May 8, 2021
De parte de Terraindomite
187 puntos de vista


Un nuevo informe ha revelado que la inyección contra el Coronavirus de Wuhan (Covid-19) de Pfizer y BioNTech provoca trastornos neurológicos a largo plazo como el Alzheimer y la enfermedad de Lou Gehrig.

Publicado en la revista Microbiology & Infectious Diseases, el artículo revela que la vacuna de Pfizer tiene el potencial de inducir enfermedades basadas en priones, que según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) son enfermedades neurodegenerativas que dañan el cerebro.

“Las actuales vacunas contra el SRAS-CoV-2 basadas en el ARN fueron aprobadas en Estados Unidos mediante una orden de emergencia sin pruebas de seguridad a largo plazo”, revela el informe, en referencia a la tecnología de ARN mensajero (ARNm) en las vacunas, que nunca antes se había administrado a los seres humanos.

Resulta que la tecnología del ARNm modifica definitivamente el ADN humano, convirtiendo lo que antes era un ser humano en un híbrido parecido a una quimera.

Las proteínas genéticamente modificadas (OGM) de Pfizer utilizadas en el SARS-CoV-2 se integran en el genoma humano de forma permanente. En otras palabras, no hay vuelta atrás una vez que has sido inyectado.

Esto es confirmado por la National Library of Medicine, por cierto, que ha determinado que el impacto del ARNm es irreversible. Por lo tanto, cualquier persona que reciba una inyección experimental de ARNm es una cobaya humana que corre un enorme riesgo para su salud.

“La secuencia de ARN de la vacuna, así como la interacción con el objetivo de la proteína de la espiga, se analizaron para determinar el potencial de conversión de las proteínas de unión al ARN intracelular TAR DNA binding protein (TDP-43) y fusionada en el sarcoma (FUS) en sus conformaciones priónicas patológicas“, continúa explicando el informe.

Por cierto, la TDP-43 es la proteína responsable de la demencia, de la ELA y de la enfermedad de Alzheimer. Asimismo, la proteína FUS está relacionada con la ELA y a los temblores esenciales hereditarios, según la Base de Datos del Genoma Humano.

¿Se ha vacunado contra el Covid-19? De ser así, espere a desarrollar demencia

El propósito del experimento era ver si estas dos proteínas nocivas se integran o no en el ADN humano, lo que hace la tecnología del ARNm. Constató que el componente de ARNm de Pfizer “tiene secuencias específicas que pueden inducir el TDP-43 y el FUS a plegarse en sus confirmaciones de priones patológicos”.

En otras palabras, la inyección tiene el potencial de introducir proteínas peligrosas y patógenas en el ADN humano. Es de suponer que lo mismo ocurre con la vacuna Moderna, que utiliza la misma tecnología de ARNm.

“El hallazgo adjunto, junto con los riesgos potenciales adicionales, llevan al autor a creer que la aprobación reglamentaria de las vacunas basadas en el ARN para el SARS-CoV-2 fue prematura y que la vacuna podría causar muchos más daños que beneficios”, concluye el informe.

“La vacuna podría ser un arma biológica e incluso más peligrosa que la infección original”.

National File se puso en contacto con el CDC para obtener respuestas por qué y cómo se aprobó la vacuna de ARNm de Pfizer y BioNTech, a pesar de estas pruebas que demuestran que la tecnología es peligrosa. El CDC no ha emitido una respuesta.

“¿Por qué la gente se vacuna cuando a todas las enfermedades se puede sobrevivir con suficientes vitaminas C y D?”, preguntó un comentarista de National File, señalando acertadamente que una nutrición adecuada sigue siendo la forma más óptima de mantenerse sano y libre de enfermedades.

“Tomo mi cóctel de vitaminas C, D y zinc todos los días”, respondió otro, a lo que otro añadió: “También incluyo magnesio, K2 y boro (trazas)”.

Otros hablaron también de lo que toman, como la vitamina E, los multivitamínicos dietéticos y la quercetina. También desea señalar  el té verde contiene un componente llamado galato de epigalocatequina (EGCG) que se ha demostrado que protege contra las “infecciones” virales.

La razón última de que la mal llamada “vacuna” Covid no se haya impuesto de forma obligatoria no ha resultado ser un exquisito respeto de los gobiernos por las leyes y tratados que nos protegen de esa posibilidad, sino el hecho, cada vez más obvio, de que su acción enfermante, esterilizante y dañina puede propagarse de los inoculados a los no inyectados, curiosamente por los mismos mecanismos de contagio que se atribuyen al indemostrado Sars Cov-2: transmisión por el aire de persona a persona. Toda la retórica indemostrada sobre la infección del Covid se hace realidad con la inoculación de las inyecciones: la enfermedad es la “vacuna”.

El diseño del estudio del ensayo clínico de la vacuna de ARNm de Pfizer advierte contra la proximidad (inhalación de aire compartida o contacto con la piel) entre los participantes de la vacuna y los no vacunados como posibles vectores de daño.

De forma explícita, el diseño del protocolo de la vacuna de ARNm de Pfizer -el documento más autorizado que tenemos sobre la vacuna experimental y la naturaleza de los experimentos humanos que se llevan a cabo en su nombre- revela que los vacunados pueden afectar negativamente la salud, e incluso los resultados reproductivos, de los no vacunados simplemente por estar en proximidad física. El texto dice que la vacuna desencadena abortos espontáneos y problemas reproductivos cuando las personas no vacunadas se exponen a las vacunadas y que la leche materna de una madre vacunada puede dañar al bebé.

Lo que sucede es básicamente esto: una persona inyectada produce una proteína a través del ARNm, contra el cual se producen los anticuerpos. Estos son, como ya explicó la Dra. Tenpenny, anticuerpos no neutralizantes, que tienen el potencial de empeorar una nueva infección, pero también de atacar órganos y tejidos en el propio cuerpo. El biólogo molecular Peter Borger dijo que lo que realmente está involucrado es mRNA, o mRNA autorreplicante. Este ARNm se multiplicará enormemente, produciendo cantidades muy grandes de proteína de pico. Esta proteína de pico, debido a que se encuentra en cantidades muy grandes en las células musculares y eventualmente en el torrente sanguíneo, puede excretarse a través de la piel, respiración, etc.

Según esto, si una persona no vacunada permanece muy cerca de una persona vacunada, las proteínas de pico pueden entrar en el cuerpo (ya que las proteínas de pico son las proteínas de un virus que sirven como la ‘clave’ para ingresar a una célula; por lo tanto, esas proteínas de punta pueden penetrar muy bien en el cuerpo). Allí, se desarrollará una respuesta inmune contra esas proteínas extrañas, que también provocarán la formación de anticuerpos no neutralizantes, al igual que en una persona vacunada, que también pueden atacar el propio cuerpo. Esto podría explicar todos esos síntomas en personas no vacunadas que entraron en contacto con una persona vacunada. Es de destacar que bastantes personas (vacunadas y no vacunadas que entraron en contacto con personas vacunadas) desarrollan síntomas alrededor de los órganos reproductivos.

El mecanismo de acción de las vacunas de ARNm desencadena una respuesta desorbitada que ahora sabemos que no se limita a aquellos que las han recibido, sino que se extenderá a quienes estén en contacto con ellos. Como explica el doctor Lawrence Palevsky:

“Se nos dice que la proteína de pico es muy específica del virus SARS-COV-2, por lo que cuando su cuerpo produce la proteína de pico sintética, se supone que debe producir un anticuerpo que supuestamente ataca la proteína de pico. Ahora no sabemos si la producción de proteínas de pico sigue funcionando sin parar. Y eso también haría que la producción de anticuerpos funcionara sin detenerse. Entonces, encontramos que las instrucciones genéticas para la proteína de pico no son específicas solo para el virus SARS-COVID-2.

Las instrucciones genéticas para la proteína de pico también son similares o incluso las mismas que muchas proteínas que existen en el propio cuerpo. Y por lo tanto, si vamos a producir un anticuerpo contra la proteína de pico, esos anticuerpos encontrarán una gran cantidad de tejido proteico en todo el cuerpo que coincida con la proteína de pico. Esos anticuerpos contra la proteína de pico provocarán un ataque contra todas las proteínas y tejidos del cuerpo que sean similares o incluso iguales a la proteína de pico. Esa es la explicación de por qué verá enfermedades autoinmunes”.

Los medios de desinformación y propaganda seguirán diciendo que los no vacunados son un peligro para los inyectados, pero la realidad es que los efectos adversos que la inoculación experimental está provocando (trombocitopenia trombótica inmune, hematomas, períodos extremadamente abundantes, ciclos menstruales interrumpidos, abortos espontáneos, esterilidad, ataques de migraña, síntomas de gripe, vómitos, …) amenazan a toda la población, así que la pregunta que habría que hacer a quienes consideran que recibir el veneno de Pfizer, Moderna y compañía es una decisión personal es: ¿Crees que tienes el derecho de poner en peligro a todos los que te rodean?

Fuentes:

Ethan Huff – naturalnews.com

cienciaysaludnatural.com




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org