November 16, 2020
De parte de Confoederatio Think Tank
1,790 puntos de vista

x Jos茅 Luis Carretero Miramar

As铆 que su propuesta es un acabado proyecto de articulaci贸n de una sociedad moderna (para su tiempo) en base a la generaci贸n de una tupida red federal de organismos econ贸micos autogestionarios que incluyen, siguiendo las l铆neas maestras de la organizaci贸n sindical cenetista, Consejos de F谩brica, Consejos de Ramo de la producci贸n (Vivienda, Industria, Alimentaci贸n, etc.), los Consejos locales y regionales de Econom铆a, Federaciones nacionales de los Consejos de Ramo, y un Consejo federal de la Econom铆a nacional.

鈥淓l organismo econ贸mico de la revoluci贸n鈥, la obra m谩s conocida de Diego Abad de Santill谩n, ha sido recientemente reeditada en el Estado Espa帽ol por la editorial Descontrol, de Barcelona. Sinesio Baudilio Garc铆a Fern谩ndez (nombre real del autor del texto) fue un conocido militante anarquista que vivi贸 a caballo entre las dos orillas del Atl谩ntico, colaborando en la organizaci贸n de los sindicatos obreros de M茅xico, Uruguay, Argentina y Espa帽a.

Abad de Santill谩n public贸 鈥淓l organismo econ贸mico de la revoluci贸n鈥, una recopilaci贸n de diversos art铆culos aparecidos en la prensa libertaria espa帽ola entre 1934 y 1936, en plena etapa republicana, y justo a tiempo para conformar una de las dos ponencias presentadas en el Congreso de Zaragoza de la Confederaci贸n Nacional del Trabajo para articular el debate sobre c贸mo dicha organizaci贸n entend铆a el concepto de 鈥渃omunismo libertario鈥, que hab铆a incluido reiteradamente en sus estatutos como su finalidad 煤ltima.

Era un momento prerrevolucionario, de enormes tensiones sociales, en el que la presencia, cada vez m谩s fuerte, del fascismo en Europa, multiplicaba las urgencias y la necesidad de una clara visi贸n estrat茅gica para un movimiento obrero ampliamente extendido y con una clara voluntad de transformar el pa铆s.

El libro, por tanto, era un intento de construir, por parte del anarcosindicalismo, un discurso coherente y factible sobre como organizar la vida econ贸mica de la sociedad tras una revoluci贸n que se ve铆a cercana. Su clara voluntad did谩ctica, su profusi贸n de citas y datos sobre la situaci贸n econ贸mica del momento, su orientaci贸n a convertirse en aut茅ntico manual sobre las l铆neas generales que la econom铆a post-revolucionaria deb铆a mostrar, lo convierten en un texto enormemente interesante para dilucidar las posibilidades de una estructura productiva integral, basada en la autogesti贸n, a煤n hoy. Las propuestas de Santill谩n, de hecho, fueron en gran medida convertidas en un experimento real en el proceso colectivizador posterior al inicio de la Guerra Civil, en el que las organizaciones anarcosindicalistas trataron de conformar, una y otra vez, la tupida trama de coordinaci贸n federal entre las unidades productivas autogestionadas que propone Abad de Santill谩n.

Diego Abad hace una decidida apuesta por convertir las ideas del anarquismo ib茅rico en una propuesta real y concreta que pueda implementarse de manera inmediata. Aunque sabe que el anarquismo, como doctrina cr铆tica del Capital, el Estado y la Autoridad, puede ser vivido y defendido en cualquier formaci贸n social, Abad de Santill谩n no olvida que 鈥渆l hombre lobo del hombre no puede convertirse en verdadero hermano del hombre m谩s que en condiciones materiales seguras鈥. Es por eso, que:

鈥淪i la anarqu铆a para los anarquistas puede mantenerse en la abundancia como en la miseria, el comunismo, por ejemplo, no puede practicarse m谩s que en la abundancia; en la escasez corre siempre peligro de naufragar. En el comunismo hay algo de generosidad, y esa generosidad falta, merma cuando escasea todo y entonces la generosidad es suplantada poco a poco por el ego铆smo, la desconfianza, la competencia, la lucha por el pan de cada d铆a.鈥

La propuesta de Abad de Santill谩n, por tanto, toma la forma de un comunismo autogestionario que garantiza que, mientras en los aspectos imprescindibles para la supervivencia y el bienestar de la sociedad y los individuos, se produce la necesaria coordinaci贸n y planificaci贸n, en los aspectos en los que los seres humanos podemos elegir una v铆a propia sin entrar en conflicto con los dem谩s, la plena libertad para la autoorganizaci贸n de los individuos y los grupos sea respetada. En definitiva, afirma Diego Abad, 鈥渘os gu铆a sobre todo la visi贸n de una sociedad de productores y distribuidores libres, en la que no haya ning煤n poder capaz de quitar a esos productores y distribuidores el dominio del aparato productivo鈥.

En esa sociedad de productores libres, afirma Abad:

鈥淟a f贸rmula 鈥渆l que quiera comer que trabaje鈥 aparece como la expresi贸n m谩s acabada de la justicia y la libertad.

Toda construcci贸n econ贸mica y social que no la tenga por base y por ideal inmediato no ser谩 sino un enga帽o nuevo, un nuevo escamoteo de los frutos del esfuerzo revolucionario.鈥

Porque 鈥淟a organizaci贸n econ贸mica de la revoluci贸n鈥 no es una po茅tica alabanza de las esperanzas ut贸picas o de las 鈥淎rcadias felices鈥 de los pensadores que perge帽an nuevos mundos desde sus torres de marfil. Abad quiere construir una propuesta factible, capaz de articular una sociedad compleja y de aumentar la productividad del trabajo humano en una econom铆a moderna. Su finalidad no es tan s贸lo, aumentar las esperanzas depositadas en un futuro lejano, sino proponer soluciones pr谩cticas para un ahora de luchas, en un entorno donde la lucha de clases se paga con un tributo de sangre. Por ello entiende que:

鈥淪i demostramos desde ya conocimiento y dominio de los problemas a resolver, y ponemos de manifiesto la manera de resolverlos, inspiraremos cada d铆a mayor confianza a las grandes masas y la tarea de la revoluci贸n, que se hace en primer lugar para satisfacer necesidades que en el orden actual quedan insatisfechas, saldr谩 beneficiosa y aliviada.鈥

Taboola 鈥 Body

Abad quiere, no hay duda, 鈥済anar poblaci贸n鈥 como dir谩 a帽os despu茅s Abraham Guill茅n. No le gustan los discursos utopistas que implican 鈥減redicar en el vac铆o y sentar plaza de exc茅ntricos鈥. Entiende que:

鈥淟a vida econ贸mica tiende a una viva coordinaci贸n, no s贸lo porque es la manera de producir m谩s y m谩s econ贸micamente, sino porque la poblaci贸n es doble, triple, cu谩druple de la existente en los tiempos del artesanado artista鈥.

As铆 que su propuesta es un acabado proyecto de articulaci贸n de una sociedad moderna (para su tiempo) en base a la generaci贸n de una tupida red federal de organismos econ贸micos autogestionarios que incluyen, siguiendo las l铆neas maestras de la organizaci贸n sindical cenetista, Consejos de F谩brica, Consejos de Ramo de la producci贸n (Vivienda, Industria, Alimentaci贸n, etc.), los Consejos locales y regionales de Econom铆a, Federaciones nacionales de los Consejos de Ramo, y un Consejo federal de la Econom铆a nacional.

Sobre la base de la unidad elemental de la econom铆a autogestionaria (el Consejo de F谩brica) la propuesta de Abad construye dimensiones crecientes de coordinaci贸n (en base a la t茅cnica federal) y planificaci贸n de la econom铆a. Eso permite que, si en un ramo o localidad determinada, una unidad econ贸mica no resulta rentable, el correspondiente consejo econ贸mico pueda derivar los recursos infrautilizados a una necesidad a煤n insatisfecha de la sociedad, evitando el paro forzoso y aumentando la productividad.

Esta propuesta de coordinaci贸n creciente entra en conflicto con las perspectivas puramente localistas, basadas en la idea de la 鈥渃omuna libre鈥, popularizadas por una lectura demasiado literal de la obra de Pedro Kropotkin entre los militantes del movimiento anarquista. Merece la pena hacer una larga cita del texto, para entender bien el argumento de Abad:

鈥淐reemos percibir en nuestros ambientes libertarios, un poco de confusi贸n entre lo que lo que es la convivencia social, la agrupaci贸n por afinidad, y la vida econ贸mica. Visiones de Arcadias felices, de comunas libres, influyen en la mentalidad de algunos camaradas. Pero la Arcadia ha sido imaginada por los poetas en el pasado; en el porvenir las condiciones son completamente otras. En la f谩brica no buscamos la afinidad, como en el matrimonio o en la amistad, y en el ambiente de trato social; en la f谩brica nos interesa, sobre todo, el compa帽ero de trabajo que conoce su labor y la ejecuta sin producir complicaciones con su inexperiencia o su impericia en la marcha del conjunto (鈥) En una palabra, el grupo de afinidad que se forma en la vida social no tiene funci贸n alguna espec铆fica en la vida econ贸mica.

La 鈥渃omuna libre鈥 es producto l贸gico de esa concepci贸n del grupo de afinidad. Pero no hay comunas libres en econom铆a, porque esa libertad supondr铆a tambi茅n independencia, y no hay comunas independientes.

Una cosa es la comuna libre desde el punto de vista pol铆tico social, para el arreglo de sus asuntos internos de una manera absolutamente soberana, y otra es la comuna desde el punto de vista econ贸mico. En este 煤ltimo punto nuestro ideal es la comuna asociada, federada, integrada a la red econ贸mica total del pa铆s o los pa铆ses en revoluci贸n.鈥

Se trata de una propuesta global para la sociedad espa帽ola de su tiempo, que hace hincapi茅 en la diversificaci贸n de las actividades econ贸micas, en un proceso de industrializaci贸n auto-centrado y en la b煤squeda de la soberan铆a alimentaria, para garantizar la desaparici贸n de las hambrunas end茅micas entre el proletariado. Tambi茅n se incide en la necesidad de un gigantesco esfuerzo intelectual y educativo, basado, entre otros pilares, en un sistema de formaci贸n profesional b谩sicamente entrelazado con los organismos de coordinaci贸n de las actividades productivas. Para Abad de Santill谩n:

鈥淟a revoluci贸n necesita obreros capacitados, campesinos de iniciativa, hombres de base s贸lida; y la escuela nueva y las instituciones especiales de estudio, de experimentaci贸n y de ensayo, dar谩n esa generaci贸n que hace falta. Con hombres instruidos, conocedores de su oficio, cient铆ficamente formados, Espa帽a dejar谩 de ser lo que es y podr谩 corresponder a los anhelos de los patriotas m谩s exaltados鈥.

La cuidada edici贸n de Descontrol de 鈥淓l organismo econ贸mico de la revoluci贸n鈥 nos regala m谩s elementos de inestimable valor para pensar una v铆a autogestionaria de salida del capitalismo de hoy, en nuestro pa铆s. Por ejemplo, una clara reivindicaci贸n del iberismo pol铆tico (el cap铆tulo VI se titula abiertamente 鈥淩establecimiento de la unidad ib茅rica鈥). Tambi茅n, un delicioso pr贸logo de Andr茅s Ruggeri. Y, adem谩s, dos magn铆ficos art铆culos de Abad de Santill谩n, a帽adidos por los editores al texto (como una especie de 鈥渂onus track鈥) en los que reflexiona sobre la necesidad de la lucha por la jornada de 35 horas, ante el creciente paro obrero provocado por el despliegue de la automatizaci贸n del trabajo.

Un libro absolutamente recomendable. Una propuesta de conjunto para un proyecto de econom铆a autogestionaria, en la que lo rescatable, pese al tiempo transcurrido, supera en mucho a lo obsoleto. S贸lo nos queda recordar, con Abad de Santill谩n, en estos tiempos inciertos, que:
鈥淯na Rep煤blica de trabajadores debe tener por fundamento el trabajo, la organizaci贸n del trabajo para suprimir el capitalismo, el propietario, el intermediario improductivo. Es decir, una Rep煤blica de trabajadores tiene que entrar en posesi贸n de la riqueza social y administrarla directamente por los productores mismos.鈥

Jos茅 Luis Carretero Miramar.

Extra铆do de: https://kaosenlared.net/lecturas-de-autogestion-el-organismo-economico-de-la-revolucion-de-diego-abad-de-santillan/



on Twitter


on Facebook




Fuente: Confoederatio.noblogs.org