reciben el man谩 monetario europeo (*5).

Un total de 19 corporaciones del IBEX35, todas participadas por la banca tambi茅n, son las agraciadas por las compras que el BdE hace en nombre del BCE en sus programas de Expansi贸n monetaria o QE (*6). Aunque Telef贸nica SAU est谩 a la cabeza con 20 emisiones de deuda internacionales (EuroNotes) es el sector energ茅tico (petroleras y gasistas) el que tiene el mayor n煤mero de emisiones en total (38 emisiones de deuda) por valor de 17.500 millones de euros que puede llegar a comprar hasta un 70% el BCE. Es ni nada m谩s ni nada menos que 5 veces el presupuesto de una ciudad como Barcelona o el 75% del presupuesto de la Generalitat para 7 millones de catalanes.

Cuando el New Green Deal europeo se allana a los intereses de petroleras y gasistas

Una muestra meridiana de la hipocres铆a de la autoridad monetaria europea en los cacareados programas del New Green Deal, a pesar de las promesas de favorecer las energ铆as renovables e ir sustituyendo las f贸siles, al comprobar la realidad se observa la apuesta clara por las que corporaciones que contaminan la atm贸sfera (petr贸leo, gas, carb贸n) y enferman la biosfera. El BCE comprar谩 a Repsol, CEPSA, Naturgy, Enag谩s, Redexis Gas, etc. su deuda contaminada y contaminante, sin que por ello se reste en sus balances el valor perdido en la degradaci贸n de la biosfera. Al contrario, tales triqui帽uelas generan PIB y crecimiento econ贸mico, y lo que es peor, detraen el formidable valor de las vidas perdidas a causa de las enfermedades derivadas de la degradaci贸n de los ecosistemas (COVID19) y el calentamiento global.

Pero incluso la transici贸n verde de la econom铆a europea ha sido y se convertir谩 en un expolio de los pa铆ses en v铆as de desarrollo pues la mayor parte de los materiales para esa transici贸n se encuentran en esos pa铆ses como el oro boliviano- el litio- con implicaciones delictivas estilo golpe de estado contra Evo Morales.

El desprop贸sito es que estas empresas emiten la deuda desde sus filiales en para铆sos fiscales como Irlanda, Luxemburgo o Paises Bajos para no dar explicaciones a nadie con la aquiescencia de las autoridades pol铆ticas del color que sea como explicamos m谩s adelante. Vemos as铆 como el Sistema se reproduce a si mismo sin tener en cuenta los intereses generales de la ciudadan铆a respecto del derecho a la vivienda o a los efectos adversos del calentamiento global. Por desgracia la gente es demasiado pobre para pensar y luchar por sus intereses.

El BCE y el Banco de Espa帽a se allana a los intereses del mercado inmobiliario

Precisamente para las organizaciones que luchamos por el derecho a la vivienda, que comprobamos d铆a a d铆a la imposibilidad que se financie un parque p煤blico de alquiler en ciudades como Madrid y Barcelona, es un insulto que corporaciones como la socimi Merl铆n Properties reciba esa financiaci贸n europea que no tienen los Ayuntamientos tan necesitados de vivienda social para alojar miles de desahuciados.

Mientras vivimos esa violencia inmobiliaria estructural en nuestro pa铆s desde hace d茅cadas, el dinero de la [QE] de los bancos centrales se desv铆a por otros medios a los negocios inmobiliarios. Blackstone o Cerberus son otro ejemplo de esos tinglados financieros que llegan para invertir en proyectos como Madrid Nuevo Norte. Su papel es dirigir los capitales obtenidos en la QE europea o americana por las grandes corporaciones y bancos privados para hacer negocios a bajo coste comprando miles de viviendas de los bancos espa帽oles, ejecutadas a familias tras la crisis hipotecaria del 2007. Por ello tambi茅n, la Sareb con su p谩tina de legalidad se ha convertido en su coto privado de caza de nuevas oportunidades donde esos fondos de inversi贸n compran las viviendas embargadas desde sociedades afincadas en para铆sos, participadas por los propios bancos espa帽oles, donde luego reparten el bot铆n sin pagar impuestos. Blackstone Luxemburgo y Catalunya Bank ser铆an ejemplos paradigm谩ticos.

Adem谩s, ese parque de viviendas, surgido de la expropiaci贸n financiera del 2007, se ha convertido en un nuevo negocio que parasita a las administraciones p煤blicas con alquileres sociales que cobran desde sus Socimis y que pueden desgravar hasta el 100% de sus beneficios en el Impuesto de Sociedades. Esta figura fiscal, creada por el PSOE de Zapatero en 2009, y mejorada por el PP para beneficiar a las inmobiliarias, es en realidad el paraguas de sociedades del tipo de las Uniones Temporales de Empresas -UTE-, que les permiten, salt谩ndose a la Hacienda espa帽ola, que el reparto de dividendos sea en realidad una prestaci贸n de servicios desde para铆sos fiscales.

Las Socimi son la ant铆tesis de esas empresas p煤blicas de construcci贸n y gesti贸n de un parque p煤blico de alquiler, a mayor gloria de la colaboraci贸n publico-privada, que cacarean los promotores inmobiliarios y que aceptan los sol铆citos servidores p煤blicos, como muestra flagrantemente el en茅simo programa estatal de salvaci贸n del business as usual que representan 芦las 20.000 viviendas sociales del ministro 脕balos禄 o Barcelona Habitatge Metr贸polis.

El subt铆tulo del documento, Las ayudas del Banco Central Europeo vacunan al mercado inmobiliario contra el virus de la regulaci贸n de alquileres, es, en definitiva, una met谩fora que muestra c贸mo las pol铆ticas monetarias del BCE vacunan a las grandes corporaciones contra leyes como las de la regulaci贸n de los alquileres de Catalunya o una pr贸xima e hipot茅tica ley estatal. Tales 鈥hitos triunfales鈥 de las luchas de las clases populares producen una sensaci贸n de impotencia, de meras cataplasmas, aunque algunas organizaciones sociales del movimiento por la vivienda las vendan como panaceas, frente a la magnitud colosal de la Expansi贸n Cuantitativa que disuelve la soberan铆a popular como un azucarillo en caf茅 caliente. Sin embargo, la flagrante incompatibilidad, como tratamos de mostrar en el presente texto, entre la pol铆tica monetaria vigente y la consecuci贸n efectiva del sacrosanto y constitucional derecho a la vivienda -ante la mirada impotente de los representantes de la soberan铆a popular- brilla por su ausencia en el argumentario de esas organizaciones que luchan por ese objetivo.

En 2019, Euroclear, basada en Bruselas, oper贸 el equivalente a 837 billones de euros, 10 veces el PIB mundial. ESTAMOS ANTE EL CEREBRO, LA MEMORIA DEL CAPITALISMO FINANCIERO.

Diputados, senadores y reguladores al servicio de la banca comercial y de inversi贸n

La implicaci贸n del BCE, del Banco de Espa帽a, del Ministerio de Hacienda y de Econom铆a, Bolsas y Mercados Espa帽oles- BME鈥 y de la Comisi贸n Nacional del Mercado de Valores 鈥CNMV鈥 en este capitalismo de amiguetes est谩 tomando una magnitud de esc谩ndalo p煤blico, evitado 煤nicamente por la eficac铆sima capacidad de los medios de comunicaci贸n de mantener en la ignorancia a la poblaci贸n y por la activa complicidad de los t铆teres de los hemiciclos de derecha e izquierda que colaboran en la ceguera colectiva.

El Banco de Espa帽a junto al BCE, a trav茅s de los programas de QE, garantizan que la deuda emitida por las corporaciones espa帽olas (cerca de 100.000 millones) tenga asegurado el 40% de la demanda por parte de las autoridades monetarias europeas y espa帽olas. El rotativo Cinco D铆as reconoce que esta operativa sui generis no est谩 escrita en ning煤n lado (*7), pero la realidad es que el BCE garantiza la compra del 40% de las emisiones de deuda, por encima del nivel de bono basura, del elenco de corporaciones favorecidas. Ese es el esc谩ndalo p煤blico que denunciamos, mientras la crisis econ贸mica arrasa cientos de miles de empleos, hay miles de desahucios y un largo etc茅tera de cierres de empresas, que no pueden financiarse si no es pagando elevados intereses. Lo explica as铆 de ufano Fernando Garc铆a, director de mercado de capitales del banco franc茅s Soci茅t茅 G茅n茅rale:

El BCE est谩 realizando una labor excepcional. Siempre han de cumplirse las condiciones que marcan los programas, pero es un comprador firme, siempre est谩 ah铆 con un 40% de las 贸rdenes. Otra cuesti贸n es el papel que finalmente se quede, que var铆a en funci贸n de la demanda total. Pero en muchas ocasiones su posici贸n es clave y es el mayor comprador en empresas que no han atra铆do mucha demanda禄, si bien lo habitual es que -el BCE- se sit煤e al mismo nivel que los grandes compradores de bonos en Europa, como Pimco o BlackRock. Para el importe colocado por empresas espa帽olas, la demanda del BCE se ha situado en el entorno de los 5.000 millones.

El colch贸n de la demanda incondicional del BCE adem谩s se modifica si se ampl铆a el volumen de la emisi贸n. Si se abren libros para captar 500 millones, de entrada estar谩 dispuesto a comprar hasta 200 millones. Pero si el emisor eleva la colocaci贸n hasta 1.000 millones el organismo que pilota Christine Lagarde subir谩 su apuesta a 400 millones, explican fuentes del mercado. 芦No falla. Su red est谩 siempre芦, explica otro directivo de mercado de capitales de un banco espa帽ol. Otra cuesti贸n es la cuant铆a que finalmente acabe comprando. Esto depender谩 en 煤ltima instancia del emisor.

El manual de instrucciones para la compra de deuda empresarial solo indica que el BCE nunca podr谩 tener m谩s del 70% de un bono determinado 鈥 emisi贸n-. No concreta m谩s. Si antes del programa antipandemia el porcentaje de participaci贸n era m谩s indeterminado, ahora es una constante.

La magnitud de transacciones financieras provocadas por la enorme emisi贸n de moneda la podemos asimismo valorar a trav茅s de los resultados de las empresas de Clearing en Europa como Euroclear, fundada por J.P.Morgan, cuyo negocio se basa en ser una c谩mara de compensaci贸n y liquidaci贸n de valores financieros del mundo. Lo usan por lo tanto todos los bancos, incluido el Eurosistema, como sociedad de compensaci贸n. En 2019, Euroclear, basada en Bruselas, oper贸 el equivalente a 837 billones de euros, 10 veces el PIB mundial (*8). ESTAMOS ANTE EL CEREBRO, LA MEMORIA DEL CAPITALISMO FINANCIERO.

Su partner en Espa帽a es BME (Banca March 鈥 Corporaci贸n Financiera Alba) como propietaria de Iberclear vendida recientemente a SIX- mercados financieros suizos-. La 芦comuni贸n禄 de la autoridad monetaria espa帽ola y europea con las corporaciones privadas que gestionan los negocios financieros es tal que esas empresas son u帽a y carne del Eurosistema apareciendo en las webs del Ministerio de Econom铆a o en la web del BdE como si fueran aut茅nticos servicios p煤blicos.

El BCE y el BdE participan en 芦el mercadeo pirata芦, comprando y asegurando la rentabilidad de las emisiones de deuda de nuestras corporaciones, gracias al 芦filibusterismo fiscal禄 de Luxemburgo o Holanda. La implicaci贸n de los reguladores (CNMV, BME, Ministerio de Hacienda o de Econom铆a) en ese 芦laissez passer禄 鈥 dejar pasar- es tal que, ahora que el BCE invita a las empresas a financiarse en los mercados de deuda corporativa, est谩n en negociaciones para que nuestras patrias empresas dejen de emitir fuera y lo hagan aqu铆. El rotativo Cinco D铆as informa que tal trapacer铆a se hace sobre la base de laminar las inspecciones, la obligaci贸n de emitir informes y la promesa de BME 鈥 ahora controlada por los suizos de SIX- de reducir costes (*9)Todo un compendio de trato de favores y conflicto de intereses entre la pol铆tica y las finanzas que dejan al Congreso de los Diputados como uno de los lugares donde se negocian las leyes con la 芦Isla Pirata芦, cambiando la espa帽ol铆sima Ley de Sociedades de Capital para adaptarla a las necesidades del Capit谩n Garfio. Naturgy emite toda la deuda desde Naturgy BV en Amsterdam (*10).

Monta帽as de deuda es tal vez el resumen de la patada adelante a cargo de la gobernanza del capital en pos de aplicar una fr谩gil cataplasma a la debacle en curso. Llueve por tanto sobre mojado. 驴Ser谩 esta vez suficiente? 驴Resulta sostenible tal huida hacia adelante? 驴Podr谩n los sortilegios de la f谩brica de dinero y las tenues medidas gubernamentales contener el desastre? O, por el contrario, la hecatombe pand茅mica ser谩 una suerte de 芦revelador禄 que, a diferencia de la crisis de 2008, pondr谩 de manifiesto la impotencia de los trucos circulatorios utilizados masivamente por los bancos centrales para aliviar las insolubles contradicciones del capitalismo desquiciado.

Salva TORRES, Asociaci贸n 500脳20

Alfredo APIL脕NEZ, economista

Josep CABAYOL, periodista

NOTAS:

cincodias, El inter茅s de los grandes fondos por Merlin revive la acci贸n de la socimi.el confidencial, 7 BILLONES EN BALANCE, El BCE ya ha desplegado un bill贸n de euros contra el covid (y seguir谩 hasta 2022).Senado del Reino de Espa帽a, Crist贸bal Montoro Moreno, Ministro Hacienda, borrador presupuestos 2017:En econom铆a y apoyo a la empresa, se rebaja la previsi贸n respecto de 2016. La compra de deuda empresarial con fondos del Banco Central Europeo se ha concentrado,en m谩s de la mitad, en tres empresas: Repsol, Iberdrola y Telef贸nica. En vez de muscular e intentar llegar a cientos de empresas medianas y peque帽as para que aumenten y cojan m谩s tama帽o, acumulan en unas pocas, en estas tres, m谩s de la mitad de la compra de deuda que se ha realizado con fondos del Banco Central Europeo.vozpopuli, El BCE compra 46.111 millones de deuda espa帽ola a trav茅s de su plan de emergencia contra la covid-19.Banco de Espa帽a, Eurosistema.EMISIONES de DEUDA CORPORATIVA espa帽ola- elaboraci贸n de asc.500脳20. En amarillo el sector y en recuadro el n煤mero de emisiones candidatas. La primera columna es el c贸digo ISIN de la emisi贸n y el segundo la corporaci贸n emisora y la clase de deuda colocada.
cincodias, El BCE garantiza el 40% de la demanda en la emisi贸n de bonos de empresas.europapress, Euroclear registra otro a帽o r茅cord. En el 2019 Euroclear basada en Bruselas tuvo 239 millones de transacciones establecidas equivalente a 837 billones de euros por valor. Su partner en espa帽a fue Banca March como propietaria de Iberclear. El sistema es lo suficientemente corrupto si leemos los art铆culos que hemos publicado sobre esta empresa: 驴 Por d贸nde pasa el dinero de las transferencias internacionales? clearing en el control geopol铆tico global (parte-I) y 驴Qu茅 es Euroclear? la empresa que mantiene secuestrado dinero venezolano 鈥 clearing en el control geopol铆tico global (parte-II).cincodias, Econom铆a modifica la legislaci贸n para potenciar la emisi贸n de deuda de empresasEl Ministerio de Econom铆a ha tomado cartas para evitar la deslocalizaci贸n de las emisiones de renta fija. La modificaci贸n prevista de la Ley de Sociedades de Capital incluye un alivio para las empresas que solo coloquen bonos. Ya no tendr谩n que elaborar un informe anual de gobierno corporativo. Este es uno de los obst谩culos que incentiva que los emisores acudan a otros pa铆ses, como Irlanda o Luxemburgo鈥︹aturgy.com, Naturgy Finance B.VNaturgy Finance B.V. (NFBV) es una sociedad privada de responsabilidad limitada (besloten vennootschap met beperkte aansprakelijkheid) constituida el 26 de Noviembre de 1993, actualmente con sede oficial (statutaire zetel) en Amsterdam, Pa铆ses Bajos, y domicilio en Barbara Strozzilaan 201, 1083 HN Amsterdam, inscrita en el Registro Mercantil holand茅s con el n煤mero 24243533. NFBV se constituy贸 para facilitar la obtenci贸n de financiaci贸n para el Grupo Naturgy. A fin de cumplir este objetivo NFBV est谩 autorizada para captar fondos mediante la emisi贸n de instrumentos financieros de deuda como valores ordinarios o subordinados.

INFORMACI脫N CONSULTADA:

Banco de Espa帽a, EL MERCADO ESPA脩OL DE DEUDA CORPORATIVA DURANTE LA CRISIS DEL COVID-19.{Por 煤ltimo, el gr谩fico 6 muestra el desglose de las emisiones seg煤n el tama帽o de las empresas, aproximado por el saldo vivo de sus emisiones de deuda. Se observa que tras la pandemia se ha elevado m谩s de 4 pp el peso relativo de las emisiones realizadas por las compa帽铆as de mayor dimensi贸n (aproximadas como el 25 % de las compa帽铆as con un mayor saldo vivo), en comparaci贸n con el mismo per铆odo del a帽o anterior, y que estas compa帽铆as acumulan el 78 % de las emisiones realizadas. Este resultado, que tambi茅n se ha observado en otros mercados internacionales, podr铆a obedecer a un mayor deterioro de las condiciones de acceso a estos mercados de las empresas de menor dimensi贸n relativa por ser percibidas como m谩s arriesgadas, al estar menos diversificadas debido a su menor tama帽o o m谩s concentradas en los sectores m谩s afectados por la pandemia. Adicionalmente, estas compa帽铆as tienden a proveer un menor grado de informaci贸n financiera a posibles inversores. De hecho, una proporci贸n mayor de las emisiones realizadas por estas no cuentan con calificaci贸n crediticia.




Fuente: Lahaine.org