July 13, 2021
De parte de ANRed
275 puntos de vista


La Ley de Etiquetado frontal consiste en la obligatoriedad de rotular los alimentos y bebidas para consumo humano de forma clara y explícita acorde a un modelo de nutrientes basado en recomendaciones de profesionales de la salud. A 8 meses de su sanción en la Cámara de Senadores, la Cámara de Diputados debate este martes en un plenario de comisiones un dictamen para que finalmente sea tratado en el recinto y pueda convertirse en ley. Dialogamos con Marcos Filardi, abogado e integrante de la Cátedra de Soberanía Alimentaria de la UBA. “Nos parece absolutamente necesario y urgente que nos sumemos colectivamente a reclamar a los diputados y diputadas que conviertan en Ley sin dilaciones y sin modificaciones el proyecto que viene del Senado”. Por ANRed


El proyecto de Ley de Etiquetado Frontal que se está debatiendo en plenario de Comisiones de la Cámara de Diputados consiste en la obligatoriedad de rotular los alimentos y bebidas para consumo humano de forma clara y explícita acorde a un modelo de nutrientes basado en recomendaciones de profesionales de la salud. El método que contempla el proyecto es colocar un octágono negro, que brinda rápidamente información nutricional sobre los excesos en grasas saturadas, grasas trans, azucares, etc sobre el alimento/bebida a consumir.

ANRed dialogó con el abogado y especialista en Soberanía alimentaria Marcos Filardi quien nos informó en que instancia se encuentra el proyecto.

“La Ley de Promoción de la alimentación responsable, más conocida como Ley de Etiquetado Frontal ya tiene media sanción del Senado, que fue aprobada casi por unanimidad hace ocho meses, con 64 votos contra 3 y cuando pasó a la Cámara de Diputados empezó con varias dificultades, porque el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa, la giró a seis comisiones distintas. Para quienes no conocen cómo funciona el trámite legislativo, significa literalmente matar el proyecto, porque se lo somete a una deliberación eterna, sin miras a que sea aprobado. Sin embargo a partir de la presión de las distintas organizaciones que estamos siguiendo muy de cerca el tema, vinculadas a la protección del derecho a la salud y una alimentación adecuada, volvió sobre sus pasos y al final se giró a tres comisiones distintas, las cuales están sesionando de manera conjunta y han desarrollado distintas audiencias informativas. Hoy hay una audiencia convocada por las tres comisiones para decidir si van a dar dictamen o no frente a ese proyecto que viene en revisión desde el Senado y otros proyectos vinculados al etiquetado frontal que están en discusión en la Cámara de Diputados”.

“Si se avanza en un dictamen de mayoría y se aprueba, faltaría que se someta a consideración del recinto en plenario de la Cámara de Diputados y que se convierta en ley, que es el pedido que venimos haciendo sin mas dilaciones ni modificaciones porque realmente el proyecto que viene del Senado, es un excelente proyecto, que contempla no solo un etiquetado frontal de advertencia, a través de un octágono negro, recogiendo de esa manera la mejor evidencia científica disponible, la mejor experiencia comparada en otros países producida hasta el día de hoy, sino que esa política de etiquetado frontal es la puerta de entrada a otras políticas públicas que apuntan a contrarrestar esta pandemia de sobrepeso y obesidad que estamos enfrentando en nuestro país. Porque si un objeto comestible es alcanzado por un sello de este etiquetado no puede ser objeto de contratación por parte del Estado. Si uno de esos productos, contiene uno de los sellos no puede ingresar a la escuela, justamente para preservar un entorno educativo saludable. Si tiene un sello no puede ser objeto de publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes. Es decir, cuatro de las cinco políticas públicas contenidas en el Plan de acción para contrarrestar el sobrepeso y la obesidad, aprobado por el propio Gobierno argentino en el año 2013 y promovido por agencias de Naciones Unidas como la OPS. la FAO y Unicef, están contempladas en este proyecto de Ley que se está discutiendo ahora en la Cámara de Diputados” explicó Filardi.

Mientras tanto, ésta mañana mientras se realizaba el plenario de comisiones se realizó un Twitazo para exigir a los diputados y diputadas para que no dilaten el debate en el recinto y que el proyecto se convierta en Ley.

“Nos parece absolutamente necesario y urgente que nos sumemos colectivamente a reclamar a los diputados y diputadas que conviertan en Ley sin dilaciones y sin modificaciones el proyecto que viene del Senado. Utilicemos una herramienta que diseñaron los compañeros de  la organización Consciente colectivo que se llama Activá el Congreso, que permite de manera muy clara y muy sencilla, enviarle mensajes a los diputados y diputadas que aún hoy están indecisos o que anunciaron que votarán en contra del Proyecto” agregó.

Finalmente en cuanto a la importancia del Proyecto en relación a la salud pública y el contexto de crisis sanitaria por Covid 19, Filardi resalta la importancia y urgencia en la aprobación del Proyecto, teniendo en cuenta los datos que arroja la última Encuesta Nacional de Nutrición y salud, que señala que el 70% de nuestra población tiene sobrepeso y obesidad.

“En éste contexto de pandemia de coronavirus, es vital que avancemos en ésta Ley de promoción de la alimentación responsable porque el 70% de nuestra población hoy, tiene sobrepeso y obesidad según la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, y ese sobrepeso y obesidad está también asociado a las enfermedades crónicas no transmisibles como 14 tipos de cáceres, problemas cardiovasculares, cerebrovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión, que explican la mayor parte de las muertes en Argentina. El 72,3% de las muertes en nuestro país son resultado de enfermedades crónicas no transmisibles y agrava aún más el contexto de coronavirus, porque uno de los principales actores de comorbilidad para el coronavirus que hace que el cuadro se agrave mucho, tiene que ver con ese sobrepeso y obesidad de base y las enfermedades crónicas asociadas. La ingesta creciente de productos ultraprocesados en nuestro país, Argentina es uno de los mayores consumidores de ultraprocesados del mundo, de bebidas endulzadas, galletitas, entre otros está claramente asociada a esa pandemia de sobrepeso y obesidad que estamos enfrentando hoy y le cuesta al país unos 50 mil millones de pesos al año en el tratamiento de esas enfermedades crónicas no transmisibles. Sin más, necesitamos etiquetado ¡claro ya!, y que se convierta en ley sin más modificaciones ni dilaciones” finalizó.





Fuente: Anred.org