November 8, 2021
De parte de SAS Madrid
197 puntos de vista

Las terceras dosis administradas en los pa铆ses ricos ya superan al total de vacunas inyectadas en los pobres. El primer grupo ha inyectado 59.80 millones, mientras que el segundo conjunto ha puesto 38.65 millones. As铆 lo reflejan los datos de Our World in Data. Una vez m谩s, las cifras ponen de manifiesto la creciente desigualdad en el acceso a la vacunaci贸n contra el coronavirus.

“Ahora mismo se est谩 viendo la diferencia entre las reparticiones. Cada d铆a se ponen tres veces m谩s vacunas de refuerzo o adicionales en los pa铆ses de rentas altas que primeras dosis en aquellos de rentas bajas. Lo vemos mal, tenemos que hacer un esfuerzo en avanzar en el aprovisionamiento”, explica a NIUS la responsable de Vacunaci贸n de M茅dicos Sin Fronteras, Carmen Terradillos.

Espa帽a ha inyectado 1.3 millones de terceras dosis, de acuerdo a los n煤meros del Ministerio de Sanidad. Solo estas inyecciones, adicionales dirigidas a personas vulnerables, equivalen al 3,5% del total de profilaxis inoculadas en naciones de pocos recursos. Otros tres millones y medio de sueros de Pfizer-BioNTech est谩n bajo llave en un almac茅n centralizado. El ministerio aprob贸 la reforma de las instalaciones hace un mes. Cuenta con ultracongeladores, que mantienen estables los medicamentos.

Es escandaloso. Entiendo que nuestros pa铆ses quieran proteger de la mejor manera posible a la poblaci贸n vulnerable, pero siguen acaparando m谩s vacunas. Esto va en detrimento de los pa铆ses pobres”, explica Mar铆a Jos茅 Hernando, que trabaja en el departamento de Estudios en Manos Unidas. Recuerda que para salir de la pandemia es necesario que la mayor铆a del mundo est茅 inoculado: “Los virus atraviesan fronteras, nadie puede poner puertas”.

Naciones con menos del 1% de poblaci贸n vacunada

La Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) ha repetido lo anterior como un mantra. Su director general, Tedros Adhanom, fue m谩s all谩 en agosto. Durante una comparecencia pidi贸 a los pa铆ses ricos que aplazaran el inicio de los terceros pinchazos. Rog贸 que comenzaran a partir de finales de septiembre. Algunos pa铆ses como Israel hicieron caso omiso y empezaron en julio. Espa帽a lo hizo hacia el final de septiembre, despu茅s de recomendar su uso en residencias.

La clave de la estabilidad epidemiol贸gica en Espa帽a reside, en gran medida, en la vacunaci贸n. El 78% de la poblaci贸n cuenta con la pauta completa. Sin embargo, en otros territorios los pinchazos son testimoniales. Es el caso de Rep煤blica Democr谩tica del Congo, cuyo indicador est谩 en el 0,04%. El coronavirus est谩 presente, pero sus habitantes prestan mayor atenci贸n a la malaria. “A lo mejor prefieren antes una mosquitera”, a帽ade Terradillos

Aparte del 贸bice del aprovisionamiento, este pa铆s africano se enfrenta al reto de la distribuci贸n. La experta de M茅dicos Sin Fronteras, que ha estado trabajando all铆, se帽ala que las carreteras “son bastante precarias” y “no hay seguridad”. Por estos motivos, el reparto “se hace en helic贸pteros y aviones”. Este tiempo a帽adido corre en contra de las profilaxis. Primero por la ca铆da de su temperatura y segundo por la proximidad a la fecha de caducidad.

La trayectoria de las iniciativas

El mecanismo COVAX naci贸 con la misi贸n de equilibrar la balanza. En un principio prometi贸 entregar 2.000 millones de dosis antes de 2022. Sin embargo, dicho objetivo no ha llegado a buen puerto. Tras una actualizaci贸n del programa, el n煤mero ha ca铆do hasta 1.400 millones. Tampoco est谩 asegurando. Hasta el momento ha enviado algo m谩s de 435 millones, seg煤n la fundaci贸n GAVI, que colabora en el proyecto.

El objetivo de Espa帽a es alcanzar los 50 millones de sueros donados para el primer trimestre de 2022. As铆 lo anunci贸 el presidente del Gobierno, Pedro S谩nchez, durante la cumbre del G20. “Las donaciones est谩n bien, pero nunca son suficientes”, exclama Hernando. Incide en la liberalizaci贸n de las patentes, algo que tras varias idas y venidas ha quedado en agua de borrajas. “Hablamos del derecho a la salud, no lo puede gestionar el mercado porque no existe coste-beneficio. Es una obligaci贸n de los estados garantizarlo”, finaliza. La Comisi贸n Europea respondi贸 al presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, que liberarlas no resolver铆a el problema.

Enlace relacionado NiusDiario.es (08/11/2021).




Fuente: Sasmadrid.org