June 23, 2021
De parte de CNT Comarcal Sur Madrid
337 puntos de vista


A pesar de todas las dudas de quienes se han involucrado de una u otra manera en el proceso y en el desarrollo de esta ley, parece que finalmente saldr谩 hacia adelante siempre que los impulsos de organizaciones neoliberales como las asociaciones en alianza con la extrema derecha y su organizaci贸n que se hace llamar 鈥渟indical鈥 no sean exitosas. Sin embargo, no podemos olvidar que las aspiraciones y la ambici贸n de esta ley ha ido menguando desde que se anunciaron las primeras negociaciones con Riders x Derechos en junio de 2020 o las que anticipaba la ministra Yolanda D铆az ya a principios de ese mismo a帽o.

A pesar de todas las dudas de quienes se han involucrado de una u otra manera en el proceso y en el desarrollo de esta ley, parece que finalmente saldr谩 hacia adelante siempre que los impulsos de organizaciones neoliberales como las asociaciones en alianza con la extrema derecha y su organizaci贸n que se hace llamar 鈥渟indical鈥 no sean exitosas. Sin embargo, no podemos olvidar que las aspiraciones y la ambici贸n de esta ley ha ido menguando desde que se anunciaron las primeras negociaciones con Riders x Derechos en junio de 2020 o las que anticipaba la ministra Yolanda D铆az ya a principios de ese mismo a帽o.

Si miramos a la problem谩tica generada con las plataformas desde una perspectiva que ponga en valor las garant铆as laborales y la conservaci贸n de los derechos vinculados con el trabajo, el resultado definitivo ha sido, sin duda, m谩s que limitado. Finalmente, esta ley ha acabado por no contentar a nadie. La presi贸n de las patronales digitales como Adigital o Sharing Espa帽a de las que participan Glovo, Deliveroo, Uber Eats, Stuart, etc., las propuestas neoliberales de los lobbies de la econom铆a digital y la presi贸n de sectores del gobierno ha sido suficientemente dura para el Ministerio de Trabajo y Econom铆a Social. Esto ha llevado a una ley que se muestra como insuficiente: 

Es insuficiente porque no ha previsto las nuevas pr谩cticas precarizantes como son las subcontratas, las ETTs y las cooperativas de trabajadores aut贸nomos. Aunque en este m谩s de a帽o y medio que ha pasado desde que se comenz贸 a dar los primeros pasos para la formalizaci贸n de la ley rider, las plataformas han generado y desarrollado diferentes pr谩cticas evasivas de la legislaci贸n laboral, se ha anticipado la posibilidad de se generar estas nuevas situaciones que seguir谩n generando precariedad en el 谩mbito del reparto y los propios defensores del modelo de trabajo por cuenta propia habr铆an dado los primeros pasos con el objetivo de asegurarse alternativas para poder saltarse la nueva ley. Ante esto el gobierno no ha tenido la capacidad o la voluntad de prever dicha situaci贸n. Esto habr铆a llevado a que se haya desarrollado un texto legislativo que deja un hueco para diferentes pr谩cticas que continuar谩n (incluso acrecentar谩) la precariedad entre quienes trabajan en estas plataformas, ya sea a trav茅s de contratos de muy baja calidad con ETTs y subcontratas o con 鈥渃ooperativas鈥, que permita a quienes trabajan en estas plataformas y se muestran en contra de la relaci贸n laboral por cuenta ajena a seguir haciendo jornadas interminables y estableciendo contratos que evadan la relaci贸n laboral por cuenta ajena a la que est谩n asociados mayor seguridad, garant铆as y derechos.

Es insuficiente porque no ampara a todos los sectores en los que se han implantado las plataformas. Si bien en un principio esta pretend铆a ser una legislaci贸n que abarcara la completa realidad de las plataformas digitales, en la pr谩ctica solo ha cubierto el sector y modelo algor铆tmico del reparto.

Y es que las plataformas digitales no son un modelo 煤nico, en el que el principal conflicto y ni siquiera el m谩s visible sea siempre el mismo, la multiplicidad de sectores y formas de las plataformas digitales hace necesario que se deba atender a todas estas realidades.

Las problem谩ticas del trabajo en las plataformas como Glovo, Deliveroo, Uber Eats, son distintas a las de Cabify y Uber, pero tambi茅n a los problemas asociados al trabajo que se dan en plataformas como Airbnb, EasyGlam o Cuideo.

Es insuficiente porque no ha tenido suficientemente en cuenta las demandas de repartidoras y repartidores. Si bien las primeras reuniones del ministerio fueron con el colectivo de Riders x Derechos, progresivamente la atenci贸n a otros agentes involucrados ha dejado de lado los intereses de quienes participan en las plataformas. Igualmente, en la calle entre las repartidoras y repartidores hay una opini贸n uniforme que se帽ala la falta de atenci贸n por parte del gobierno a su opini贸n y a algunas de las problem谩ticas concretas que les afectan en el desarrollo del trabajo y que podr铆an haber sido cubiertas por la ley.

Es insuficiente porque las formas de control en las plataformas sobre el trabajo no est谩n exclusivamente sujetas al control algor铆tmico del trabajo. Las numerosas sentencias y an谩lisis jur铆dicos y laborales han demostrado que son m煤ltiples y variadas las formas de organizaci贸n y vigilancia en el trabajo de reparto de comida. Si bien el trabajo que se desarrolla en las plataformas no es ni mucho menos algo nuevo para el mercado laboral (mensajer铆a, reparto de comida, transporte de pasajeros, trabajos de cuidados, etc.) s铆 que es cierto que se han generado formas de control y organizaci贸n propias del trabajo. Entendemos que no se ha atendido suficientemente en este desarrollo legislativo (para un an谩lisis jur铆dico m谩s exahustivo os animamos a consultar la GU脥A SINDICAL n潞 12 Falsos aut贸nomos y plataformas digitales) a estas realidades que son un elemento neoliberal en la l贸gica bajo la que se concibe el trabajo.

En definitiva, el modelo de las grandes plataformas est谩 cada vez m谩s reconocido y asumido como un modelo indudablemente perjudicial y lesivo hacia las formas de trabajo m谩s garantistas. Pero este no es simplemente un modelo que deteriore las condiciones y las relaciones laborales en el caso de las plataformas de reparto de comida y mensajer铆a, sino que se presenta como punta de lanza de un planteamiento expansivo en el mercado laboral, marcado por la inestabilidad, la flexibilidad para y desresponsabilizar a las empresas con sus trabajadoras y trabajadores y la p茅rdida de garant铆as y derechos para quienes trabajan con estas plataformas. Sin embargo, este no es solo un modelo agresivo sobre el trabajo, sino tambi茅n sobre el consumo (imposici贸n de un modelo sobre los negocios locales), la econom铆a (evasi贸n y huida fiscal), la salud (alimentaci贸n y consumo r谩pido y de mala calidad), el medioambiente (sobreproducci贸n y aumento de tr谩fico motorizado en las ciudades) y el paisaje de las ciudades (gentrificaci贸n, turistificaci贸n e implantaci贸n de cocinas fantasma en las zona de consumo de las ciudades).

Entendemos que ante esta realidad que han generado las plataformas digitales las alternativas como las cooperativas 茅ticas y conscientes con las garant铆as laborales, ecol贸gicas y con un modelo de trabajo m谩s justo, las sentencias judiciales e inspecciones laborales favorables a la laboralidad y los progresos legislativos que, como se ha planteado, vienen siendo escasos, ha de ser acompa帽ado con la respuesta y acci贸n sindical. Es por esto que desde CNT animamos a la sindicaci贸n y a la organizaci贸n como respuesta que genere realidades m谩s estables y que proteja las condiciones de trabajo en el 谩mbito de las plataformas.


Grupo de trabajo de Acci贸n Sindical 鈥 Comarcal Sur Madrid




Fuente: Comarcalsur.cnt.es