June 11, 2021
De parte de Federación Obrera Regional Argentina
210 puntos de vista



Compartir

Internacional: Desde Bogota, Colombia lxs compañeras del colectivo comunicativo SubVersión nos comparten su alegría sobre la liberación del Compañero Sebastián después de cubrir periodísticamente las jornadas de Huelga en su país natal

Ayer 09 de junio de 2021, hacia las 5:00 pm, fue
detenido en la Calle 26 con Carrera 97 de Bogotá, el joven Sebastián Mateus,
cuando se encontraba realizando un registro fotográfico y de vídeo de la
protesta del Pueblo Misak, en su calidad de comunicador popular del Colectivo Contra informativo Sub*Versión.

Sebastián fue capturado supuestamente en
flagrancia y de acuerdo con la versión policial, sería imputado por los delitos
de violencia contra servidor público, lanzamiento de sustancia u objetos peligrosos
y obstrucción a vías públicas. Sin embargo, existen evidencias (en la cámara
fotográfica que llevaba consigo), de la actividad que se encontraba
desempeñando, con la cual se desvirtúa cualquier participación en hechos
constitutivos de tales punibles.

Fue trasladado inicialmente a la Unidad de
Reacción Inmediata (URI) de Engativá y luego a Puente Aranda, junto a otrxs
tres jóvenes con los que fue capturado. Estas personas fueron liberadas después
de 26 horas en detención arbitraria.

Según la Fiscalía, esa entidad cuenta con 36
horas para definir la situación jurídica de las personas detenidas. Una
interpretación contraria a la constitución que se ha normalizado, en
desconocimiento del carácter perentorio y máximo de los tiempos de privación de
la libertad en estos casos. Pero que además va en contravía de reiterados
pronunciamientos de la Corte Constitucional en los que se ha dado por entendido
que en las (36) horas posteriores a la captura, se
debe realizar el control efectivo a la restricción de la libertad por parte del
juez de garantías…
” (Sentencia C-163/08), lo que significa que no es
un tiempo para someter a la indefinición e inseguridad jurídica a las/os
detenidos/as.

A los/as familiares, amigos/as y abogados/as de
los capturados/as, se les sometió a trasladarse por las instalaciones de
distintas Unidades de Reacción Inmediata de Bogotá, donde les suministraron
información imprecisa, ambigua y deliberadamente falsa sobre la situación y
ubicación de lxs jóvenes. A Sebastián se le permitió tener contacto telefónico
con su defensora a las 3 AM y desde entonces permaneció incomunicado.

Todo lo anterior, que se suma al maltrato físico
recibido por el comunicador al momento de la aprehensión, torna arbitraria su detención. Este hecho ocurre, mientras la CIDH
toma la entrevistas de las graves violaciones a los derechos humanos,
perpetradas por el Estado colombiano en el contexto de la protesta.

Sobre el caso, la Fundación para la libertad de
prensa (FLIP), planteó con acierto que “Este
hecho incumple la protección reforzada que tienen los periodistas en el marco
de la protesta social. Se constituye como una abierta contravención de la
Constitución y del decreto 003 de 2021 que expone que el ejercicio periodístico
debe ser garantizado de forma especial
”.

Por su parte, la organización internacional
Reporteros Sin Fronteras (RSF) estuvo atenta de la situación y exigió de la
autoridades, el cabal respeto de las garantías procesales a favor de Sebastián
Mateus.

Equipo Jurídico
Pueblos

Campaña
Objetivo Libertad

Colectivo
contra-informativo Sub*Versión

Compartir:



Fuente: Capital.fora.com.ar