October 7, 2021
De parte de Lobo Suelto
397 puntos de vista


Convertir en pol铆tica la propia subjetividad

  1. Fechas. En Le贸n Rozitchner evocamos una enorme energ铆a intelectual y moral, orientada a enfrentar los obst谩culos presentes entre quienes asumieron como propio el horizonte revolucionario, en particular a partir de la Revoluci贸n Cubana. No s贸lo los obst谩culos de tipo objetivos, que no dejan de acumularse frente a nosotros. Sino -y sobre todo- los obst谩culos de tipo subjetivos, presentes en la propia izquierda. Buscando un d铆a de sol para recordar en plaza p煤blica, un s谩bado de primavera pr贸ximo al 4 de septiembre -fecha en que se cumple una d茅cada de su fallecimiento-, el azar quiso que el s谩bado del encuentro sea un 9 de octubre, fecha exacta en la que hace ya 64 a帽os fue asesinado Guevara. 
  2. F贸rmula. 鈥淟a izquierda sin sujeto鈥, t铆tulo de un texto escrito por Le贸n Rozitchner en 1966, es casi una consigna. No llega a serlo, porque enuncia una falta que frustra una acci贸n, all铆 donde una consigna supone una plenitud, una afirmaci贸n que la organice. Y si no solo a la izquierda, sino a toda voluntad de trasformaci贸n le est谩 faltando algo, entonces, mas que consignas, se trata de plantear a fondo problemas dif铆ciles, sino dolorosos. La f贸rmula 鈥渓a izquierda sin sujeto鈥 es efectiva porque sintetiza en s贸lo cuatro palabras una larga impotencia y un desaf铆o preciso. Pero, adem谩s, 鈥淟a izquierda sin sujeto鈥 es tambi茅n una toma de posici贸n cr铆tica asumida por Rozitchner en una discusi贸n afectuosa de aquellos a帽os con el peronismo revolucionario de John W Cooke.[1]
  3. Publicaci贸n. El art铆culo de Rozitchner fue publicado por primera vez en la revista de la nueva izquierda 鈥淟a rosa blindada鈥 dirigida por Jos茅 Luis Mangieri (N 9, a帽o II, 1966; p谩ginas 30/44), en respuesta a al art铆culo 鈥淏ases para una pol铆tica cultural revolucionaria鈥 de Cooke, amigo de Rozitchner desde los primeros sesentas compartidos en La Habana- publicado en la misma revista uno a帽os antes (N 6, a帽o I, 1965; p谩ginas 16-22). 鈥淟a izquierda sin sujeto鈥 fue publicada dos a帽os m谩s tarde en la m铆tica revista cubana 鈥淧ensamiento Cr铆tico鈥 (N 12, en enero de 1968, paginas 151-184), dirigida por Fernando Mart铆nez Heredia.
  4. Libros. A inicios de los a帽os sesentas Le贸n Rozitchner fue profesor de filosof铆a en la Universidad de La Habana. Fueron los a帽os de la invasi贸n de Playa Gir贸n (en la que Cooke particip贸 como miliciano). A medida que las fuerzas militares cubanas capturaban tropas invasoras, las entrevistaban en la televisi贸n. Esas entrevistas fueron publicas en cuatro tomos, Playa Gir贸n, derrota del imperialismo (Ediciones R, La habana, 1962), que Rozitchner utilizaba en sus clases de 茅tica, en la universidad y como base de sus reflexiones de aquellos a帽os, plasmadas en su libro Moral burguesa y revoluci贸n (editorial tiempo contempor谩neo, Buenos Aires 1963). Un ejemplar de otra edici贸n de ese libro descansaba en la biblioteca personal del Che Guevara antes de su salida hacia Bolivia. As铆, al menos, aparece consignado en el listado: 鈥淩elaci贸n de libros de filosof铆a pertenecientes a su despacho personal鈥 (inclu铆do en el volumen Apuntes Filos贸ficos, de Ernesto Guevara, Bs-As, 2012) aparece as铆: Moral burguesa y revoluci贸n; Ediciones Procy贸n, Buenos Aires, 1963.
  5. Cooke. Muchos a帽os despu茅s Rozitchner reflexion贸 sobre este intercambio en los siguientes t茅rminos: 鈥渓o escrib铆 para demostrarle (a Cooke) que desde la perspectiva de los Manuscritos (de Marx) el peronismo era insostenible. Yo coincid铆a con Cooke en el rescate del marxismo humanista y antideterminista pero donde no pod铆a coincidir era en que 茅l no hubiese aplicado esas categor铆as al an谩lisis del peronismo, por eso contrapongo al Che y a Fidel con Per贸n y digo al final que en ese sentido 鈥渢odos somos peronistas鈥 porque fuimos marcados pero que hab铆a que tener coraje de enfrentar eso. Trataba de mostrar una l铆nea de incoherencia entre los presupuestos y las conclusiones de aquella izquierda peronista, cuyos miembros siempre fueron mis amigos, como Paco Urondo o Rodolfo Walsh mismo, que fue quien me esper贸 cuando baj茅 del avi贸n en La Habana. Pero en el art铆culo no quer铆a aparecer como polemista. Quer铆a agregar algo a lo de Cooke, cr铆tico, pero sin mala leche porque yo le ten铆a mucho afecto. Creo que Cooke ha sido el cr铆tico m谩s agudo que tuvo el peronismo, el m谩s sagaz, por otra parte, el que mejor escrib铆a鈥[2].
  6. 2001. Recurrimos a la memoria para evitar que se nos escurra la historia de las manos, pero lo cierto es que una vez en nuestras manos, s贸lo queremos escurrirla. Necesitamos hacer con Rozitchner lo que Rozitchner hac铆a con los acontecimientos que lo conmov铆an. No s贸lo la Revoluci贸n cubana, sino tambi茅n el 2001. Con el paso del tiempo, Rozitchner tendi贸 a leer el 2001 como un intento inmediatamente frustrado de formar un poder colectivo. En una entrevista hecha por el Colectivo Situaciones en 2009 Rozitchner dec铆a: 鈥渃uando el pueblo no lucha, la filosof铆a no piensa鈥. Y un a帽o despu茅s, recordaba en 鈥淥disea 2001鈥 -el cap铆tulo 15 de la serie de videos Le贸n Rozitchner. Es necesario ser arbitrario para hacer cualquier cosa (disponible en la web)- un episodio represivo ocurrido en un puente de la provincia de Corrientes. En su recuerdo, un periodista preguntaba a una mujer llorosa qu茅 hab铆a pasado y ella respond铆a que le dol铆a la ausencia del pueblo. Pero durante el verano del 2002 Rozitchner pensaba por fin 鈥渃on el 19 y 20 eso que nos manten铆a separados se hab铆a roto鈥 y se hac铆a visible una nueva emergencia de lo colectivo: 鈥渁lgo ha comenzado鈥, escrib铆a. Un nuevo tiempo que se caracterizaba por el reconocimiento de 鈥渦n poder de incidir sobre las fuerzas que sent铆amos inexpugnables鈥. Por primera vez, cre铆a Rozitchner, se produc铆a 鈥渦n corte que transforma la subjetividad sometida y comienza a reconocer su propio poder cuando est谩 inserto en un colectivo unificado por los mismos objetivos鈥. Se trataba, entonces, de 鈥渆jercer una estrategia que nos lleve pac铆fica y democr谩ticamente a multiplicar nuestra capacidad de resistencia, tras haber descubierto el poder de los grandes conglomerados colectivos ciudadano鈥. Lo que visibilizaba 19 y 20 era 鈥渦n contrapoder extendido鈥, siempre en riesgo, porque toda producci贸n de nueva subjetividad precisa de un colectivo que apueste m谩s a desplegarse en la experiencia que a imaginar modelos te贸ricos o mitol贸gicos.

鈥淓l fen贸meno de la creatividad social tiene una complejidad mayor que aquella que las f贸rmulas te贸ricas le asigna鈥, y las fuerzas pol铆ticas organizadas -dec铆a- tienen que aprender, puesto que 鈥渆s evidente que lo que sucedi贸 el 19 y 20 no es un producto de la izquierda鈥[3].

7. Seguir. Lo que evocamos en Le贸n Rozitchner es un modo de estar en el pensamiento. Un modo que falta y necesitamos. No una pretenciosa doctrina verdadera, ni un sistema pensamiento acabado, sino un modo de estar en lo que se siente, se dice sin cobard铆as, ind贸cil a las transacciones con la realidad, capaz de acompa帽arnos en nuestro deseo de continuar.

[1] Sobre la discusi贸n Rozitchner-Cooke -su tono, su contexto, sus tesis- puede consultarse una exposici贸n clara y conistente en:  Alejandro Horowicz, 鈥淐ooke y Rozitchner: otro modelo pol茅mico, otra propuesta pol铆tica鈥. Horowicz presente el coraz贸n del asunto del siguiente modo: la intensidad del corte pol铆tico e intelectual que implic贸 la revoluci贸n cubana sobre el campo de la izquierda argentina de los a帽os `60 supuso el planteamiento del tr谩nsito efectivo del capitalismo al socialismo, cuesti贸n hacia la cual converg铆an sectores izquierda en ruptura con el comunismo y sectores provenientes del nacionalismo y de la izquierda peronista. Cooke y Rozitchner comparten la interpretaci贸n de la Revoluci贸n Cubana como parte aguas. Las tesis de Cooke supon铆a una continuidad l贸gica entre lucha armada y direcci贸n revolucionaria que marchar铆a -con o sin Per贸n- hacia el socialismo (鈥渆l modelo de la conducci贸n del General no es considerado, para Cooke, productor pol铆tico de la subjetividad de sus integrantes鈥); las de Rozitchner, en cambio, se帽alaba como serio obst谩culo en la transici贸n al socialismo la presencia de la figura de Per贸n 鈥渃omo modelo interiorizado en cada peronista鈥, lo que supon铆a poner en discusi贸n 鈥渓a zona oscura鈥 o inconsciente de la praxis pol铆tica, su 鈥渞acionalidad a medias鈥. Per贸n posee entonces, dice Rozitchner, desde entonces la clave de un misterio en torno a la subjetividad proletaria y sus posibles transici贸nes que desde la izquierda -incluido el peronismo de izquierda- aun no se ha sabido resolver y debe ser planteado en el terreno de la subjetividad. El texto de Horowicz fue incluido como ep铆logo al libro Le贸n Rozitchner, combatir para comprender, edici贸n de cuatro pol茅micas de Rozitchner a cargo de Cristi谩n Suckdorf, ed. Octubre, Bs-As, 2018.

[2] Entrevista de N茅stor Kohan a Le贸n Rozitchner, del 15 de julio de 1998, fragmento transcripto en la introducci贸n al libro La rosa blindada, una pasi贸n de los 麓60, compilado e introducido por Kohan, Ediciones La rosa blindada, Bs-As, 1999.

[3]  Le贸n Rozitchner, 鈥淟a ruptura de la cadena del terror鈥, 19 y 20, Apuntes para un nuevo protagonismo social, del Colectivo Situaciones, Bs-As, 2002.




Fuente: Lobosuelto.com