February 4, 2021
De parte de SAS Madrid
2,021 puntos de vista

En seis comunidades, m├ís del 50% de las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos est├ín ya ocupadas por pacientes covid. Los enfermos pasan una media de tres semanas ingresados en UCI, con lo que aun se esperan varias semanas de fuerte presi├│n asistencial en los hospitales. 

El pico de la tercera ola de la pandemia se ha dejado ya atr├ís, pero los hospitales contin├║an asfixi├índose. Sobre todo, las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Todas las comunidades, excepto Canarias y Navarra, tienen sus UCI en riesgo extremo y en seis de ellas los pacientes covid ocupan ya m├ís del 50% de las camas. Una situaci├│n que lleva al l├şmite a los sanitarios y al trabajo que hay que hacer con los pacientes cr├şticos.

La situaci├│n es realmente alarmante en toda Espa├▒a. Solo Canarias y Navarra se salvan ya que, seg├║n el sem├íforo del Ministerio de Sanidad, ser├şan las ├║nicas que no tendr├şa las UCI en riesgo extremo, pero seguir├şan estando en riesgo alto. Sobre el resto de comunidades, preocupan principalmente seis y la ciudad de Melilla. Todas ellas est├ín por encima de la media estatal y doblan el m├íximo por el que se estableci├│ ya el riesgo extremo. Se considera que una comunidad est├í en riesgo extremo por este indicador si los pacientes covid superan el 25% de ocupaci├│n. Seg├║n los ├║ltimos datos de Sanidad, Castilla-La Mancha llega al 56%, Castilla y Le├│n al 53%, Catalunya al 50%, el Pa├şs Valenci├á al 61%, Madrid al 51%, La Rioja al 72% y la ciudad aut├│noma de Melilla al 70%. 

Estos datos muestran la situaci├│n tan grave de los hospitales de la mayor├şa del pa├şs. “Tenemos una presi├│n muy alta. Hay comunidades en las que el porcentaje de ocupaci├│n de pacientes covid est├í por encima del 50% y esto es demasiado porque hay que atender tambi├ęn al resto de pacientes cr├şticos”, valora Pedro Rascado, intensivista responsable del Plan de Contigencia en UCI de la covid-19 de la Sociedad Espa├▒ola de Medicina Intensiva (Semicyuc).

A muchos intensivistas la situaci├│n les recuerda a marzo. Otros ponen en valor que ahora hay mejor organizaci├│n y medios. Lo cierto es que hay comunidades en las que la realidad asistencial es incluso peor ahora que en marzo como en el Pa├şs Val├Ęncia, Extremadura o Baleares. Y, en buena parte de las comunidades, las camas de UCI se han duplicado o triplicado. Seg├║n los datos recogidos por El Independiente en este reportaje sobre el incremento de las camas de UCI, hay al menos hasta 4.000 camas m├ís de UCI ahora antes que la pandemia. De media, las comunidades habr├şan incrementado sus camas en un 70%. 

Los porcentajes de ocupaci├│n se difunden teniendo en cuenta las camas actuales y lo cierto es que si se tuvieran en cuenta las camas prepandemia la tasa en buena parte de las comunidades ya superar├şa el 100%. Por ejemplo, seg├║n los datos que difunden m├ędicos de la Comunidad de Madrid de 62 hospitales, la ocupaci├│n de las UCI llegar├şa al 154% bajo este criterio.

Sea como sea, el temor al colapso no desaparece desde hace semanas. Rascado cree que es muy dif├şcil hablar de colapso por la falta de definici├│n com├║n, pero destaca que la realidad es que “todas las UCI est├ín trabajando por encima de su capacidad habitual” tanto en “espacios extendidos” como con planes de contingencia que permiten “readaptar” la situaci├│n. “Hay formas de evitar sobrecargas muy altas que se tendr├şan que hacer como compartir recursos para evitar llegar a situaciones de colapso”, a├▒ade a P├║blico. Cada vez hay m├ís hospitales que se ven obligados a convertir gimnasios, cafeter├şas e incluso capillas en en espacios UCI.

El otro temor es c├│mo evolucionar├í la situaci├│n. En las UCI los enfermos por la covid-19 pasan de media unos 21 d├şas ingresados, seg├║n explic├│ el doctor Joaqu├şn Lobo en un seminario de Semiyuc al exponer el informe Caracter├şsticas de los pacientes COVID-19 ingresados en UCI en la primera ola de la pandemia. 

Esto supone que a├║n quedan por delante varias semanas muy duras y de presi├│n muy alta para las UCI. Rascado comenta que es imposible marcar un punto ahora mismo porque depender├í de la incidencia y de la rapidez en las que descienden los casos as├ş como de la evoluci├│n de los pacientes ingresados, pero s├ş insiste en que hay algo claro: “Hay una premisas que siempre se cumplen y es que, cuando se llega al pico de la incidencia de casos, no se produce un descenso inmediato“. Adem├ís, recuerda que no es solo cuesti├│n de que se reduzcan nuevos ingresos, tambi├ęn de las altas que se den en las UCI. Tambi├ęn destaca el cuidado que hay que tener para que no pase como con la segunda y la tercera ola cuando los ingresos se solaparon entre s├ş por las desescaladas demasiado r├ípidas que dise├▒aron los Gobiernos ante la Navidad.

Ante toda esta situaci├│n, el intensivista reconoce el cansancio y las consecuencias f├şsicas y emocionales tras meses de tantas carga de trabajo. “El tipo de paciente, la cantidad y el hecho de que muchas veces tengan que estar separados de las familias suponen una carga emocional muy fuerte que se junta con la f├şsica porque llevamos meses de horas extraordinarias y de turnos”.

Pero, adem├ís, la sobrecarga en las UCI afecta a la salud de los pacientes y a la mortalidad. Seg├║n los datos de la Sociedad de Medicina Intensiva, la mortalidad de las UCI se triplic├│ durante la primera ola de la pandemia con respecto a las cifras de antes del coronavirus: m├ís de un tercio de los pacientes cr├şticos sufrieron infecciones nosocomiales, siete veces m├ís que en 2019. El 82% de los pacientes COVID-19 en las UCI necesitaron ventilaci├│n mec├ínica, el doble de lo que era habitual antes de la pandemia. Recibieron antibi├│ticos el 91,93% de los pacientes, pero el n├║mero de tratamientos que se consider├│ adecuado fue el 18,36% del total.

Entre todo esto, ┬┐hay algo bueno? S├ş. El aprendizaje de los intensivistas con los que consigue mejor organizaci├│n. Como indica Rascado, hay muchas diferencias respecto a la primera ola. “Para dar una respuesta a una enfermedad como la covid-19 hay dos partes fundamentales: un tratamiento adecuado, que no tenemos todav├şa aunque s├ş sabemos m├ís que entonces cuando utilizamos algunos que no eran eficaces, y la organizaci├│n. En marzo todo fue m├ís r├ípido. Ahora los hospitales y los trabajadores estamos m├ís preparados y tenemos m├ís recursos gracias a la organizaci├│n y los planes de contingencia. El l├şmite seguir├í estando en los recursos humanos porque los profesionales de UCI s├ş que no se puede ampliar de un d├şa para otro”.

Enlace relacionado P├║blico.es 03/02/2021.




Fuente: Sasmadrid.org