September 30, 2021
De parte de Periodico Anarquia
376 puntos de vista


Pero ¿qué pasa con las sociedades complejas? Se dice. ¿Qué pasa en sociedades en donde hay estructuras energéticas descomunales para un consumo creciente y desproporcionado, donde la gente “no tiene tiempo” para verse y andar acordando todo sobre su vida?
Acordemos primero que una sociedad “compleja” no es una sociedad numéricamente grande, si sólo fuera eso podríamos decir que ha habido experiencias de colectivización y autoorganización de la vida con tantas personas como las que están en Montevideo hoy y más (incluso aguantando los ataques de ejércitos en el medio). No, no es una cuestión de número sino de complejidad. Vivimos en una sociedad ordenada bajo los designios del capitalismo financiero, marcada por la telemática y el consumo. Acá, además, con una economía volcada a los servicios y con una sociedad que aún no se repone del último ataque y reestructura del poder allá por el 73. Una respuesta coherente entonces, necesariamente debe incluir la reducción del consumo y la energía, así como la creación de relaciones nuevas para una vida ecológicamente sustentable y socialmente justa, o sea, libre.
Decir que una sociedad compleja no puede decidir por sí misma es una aporía, una mentira y un encubrimiento. Es una aseveración que no es lógica, que no es cierta y que oculta los cientos de mecanismos que ya funcionan. Hay cientos de espacios de decisión en común y cientos de acuerdos (o reglas) que no son leyes y que respetamos aunque no haya un cuerpo armado para imponérnoslo. Las sociedades actuales son entramados complejos donde la interdependencia económica y las comunicaciones vacías (atomización de datos e imágenes) son esenciales. Queda claro que hablamos entonces de la necesidad de un cambio de base. Si la escala fuese cambiada (un mundo para vivir y disfrutar, no para aplastar a lxs demás, ni explotarlxs) puede ser modificada la sociedad, no necesariamente haciéndose menos “compleja” pero sí más sustentable y deseable.

R.M. (2/3)




Fuente: Periodicoanarquia.wordpress.com