April 5, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
311 puntos de vista


En una entrevista exclusiva con Syrian Democratic Times, Newroz Ehmed, comandanta de las Fuerzas Democráticas de Siria y de las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ), analiza el futuro de las fuerzas de autodefensa en Rojava, la presencia militar de Estados Unidos en Siria, el movimiento de mujeres en Siria, y habla sobre el polémico libro “Las hijas de Kobane: una historia de rebelión, valor y justicia”, de Gayle Tzemach Lemmon, publicado en Estados Unidos.

-¿Cuál es su origen? ¿Dónde nació?

-Nací en Hasakah, Siria. No he completado mi educación secundaria, aunque tenía una gran pasión por estudiar, y solía tener muchos sueños y esperanzas sobre mis estudios, pero todos fueron abortados por la pérdida del futuro de los kurdos. El régimen (del partido) Baath puso obstáculos a la mentalidad social y autoritaria, especialmente la injusticia y contradicciones contra las mujeres. Lamentablemente, mi vida se vio afectada por la mentalidad de la sociedad feudal y sus tendencias religiosas y chovinistas, y todo esto me empujó desde mis primeros días a buscar nuevos destinos donde poder completar la construcción de mi carrera. Por lo tanto, tuve que dejar la escuela temprano y me uní al movimiento de mujeres y a los sindicatos que estaban activos, donde participé en la capacitación para que se protejan contra la mentalidad dominante y existente. Aquí di mis primeros pasos en la lucha por los derechos de mi pueblo en general y los derechos de las mujeres en particular.

El sufrimiento y la injusticia que comenzó desde mis primeros días, apareció claramente cuando estaba en la escuela, donde se nos impuso la lengua árabe, mientras que mi lengua materna, la lengua kurda, estaba prohibida, no solo en el currículo escolar sino incluso para hablar con compañeros fuera de clase  y durante los descansos. Para empeorar las cosas, la mayoría de los kurdos no pudieron completar su educación en la universidad, e incluso estudios de posgrado, ya que el sistema gobernante estaba dando privilegios a ciertas comunidades sobre otras en el país. Todo esto afectó la situación de los kurdos en la región e hizo que su futuro fuera incierto.

Toda esta injusticia y sufrimiento afectaron mi vida, y los sentí como contradicciones por ser privada de mis derechos básicos, ya que los kurdos tienen una cultura y un idioma especiales, diferentes a las otras culturas de la región. Pero bajo toda esta persecución, sentimos como si hubiéramos perdido nuestra identidad. Lo que empeoró aún más nuestra vida fue no solo ser privados de derechos básicos, sino también ser perseguidos mediante detenciones arbitrarias, especialmente con las sanciones impuestas a los estudiantes kurdos cuando hablaban su lengua materna.

-¿Por qué decidió unirse al movimiento de mujeres en el norte y este de Siria?

-Vivía en una comunidad donde las mujeres habían sido vulnerables y marginadas, en gran medida. La vida de las mujeres estaba estrictamente restringida por las normas sociales, ya que no se les permitía expresar su opinión sin el consentimiento de la familia, es decir, el padre, el hermano o el marido. La mujer estuvo casi privada del derecho a la educación y al trabajo, y era sometida a un matrimonio forzoso a temprana edad. Entonces, desde mis primeros días tuve una reacción a estas normas sociales y restricciones impuestas a las mujeres en ese momento. Esto me impulsó a tomar la decisión de no vivir como el resto de las mujeres, bajo la tiranía de las normas sociales. Esto me hizo rechazar todo lo que me ata, especialmente la idea de ser ama de casa a la fuerza. En realidad, mi madre me empujaba mucho para que rechazara las normas sociales. Siempre me decía: “No te pases la vida como yo, y no sigas el mismo estilo de vida que me impone la sociedad. Tienes muchas oportunidades para aprender, estudiar y trabajar”. Estas palabras fueron la principal motivación para buscar alternativas. A pesar de mi gran amor por completar mi educación, este sueño fue abortado por la situación antes mencionada sobre el estatus de la mujer y la dictadura de las autoridades gobernantes, que imponían todo por la fuerza, además de la pérdida de un futuro para los kurdos bajo el régimen del partido Baath. El deseo de buscar otro futuro me motivó a buscar otras áreas, más allá de la educación que distorsionaba y prohibía mi cultura.

A pesar de las formas limitadas y diferentes de luchar por las mujeres oprimidas, todos los objetivos solían coincidir en unir a los diferentes grupos que podían luchar contra la mentalidad dominante en la sociedad. Así me uní a las organizaciones feministas, a través de las cuales luchamos por nuestros derechos y nuestro papel natural en una sociedad gobernada por una autoridad que persigue y margina al pueblo kurdo, en general, y a las mujeres kurdas, en particular. Entonces, tuvimos que enfrentar todos estos desafíos y esforzarnos por alcanzar resultados a nuestro favor, y esto es lo que creó un espíritu de desafío ante mi familia y la sociedad.

La mayoría de las organizaciones feministas que existían en ese momento se formaron dentro de las instituciones del régimen sirio, y no pudieron brindar ningún apoyo a las mujeres ni a la sociedad. Las mujeres árabes también sufrían, pero las mujeres kurdas sufrían el doble. Por eso, las oportunidades para las mujeres kurdas eran limitadas, y esto es lo que nos empujó, a través de organizaciones y reuniones secretas, a formarnos y mejorarnos, con el objetivo de rechazar la existencia del régimen fascista y exigir cambiarlo permanentemente, y así cambiar la situación de las mujeres, especialmente de las kurdas.

-Cuando era niña, ¿alguna vez sintió que el camino de su vida podría ser diferente al de otras niñas?

-Tuve plena conciencia de la situación antes mencionada desde muy joven, ya que me alertaron de no ser como otras mujeres perseguidas en la sociedad, y de no aceptar lo que la sociedad me impone a mí y a las mujeres en general.  

-¿Cuál fue el primer momento en que supo que sentía que quizás debía tomar un arma y pelear?

-Mi experiencia con las YPJ fue especial y emocionante, ya que todo lo que aprendimos previamente de las organizaciones secretas y pequeñas se llevó a cabo de manera práctica.

Las YPJ es una organización feminista que genera confianza en las personalidades de las mujeres para lograr todo aquello de lo que fueron privadas debido al patriarcado, y también para empoderar a las mujeres con las habilidades para lograr todo lo que los hombres pueden lograr.

-¿Por qué cree que las YPJ se benefician de estar separadas de las YPG u otras unidades masculinas?

-Antes del establecimiento oficial de las YPJ, las mujeres combatientes y activistas habían recibido varios tipos de capacitación. Pero a medida que el número aumentó con la evolución de la situación en la región, las YPJ se establecieron oficialmente. Esta sociedad afectó positivamente, mostrando la fuerza de las mujeres y sus habilidades para desarrollar la autosuficiencia, participar en las luchas, construir la sociedad y muchas otras tareas.

Los desafíos habían aparecido al comienzo de la guerra en el país, ya que solían desplegarse mujeres combatientes para respaldar a los hombres combatientes en las líneas del frente. Al principio, a muchas mujeres luchadoras se les asignó tareas simples, distintas de la lucha. Todo esto fue promovido por las justificaciones de la mentalidad patriarcal imperante, como las ideas patriarcales sobre la capacidad física de la mujer y su capacidad mental para manejar la guerra. Sin embargo, las mujeres demostraron más tarde su habilidad para luchar. Esto contribuyó en gran medida a influir positivamente en la comunidad local e incluso internacional, por lo que el papel de la mujer ganó un gran mérito durante la guerra. Esto también ha cambiado la mentalidad de los hombres hacia las mujeres, después de todos los sacrificios que hemos hecho y las luchas que hemos tenido, no solo en tiempos de guerra sino también en tiempos de paz.

Las experiencias de las mujeres fueron algo distintas, a nivel intelectual, cultural y filosófico. Por lo tanto, el carácter de las mujeres en nuestro movimiento era diferente al del resto de movimientos, partidos y organizaciones políticas y militares. Las mujeres se unieron a nuestro movimiento, unidas voluntariamente por su libre albedrío, y esto llevó a muchas familias a dejar que sus niñas se unieran a este movimiento. Esta unión no fue temporal, y luego se convirtió en una tendencia y un estilo de vida, en el que las mujeres se responsabilizan de su mundo, adquiriendo autonomía y realizando todas las tareas que se les asignan, con el fin de provocar una revolución en la sociedad y la sociedad. Además de dar otro color al movimiento revolucionario de liberación kurdo.

-¿Qué cree que el resto del mundo podría aprender del movimiento por los derechos de las mujeres en el norte y este de Siria?

-Gracias a los sacrificios y luchas previas de las mujeres, a lo largo de los últimos años, las mujeres de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) pudieron obtener su derecho a la paridad en la gobernanza y oportunidades laborales. Esta gestión y liderazgo compartidos, se llevó a cabo mediante la mejora de la condición de la mujer y la preparación para participar y tener acceso a todos los campos políticos, militares, administrativos, de servicios y económicos. De hecho, la Administración Autónoma insistió en mejorar y continuar con esta construcción de carácter a través de la participación de la mujer, en todos los aspectos del co-liderazgo, y extendiéndolo al resto de aspectos de la vida.

El sistema y la forma establecidos por la Administración Autónoma, especialmente con respecto a las mujeres, es la forma más apropiada para ser aplicada a todas las demás áreas de Siria, y para todas las minorías, comunidades, sectas y otras. Es la forma de administración más adecuada para solucionar los problemas que existen dentro del caso sirio.

Sin embargo, existen desafíos y obstáculos que enfrentamos en la implementación de este sistema de gobernanza, como los intentos de muchos partidos de frustrar el proyecto de Administración Autónoma, además de la mentalidad del régimen autoritario y dictatorial, y su intento de generar disputas entre las diferentes sectas, religiones y comunidades. Recientemente, algunas partes han intentado enviar mensajes a la comunidad internacional de que la Administración Autónoma se rige por una determinada comunidad y está sirviendo solo a una determinada comunidad, a pesar de que la piedra angular de la Administración Autónoma es servir a todas las comunidades en sus áreas.

Esto es lo que apareció de forma práctica, sobre todo en los años de la guerra, ya que la Administración Autónoma supo levantarse y afrontar todos los retos y ataques que querían eliminarla. De hecho, la Administración Autónoma logró continuar abarcando a todos los partidos, comunidades sociales, y espacios sectarios y políticos del norte y el este de Siria.

La Administración Autónoma todavía tiene algunas deficiencias y se enfrenta a dificultades. Sí, sus comunidades, incluidos kurdos, siríacos, circasianos y armenios, participan y no tienen disputas. La mayoría de las comunidades de la región ven a la Administración Autónoma como una solución y un modelo para una futura Siria, mientras que el régimen sirio está tratando de promocionarse como capaz de encontrar soluciones a lo que está sucediendo en el país. Ésta es una extraña contradicción. ¿Cómo puede el que creó todo este caos encontrar una solución? Las declaraciones del régimen sirio al respecto carecen de sentido y son contradictorias. Ésta es la mentalidad del régimen sirio y el chovinismo del gobernante partido Baath, cuyas ideas se basaron en la opresión, la negación y la exclusión de los pueblos. Estas ideas aún, lamentablemente, continúan.

Hay discusiones, conversaciones y negociaciones sobre la crisis siria a nivel internacional, pero nosotras, como cuerpo político o militar, estamos excluidas de estas conversaciones. Las decisiones sobre soluciones deben provenir de los pueblos de la región por sí mismos, pero la mentalidad de negación, exclusión y persecución continúa. Además, la región sufre crisis económicas y sociales, desplazamiento forzado de pueblos, embargos, pérdida de un futuro claro, debilidad en los sectores educativo y sanitario, y una alta tasa de pobreza. Todo esto ha complicado y profundizado aún más la crisis siria.

-¿Hacia dónde cree que se dirige el movimiento por los derechos de las mujeres? ¿Cuál es su futuro?

-El movimiento de mujeres hizo muchos sacrificios para alcanzar este nivel. En el pasado, ha habido muchos casos que demuestran que las mujeres obtienen sus derechos a través de la resistencia y la lucha. Al mismo tiempo, las dificultades existentes a las que se enfrentan las mujeres nos han planteado grandes desafíos. Entonces continuaremos nuestra lucha, a través de la experiencia que ya hemos adquirido, incluido el deber de legítima defensa, que nos obliga a seguir defendiendo a los pueblos de la región para obtener nuestras libertades y derechos.

-¿Cómo ha sido su carrera dentro de las YPJ? ¿Qué cargos ha ocupado? ¿En qué batallas ha estado involucrada?

-Las lecciones militares que aprendimos en los últimos años han transformado las tendencias de movimientos de mujeres y federaciones de mujeres hacia tendencias de luchadora. Los ataques contra los pueblos de la región, especialmente después de 2011, me llevaron a pensar más en cómo proteger la región y organizarnos. Entonces comenzamos con un pequeño grupo de chicas que se unieron a nosotras, y yo era responsable de capacitarlas y organizarlas en academias. Luego me gradué para tomar mi lugar como líder, participando en el manejo de las batallas, y también participando en las campañas militares para liberar nuestras áreas. Nuestras batallas comenzaron primero contra el régimen sirio, las facciones del “Ejército Libre Sirio” y el Frente Al Nusra, seguidas por la organización terrorista llamada Estado Islámico (ISIS).

-¿Cuáles cree que son los mayores desafíos a los que se enfrenta la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria?

-Los desafíos crecieron significativamente. Como comandnate general de las YPJ, que luego ocupé más cargos en el Comando General de las Fuerzas Democráticas Sirias, las cosas no fueron fáciles, especialmente con muchos desafíos, como el desplazamiento forzado y la propagación del terrorismo representado por ISIS y otras organizaciones.

-¿Cuáles son las ideas que la mantienen en marcha cuando enfrenta adversidades o desafíos?

-Lo que más me motivó a seguir el camino que elegí, fue pensar en el futuro de nuestra gente, nuestros camaradas y nuestros compañeros, que hicieron grandes sacrificios con sus cuerpos y almas y lucharon por asegurar una vida libre para la gente de la región, que es la misma motivación que me mantiene fuerte y aún me da moral. Esta es la esencia de la liberación de la mujer en nuestro movimiento, que es la lucha por vivir y tener un futuro brillante para todas las que viven y vivirán más tarde en esta tierra. La realidad impuesta a las mujeres no es su destino y es algo que las mujeres pueden cambiar a través de su lucha. Y eso siempre requiere organización, entrenamiento y alta moral.

-¿Qué se necesita hacer para que la democracia, el movimiento por los derechos de las mujeres, la pluralidad religiosa y la multiétnica sobrevivan en Medio Oriente?

-Aún quedan desafíos pendientes, pero hoy podemos decir que las YPJ se han convertido en un modelo para todas las mujeres del mundo, ya sea por su estilo de vida o por la capacidad de adaptarse y organizarse y desarrollar sus mecanismos y herramientas para combatir todo lo que trastoque la vida de la mujer.

-Como comandante, ¿qué tipo de nuevo apoyo se necesita?

-Con respecto a la Coalición Internacional liderada por Estados Unidos, este asunto era completamente nuevo para nosotras, ya que las fuerzas de la coalición vinieron de todo el mundo a Rojava. Por supuesto, existen muchas diferencias en términos de la naturaleza y la cultura de nuestro pueblo y sus pueblos, el patrón de trabajo y las herramientas de pensamiento e implementación. Pero, a pesar de nuestras limitadas capacidades, el coraje y la búsqueda de la libertad, un futuro brillante y sacrificio, demostró la eficiencia de nuestras fuerzas militares, que fue potenciada por la alta organización de las fuerzas de la Coalición Internacional, su disciplina, experiencias y tecnologías, por lo que la unificación de las dos fuerzas salió con un resultado importante, que es la victoria sobre ISIS.

La lucha que libramos no se basó solo en intereses, fue una lucha de todos los pueblos del mundo y por el bien de la humanidad, porque nuestras grandes victorias, especialmente contra ISIS y el terrorismo en el norte y este de Siria, fueron para todos los pueblos del mundo. Aún hay más que ofrecer a través de la cooperación continua para eliminar la ideología de ISIS. Las ideas de ISIS todavía se están extendiendo entre los pueblos de la región, así como el deseo de que ISIS reviva. Hemos luchado contra el terrorismo y el ISIS en nombre de todos los pueblos y ejércitos del mundo.

-¿Qué importancia tiene la continua presencia militar estadounidense en el noreste de Siria?

-Esperamos que esta cooperación y lucha continúe. La presencia de las fuerzas estadounidenses y de la coalición en la región, es importante para los pueblos y para su protección, y para el método y la forma de las soluciones que se han alcanzado hasta ahora en el norte y este de Siria. La cooperación debe continuar y desarrollarse al máximo. Es decir, las experiencias que han vivido Afganistán, Irak y muchos países no deben repetirse en nuestra región, y la cooperación debe continuar hasta que se encuentre una solución. La victoria geográfica sobre ISIS no es suficiente. Lo que quiero decir con la forma de solución es que la solución abarca a todos los pueblos de la región, sus doctrinas y estilos de vida, de manera que sea aceptable para todos los pueblos del mundo y sea un modelo a seguir.

-¿Qué puede compartir sobre la cooperación militar y antiterrorista de las FDS con el ejército de Estados Unidos?

-Como líder militar de las FDS puedo decir que la lucha contra ISIS y el terrorismo aún continúa, porque la ideología terrorista y el extremismo aún representan una amenaza para la región, y todos los días hay amenazas y asesinatos en varias áreas del norte y este de Siria, y esto es extremadamente peligroso. Todavía hay mucha gente que defiende esta ideología extremista, y creemos que todavía necesitamos el apoyo y la asistencia del mundo para que todos los sacrificios que hemos hecho no sean en vano. El principal apoyo necesario es el entrenamiento militar y la experiencia técnica de nuestras fuerzas. Esto es explícitamente para desarrollarnos más y evitar que la región se convierta en una fuente de terrorismo.

También puedo decir que la democracia de Estados Unidos y los países occidentales, y el modelo que surgió en el norte y este de Siria, deben ser la base de la solución en Medio Oriente. Esperamos que Estados Unidos ofrezca algo de su experiencia al servicio de los pueblos de la región, para producir juntos un proyecto rico en ideas proporcionales a la realidad para un nuevo comienzo para el mundo.

-¿Qué opina sobre el libro “Las hijas de Kobane”?

-El libro “Las hijas de Kobane” es una descripción intelectual importante de la experiencia que tuvieron las YPJ y su lucha durante los últimos años, con el apoyo de la Coalición Internacional, especialmente las fuerzas estadounidenses. Esperamos que esta descripción salga a través de este libro a todos los países del mundo, para que los lectores y el mundo compartan con nosotros lo que vivimos de experiencias reales que nos llevaron a esta forma de hoy. Este libro debe ser bien conocido en la sociedad estadounidense y en las sociedades de los países de la Coalición Internacional, para que su gente también conozca la experiencia de sus fuerzas en nuestro país, y la camaradería que vivimos juntos a lo largo de los años de nuestra guerra contra terrorismo. “Las hijas de Kobane” es la voz de las mujeres en la lucha y las mujeres luchadoras en todo el mundo. Este libro contiene los detalles importantes que sucedieron en la región, y todavía hay muchos detalles que deben documentarse. Pero lo realmente importante es que este tipo de libro trata sobre los pueblos de la región y el movimiento de mujeres en el norte y este de Siria.

Me gustaría agradecer a la escritora Gayle Tzemach Lemmon y a todos los que contribuyeron a la publicación del libro. El libro jugará un papel importante en la presentación al mundo de las experiencias de las mujeres en la región. La guerra de Kobane fue una guerra para todas las mujeres y todos los pueblos del mundo.

El mundo y las mujeres se conocieron en Kobane. Queremos que esta voz llegue a todas partes del mundo. Esta voz es una plataforma para que podamos agradecer a todos los que se solidarizan y simpatizan con nuestra causa. A todos los participantes en la guerra que estuvieron de nuestro lado y a los que brindaron ayuda, les agradecemos una vez más y esperamos estar a la altura de las expectativas que el mundo ha visto en nosotras.

FUENTE: Syrian Democratic Times / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org