August 19, 2021
De parte de CGT Transportes Madrid
173 puntos de vista


Actualmente, existen 70 estados miembros de la ONU que tipifican a los miembros de la comunidad Transmaribibollo como delincuentes. Otros 73 estados  consideran que expresar conductas u opiniones a favor de nuestro colectivoes una “publicidad inmoral” que perjudica seriamente al “interés público”.

Por el contrario, únicamente 74 estados que forman parte de la ONU disponen de algún tipo de protección legal contra la LGTBIfobia, sobre todo en el ámbito laboral.

Aunque cada año se avancen pequeños logros legales (el año pasado 2 nuevos países regularon algún tipo de derecho para los miembros de nuestra comunidad) diversos estudios muestran que en los países donde se han concedido estos derechos, mientras avanza la visibilidad de la diversidad de cuerpos ,orientaciones e identidades y ganamos presencia en la vida pública de nuestras sociedades, también crecen cada año la dureza de las agresiones contra nosotres.

El año pasado, según el Observatorio Madrileño contra la Bifobia la Homofobia y la Transfobia, aumentaron en casi un 10% las agresiones de odio LGTBIfóbico, respecto del año anterior. Además, debemos tener en cuenta que el 65% de las agresiones no se denuncian; frente al 35% que sí se denuncian.

La respuesta masiva frente al reciente asesinato de Samuel Luiz en las principales ciudades de nuestro país ha sido un ejemplo de visibilización y denuncia frente a esta realidad, tanto como la respuesta de agresión policial que se dio en algunos casos… ¡Y de nuevo la gente se echó a la calle denunciando esa situación!

El primer problema de la LGTBIfobia es que tú no eres consciente de no merecer ser maltratade. Desde temprana edad, ese odio que existe en nuestra sociedad y, por tanto, también dentro de nosotres, te dice que tú no eres normal. Esa es tu primera barrera. Conforme vas avanzando en superar esas autolimitaciones, te enfrentas a ese mismo odio en tu familia, en el colegio, en el parque donde juegas, en el trabajo, con gente a la que tienes que ver cada día… Afortunadamente hay muches otres persones que se ponen en tu lugar y te ayudan, te apoyan y se convierten en taladros de afecto que te ayudan a derribar esos muros del odio que te encierran. Sin embargo, esta una lucha cuyo fin resulta, a día de hoy incierto y lejano. Nunca estás a salvo de que cualquiera te pueda discriminar, simplemente, por ser quién eres.

La mayor parte de las agresiones contra Transmaribibollos, actualmente, tienen lugar en espacios públicos. Parece que la LGTBIfobia necesita de un componente publicitario, en el que los agresores expresan públicamente esa superioridad frente a su víctima. Ante la expresión de la diversidad, la supremacía cisheteropatriarcal viene con toda su artillería oxidada a“defender” los “verdaderos valores” de nuestra sociedad. En las generaciones más jóvenes el porcentaje de personas que se identifican con nuestro

colectivo, va creciendo progresivamente desde hace más de una década. La cisheterosexualidad como norma social indiscutible parece ir en retroceso,y esto, genera una ansiedad igualmente crecienteEl primer problema de la LGTBIfobia es que tú no eres consciente de no merecer ser maltratade. Desde temprana edad, ese odio que existe en nuestra sociedad y, por tanto, también dentro de nosotres, te dice que tú no eres  normal. Esa es tu primera barrera. Conforme vas avanzando en superar esas
autolimitaciones, te enfrentas a ese mismo odio en tu familia, en el colegio, en el parque donde juegas, en el trabajo, con gente a la que tienes que ver cada día… Afortunadamente hay muches otres persones que se ponen en
tu lugar y te ayudan, te apoyan y se convierten en taladros de afecto que te ayudan a derribar esos muros del odio que te encierran. Sin embargo, esta una lucha cuyo fin resulta, a día de hoy incierto y lejano. Nunca estás
a salvo de que cualquiera te pueda discriminar, simplemente, por ser quién eres.

La mayor parte de las agresiones contra Transmaribibollos, actualmente, tienen lugar en espacios públicos. Parece que la LGTBIfobia necesita de un componente publicitario, en el que los agresores expresan públicamente esa superioridad frente a su víctima. Ante la expresión de la diversidad, la
supremacía cisheteropatriarcal viene con toda su artillería oxidada a “defender” los “verdaderos valores” de nuestra sociedad. En las generaciones más jóvenes el porcentaje de personas que se identifican con nuestro
colectivo, va creciendo progresivamente desde hace más de una década. La
cisheterosexualidad como norma social indiscutible parece ir en retroceso,
y esto, genera una ansiedad igualmente creciente en esos sectores que no pueden entender y respetar que existen otras realidades diferentes de la suya, que consideran “la única legítima y correcta”.
Cada año también crecen los datos de las mujeres asesinadas a manos de sus
parejas. Ahora las mujeres denuncian, buscan ayuda, cogen a sus hijes y abandonan la casa. Y frente a su lucha por la libertad y el derecho a decidir qué desean hacer con sus propias vidas, sus agresores ya no se conforman con la simple agresión física, sexual, psicológica o verbal. Ahora las asesinan más: a ellas, y a sus niñes.

Desde el grupo Transmaribibollo de CGT entendemos que la LGTBIfobia y la violencia machista tienen la misma raíz patriarcal, que cuestiona constructos culturales profundos arraigados en la historia psicológica y social colectiva de la que venimos. ¡Queremos dejar de oír voces de odio en todos los entornos sociales!

No entendemos, tampoco, el rechazo de una parte del feminismo a personas dentro de nuestro colectivo. Denunciamos la situación creciente de agresiones a cualquier persona que no encaje en la norma cisheteropatriarcal… ¡Y Seguimos en lucha contra las normas establecidas que oprimen y matan! A Samuel, a Alejandra, a Sonia, a Alan… Les mataron sus agresores tanto co-
mo las normas sociales que impiden ales persones vivir en LIBERTAD Y EXPRESARSE SIN MIEDO.

TRANSMARIBIBOLLO  Descarga nuestro Boletin




Fuente: Cgt-transportesmadrid.org