June 19, 2022
De parte de Nodo50
1,144 puntos de vista

Publicado en Catalunya Plural el 13-6-22

Este pasado martes 7 de junio se aprob贸 la consideraci贸n dela proposici贸n de ley para prohibir el proxenetismo en todas sus formas. La ley penaliza el proxenetismo y la tercer铆a locativa, exista explotaci贸n o no. Pero la proposici贸n de ley de momento no tiene ning煤n elemento de apoyo social o econ贸mico para las personas en situaci贸n de prostituci贸n o las trabajadoras sexuales[1]-dependiendo de con qu茅 perspectiva miremos. La 煤nica excepci贸n a esta falta de apoyo es la disposici贸n final primera, que aclara que 鈥榚stas personas gozar谩n igualmente de todos los derechos de asistencia integral que se reconozcan en la legislaci贸n sobre libertad sexual鈥, que incluye una serie de medidas de apoyo , entre las que se encuentra la econ贸mica que como otras, tiene un dise帽o condicional y con unos requerimientos concretos.

No es sorprendente que la ley haya encendido reacciones tan diversas de distintos sectores de los movimientos feministas: desde el apoyo por haber representado un paso hacia el abolicionismo, y fuertes cr铆ticas desde los sectores que abogan por su regularizaci贸n. 脡ste es de los debates m谩s encendidos y controvertidos dentro del feminismo, pero tanto la idea como la pol铆tica de la renta b谩sica universal nos puede ayudar a acercar posiciones y establecer un terreno com煤n que conquistar para avanzar en materia de igualdad de g茅nero y derechos de las mujeres.

No es la primera vez que se escribe sobre renta b谩sica universal y trabajo sexual o prostituci贸n. Sarah Babiker lo ha hecho en alguno de lossus art铆culos, argumentando que al debate de la prostituci贸n le hace falta la renta b谩sica universal. Sin embargo, es un tema en el que todav铆a tenemos espacio para profundizar m谩s por dos razones. Por un lado, la aportaci贸n de la renta b谩sica al debate de la prostituci贸n/trabajo sexual no es uni-direccional, puesto que al debate feminista de la renta b谩sica, tambi茅n le hace falta la prostituci贸n o el trabajo sexual. Este debate siempre se ha focalizado en analizar aspectos m谩s generales de los efectos de una RBU sobre la igualdad de g茅nero, cubriendo aspectos como el trabajo dom茅stico o de cuidados, la violencia de g茅nero en la esfera dom茅stica -y como mucho la laboral 鈥 pero no se ha profundizado demasiado en c贸mo la RBU podr铆a ser una herramienta transformadora para particular colectivos de mujeres como las trabajadores sexuales o las mujeres en situaci贸n de prostituci贸n.

Por otra parte, debemos profundizar m谩s en esta intersecci贸n ya que la prostituci贸n/trabajo sexual est谩 ganando relevancia en el momento actual, dada la ley del PSOE para abolir el proxenetismo, pero m谩s all谩 de la proposici贸n de ley actual, el trabajo sexual o la prostituci贸n son un fen贸meno importante en Catalu帽a.El mayor prost铆bulo de Europa, est谩 situado en nuestro pa铆s y somos el principal pa铆s de demanda de prostituci贸n/trabajo sexual en Europa.

Renta b谩sica y prostituci贸n o trabajo sexual: de la libre elecci贸n y libertad sexual a la libertad material

驴Qu茅 nos aporta la renta b谩sica al debate y la regulaci贸n o abolici贸n de la prostituci贸n? La libre elecci贸n es uno de los argumentos clave en el debate de la prostituci贸n vs. Trabajo sexual. Las personas que abogan por su regularizaci贸n argumentan entre otras cosas, que el ejercicio de este trabajo es leg铆timo, siempre y cuando las personas que lo realizan lo hagan por libre voluntad. Sin entrar en otros aspectos del debate, la idea de la renta b谩sica universal nos aporta herramientas para entender hasta qu茅 punto podemos hablar de libre elecci贸n.

La renta b谩sica universal se ha defendido desde la tradici贸n republicana que conceptualiza la libertad m谩s all谩 de las decisiones individuales y le da importancia al marco contextual en el que se toma la decisi贸n. Desde esta perspectiva, no podemos hablar de libertad o libre elecci贸n si nuestra existencia material no est谩 garantizada, es decir, si no tenemos las necesidades materiales b谩sicas cubiertas. Bajo este prisma, no podemos hablar de libre elecci贸n pr谩cticamente en ning煤n contexto, menos en el de las personas que deciden desempe帽ar el trabajo sexual o est谩n en el sistema prostitucional.

驴Qu茅 implicaciones tiene esa concepci贸n de libertad para el debate de la prostituci贸n vs. trabajo sexual? Ya no podemos hablar de libertad sexual ni libre elecci贸n entre trabajadoras sexuales ni mujeres en situaci贸n de prostituci贸n. Una implicaci贸n pr谩ctica derivada de aqu铆 podr铆a ser acercar caminos entre el abolicionismo y regulacionismo, generando objetivos en com煤n, como podr铆a ser garantizar la existencia material de esta parte de la poblaci贸n. En la secci贸n a continuaci贸n se explica por qu茅 una renta b谩sica en especial, es la pol铆tica m谩s adecuada para ello.

Una renta b谩sica como pol铆tica para las trabajadoras sexuales/v铆ctimas del sistema prostitucional

Tanto la abolici贸n como la regularizaci贸n de la prostituci贸n deben tener como prioridad central de sus pol铆ticas el apoyo de las personas en esta industria, mujeres en situaci贸n de prostituci贸n o trabajadoras sexuales. Como medida efectiva por ello, aqu铆 se propone la renta b谩sica universal y se subrayan algunos de sus valores positivos.

La renta b谩sica universal podr铆a garantizar la existencia material y contribuir as铆 a una mayor libre elecci贸n de estas personas. Al ser una transferencia incondicional y universal para todos, se ejerce como un derecho econ贸mico, que equipara el estatus de todas las personas que la reciben. Las ayudas condicionadas o dirigidas a grupos poblacionales concretos no pueden hacer esto puesto que generan categor铆as de poblaci贸n seg煤n sus necesidades, y estigmatizan a sus receptoras. Por tanto, un derecho econ贸mico universal como la renta b谩sica es el primer paso para equiparar los derechos de las mujeres en situaci贸n de prostituci贸n o las trabajadoras sexuales al resto de la poblaci贸n, incorporarlas como ciudadanas de primera.

De alguna forma, la renta b谩sica universal es un apoyo para aquellas personas que quisieran desempe帽ar el trabajo sexual o seguir en la industria de la prostituci贸n, tanto como aquellas que quisieran abandonarlo. Para las primeras, la renta b谩sica aumentar铆a el poder de negociaci贸n frente a terceras personas y clientes o puteros. Les permitir谩 trabajar menos horas y cuidarse m谩s. Para aquellas que quisieran abandonarlo, la RBU les dar铆a un apoyo econ贸mico indispensable para una recuperaci贸n f铆sica y mental si fuera necesaria, pero tambi茅n para formarse o emprender otro proyecto.

Adem谩s, la renta b谩sica implica otra serie de beneficios que son conocidos, como el hecho de que se es mucho m谩s simple de administrar -y por tanto, tambi茅n menos costosa en este sentido; evita la trampa de la pobreza o desempleo; y llega de forma m谩s efectiva a toda la poblaci贸n. Por tanto, la renta b谩sica se propone aqu铆 como una herramienta pr谩ctica con la que avanzar el impasse o el estancamiento del debate de la prostituci贸n y trabajo sexual, y garantizar los derechos de las mujeres en esta industria de manera efectiva. Como se ha argumentado, esto lleva al 煤ltimo punto de este art铆culo que es que el debate de la renta b谩sica universal tambi茅n se beneficiar铆a de incorporar la realidad de las personas en situaci贸n de prostituci贸n o trabajo sexual.

Al debate de la renta b谩sica tambi茅n le hace falta la prostituci贸n y el trabajo sexual

Ya se ha dicho antes: al debate de la renta b谩sica universal tambi茅n le hace falta incorporar la diversidad de distintos colectivos de mujeres atravesadas por distintos ejes de opresi贸n y con diferentes vulnerabilidades. Entre ellas est谩n las mujeres en situaci贸n de prostituci贸n o las trabajadoras sexuales. El debate feminista se ha centrado demasiado en aspectos m谩s gen茅ricos del impacto de la RBU en la igualdad de g茅nero, como el aspecto del trabajo dom茅stico, de los cuidados, o de la violencia de g茅nero. As铆, algunas de las cr铆ticas se centran demasiado en la realidad de algunas mujeres blancas, privilegio de clase, entre otras, y aquellas que la defienden se han dejado atr谩s su potencial emancipador para mujeres atravesadas por m谩s ejes de opresi贸n.

Desde una perspectiva feminista y desde los movimientos feministas no existe consenso sobre la conveniencia de una renta b谩sica universal. De las cr铆ticas m谩s contundentes que se han formulado desde los sectores feministas, apuntan a que la emancipaci贸n de la mujer no es s贸lo cuesti贸n econ贸mica sino tambi茅n de valores, y normas culturales. Por tanto, el hecho de disponer de una renta b谩sica universal podr铆a llevar a las mujeres de vuelta a la esfera dom茅stica, a priorizar los cuidados y el trabajo dom茅stico, retrasando los avances que se han hecho en materia de igualdad en el mercado laboral, o el plan econ贸mico.

Evidentemente, las que las defienden no esperan que la renta b谩sica sea una panacea y acabe con todas las formas de desigualdad de g茅nero. Argumentan, adem谩s, que esta cr铆tica est谩 tintada con un elemento paternalista, puesto que se centra en evaluar qu茅 tipo de decisiones llevar铆an a las mujeres, como si ellas no supieran lo que es mejor para ellas. Por otra parte, el sector feminista favorable a la renta b谩sica universal subraya sus elementos emancipadores: tener la existencia material garantizada podr铆a aumentar su poder de negociaci贸n en la esfera laboral tanto como dom茅stica, y en relaciones afectivas, permiti茅ndolas abandonar empleos precarios, situaciones de violencia sexual o relaciones de pareja que no quieren mantener, incluso en situaciones de violencia de g茅nero. La evidencia cient铆fica que existe en torno a

Estos argumentos podr铆an fortalecerse y nutrirse si se incorporara la realidad de otros colectivos de mujeres. Este potencial emancipador de la renta b谩sica universal es m谩s evidente y necesario en colectivos de mujeres espec铆ficos de clase social baja, precarias, racializadas, en situaci贸n de prostituci贸n o trabajadoras sexual entre otros. Su potencial emancipador no es el mismo para todas las mujeres, puesto que unas son m谩s vulnerables que otras. Y por eso, para colectivos concretos en situaci贸n de privilegio de clase o raza la necesidad de un renta b谩sica no es siempre tan evidente, facilitando las cr铆ticas y la p茅rdida de relevancia. Por ello, es necesario fortalecer la perspectiva interseccional en el debate feminista de la renta b谩sica universal y conectar con otros movimientos y problem谩ticas sociales.

[1]En este art铆culo se utilizan los dos conceptos por que el objetivo es no entrar en el debate entre abolicionismo y regulacionismo, o trabajo sexual vs. prostituci贸n.

Leire Rincon. Investigadora postdoctoral en el Departamento de Ciencias Sociales y la C谩tedra de Sociologia Pol铆tica y Pol铆tica Social de la Universidad Humboldt de Berl铆n. Integrante del consejo asessor de la oficina del plan piloto para una renta b脿sica en Catalunya.

ATTAC no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas en los art铆culos, que son responsabilidad de los autores de los mismos.




Fuente: Attac.es